Connect with us
Multigestion Publi

Historia

Caminos de la provincia de Sevilla que conducen a Santiago de Compostela

Published

on

El pasado sábado la parroquia de San Sebastián de Pedrera acogió la inauguración de la etapa Pedrera-Gilena-Estepa dentro del Camino de la Frontera, una de las rutas del Camino de Santiago.

 

30531110_1627015937419032_2613138603458428928_n

Donna Coutts de Vancouver, Canadá es una de las primeras  peregrinas que se sumó a la nueva etapa del Camino de la Frontera que partía en pasado sábado desde Pedrera.

CAMINOS DE SANTIAGO EN LA PROVINCIA DE SEVILLA

Dos ramales del camino de Santiago pasan por la provincia de Sevilla, el camino de Antequera, que discurre por la Campiña y Sierra Sur desde La Roda a Alcalá pasando por Marchena, la Via de la Plata con conecta en Alcala con el de Antequera y sube hacia el norte terminando en Santigo. En el Este de la provincia  el camino de la Frontera que cruza Sevilla de Sur a Norte por Estepa, Ecija y Lora.

30415085_1627009167419709_4447089969562910720_n

La Roda de Andalucía, Casariche, Estepa, Aguadulce, Osuna, Marchena, El Viso del Alcor, Mairena del Alcor, Alcalá de Guadaíra y Sevilla forman el trazado del Camino de Antequera.

La asociación estepeña del Camino de Santiago recuperó hace varios años el Camino Jacobeo de la Frontera y el de Antequera, también conocido como Camino Jacobeo del Infante Don Fernando de Antequera que luego sería el Rey Fernando de Aragón, uno de los reyes católicos.

Una imagen de Santigo, protector de los caminantes de la banda morisca sevillana es venerado en la ermita de San Isidro en La Salada, Estepa, donde confluyen el camino jacobeo de Antequera con el Camino de la Frontera.

Durante casi tres siglos, la Orden de Santiago gobernó Estepa y su comarca protegiendo la banda morisca desde su llegada, en 1267 hace ahora 750 años y levantando las iglesias y ermitas más antiguas, (Santa María la Mayor, San Sebastián, Los Remedios y Santa Ana) dos hospitales y la torre del Homenaje del Castillo de Estepa erigida por el gran maestre santiaguista Lorenzo Suárez de Figueroa. 

Según la tradición el apóstol Santiago el Mayor estuvo predicando en la comarca ursaonense (antes del año 43), y San Arcadio patrón de Osuna fue discípulo y seguidor destacado del apóstol peregrino.

La Cañada Real de Granada es el camino de los peregrinos de Santiago por Aguadulce y Osuna. En la antigua Urso los peregrinos de Santiago siguen por la vereda real de Marchena junto al cerro de los Buenos Aires y avanzando por la cañada real de Osuna.

En el límite entre ambos términos municipales encontramos la antigua laguna de los Ojuelos y sigue hacia eñ río Corbones en Bajonar y Vico junto al Cerro del Capitán. Continúan las suaves lomas de campiña, como la del cerro de la Atalaya, hasta entrar en Marchena.

30441281_1627001894087103_3357499514377207808_o

El voto de Santiago era un impuesto o diezmo eclesiástico que pagaban todos los españoles al Obispado de Santiago de Compostela para su financiación y que se sumaba al diezmo eclesiástico desde época medieval hasta que fue abolido por las Cortes de Cádiz en 1812. Lo pagaban todos los contribuyentes excepto los caballeros de la orden de Santiago.

En Marchena una imagen de Santiago se venera en la iglesia de Santa Clara donde radica la Hermandad de la Humildad, que tiene en su escudo el de la Orden de Santiago.

En Marchena, como villa de importancia militar en el medievo, hubo caballeros de Santiago, muchos de ellos unidos al Ducado de Arcos. Juan Pacheco, suegro de Rodrigo Ponce de León fue Maestre de la Orden de Santiago y desde entonces muchos Ponce y sus servidores estuvieron ligados a la orden de Santiago como militares.

