Connect with us
Banner Reclamos Humo Nuevo

Historia

Caminos de la provincia de Sevilla que conducen a Santiago de Compostela

Published

on

El pasado sábado la parroquia de San Sebastián de Pedrera acogió la inauguración de la etapa Pedrera-Gilena-Estepa dentro del Camino de la Frontera, una de las rutas del Camino de Santiago.

 

30531110_1627015937419032_2613138603458428928_n

Donna Coutts de Vancouver, Canadá es una de las primeras  peregrinas que se sumó a la nueva etapa del Camino de la Frontera que partía en pasado sábado desde Pedrera.

CAMINOS DE SANTIAGO EN LA PROVINCIA DE SEVILLA

Dos ramales del camino de Santiago pasan por la provincia de Sevilla, el camino de Antequera, que discurre por la Campiña y Sierra Sur desde La Roda a Alcalá pasando por Marchena, la Via de la Plata con conecta en Alcala con el de Antequera y sube hacia el norte terminando en Santigo. En el Este de la provincia  el camino de la Frontera que cruza Sevilla de Sur a Norte por Estepa, Ecija y Lora.

30415085_1627009167419709_4447089969562910720_n

La Roda de Andalucía, Casariche, Estepa, Aguadulce, Osuna, Marchena, El Viso del Alcor, Mairena del Alcor, Alcalá de Guadaíra y Sevilla forman el trazado del Camino de Antequera.

La asociación estepeña del Camino de Santiago recuperó hace varios años el Camino Jacobeo de la Frontera y el de Antequera, también conocido como Camino Jacobeo del Infante Don Fernando de Antequera que luego sería el Rey Fernando de Aragón, uno de los reyes católicos.

Una imagen de Santigo, protector de los caminantes de la banda morisca sevillana es venerado en la ermita de San Isidro en La Salada, Estepa, donde confluyen el camino jacobeo de Antequera con el Camino de la Frontera.

Durante casi tres siglos, la Orden de Santiago gobernó Estepa y su comarca protegiendo la banda morisca desde su llegada, en 1267 hace ahora 750 años y levantando las iglesias y ermitas más antiguas, (Santa María la Mayor, San Sebastián, Los Remedios y Santa Ana) dos hospitales y la torre del Homenaje del Castillo de Estepa erigida por el gran maestre santiaguista Lorenzo Suárez de Figueroa. 

Según la tradición el apóstol Santiago el Mayor estuvo predicando en la comarca ursaonense (antes del año 43), y San Arcadio patrón de Osuna fue discípulo y seguidor destacado del apóstol peregrino.

La Cañada Real de Granada es el camino de los peregrinos de Santiago por Aguadulce y Osuna. En la antigua Urso los peregrinos de Santiago siguen por la vereda real de Marchena junto al cerro de los Buenos Aires y avanzando por la cañada real de Osuna.

En el límite entre ambos términos municipales encontramos la antigua laguna de los Ojuelos y sigue hacia eñ río Corbones en Bajonar y Vico junto al Cerro del Capitán. Continúan las suaves lomas de campiña, como la del cerro de la Atalaya, hasta entrar en Marchena.

30441281_1627001894087103_3357499514377207808_o

El voto de Santiago era un impuesto o diezmo eclesiástico que pagaban todos los españoles al Obispado de Santiago de Compostela para su financiación y que se sumaba al diezmo eclesiástico desde época medieval hasta que fue abolido por las Cortes de Cádiz en 1812. Lo pagaban todos los contribuyentes excepto los caballeros de la orden de Santiago.

En Marchena una imagen de Santiago se venera en la iglesia de Santa Clara donde radica la Hermandad de la Humildad, que tiene en su escudo el de la Orden de Santiago.

En Marchena, como villa de importancia militar en el medievo, hubo caballeros de Santiago, muchos de ellos unidos al Ducado de Arcos. Juan Pacheco, suegro de Rodrigo Ponce de León fue Maestre de la Orden de Santiago y desde entonces muchos Ponce y sus servidores estuvieron ligados a la orden de Santiago como militares.

