Connect with us
Multigestion Publi

Hermandades

Cuando la Virgen de la Soledad salía el 8 de septiembre

Published

on

En septiembre las hermandades de Marchena viven en una segunda Cuaresma, la mayoría tienen cultos y salen dos virgenes de gloria Remedios y Divina Pastora. En el pasado la Soledad salía el 8 de Septiembre. 

En el pasado sucedía igual hasta el punto de que la Virgen de la Soledad salía cada año tres veces, dos en Semana Santa y en Fiesta de Septiembre el día 8 por la Festividad de la Natividad de la Virgen, precepto desde 1512.  La fiesta de septiembre incluía misa, fuegos artificiales, luminaria, música, baile y corrida de toros.

Según las primitivas reglas de la cofradía la «fiesta de septiembre» tenía lugar el 15 de agosto por la Asunción de la Virgen con bastante arraigo, pero fue trasladada a septiembre según informa Vicnete Henares en su libro de Historia de la Hermandad de la Soledad en el XVII.

En Agosto se celebraba en Santa María de la Mota la fiesta de la Asunción sufragada por el Hospital de la Misericordia. Dice la regla e la Hermandad de la Soledad en su capítulo 18 «hacemos y mandamos y tenemos por bien que se celebre una fiesta cada año para siempre jamás el día de Nuestra Señora de agosto lo más solemne que pudiéramos bajo pena de una libra de cera».

Se adornaba la capilla de la hermandad con un dosel y colgaduras cubriendo sus paredes con tapices y cuadros colgado por un repostero contratado.

A la puesta del sol del día anterior varios músicos contratados por la Hermandad hacían sonar de sus trompetas en la torre de Santa María.  Cuando llegaba la noche comenzaba en las luminarias pagadas por la propia cofradía.

Se lanzaban desde la torre de Santa Maria fuegos artificiales con ruedas, cohetes e invenciones. Un año se tiraron 14 docenas de cohetes todas «de invención, de trueno y lagrimilla, para la puerta a razón cada docena de 11 reales».

Luego la fiesta se trasladaba a la Plaza del Cabildo o Plaza Ducal se tiraban fuegos artificiales y luminarias, se prendían barriles de alquitrán. Había corridas de toros donde la nobleza hacía exhibiciones a caballo y asistía numerosos público.

Las hermandades solían recaudar fondos para pagar los gastos. Los balcones de la Plaza Ducal se convertían en palcos que se alquilaban a beneficio de la Hermandad. En el Palacio Ducal se arrendaban los balcones. La plaza se convertía en un gran teatro.  Los toros entraban en la Plaza Ducal por la Puerta del Toril que daba directamente al campo. Dicha puerta del Toril hoy se ha convertido en cochera.

También había una vigilia en Santa María, práctica muy habitual de la época. El día de la fiesta al alba la hermandad tiraba un carro de arrayán y juncia por las calles y plazas por donde había discurrir la procesión de la Virgen de la Soledad.

Había misa solemne en Santa María en la que sonaba el Realejo, órgano portátil que tenía la iglesia. La Virgen estaba ya montada en parihuelas y tras la ceremonia iniciaba la procesión con la Seña acompañada por cofrades a lo que seguía los ministriles y devotos portando velas que en pos de la música de capilla.

Había danzas de gitanos que precedían a las andas de la Virgen de la Soledad acompañado igualmente de cofrades con hachas después de la Virgen aparecía un tramo de clero con cruz parroquial portada por un mozo de cinta.

Actualidad

Galería: San Isidro 2019

Published

on

By

 

 

Continue Reading

Actualidad

Galería: Salida Virgen de Fátima 2019

Published

on

By

Continue Reading

Actualidad

Galería: Cruces de Mayo 2019

Published

on

By

Continue Reading

Actualidad

José Gallardo: «Una hermandad del Rocío es un escaparate de su pueblo ante de todo el mundo y una prueba durísima»

Published

on

By

José Gallardo Velázquez rociero, responsable del Plan Romero de la Junta de Andalucía y jefe del departamento de Vías Pecuarias de la Delegación Provincial del ramo de la Junta de Andalucía expresó ayer en San Lorenzo que una hermandad del Rocío es un escaparate de su pueblo ante personas de todo el mundo.