Nicolás Fernandez ed Cordoba y POnce de León, ncaido en Marchena fue cabllero de Santiago y Almirante de la Flota de Nueva España (1662) y de Tierra Firme (1675), General de las Galeras de Nápoles (1683), Comisario General de la Caballería e Infantería de España, así como Consejero de Guerra (1685) y Marqués de la Granja.

La familia más notable de la orden de Santiago en Marchena fueron los Calderón de la Barca, uno de los cuales fue obispo de Toledo. Tomás Calderón de la Barca se casó en Sevilla en 1613 con Basilia de Ayala y se instalaron en Marchena para ser Alcalde Mayor de Marchena además de Gobernador General del Estado de Arcos.

El camino jacobeo de Antequera a su salida de Marchena sale a Sevilla por el cerro de la Horca tomaremos la cañada real de Sevilla por Galapagar pasando junto al cerro de Las Morenas hasta la aldea de El Palomar. Continuaremos por la cañada real de Marchena a Sevilla cruzando el camino de Andino buscando Mairena.

Altar Mayor de Santa Clara

Camino de Santiago por Sevilla

Continue Reading

Cristo de San Pedro

Bartolomé Bonilla, el clérigo que se arruinó por fundar el convento de Santo Domingo

Published

on

By

Bartolomé Sánchez de Bonilla, clérigo presbítero y fundador del primer convento de Dominicos de Marchena en la Plaza de la Fuente -Plaza Alvarado- “aficionado a los religiosos de la Orden Dominica” donó 70.000 maravedíes, sus casas y unas rentas sobre el cortijo de Paterna, para esta fundación. Viviendo el fundador tomó la Orden Dominica sus bienes.

3

“A sus religiosos como a hijos hospedaba en su casa cuando venían a Marchena.  Por acomodarlos había quedado pobre y “murió sin hacer testamento y donando al convento su hacienda que era considerable”.

20
6

Los dominicos solían venir “muchas veces a Marchena por negocios del tribunal como Ministros del Santo Oficio y del Santo Tribunal de la Inquisición que tenían en el convento de San Pablo de Sevilla” según la “Historia de la Provincia de Andalucía de la Orden de Predicadores” escrita por Fray Juan Antonio de Lorea Amezcua en 1683.  Alonso Díaz escribano público entregó acta de fundación el 27 de agosto de 1517.

A cambio de “decir todos los días por su alma la misa primera y por la de sus padres y ánimas del Purgatorio y todos los años en la octava de Todos los Santos le hace el convento sus honras poniendo un túmulo alto manifestando en esta memoria su agradecimiento”.

10

El Vicario fray Domingo de Baltanás aconsejó al I Duque de Arcos Rodrigo Ponce de León, quien tenía necesidad de un heredero que no llegaba, hacer un voto a San Pedro Mártir. Si llegaba el hijo que esperaba prometió reconstruir el convento en un mejor sitio y mantener 20 religiosos.

6

“Hizo el Señor Duque las oraciones al Santo Mártir y acudió al duque dándole un hijo: Luis Cristóbal Ponce de León segundo duque de Arcos”.  El Duque firmó entonces una cédula refrendada por su secretario Hernán Ramírez de Cartagena a Primero de Mayo de 1520.

14

Además el Duque edificó un nuevo edifico junto a la Puerta de Morón “con la magnificencia de un rey que su iglesia claustro y oficinas es de lo mejor que tiene la provincia”.

Imagen relacionada

Por testamento de 5 de abril de 1530 el Duque dispone que su entierro y el de su familia y herederos en la capilla mayor de Santo Domingo de Marchena que él había edificado.  Entregó 520.000 maravedís para las obras del convento y 20 cahíces de trigo de renta anual para mantener los frailes y con lo que sobrase mandó fundar y edificar el convento dominico de Rota para 12 frailes mas otros 22.500 maravedíes a cobrar después de su muerte.

