Connect with us
Multigestion Publi

Cultura

La fiesta de las candelas se celebrará en San Miguel y Santo Domingo el próximo sábado

Published

on

El próximo sábados dos de Febrero la Virgen del Rosario Patrona de Marchena está en besamanos y en San Miguel se celebra la presentación de los niños a la Virgen de los Remedios. En las puertas de Santo Domingo se recupera la tradición de encender candelas.

En San Miguel el Sábado 2 febrero a las 19,30h se celebra la  Festividad de las Candelas, con la presentacion de los niños recién nacidos a la Stma. Virgen y Solemne Besamano.

La imagen puede contener: texto

Días antes los hermanos de la Virgen del Rosario vendían unas papeletas para participar en la rifa de una torta (una tarta) y dos pichones que se ofrecían a la virgen, como cuenta el versículo anterior. Estos presentes los aportaba la familia de cuya hija, o hijas, había hecho la comunión en fechas medianamente cercanas. Esta tradición se mantiene viva en muchos pueblos andaluces. Carnestolendas era una palabra usada por los mozárabes y por los cortesanos castellanos ya en el siglo XIII con pequeñas variantes.

Dicen las ordenanzas de Marchena de 1528 en su cap. 28; que ninguno haga muladar, ni eche estiércol ni haga fuego dentro de la villa ni en las calles ni ante sus puertas salvo en Carnestollendas.

Carnestolendas Del latín caro (“carne”), y tol lendus, “que se ha de quitar”, eran los tres días inmediatamente anteriores a la Cuaresma, es decir el carnaval.

Luperca, la loba que amamantó a Rómulo y a Remo y Luperco, -dios romano de la fertilidad (Fauno)- dio nombre a Las Lupercalias festival romano que acaba en un carnaval el 15 de febrero.

Resultado de imagen de Lupercales

Incluía sacrificios rituales y procesión por las calles de Roma terminando el paseo en una carnavalada cuyos gritos, cantos y bailes llegaban a ser obscenos. Luego se iniciaba un periodo de purificación que daba nombre al mes de febrero. (febraure, purificar) incluyendo una fiesta de las candelas.

En el medievo las fiestas romanas eran aún populares, mientras que la liturgia cristiana era débil, por lo que la Iglesia superpone sus fiestas con las existentes, cristianizándolas y controlándolas.

La fiesta y la risa no encajaron en la liturgia eclesiástica pese a ello el carnaval fue inicialmente tolerado, incluso aparecieron actos lúdicos dentro las iglesias, como la Fiesta de los Locos, para ser poco a poco diluidos en la fiesta de la Candelaria o fiesta de las candelas.

FIESTA DE LAS CANDELARIAS

El papa Gelasio I prohibió las Lupercales y la sustituyó por la fiesta de la Purificación o de las candelas el 2 de febrero, más tarde unida a la Presentación de Jesús en el templo, como «luz de las naciones», 40 días después de navidad. Pese a la prohibición se seguían celebrando. La Candelaria es la fiesta de la presentación de Jesús en el templo 40 días después de navidad.

En muchos pueblos se celebra con hogueras, bailes, comidas y bebidas. En Gilena y Casariche más de 500 hogueras son encendidas en esta festividad con una alta participación de todos los vecinos. Dice (Lucas 2:22-39): cuando se cumplieron los días para la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor […] y para ofrecer un sacrificio conforme a lo dicho en la Ley del Señor: un par de tórtolas o dos pichones.

Imagen relacionada

Fiesta de las Candelas en Alhama

Cultura

La ruta de Martínez Montañés por el centro de Sevilla

Published

on

By

El Archivo Histórico Provincial de Sevilla tiene localizados en sus depósitos más de 40 documentos sobre la vida y los trabajos del escultor  Juan Martínez Montalés, a quien Velázquez retrató hacia 1635 en la cúspide de su trayectoria trabajando en el modelado en cera de una cabeza del rey Felipe IV. No se puede descartar, sin embargo, que aparezcan otros en el futuro. “Es un artista muy estudiado, pero son millones las escrituras notariales que conservamos en nuestras dependencias. Es probable que algún investigador pueda hallar un día nuevos datos sobre él”, explica la directora del centro, Amparo Alonso.

