Connect with us
Multigestion Publi

Hermandades

Cuando el Gobernador detuvo a la Veracruz en plena calle por salir tres horas tarde

Published

on

En 1681 la Hermandad de la Vera Cruz fue multada por el Arzobispado por salir 3 horas después del horario fijado el Jueves Santo. 

El gobernador en persona acudió a detener la salida procesional de la hermandad cuando ésta iba por la capilla de San Lorenzo y los hizo volver al convento de san Francisco.

La autoridad eclesiástica abrió una investigación y un juicio para averiguar que había sucedido tomando declaración de varios testigos en tiempos del rector y mayordomo Fernando Caro de Vega y Francisco Martín respectivamente.

En contra de la orden del Vicario, y el Guardian del convento de San Francisco, donde residía la hermandad, los oficiales de la Veracruz decidieron salir a la calle en 1681 tres horas después de lo acordado.

3

De esta forma la hermandad pretendía conservar su derecho de salir a las ocho de la tarde tal y como mandaban sus reglas a pesar de que se le había ordenado salir a las cinco de la tarde según se recoge en la obra «Vera+Cruz de Marchena  Legado de una hermandad» escrito por el hermano José Enrique Carmona Perea, en 2009.

El problema fue que la salida resultó algo escandalosa. Se hizo violentando algunas puerta de madera del convento salió sin la cruz parroquial entre las 7 y las 8 y hubo palabras indecentes,  y «grave desprecio a los ministros y seculares causando gran escándalo en toda la via pública» y desacato al provisor del Arzobispo,  Ambrosio Ignacio Spínola, Gregorio Beltrán según los informes oficiales.

1

El informe de los hechos se inicia el día 22 del mes de abril de 1681 por Felipe Gutiérrez licenciado y vicario de la villa ante notario Andrés Aguilar.

El Arzobispo había decretado «que los hermanos de la Cofradía de la Vera Cruz de Marchena saliesen a las 5 de la tarde del Jueves Santo para que las ocho de la tarde pudiesen estar de vuelta en su capilla».

La autoridad eclesiástica toma declaración a algunos vecinos de Marchena, que dicen presenciar los hehcos como Cristóbal Figueras, José Figuereo escribano público José Díaz, Fernando León, sacristán menor de la iglesia de San Sebastián Diego de Herrera y Luis de Ojeda.

21

Estos testigos coinciden en señalar el gran alboroto que se produjo «Diego García se puso al lado del altar de la imagen del Cristo y dijo a voces y con muchos juramentos que había de salir la cofradía a la calle».

«Andrés Cordones se descompuso mucho con el Alguacil Mayor de esta villa» (…)  y fue menester echarlo de la Iglesia por lo descompuso que estaba» lo declaro Francisco José Figueredo escribano público.

Y así salieron  «por la calle que llaman de Albarracín (hoy San Francisco) hasta llegar a San Lorenzo, y habiendo tenido noticias de este desorden, el señor Gobernador acudió personalmente y los hizo volver a la iglesia de San Francisco».

«Salieron con los pasos y las insignias sin que la justicia que se hallaba allí pudiese detenerlo y forma de procesión se pasearon sin la cruz de la parroquia no habiéndoles querido asistir la comunidad del convento de San Francisco».

Estos testigos señalan como culpables a los oficiales de la hermandad Pedro Ramos, Francisco Carretero, José Rodríguez Zapatero, Diego García, Francisco Jiménez y Francisco Guerra.

 

Actualidad

Galería: San Isidro 2019

Published

on

By

 

 

Continue Reading

Actualidad

Galería: Salida Virgen de Fátima 2019

Published

on

By

Continue Reading

Actualidad

Galería: Cruces de Mayo 2019

Published

on

By

Continue Reading

Actualidad

José Gallardo: «Una hermandad del Rocío es un escaparate de su pueblo ante de todo el mundo y una prueba durísima»

Published

on

By

José Gallardo Velázquez rociero, responsable del Plan Romero de la Junta de Andalucía y jefe del departamento de Vías Pecuarias de la Delegación Provincial del ramo de la Junta de Andalucía expresó ayer en San Lorenzo que una hermandad del Rocío es un escaparate de su pueblo ante personas de todo el mundo.