15

Murió el Duque, y la obra del convento nuevo no se había acabado y los frailes ya habían abandonado la Plaza de la Fuente, siendo su sucesor, Luis Cristóbal un niño.

El Padre Baltanás pidió autorización a Isabel la Católica dada en Madrid a 29 de diciembre de 1535 para que don Juan de Saavedra tutor del Duque y gobernador de su estado pagarse 27.000 maravedíes y otros 48.000 maravedíes para terminar la obra.

12

En agradecimiento  al duque fundador, los frailes prometen decir misa todos los días por su alma y la de sus sucesores y nombraron como prior del convento “a los sujetos más grandes de la Provincia Dominica para darles también gusto aquellos señores que tanto merecido lo tienen por el amor que siempre han tenido a esta casa”.

5

Continue Reading

Historia

Luis Colón: El nieto polígamo del descubridor de América

Published

on

By

El nieto de Colón, Luis Colón y Álvarez de Toledo (Santo Domingo, 1522 – Orán, 1572) heredó de su padre Diego Colón numerosos títulos y riquezas y  no conoció las penurias de su abuelo.

001

Probanza de que el hijo de Luis Colón, Cristóbal, era ilegítimo.

Pleiteó contra la monarquía pidiendo más títulos -virrey o gobernador de Indias- pero el Rey lo desterró y encarceló en Orán por haberse casado con varias mujeres cuando aún no habían conseguido la nulidad eclesiástica de sus matrimonios anteriores.  También pleiteó sin éxito contra el clero por la propiedad de la biblioteca colombina, que su tío Hernando Colón donó al cabildo catedralicio hispalense.

Imagen relacionada

En 1554 intentó vender el primer diario de a bordo de su abuelo el Almirante, pero no lo logró. Vendió la Historia del Almirante Cristóbal Colón, escrita por su tío Hernando, a Baliano de Fornari, quien la publicó en Venecia.

Imagen relacionada

Fue I duque de Veragua, I duque de la Vega, II marqués de la Jamaica, III almirante de las Indias, y gobernador de la Capitanía General de Santo Domingo entre 1540 y 1543 y como todos los descendientes de Colón disfrutó de unas rentas reales de 10.000 ducados anuales hasta finales del siglo XIX. Además heredó de su padre Diego Colón una azucarera en La Española (isla de Santo Domingo) y el rey le dio quince mil pesos de oro por méritos militares.

Su dinero no le libró de la cárcel de  Orán por bígamo y polígamo, al tratar de casarse con cinco mujeres sin esperar la nulidad eclesiástica de sus matrimonios anteriores.

En 1554 trató de casarse con Ana de Castro Osorio, hija de los condes de Lemos, pero no pudo porque aún no tenía la nulidad de su matrimonio con María de Orozco. Tampoco fue legal su matrimonio con María de Mosquera. Roma se niega a concederle la nulidad y fue acusado de bigamia, juzgado y encarcelado soportando largos pleitos que le condenaban a no casarse.

Resultado de imagen de diego colon

No perdía el tiempo. Pisó las cárceles de Arévalo, Medina del Campo y Simancas donde San Francisco de Borja, lo convence para reconocer a María de Mosquera como su única mujer. Condenado a destierro en Orán apela al Rey, pero antes de irse a Africa, tuvo tiempo de burlar a los guardia reales que lo tenían confinado en la cárcel madrileña y casarse en 1563 en el mes de septiembre por cuarta vez con Ana de Castro y ser nuevamente encarcelado.

Imagen relacionada

Pero aquí no acaban sus matrimonios. Antes de su encarcelamiento se casó por quinta vez con Luisa de Carvajal a quien dejó embarazada.   Luis Colón se casó con ella, de forma clandestina, el 26 de mayo de 1565, día en que nació un hijo, bautizado con el nombre de Cristóbal Colón. Luis Colón partió hacia el destierro de Orán en 1567, acusado de polígamo, donde murió cinco años después siendo enterrado en el convento de San Francisco de Orán.