Nicolás Fernandez ed Cordoba y POnce de León, ncaido en Marchena fue cabllero de Santiago y Almirante de la Flota de Nueva España (1662) y de Tierra Firme (1675), General de las Galeras de Nápoles (1683), Comisario General de la Caballería e Infantería de España, así como Consejero de Guerra (1685) y Marqués de la Granja.

La familia más notable de la orden de Santiago en Marchena fueron los Calderón de la Barca, uno de los cuales fue obispo de Toledo. Tomás Calderón de la Barca se casó en Sevilla en 1613 con Basilia de Ayala y se instalaron en Marchena para ser Alcalde Mayor de Marchena además de Gobernador General del Estado de Arcos.

El camino jacobeo de Antequera a su salida de Marchena sale a Sevilla por el cerro de la Horca tomaremos la cañada real de Sevilla por Galapagar pasando junto al cerro de Las Morenas hasta la aldea de El Palomar. Continuaremos por la cañada real de Marchena a Sevilla cruzando el camino de Andino buscando Mairena.

Altar Mayor de Santa Clara

Camino de Santiago por Sevilla

Continue Reading

Historia

Documentos sobre la historia de los judíos en Marchena

Published

on

By

Tiendas de Sastre en la calle De los Satres

– Escritura de reconocimiento de censo otorgada por el bachiller Francisco López Castillo a favor de Gonzalo Ponce de León. (Dada en Marchena a 22 de julio de 1589).

Escritura de compraventa otorgada por Beatriz de Córdoba, viuda de Alonso Fernández Sastre, y sus hijos a favor de García Ponce de León de un censo impuesto sobre sus bienes y unas casas y tienda que poseen en la villa de Marchena (Sevilla) en la calle Sastres. AHN. OSUNA,C.170,D.132

Bienes confiscados por la inquisición en Marchena.

“Merced del derecho de posesión de unas tiendas sitas en la plaza de Marchena a Luis de Soto, criado de la duquesa de Arcos, quien los compró hace siete años de Mencia Rodríguez, judia, huida a tierra de moros, y ahora le han sido demandados por Diego de Medina, receptor de bienes confiscados por la inquisición”. 1494-7-26 Segovia. Archivo: Archivo General de Simancas
Signatura: CCA,CED,1,82,1.

35314947

Torre de Lopera, en Utrera, propiedad de un judío

 El almirante de Castilla, Alonso Enríquez, entregó la Dehesa y Torre de Lopera, a Rodrigo Ponce de León, Marqués de Cádiz. en 1477. En un pleito de 1498 se afirma que dicha torre perteneció “a un hereje, el judío Juan Alemán” y como tal debía ser considerada como bienes confiscados por la Inquisición.

Documentación relativa a los títulos de propiedad de La Torre y Dehesa de Lopera (Sevilla), incluyendo procesos judiciales sucesivos que tratan sobre su posesión, desde Rodrigo Ponce de León [el III] conde de Arcos, su viuda Beatriz Pacheco, [y el I duque] de Arcos, de igual nombre.

Archivo: Archivo Histórico de la Nobleza
Signatura: OSUNA,C.139,D.42-71

Proceso de fe contra Jose Luis López, vecino de Marchena

Juan Luis López mercader de Marchena sufrió proceso de fe en 1691. Natural de Madrid, casado con Josefa Herrera, residente en Marchena fue condenado a muerte por delito de judaísmo, tras más de un año muerto. Habia muerto en la cárcel.

36661559_10215514037059786_7140927873187053568_n

El fraile Capuchino fray Feliciano de Sevilla recibió una carta de la criada describiendo algunos hechos sospechoso en casa de este “descendiente de judíos”. “Todas las noches se encerraban en un soberado”, según fuentes de una criada, “comían sólo los sábados gallina” y se oían unos extraños golpes cuando se reunían en el soberado. Testifican contra el acusado, una criada, y una cuñada.