Pero además es «una prueba durísima» afirmando que «el camino del Rocío es cien veces más complicado y más complicado que el Camino de Santiago porque no hay nada que te distraiga. El camino del Rocío es más intenso, tiene la luz, la plata, la copla, las flores, las amistades y la serena compaña de quien no conoces a tu vera», expresó.

El camino tiene que esta pensando para el que menos tiene, «para el que va andando» y dijo que la base de la romería son los que caminan todo el tiempo detrás de la carreta de Simpecado.

«Al Rocío lo mueve la Fé de una persona y eso se refleja haciendo las cosas con autenticidad» expresó. «Cuando las cosas se hacen de verdad con fe y corazón no hace falta explicar nada, cualquiera lo ve, eso llega y eso es el camino» y señaló que detrás de una carreta no deben faltar peregrinos que vayan acompañando la carreta, donde se crea ese «ambiente auténtico».

Otra cosa importante de las hermandades del Rocío, dijo es que vayan sembrando por donde pasen, tal y como indican las reglas, «con autenticidad, organización y fé y confianza en Dios.  El hombre propone y Dios dispone» señaló. «El camino es el camino y para empezar el camino hay que desprenderse de quien uno es, de tu posición en tu pueblo, y pensar en servir que es una faceta importante del camino del Rocío» expresó.   «El servicio es un ejercicio de la vocación de un cristiano y es fundamental ejercerlo. El rociero es el que da los buenos días, darle un cigarro al que no tiene quien lo escuche. El Rocío muchas veces es guardar silencio» señaló.

«El camino del Rocío empieza el día que se ha vuelto de la romería» explicó. «las hermandades del Rocío no se han consolidado hasta que un grupo de peregrinos no sale andando de su pueblo y llega andando al Rocío». Como ejemplo puso la hermandad de El Cuervo que iba con Lebrija y esta no tenía por costumbre llevar peregrinos andando. El Presidente comenzó a ir andando detrás del simpecado, andando desde su pueblo y esto impactó y arrastró más gente andando detrás.

«El sacrificio y el servicio son plantas que dan frutos extraordinarios. El Rocío también es luz. Para que el cirio tenga luz se tiene uno que quemar. Hay que quemarse porque los colectivos están formados por personas. Hay que quemarse porque si no te quemas luz no hay. Y esa luz es el Rocío. La luz de nuestro servicio y de nuestro sacrificio» explicó.  Esa luz es darle un vaso de agua a un peregrino sediento, expresó, o arrimar al peregrino al simpecado o acercarlo a la misa, o darle un romero del simpecado. «Eso es poner luz pero eso necesita que uno se queme. Y tiene uno que agotarse si no, no brilla»,dijo.

Entre las anécdotas personales describió momentos tras la carreta de Simpecado rezando el Rosario, en las horas en que por el calor menos gente hay. Recordó un momento en el que rezando el Rosario y tras cantar la salve improvisaba sevillanas que le brotaban del alma en ese momento.

«La señora que llevaba al lado me puso la mano encima y me dió un apretón y me dijo muchas gracias porque has rezado el Rosario con el corazón, y las sevillanas que has cantado han sido mis ojos viendo el Rocío. Al decir eso, me vuelvo y era ciega, venía haciendo el camino de Antequera. Yo me quedé consternado. Poco después un sacerdote me dijo anda palante que Dios está contigo. Todos los que hacemos el camino debíamos ser los ojos para otros, transmitiendo con claridad los momentos que se te han clavado en el alma y olvidar todo lo malo que pasa que de eso hay en todos lados» expresó.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!