Imagen relacionada

Continue Reading

Historia

La olvidada ascendencia judía de los principales nobles y reyes castellanos

Published

on

By

Los dos primeros duques de Medina Sidonia fueron judíos conversos.  “El II Conde  de Niebla tuvo serios problemas. El I también, porque eran conversos” afirmaba la Duquesa de Medina Sidonia, Luisa Isabel Álvarez de Toledo, en 1994, en el reportaje “El legado de la Duquesa” de Los Reporteros Canal Sur” donde narra cómo recuperó e inventarió más de seis millones de documentos.

Alonso González de Gregorio y Álvarez de Toledo, el actual duque de Medina Sidonia afirmó el 10 de diciembre de 2013 en un acto en Gibraltar que tiene sangre judía, pidió perdón y se sintió avergonzado por la expulsión de 1492. 

El primer Conde de Niebla converso del judaísmo al cristianismo, se llamó Juan Alonso Pérez de Guzmán (1342-1396), y se casó en segundas nupcias con Beatriz de Castilla hija bastarda del rey que tuvo con su amante Beatriz Ponce de León, hija del I señor de Marchena  Pedro Ponce de León “el Viejo”.
Encontramos pues que la madre del II Conde de Niebla, judío converso, Enrique de Guzmán (1375-1436) fue Beatriz Ponce de León amante del rey Enrique II de Castilla.

En marzo de 1473, el Duque de Medina Sidonia permitió a Pedro de Herrera que 4000 judíos que huían de Córdoba se asentaran en Gibraltar, que era del Duque.

De aliados a enemigos

La Alianza entre Ponces y Guzmanes a inicios del siglo XIV.  Otra Beatriz Ponce de León  se había casado en 1303 con Juan Alonso Pérez de Guzmán, hijo de Guzmán el Bueno, II señor de Sanlúcar de Barrameda. Y para reforzar aún más los vínculos entre ambas familias, en 1303 Fernando Ponce de León, hermano de Beatriz se casa con Isabel Pérez de Guzmán, hija mayor de Guzmán el Bueno.  Beatriz Ponce de León era pues esposa del segundo señor de Sanlúcar de Barrameda y hermana del primer señor de Marchena. Ambas casas quedaban así unidas. Guzmán el  Bueno entregó Marchena y Rota como dote de boda a Fernán Pérez Ponce de León.   Nada hacía pensar entonces que a finales del siglo XV llegarían a ser enemigos. ​

La rama judía del Rey Fernando El Católico y del Duque de Alba

Fernando «El Católico» era hijo de Juan II «El Grande», descendiente de Fernando de Trastámara, primer Rey de Aragón. Su madre era Juana Enríquez, también Trastámara. Rama iniciada por Don Fadrique de Castilla –hermano gemelo del Rey Enrique II que asesinó a su hermano Pedro I «El Cruel».

El origen de todos fue Alfonso Enríquez, Almirante de Castilla, hijo de una relación fuera del matrimonio, cuya madre fue Doña Paloma, una mujer judía nacida en la población sevillana de Guadalcanal, según el cronista portugués Fernao Lopes teoría aceptada hoy en día por los historiadores: el almirante fue hijo de una judía.  Es decir toda la rama materna del Rey Fernando El Católico era judía.

En Castilla los romanceros decían «casi no hay señor que no descienda de Doña Paloma». Por ejemplo Fadrique Álvarez de Toledo y Enríquez, II Duque de Alba, estaba emparentado con doña Paloma por las mismas vías que su primo Fernando «El Católico».

 

Continue Reading

Historia

Fray Luis Bolaños en la cultura popular de Argentina

Published

on

By

El Relato “Milagro” de Manuel Múgica Laínez cuenta el momento en que el marchenero Fray Luis de Bolaños recibe en Buenos Aires la noticia de que su compañero de juventud al que conocio en su etapa formativa en Espartinas, convento de Loreto, Francisco Solano, ha muerto.  De esta forma se muestra lo presente que está el fraile franciscano marchenero en la cultura popular.