La sede del Tribunal de la Inquisición era el Convento de Santo Domingo según se refleja en la obra de Manuel Antonio Ramos sobre la ocupación francesa. Entre las medidas del gobierno pro francés está la abolición de la Inquisición en todo el pais incluído Marchena.

condenado

Juzgados por la Inquisición

La Inquisición disponía de la colaboración de los “familiares”, que constituían una especie de policía, a menudo fanática, y que disfrutaba de los privilegios de un total anonimato, y la impunidad escapar a la jurisdicción de los demás tribunales. Hacían delaciones y sus nombres no podían ser conocidos.

Orden de la Inquisición a Rodrigo Ponce de León

Documento publicado en la obra “La España Hebrea” por el padre Fidel Fita en la Academia de la Historia, 1889. Orden dada por los Inquisidores Miguel de Morillo y Juan de San Martín para que no acogiera en sus villas a los conversos fugitivos tras la orden de expulsión de los judíos de Sevilla en 1481.

Nuevas fuentes para escribir la Historia de los judíos españoles. Bulas inéditas de Sixto IV e Inocencio VIII. BRAH. XV. 447-458.

El documento empieza diciendo: “Á vos, el Magnífico é excelente señor don Rodrigo Ponze de León, Marqués de Cádiz, Conde de Arcos de la frontera, Señor de la villa de Marchena, etc., á todos los otros Duques, Marqueses, Condes, Gavalleros é ricos homes, Maestros de las Órdenes, Priores, Comendadores é subcomendadores, Alcaydes de los Castillos y Casas fuertes é llanas, é á los Regidores, Asistentes, Alcaldes é otras Justicias qualesquier, assí de la muy noble cibdad de Sevilla, é de Córdova, é Xerez déla frontera, é de Toledo”.

EL APELLIDO MARCHENA EN SEVILLA

Fernando de Marchena y muchos otros judíos conversos huyeron de Sevilla por las persecuciones de la inquisición tan crueles que el propio Papa Sixto IV emitió una bula en la que pedía disculpas en 1481 a Juan de Marchena y otros que le enviaron un escrito denunciando haber sido juzgados en su ausencia y confiscados sus bienes por los Dominicos de Sevilla según se recoge en la web sefardíes.es.

DIEGO DE MARCHENA, UN JUDIO EN EL CONVENTO DE GUADALUPE

Los judíos de Guadalupe eran la comunidad más influeyente y numerosa en la localidad nacida al amparo del famoso Monasterio en los siglos XIV y XV, ocupando la función de prestamistas del monasterio y apoyaron el partido de Isabel la Católica contra sus rivales en las disputas internas castellanas.

El Monasterio a través de fray Rodrigo de Salamanca, fray Alonso de la Rambla, fray Juan de Avilés y sobre todo, la de fray Diego de Marchena favorecía a judíos y conversos. Este monasterio dependió de prior de Guadalupe hasta 1426. La orden jerónima estuvo muy vinculada con la nobleza castellana, ya que permitían el ingreso de aristócratas laicos.

Fray Diego de Marchena fue un fraile Jerónimo confesor del Monasterio de Guadalupe juzgado y condenado por judío en 1485 al que se le cita en los documentos judiciales como “el hombre de Marchena” ya que los frailes en ese momento acostumbraban a adoptar el nombre de su ciudad natal.

Los Ponce de León favorecieron al monasterio de San Jerónimo de Buenavista de Sevilla donde están enterrados algunos de los mimebros de esta familia como la madre de Rodrigo Ponce de Leon Leonor Nuñez de Prado.

La historia, muy conocida a nivel internacional ha sido publicada en el libro “A la sombra de la Virgen” de Gretchen D. Starr-LeBeau. Fue denunciado como judaizante, porque volviendo una vez de Sevilla (adonde iba con mucha frecuencia para socorrer a los presos de la Inquisición), venía por el camino cantando las lamentacione s de Jeremías, doliéndose de la persecución que se hacía en Sevilla contra los herejes y conversos. Hacía 36 años que era fraile, confesó sin darle tormento, que no era bautizado, que nunca había consagrado la hostia cuando decía misa y que estaba circuncidado.