Retrato de Martínez Montañés ejecutado por Velázquez hacia 1635. (Foto: Museo del Prado)

Los documentos dan cuenta de la vida del artista de Alcalá la Real (Jaén) desde el 1 de enero de 1588, fecha del acta de su examen como escultor, hasta el 19 de abril de 1655, cuando ya su viuda, Catalina de Salcedo Sandoval, otorga por poder testamento y últimas voluntades. Entre una y otra fecha, los legajos contienen datos de compra y alquiler de inmuebles, de los contratos de aprendizajes de sus discípulos -incluido Juan de Mesa, el más brillante de la veintena que tuvo- y del encargo de obras, entre ellas el Cristo de la Clemencia -hoy, en la Sacristía de los Cálices de la Catedral hispalense- y el retablo mayor del monasterio de San Isidoro del Campo, en Santiponce.

Imagen relacionada

Precisamente, la carta de examen acredita la prueba de maestría a la que se sometió Montañés en Sevilla, donde recaló hacia 1582 tras pasar unos años en Granada alistado en el taller del imaginero Pablo de Rojas. Ante los maestros Gaspar del Águila y Miguel Ádan, el entonces aspirante tuvo que dar respuesta a “todas las preguntas y rrepreguntas necesarias a los dichos artes” y realizar dos pruebas prácticas: en el ámbito escultórico, se le obligó a que “hiziese obra de figuras una desnuda y otra bestida” y, en el campo arquitectónico, tuvo que hacer “planta y montea de un tabernáculo y el ensanblaje del según lo manda la hordenança y labrado de talla romano”.

Una vez superadas las pruebas, al examinado le bastaba con pagar unos derechos e inscribirse en el libro de maestros para ejercer el oficio. Dicho libro permanecía al cuidado del alcalde del gremio, quien lo guardaba en un arca bajo tres llaves. Sin embargo, en busca de las máximas garantías, Montañés certificó el protocolo ante el Oficio Público, concretamente en la escribanía de Juan Bernal de Heredia. Con esta práctica, muy común en la época entre los nuevos maestros, el imaginero andaluz pretendía garantizarse el acceso a su nuevo estatus profesional. Este acta notarial fue hallado hacia 1928 por Celestino López.

Pero hay muchos más rastros de Montañés en el Archivo. Así, custodia el encargo de cuatro guanteros -vecinos en la calle Francos- de un “San Xhristoval con un Niño Jesús puesto en el honbro izquierdo del dicho santo…”. En el momento de rubricar el contrato el 19 de agosto de 1597, el escultor tiene 29 años y, según sus condiciones, está obligado a emplear pino de la sierra jiennense de Segura y ahuecar las tallas por dentro con el doble propósito de que la madera no se abra y de que pesara menos a la hora de sacarlo en procesión. Asimismo debía estar terminado a comienzos de mayo del año entrante, requisito que cumplió al estrenarse el día del Corpus de 1598.

Unos años después, en 1603, realizó el Cristo de la Clemencia o de los Cálices por encargo del canónigo Mateo Vázquez de Leca. Su particular iconografía responde a las condiciones recogidas en el texto del contrato, donde se especifica que “el dicho Christo crucificado a de estar bibo, antes de auer espirado, con la cabeça inclinada sobre el lado derecho, murando a qualquiera perssona que estuviere orando a el pie de él, como que está el mismo Christo hablándole y como quexándose que aquello que padece es por lo que está orando, y assí a de tener los ojos y rostro con alguna seberidad y los ojos del todo abiertos”.

Estatua dedicada al escultor en la plaza del Salvador de Sevilla.

Por el trabajo del tallado de la imagen, cuya policromía ejecutó Francisco Pacheco, el escultor declaró que aceptaba sólo trescientos ducados y dos cahíces de trigo, aunque en el contrato se valoraba en quinientos. El Cristo de la Clemencia permaneció en oratorio privado de Vázquez de Leca hasta 1614, cuando se deposita en el monasterio de Santa María de las Cuevas de Sevilla. Ya en el siglo XIX, a causa de la desamortización, la escultura fue trasladada al Real Alcázar hasta su definitiva ubicación en la Sacristía de los Cálices de la Catedral de Sevilla.

Por último, entre los documentos en torno a a Montañés, destaca el acuerdo de ejecución del retablo mayor del monasterio de San Isidoro del Campo, tarea que ocupó al maestro entre 1609 y 1613. Su arquitectura consta de banco, dos cuerpos y ático, con las entrecalles ocupadas por registros rectangulares en los que se ven relieves alusivos a la vida de Cristo, ocupando el ático un relieve de la Asunción. De estos relieves, los de la Natividad y la Epifanía están considerados como los mejores realizados por el escultor. La imagen del titular es un magnífico estudio del natural en el que reelabora el San Jerónimo que hiciera en barro Torrigiano en el primer tercio del siglo XVI.