Resultado de imagen de tumba fray luis de Bolaños

Además el 4 de junio se ha iniciado proceso de beatificación de Fray Juan Bernardo quien fue discípulo de fray Luis de Bolaños, creador de la grafía guaraní, fundador de Caazapá, protagonista del milagro del Ykua Bolaños”, entre otros.

El relato Milagro forma parte del libro Misteriosa Buenos Aires es una obra de ficción del escritor argentino Manuel Mujica Láinez compuesta por 42 relatos breves cuya acción está centrada en la ciudad de Buenos Aires, desde su primera fundación en 1536 hasta el año 1904. El libro fue llevado al cine en 1981.

Los cuentos de la colección pertenecen en su mayoría al género realista, aunque los hay también fantásticos y maravillosos. Se combinan en el libro personajes reales y ficticios en una prosa sumamente lírica y ornamentada, característica del autor. El cuento forma parte del espectáculo teatral “La cama china”, un tributo a Mujica Lainez”.

Manuel Mujica Lainez, como buen historiador, escribe sobre personajes reales.
San Francisco Solano, misionero franciscano, nació en Montilla (Córdoba- España), en 1549 y murió en Lima (como dice el cuento), en 1610. Catequizó Chile, Panamá, Argentina y especialmente Perú y fue canonizado en 1726. Fray Luis de Bolaños (su más fiel seguidor), está enterrado en la Iglesia de San Francisco en la esquina de Alsina y Defensa de la Ciudad de Buenos Aires.

Relato; MILAGRO -1610.  De Manuel Múgica Laínez.

El hermano portero abre los ojos, pero esta vez no es la claridad del alba la que, al deslizarse en su celda, pone fin a su corto sueño. Todavía falta una hora para el amanecer y en la ventana las estrellas no han palidecido aún. El anciano se revuelve en el lecho duro, inquieto. Aguza el oído y se percata de que lo que le ha despertado no es una luz sino una música que viene de la galería conventual. El hermano se frota los ojos y se llega a la puerta de su habitación. Todo calla, como si Buenos Aires fuera una ciudad sepultada bajo la arena hace siglos. Lo único que vive es esa música singular, dulcísima, que ondula dentro del convento franciscano de las Once Mil Vírgenes. El portero la reconoce o cree reconocerla, mas al punto comprende que se engaña. No, no puede ser el violín del Padre Francisco Solano.

Imagen relacionada

El Padre Solano está ahora en Lima, a más de setecientas leguas del Río de la Plata. ¡Y sin embargo…! El hermano hizo el viaje desde España en su compañía, veinte años atrás, y no ha olvidado el son de ese violín. Música de ángeles parecía, cuando el santo varón se sentaba a proa y acariciaba las cuerdas con el arco. Hubo marineros que aseguraron que los peces asomaban las fauces y las aletas, para escucharlo mejor, en la espuma del navío. Y uno contó que una noche había visto una sirena, una verdadera sirena con la cola de escamas y el cabello de líquenes negros, que escoltó por buen espacio a la flota, balanceándose en el oleaje a la cadencia del violín.

Pero esta música debe ser otra, porque el Padre Francisco Solano está en el Perú, y para bajar del Perú a Buenos Aires, en las tardas carretas, se necesita muchísimo tiempo. ¡Y sin embargo, sin embargo…! ¿Quién toca el violín así en esta ciudad? Ninguno. Ninguno sabe, como Solano, arrancar las notas que hacen suspirar y sonreír, que transportan el alma.

Los indios del Tucumán abandonaban las flechas, juntaban las manos y acudían a su reclamo milagroso. Y los jaguares de las selvas también, como esos tigres de las pinturas antiguas que van uncidos por guirnaldas a los carros triunfales. El hermano portero ha sido testigo de tales prodigios en San Miguel del Tucumán y en La Rioja, donde florece el naranjo plantado por el taumaturgo.