Continue Reading

Actualidad

Kenneth de Marchena vuelve a Marchena, en busca de su pasado sefardí

Published

on

By

Kenneth de Marchena ha aterrizado hoy en el aeropuerto de Sevilla procedente de Eindhoven., Holanda con la intención de conocer la tierra de sus ancestros, judíos sefarditas, el pueblo de Marchena, Sevilla. Kenneth de Marchena está escribiendo un libro sobre el origen del apellido Marchena y su expansión por toda América.

Tal y como explica la Guía de Turismo Sefardí editada por Diputación de Sevilla, el apellido Marchena, extendido por toda América procede de judíos sefarditas expulsados de España en 1492.
Marchena es uno de los municipios sevillanos incluídos en el programa Andalucia Tus Raíces de la Junta de Andalucía, y se incluye en la Guía de Turismo Sefardí de Diputación de Sevilla.

El próximo viernes a las 20 horas en una casa del barrio antiguo de Marchena, -Padre Marchena, 19- cerca de donde se cree estuvo la judería, habrá un pequeño acto de reencuentro de los sefadíes en Marchena con la participación de Kenneth de Marchena y un paseo por el casco histórico de Marchena. También habrá esa misma mañana un encuentro con las autoridades locales.

Este reencuentro sefardí en Marchena ha sido propiciado por la revista cultural Saber Más, www.revistasabermas.com cuyas publicaciones han puesto de relive la importancia del pasado sefardí de Marchena.

También participará Pepa Rull de Fundación Legado Sefardí, que se dedica a promover la cultura y legado sefardí entre los pueblos de la provincia sevillana.

El señor de Marchena, Rodrigo Ponce de León acogió en sus pueblos, entre ellos Marchena, Mairena y Los Palacios, en 1481 a unos 8000 judíos sefarditas que huyeron de Sevilla cuando el tribunal de la Inquisición comenzó su actividad.

El día dos de enero de 1481 los dominicos inquisidores Miguel de Morillo y Juan de San Martín ordenaron a Rodrigo Ponce de León Señor de Marchena que no acogiera en Marchena ni ninguna de sus otras villas a los judios conversos fugitivos bajo pena de excomunión, confiscarle dignidades y oficios, privación de señoríos y vasallajes por orden “Apostólica é Real”.
Así lo relata Andrés Bernáldez, cura de Los Palacios en sus “Memorias del Reinado de los Reyes Católicos”: “salieron de la cibdad muchas gentes de ellos; especialmente, a la tierra del marqués de Cádiz, que era su enemigo desde las guerras del duque, vinieron más de ocho mil almas a Mairena e Marchena e los Palacios, e los mandó acoger e facer mucha honrra”.

SINAGOGA DE SEVILLA
Tras la expulsión de 1492 no hubo más sinagogas hasta la llegada de Sefarditas de Tetuán siguiendo las tropas de ocupación española formaron la primera comunidad judía de Sevilla, que en 1869 construyeron una sinagoga en Sevilla en la calle Feria, 144, liderada por el rabino Moises Montefiore. Se incendió el 26 de julio de 1914 siendo rabino Salomón Cohen.
La colonia judía vivía en la calle Lumbreras y tenían los mismos oficios que sus antepasados en Tetuán, es decir zapatero, joyero, pastelero, comerciantes de aceite miel y manteca.
Primo de Rivera concedió la nacionalidad española a todos los sefardíes que pudieran demostrar su origen español en 1924. Desde hace dos años todos los sefardíes que acrediten su origen también pueden tener la nacionalidad española.

Segun Isidro Gonzalez, Historiador, en Revista Andalucia en la Historia, (Num 33) En 1935 el gobierno español intentó repatriar judíos que huían de la persecución nazi por la conmemoración del 800 aniversario del nacimiento de Maimónides, ya que que el Gobierno de la República había defendido a los judíos ante las Naciones Unidas en 1933.