Continue Reading

Actualidad

La quema del Judas, un resquicio del primitivo culto lunar en los pueblos de Andalucía

Published

on

By

Antes de la existencia de religiones, el hombre rendía culto al sol y la luna. La quema de los Judas, marca el fin del invierno y del tiempo de penitencia y da paso a la primavera festiva en Andalucía.

Sus raíces están en los antiguos ciclos festivos del calendario lunar, cuando las sociedades agrícolas celebraban el equinoccio de marzo que anunciaba la llegada de la primavera y la superación del invierno según el Atlas de Patrimonio Inmaterial de Andalucía.

CORIPE

Por lo tanto estamos ante una de las fiestas más primitivas del ciclo festivo andaluz, que se mantiene aún en pueblos pequeños aislados de Sevilla, Huelva, Córdoba y Granada.

Los antiguos rituales incluían la quema de muñecos que simbolizaban el mal y la muerte asociados al invierno, cuya purificación permitía la renovación de la vida y la naturaleza, dotada de nuevo significado con la llegada del Cristianismo.

LINARES DE LA SIERRA

En el Concilio de Nicea, en el año 325, la iglesia decidió celebrar la Pascua de Resurrección el domingo siguiente al primer plenilunio, y a partir de entonces la quema del mal, se convierte en la quema del Judas, personaje negativo por excelencia en el Cristianismo.

Desde entonces pasó a representar el discípulo traidor, Judas Iscariote símbolo del mal, cuyo castigo simbolizaba la superación del pecado. De tal manera, la fiesta permitía presentar y vivir de una forma sencilla el significado litúrgico de la Pascua.

Se trata de una fiesta celebraba en decenas de pueblos andaluces reflejada en el Atlas de Patrimonio Inmaterial de Andalucía y su significado es simbólico de justicia popular, según este atlas antropológico.

De esta forma “el pueblo expresa sus quejas y descontentos con relación a los acontecimientos políticos y comportamiento de figuras públicas y funcionarios del estado, de igual forma trata de dar finiquito simbólico a la cuaresma para garantizar su resurrección el próximo año. El motivo original es recordar la traición de Judas a Cristo, y simbólicamente alude a la traición del personaje escogido para ser el Judas, a su pueblo, comunidad o hasta el país”.

Esta fiesta se celebra el Sábado Santo o Domingo de Resurrección en diferentes poblaciones andaluzas entre otras Fuente Obejuna, Aldea Cuenca, Ojuelos, Adamuz, Espiel, Morente, Pedro Abad, Posadilla, de Córdoba y en Sevilla en Coripe, Algámitas, Villanueva de San Juan, Almadén de la Plata, Algámticas y en otras provincias como en Linares de la Sierra, Huelva o en el Valle del Zalabí, Granada.

En Villanueva de San Juan desfila el Resucitado y la Virgen de los Dolores, patrona de la localidad, y además se celebra la Fiesta del Huerto con recreación de un huerto en la Plaza del Pueblo, en el cual se subastan públicamente alimentos y animales para sufragar los gastos de la actividad, y la Quema del Judas, pelele de trapo confeccionado por la asociación de mujeres.

El sábado comienza la preparación del “Huerto” en el centro del pueblo, vertiendo ocho o diez lomos de arena en la plaza y se le plantan lechugas, cebollas, calabazas. Los hombres se encargan de traer la tierra para poner los “lomos” que simulan la cosecha del huerto. Traen los productos que se exhiben y subastan.

Los hombres van a buscar el chopo más alto al campo y dejan preparado en la tarde antes del Domingo de Resurrección el mástil donde será quemado el Judas. El sábado pasean al Judas en una burra por todo el pueblo, acompañados de la banda de música, hasta que es colgado del chopo o eucalipto erigido en la plaza para recordar el momento en el que Judas se quita la vida.

Acto seguido, los participantes se colocan alrededor del huerto creado con la intención de rememorar los pasajes bíblicos propios de este día y se inicia una subasta pública de productos del huerto y animales que los mismo vecinos ceden para recaudar fondos destinados a la hermandad organizadora.

Las madres de los niños del último curso de Secundaria en el Colegio Irippo de Coripe (Sevilla) las que deciden en secreto quién es el personaje que se quema cada año. Ellas organizan la fiesta como una manera de recaudar fondos para un viaje de fin de curso de sus hijos.