Pero además es «una prueba durísima» afirmando que «el camino del Rocío es cien veces más complicado y más complicado que el Camino de Santiago porque no hay nada que te distraiga. El camino del Rocío es más intenso, tiene la luz, la plata, la copla, las flores, las amistades y la serena compaña de quien no conoces a tu vera», expresó.

El camino tiene que esta pensando para el que menos tiene, «para el que va andando» y dijo que la base de la romería son los que caminan todo el tiempo detrás de la carreta de Simpecado.

«Al Rocío lo mueve la Fé de una persona y eso se refleja haciendo las cosas con autenticidad» expresó. «Cuando las cosas se hacen de verdad con fe y corazón no hace falta explicar nada, cualquiera lo ve, eso llega y eso es el camino» y señaló que detrás de una carreta no deben faltar peregrinos que vayan acompañando la carreta, donde se crea ese «ambiente auténtico».

Otra cosa importante de las hermandades del Rocío, dijo es que vayan sembrando por donde pasen, tal y como indican las reglas, «con autenticidad, organización y fé y confianza en Dios.  El hombre propone y Dios dispone» señaló. «El camino es el camino y para empezar el camino hay que desprenderse de quien uno es, de tu posición en tu pueblo, y pensar en servir que es una faceta importante del camino del Rocío» expresó.   «El servicio es un ejercicio de la vocación de un cristiano y es fundamental ejercerlo. El rociero es el que da los buenos días, darle un cigarro al que no tiene quien lo escuche. El Rocío muchas veces es guardar silencio» señaló.

«El camino del Rocío empieza el día que se ha vuelto de la romería» explicó. «las hermandades del Rocío no se han consolidado hasta que un grupo de peregrinos no sale andando de su pueblo y llega andando al Rocío». Como ejemplo puso la hermandad de El Cuervo que iba con Lebrija y esta no tenía por costumbre llevar peregrinos andando. El Presidente comenzó a ir andando detrás del simpecado, andando desde su pueblo y esto impactó y arrastró más gente andando detrás.

«El sacrificio y el servicio son plantas que dan frutos extraordinarios. El Rocío también es luz. Para que el cirio tenga luz se tiene uno que quemar. Hay que quemarse porque los colectivos están formados por personas. Hay que quemarse porque si no te quemas luz no hay. Y esa luz es el Rocío. La luz de nuestro servicio y de nuestro sacrificio» explicó.  Esa luz es darle un vaso de agua a un peregrino sediento, expresó, o arrimar al peregrino al simpecado o acercarlo a la misa, o darle un romero del simpecado. «Eso es poner luz pero eso necesita que uno se queme. Y tiene uno que agotarse si no, no brilla»,dijo.

Entre las anécdotas personales describió momentos tras la carreta de Simpecado rezando el Rosario, en las horas en que por el calor menos gente hay. Recordó un momento en el que rezando el Rosario y tras cantar la salve improvisaba sevillanas que le brotaban del alma en ese momento.

«La señora que llevaba al lado me puso la mano encima y me dió un apretón y me dijo muchas gracias porque has rezado el Rosario con el corazón, y las sevillanas que has cantado han sido mis ojos viendo el Rocío. Al decir eso, me vuelvo y era ciega, venía haciendo el camino de Antequera. Yo me quedé consternado. Poco después un sacerdote me dijo anda palante que Dios está contigo. Todos los que hacemos el camino debíamos ser los ojos para otros, transmitiendo con claridad los momentos que se te han clavado en el alma y olvidar todo lo malo que pasa que de eso hay en todos lados» expresó.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!