Continue Reading

Actualidad

Así era el palacio “de ensueño” donde Antonia Díaz escribió sus libros de poemas

Published

on

By

El matrimonio de poetas, católicos y monárquicos y amigos de los hermanos Bécquer, Antonia Díaz, nacida en Marchena y José Lamarque de Novoa se instaló en un Palacio de Dos Hermanas llamado La Alquería del Pilar.

La familia de Antonia Díaz y Jose Lamarque. Foto: Fototeca Municipal de Dos Hermanas. José Lamarque en el centro con sombrero, Antonia debajo

Eran famosas sus tertulias de artistas sevillanos y extranjeros, las torres, grutas, la montaña artificial, la pagoda china, la ría navegable con puentes, faro, y cascada, estatuas, invernadero para plantas exóticas museo de Ciencias Naturales en cuyo centro había un palacete mudéjar.

FOTOS Amigos del Parque Alquería del Pilar- Dos Hermanas

Fue construido en 1872, cuando se puso de moda entre la burguesía sevillana construirse casas de veraneo en Dos Hermanas a partir de descripciones literarias de Cecilia Bohl de Faber.    Lo que queda hoy es propiedad del Ayuntamiento de Dos Hermanas.  Antonia Díaz tiene calles a su nombre en Marchena, Sevilla y Dos Hermanas.

La propia Antonia Díaz diseñó los edificios y jardines de este “lugar de ensueño” donde ella misma se reservó una torre sobre una gruta con una virgen donde escribió sus libros. “Flores marchitas: baladas y leyendas” (1877-1882), “Poesías líricas” (1893), “Aves y flores: fabulas morales” (1890).

Lo cuenta Antonio Prieto Granados, hijo de la niñera familiar (1882).

Torre donde escribía la poetisa Antonia Diaz

Antonia Díaz (1827-1892), nació en Marchena, hija de un médico afincado en Sevilla. Desde muy joven leía a los poetas clásicos castellanos y sevillanos.  Publicó en la revista Escenas Contemporáneas una oda a Pio IX, en La Violeta dirigida por Fasutina Sáez de Mclgar publicó en  un poema dedicado a la Reina, 1863. “María al pie de la Cruz” es el titulo del poema que publicó en “El Correo de la moda”, Album de Señoritas tomo XII de 1864. 

A pesar de tener medios, en su época las mujeres no se dedicaban a escribir, todos los circulos literarios eran masculinos y hostiles a las mujeres, que siempre estaban en segundo plano o en el ámbito privado.  De forma autodidacta se esforzó por aprender, estudiando en la biblioteca de sus padres en Marchena y luego en su mansión de Dos Hermanas.

El poeta  José de Velilla (1847-1904), asíduo a sus tertulias, junto a su hermana la también poetisa Mercedes de Velilla, describe los jardines: “ las begonias, las nejalias y otras plantas, que parecen de terciopelo al tacto y a la vista, desterradas de los climas tropicales, viven en la prisión de los invernaderos…”.

Había álamos, pinos, naranjos, cipreses, olivos, y un bosque de varias especies algunas de ellas traidas de japón y del trópico. En las rías había peces de especies exóticas, y pájaros domesticados de muchas especies.

Su marido José de Lamarque era hijo de un francés y una trianera, también poeta, empersario de exportación de hierros y maderas, cónsul de España en Nápoles, El Salvador y el Imperio Austro-Húngaro, (1880). Apoyó la restauración borbónica y fue Hermano Mayor de la Soledad de San Lorenzo y Secretario de La Carretería en los tiempos en que los Montpensier fueron mecenas de la hermandad. Financió la primera edición de las “Obras” de Bécquer en 1871 y apoyó en sus inicios a Juan Ramón Jiménez que no apreciaba la poesía de Lamarque.