En Almadén de la Plata , Sierra Norte, los Judas o “Júas”, simboliza el suicidio y castigo del apóstol traidor. Se desarrolla el Domingo de Resurrección a la hora en la que, litúrgicamente, se establece el momento de la resurrección.

Los preparativos de la fiesta comienzan en las semanas anteriores al Domingo de Resurrección, cuando las familias o grupos de vecinos, generalmente correspondientes a la calle o a la manzana, se reúnen para empezar a confeccionar los muñecos que se colocarán por las calles del pueblo. Se trata de muñecos de trapo, en la mayoría de los casos del tamaño de una persona, confeccionados con diversos materiales, como tela, lana, escayola, paja, goma espuma, serrín, cartón madera, materiales de desecho, pintura de colores, etc.

Los muñecos suelen representar a algún personaje local o escenas de vida del pueblo, en tal caso van acompañados de alguna escenografía, y van acompañados de un cartel con un texto en rima cuyo contenido satírico y de critica suele hacer referencia a la situación política y social del momento.

Algámitas 

En  Coripe la fiesta empeiza tras la finalización del recorrido procesional del paso de Jesús Resucitado.  Aquí el monigote representa al personaje más impopular de año, elección que realiza la asociación de padres local, los vecinos y los alumnos del colegio del pueblo.

Es tiroteado por los escopeteros, con munición de fogueo, hasta que arde y se quema totalmente, mientras los asistentes vituperan al muñeco y lo que representa. En la misma plaza, se monta un huerto que simboliza el Huerto de los Olivos.

 Una vez que el Resucitado pasa por el huerto, se recoge en la iglesia, momento en que los cabezudos van en busca del Judas y lo cuelgan para su quema, desapareciendo de la escena para dar paso a los escopeteros.

La dramatización y ritualización del castigo actúa como catarsis colectiva, contribuyendo a renovar año tras año el sentimiento de colectividad y ciudadanía, reforzando su identidad cultural y territorial.

El debate sobre el personaje a representar se desarrolla a lo largo del año y en él participan tanto los alumnos del colegio, como las familias, los vecinos y los representantes del ayuntamiento. Una vez logrado cierto consenso sobre el personaje que encarnará el Judas, se empieza a confeccionar el muñeco.

 

En Pedro Abad, Córdoba, a los Judas se les incorpora un falo de enormes dimensiones y son 27 los Judas sacrificados en las calles de esta localidad del Alto Guadalquivir donde Noche de la Quema de Judas es una tradición recién recuperada. Todos los barrios de este pequeño pueblo cordobés tenían un Judas para quemar y entre el jolgorio de la gente van quemándose uno tras otro. Comienzan en la sede de la hermandad de la Virgen de los Dolores, lugar donde concluye entre abrazos y tertulias entre familiares y amigos.

Procesión del Resucitado. Villanueva del Duque. Los Pedroches. Córdoba. 

En otros pueblos sevillanos como Castilblanco de los Arroyos, los judas se queman durante la fiesta de la Candelaria. 

 

 

Continue Reading

Cultura

La amistad entre Pepe Marchena y el pintor cordobés Julio Romero de Torres

Published

on

By

Imagen relacionada

“Conocí a Julio Romero de Torres. Decía algunas veces que necesitaba el cante para inspirarse. ¡Cuántas noches de Córdoba nos han visto, cogidos del brazo cantándole yo por lo bajo, mientras él se transformaba en artista puro!. Le cantaba porque era lo que más le gustaba: el fandango clásico de la sierra de Córdoba”. Pepe Marchena en La Voz. Madrid. 10-12-1935.

Resultado de imagen de hermanos becquer y julio romero de torres

Ese año estrena un espectáculo basado en los cuadros de Romero de Torres escenificando “La buena ventura”, “Las dos Sendas”, “La chiquita piconera”, “Alegrías”, “La venus de la poesía”, “Rivalidad” y “Cante jondo” entre otros. En primavera de 1936 estrenó en Madrid Cante Jondo de Eduardo M. del Portillo basado en la obra de Julio Romero de Torres concluyendo el sábado de pasión con la presencia del hijo del pintor, Rafael Romero de Torres en Madrid para rendir honores al pintor cordobés con la lectura de un manifiesto de Manuel Machado.

JRT - Leonor Leal

 

Romero Torres recibió formación musical en el Conservatorio de Córdoba compaginando sus estudios de solfeo y pintura. Coetáneo y conocedor de músicos como Manuel de Falla, Isaac Albéniz y Enrique Granados, su pasión musical estaba dirigida al flamenco en todas sus expresiones, tocaba la guitarra y era amante del cante, al punto de haber querido poseer la cualidades para ello, gran parte de la obra de Romero Torres pintor por excelencia del flamenco.