Es una música indefinible, muy simple, muy fácil, y que empero hace pensar en los instrumentos celestes y en los coros alineados alrededor del Trono divino. Va por el claustro del convento de Buenos Aires, aérea, como una brisa armoniosa, y el hermano portero la sigue, latiéndole el corazón.
En el patio donde se yergue el ciprés que cuida Fray Luis de Bolaños, el espectáculo de encantamiento detiene al hermano lego que se persigna. Ya avanza el mes de julio, pero el aire se embalsama con el olor y la tibieza primaverales. Todo el árbol está colmado de pájaros inmóviles, atentos.

El portero distingue la amarilla pechuga del benteveo y la roja del pecho colorado y el luto del tordo y las plumas grises de la calandria y la cresta del cardenal y la cola larga de la tijereta. Nunca ha habido tantos pájaros en el convento de las Once Mil Vírgenes. Los teros se han posado sobre un andamio, allí donde prosiguen las obras que Fray Martín Ignacio de Loyola, obispo del Paraguay y sobrino del santo, mandó hacer. Y hay horneros y carpinteros entre las vigas, y chorlos y churrinches y zorzales y picaflores y hasta un solemne búho. Escuchan el violín invisible, chispeantes los ojos redondos, quietas las alas. El ciprés semeja un árbol hechizado que diera pájaros por frutos.

La música gira por la galería y más allá el hermano topa con el perro y el gato del convento. Sin mover rabo ni oreja, como dos estatuas egipcias, velan a la entrada de la celda de Fray Luis de Bolaños. Cuelga entre los dos una araña que ha suspendido la labor de la tela para oír la melodía única. Y observa el hermano portero que las bestezuelas que a esa hora circulan por la soledad del claustro han quedado también como fascinadas, como detenidas en su andar por una orden superior. Ahí están los ratoncitos, los sapos doctorales, la lagartija, los insectos de caparazón pardo y verde, los gusanos luminosos y, en un rincón, como si la hubieran embalsamado para un museo, una vizcacha de los campos. Nada se agita, ni un élitro, ni una antena, ni un bigote.

Resultado de imagen de fray luis de bolaños

Apenas se sabe que viven por el ligero temblor de los buches, por un rápido guiño. El hermano portero se pellizca para verificar si está soñando. Pero no, no sueña. Y los acordes proceden de la celda de Fray Luis. El lego empuja la puerta y una nueva maravilla le pasma. Inunda el desnudo aposento un extraño clamor. En el medio, sobre el piso de tierra, se recorta la estera de esparto que sirve de lecho al franciscano. Fray Luis de Bolaños se halla en oración, arrobado, y lo estupendo es que no se apoya en el suelo sino flota sobre él, a varios palmos de altura. Su cordón de hilo de chahuar pende en el aire. Así le han visto en otras oportunidades los indios de sus reducciones de Itatí, de Baradero, de Caazapá, de Yaguarón. En torno, como una aureola de música, enroscan su anillo los sones del mismo violín.

El hermano portero cae de hinojos, la frente hundida entre las palmas. De repente cesa el escondido concierto.

Alza los ojos el hermano y advierte que Fray Luis está de pie a su lado y que le dice:

-El santo Padre Francisco Solano ha muerto hoy en el Convento de Jesús, en Lima. Recemos por él.

-Pater Noster… -murmura el lego.

El frío de julio se cuela ahora por la ventana de la celda.

Al callar el violín, el silencio que adormecía a Buenos Aires se rompe con el fragor de las carretas que atruenan la calle, con el tañido de las campanas, con el taconeo de las devotas que acuden a la primera misa muy rebozadas, con las voces de los esclavos que baldean los patios en la casa vecina. Los pájaros se han echado a volar. No regresarán al ciprés de Fray Luis hasta la primavera.

Continue Reading
Advertisement

5000 PERSONAS AL DIA Y 80.000 AL MES

  • Email
  • Teléfono
    ANUNCIATE CON NOSOTROS 955845142-744486390
  • Dirección
    Compañia 8 A Bajo Izda, Marchena, Sevilla.

Categorías de los productos

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!