Antonio Prieto Granados afirma que: “…Ella fue la que trazó y dirigió todos los trabajos arquitectónicos de la finca y de los jardines, pues, según decían era muy entendida en arquitectura y dibujo. (…) Las plantas y árboles llegaron la mayoría desde Francia y Bélgica.

El matrimonio de poetas estuvo en el círculo más cercano a los Duques de Montpensier, participando en la reapertura de la ermita de Valme, el 9 de Octubre de 1859, tras 54 años en que la Virgen estuvo en la parroquia del pueblo.  En el almuerzo hubo un grupo de pobres sentados a la mesa  servidos por los Duques y el Arzobispo y una corrida de dieciocho novillos de Miura, que sirvieron para alimentar a los pobres de Dos Hermanas. De esta forma apoyaron el nacimiento de la romería.

Los Duques mandaron imprimir un libro sobre la Virgen de Valme que incluyó poemas de Antonia Díaz Fernández y su marido José Lamarque según La España del 13 de Diciembre de 1859.

 

LA PRIMAVERA (Poema de Antonia Díaz)
Himno que entona la creacion entera;
Que pródiga esparciendo su tesoro,
Ya sus alas de oro
Apacible tendió la primavera.

La lóbrega techumbre
De nubes que el espacio oscurecía
Fugaz huyó, y en la celeste cumbre
Vierte su clara lumbre
Con mas grandeza el luminar del dia.
……………………..……………..
Antonia Díaz (Poesías 1867)

Continue Reading

Actualidad

Manuel Luque restaura el cristo franciscano de la parroquia de San Miguel “que pudo pertenecer a una hermandad de Veracruz”

Published

on

By

El restaurador de Gines Manuel Luque ha recuperado un cristo de tipología franciscana y fechado a finales del siglo XV (1480-90) conservado en la parroquia de San Miguel de Marchena que hasta ahora no se exponía al culto por su mal estado de conservación.

Tras la desamortización – S. XIX- los bienes de Santa Eulalia fueron depositados en San Miguel y de allí repartidos a distintas iglesias de Marchena, como Veracruz y San Sebastián. Se quedó en el templo el crucifijo de taracea, tipología Jerusalén que preside la mesa del altar mayor. Este crucifijo tiene un metro veinte de altura y destaca por su estudio anatómico mientras que su rostro es arcaico. Originalmente tuvo corona de espinas y aún está en el taller del restaurador.

“Por el color de los restos de policromía verde hallada en la cruz podría decirse que perteneció a una hermandad franciscana o de la Vera Cruz” señala el restaurador Manuel Luque. “Es una atribución mía. No soy historiador. Soy licenciado en Bellas Artes pero es verdad que responde a esa tipología de cristo franciscano”.

La restauración ha sido profunda. “Primero estuvo tres meses en una bolsa hermética con productos para desinfectar la imagen del crucificado ya que tenía un severo ataque de xilófagos. Después se fijó la policomía y los estratos sin un fijativo que endureciera las zonas de la madera afectada por los insectos y a continuación una media limpieza que se ha realizado á punta de bisturí. Se decidió así para no retirar las patinas originales y la del tiempo” explica el restaurador.

“También se ha procedido a la reintegración volumétrica del soporte (dedos y algunas zonas como el omóplato derecho que estaban muy afectados por el ataque de xilófagos y se sellaron los agujeros de los insectos”.

También se ha procedido a la reintegració de la preparación y de color con técnicas reversibles y con el criterio de diferenciación y se finalizó con una protección de las obra. En la cruz ha aparecido “restos de policromia verde, como eran muy escasos se decidió pintarla con técnica reversible del mismo color que los restos de policomía que tenía. Los nudos fueron reintegrados con técnica reversible de oro también al rigatino”.

Continue Reading
Advertisement

5000 PERSONAS AL DIA Y 80.000 AL MES

  • Email
  • Teléfono
    ANUNCIATE CON NOSOTROS 955845142-744486390
  • Dirección
    Compañia 8 A Bajo Izda, Marchena, Sevilla.

Categorías de los productos

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!