 

UN ANUNCIO DE BODA EN 1935

“Sí, señor. Me caso. He encontrado una mujer en mí camino. Usted ya se hará cargo. La vida que nosotros llevamos es a propósito para que las mujeres vengan a uno. Pero cuando pasa una mujer que se planta y nos mira por encima del hombro, la cosa no tiene remedio. Eso me ha pasado a mí. —¿Quién es esa mujer?. Una primera actriz de teatro. No quiera usted saber más. Pero Palmita, el activo Palmita, nos sopla por lo bajo: —Ponga usted que se va a casar con la primera actriz de su compañía: con María Fernanda Gascón”. Naturalmente la boda nunca tuvo lugar. Una de sus técnicas de márketing era lograr que cada día los periódicos siempre hablaran de él ante cualquier excusa, aunque fuera falsa como en este caso.

JRT - Ursula López

“No sé leer nada”

“No sé leer nada. Escribir… tan sólo me sale bien mí nombre. Me costó un trabajo muy grande; pero era necesario para poder firmar los cheques y los contratos. Con este motivo me ha pasado una cosa graciosa. Al principio recibía yo muchas cartas de mujeres. Claro que me las tenían que leer. Este favor se le puede pedir a un amigo. Lo que ya no se puede hacer es pedirle que también las contesten. Por eso las admiradoras se han cansado”. Entrevista en La Voz Diciembre 1935

Continue Reading

Actualidad

Gilena construye la primera muralla de la II Guerra Púnica de España y segunda de Europa

Published

on

By

David Ruiz Garcia, es pionero en Andalucía en nuevos métodos para acercar la historia a todos los públicos. Entre ellos la socialización patrimonial, el recreaciOnismo histórico ligado a un museo local o la construcción de una muralla de la II Guerra Púnica dentro del arqueódromo.

En Gilena se construye una nueva muralla de la II Guerra Púnica dentro del proyecto de recreación histórica iniciado hace años en la colección museográfica local.  Incluye no solo recuperar vestidos y costumbres, para mostarlos de forma didáctica, también incluye edificios.  “De este modo la gente no tiene que imaginarse como sería porque puede verlo”.

La muralla se está haciendo en el arqueodromo de Gilena. “Un aqueódromo es un espacio relacionado con la divulgación arqueológica ya sea  educativa, para difusión, talleres didácticos, arqueología experimental, siempre con fines educativos” explica David Ruiz García, arqueólogo municipal y director de la Colección Museográfica de Gilena.

“Se hizo un estudio, se presentó a través de un trabajo en el máster de Arqueologia de la Universidad de Sevilla y está en fase de finalización a finales de primavera y se abrirá con un encuentro de grupos de recreaciones históricas de la II Guerra Púnica como el de Gilena o de Puente Genil” indica Ruiz García.

Se basa en la muralla de Alesia, Francia, donde también se ha excavado y reconstruido, -apareció un foso, a partir del foso reconstruyeron la empalizada de madera-. En otras zonas de Alemania han reconstruido campamentos permanentes. “Esta muralla permitirá hacer muchas actividades como colocar paneles explicativos para ver el uso y partes de una muralla, los yacimientos su forma original, talleres didácticos, y es muy atractivo” dice David Ruiz.

“La que nosotros construímos es una muralla de campamento temporal que se usaba para la temporada de guerra de marzo a otoño, y en invierno se iban a los permanentes que eran edificios de piedra”.

Para inaugurarla se invitará a los grupos de recreacionismo histórico de Andalucía, como el de la propia Gilena (Siglo III AC) centrado en la II Guerra Púnica o Puente Genil.  “En España no hay muchas murallas de este tipo”.

HISTORIA VIVA

Todas estas técnicas relacionadas con la historia viva permiten al visitante ver y tocar la historia  y no solo imaginarla en un pueblo de 5000 habitantes que es pionero del recreacionismo histórico en Andalucía del que David Ruiz es pionero y que proceden de centro Europa.

Este pueblo de 4000 habitantes puede presumir de tener más de cien voluntarios culturales que colaboran con el museo local, y participan en las recreaciones históricas, de hecho todo el pueblo se viste de romano una vez al año para el festival Castra Legionis, todo relacionado con el museo local y bajo el liderazgo de David Ruiz García.

Además participan en recreaciones históricas por toda Andalucía y España, invitados por las instituciones como el Ayuntamiento de Roma.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!