Connect with us
Multigestion Publi

Historia

Cuando las calles de Marchena se llenaban para oír las agrupaciones de carnaval

Published

on

El carnaval de Marchena alcanzó su apogeo en los años 20 y 30 del siglo XX cuando las calles se llenaban para ver a las murgas y las máscaras que era como se llamaban las personas disfrazadas.

La máscaras al modo que hoy se identifican con Fuentes de Andalucía estaban extendidas por toda la Campiña. Eran personas vestidas con telas que les cubrían la cara y jugaban con los paseantes a adivinar quién había detrás. La murga más conocida y recordada de ese período era la de las Viejas Ricas, que salieron hasta principios de los años 40. Así lo recuerda Esperanza Romero Carmona, de 88 años que nació en 1930 y vio a las Viejas Ricas cantando en la calle Marcos Ruiz en 1941 y recuerda a la perfección letra y música.

Lo más llamativo de las Viejas Ricas es que era una murga mixta, había hombres y mujeres, -en total unos 30- y en sus letras había diálogos en los que los hombres le respondían a las mujeres, al modo de las riñas de broma. Cuando cantaban en casas, los hombres cantaban en el patio y las mujeres en las galerías altas y también vestían de forma distinta.

Esperanza Romero también recuerda que la familia de los “Calichi” tenían mucha tradición en sacar máscaras, es decir, telas blancas cubriéndole el rostro y paraban a la gente que veían por la calle diciéndoles: “Adiós que no me conoces”.

Después de la Guerra Civil, se prohibieron las máscaras y todo disfraz que conllevara rostros cubiertos, pero el carnaval se seguía celebrando, de hecho ella tenía diez años cuando vio a las Viejas Ricas. Aún en los años 40 el carnaval congregaba multitudes por las calles, las murgas eran muy numerosas, y el carnaval de Marchena era famoso en toda la comarca según nos cuenta Esperanza Romero.

Entre estas coplas hay algunas críticas a las autoridades, y otras que hacen referencia a hechos que sucedieron en el pueblo en los años 1910, 20 y 30 y que Esperanza Romero recuerda haber oído por las calles en el año 41.

COPLA DE LAS VIEJAS RICAS

Mayetas de dos pesetas -Hombres: “Mayeta de dos pesetas, tu lo que tienes es mucho postín”. -Mujeres: “Tengo una fanega de tierra, una gran choza y burra también”. -”Y esa burra pa que te vale”. -”Con ella crío mis cereales”. -”Tú lo que siembras son pocas luces”. -”Yo lo que siembro son altramuces”. -”Que poco vale ese grano y más siendo tan feo su nombre. -Pues menos vale un duro y vuelve locos a todos los hombres”. (De Las Viejas Ricas).

Cocina

De dónde vienen las especias que tienes en tu cocina

Published

on

By

El comercio de especias y seda fue protegido por el secreto hasta el XVIII cuando los europeos la introducen en sus países. Hasta entonces nadie sabía en Europa cómo hacer seda o de dónde venían las especias con las que cocinaban.

El monopolio de las especias acaba en 1770, cuando un monje, agrónomo y botánico francés Pierre Poivre robó semillas de clavo y nuez moscada y las plantó con éxito en otras islas del mundo abaratando su precio.

Cuando los turcos cerraron la ruta de la seda en el S XVI, la principal ruta comercial que unía Chia y la India con Europa, conocida como la Ruta de la Seda, o ruta de Marco Polo fue la primera en notarlo.

Los precios de las especias alcanzaron en Europa precios de oro y los portugueses y españoles se lanzaron a la búsqueda de rutas alternativas. Los portugueses alcanzaron la India costeando Africa y los españoles pusieron rumbo al Oeste esperando encontrar La India asíatica o la India Oriental, pero encontaron un nuevo continente, América, al que llamaron las Indias Occidentales.

Hasta el XVIII el comercio internacional de especias y seda estuvo en manos de musulmanes y moriscos, pero en el XVIII un francés trajo los primeros capullos de gusanos de seda a Francia y se acabó le monopolio de la seda de China.

ESPECIAS

DE DÓNDE VIENEN LAS ESPECIAS

Nuez Moscada: La de mayor calidad se produce en las Islas Banda Neira (al sur de Filipinas). Controlada por los holandeses e ingleses desde el XVII que hicieron grandes fortunas en su comercio, igual que antes  los árabes y chinos. Los holandeses instalaron un sistema esclavista y sustituyeron los bosques locales por bosques de nuez moscada.

Pimienta:  Se cultiva en la zona de Kerala, India. Se trata de una planta trepadora que en los últimos cinco años ha sufrido plagas perdiéndose casi todas las cosechas por lo que los agricultores han perdido toda la riqueza heredada de siglos.

Pimentón: Procede del pimiento rojo seco original de México que luego se introduce en Extremadura.

Canela: Procede de Ceilán, sur de la India. Su origen lo descubieron los portugueses cuando casualmente encontraron en el pacífico un barco árabe cargado de canela en 1500 y luego encallaron en Ceilán por una tormenta descubriendo la isla de la canela. En Ceilán había pena de muerte para quien cortara un árbol de canela.

Clavo: Procede de Indonesia. Los clavos  son cosechados principalmente en Indonesia y Madagascar. También crece en Zanzíbar, India y Sri Lanka.

El secreto y los mitos para ocultar el origen de las especias

Esta información que hoy es pública en el pasado era secreta y valía su peso en oro, por eso era conservada por una serie de mitos y leyendas árabes para meter miedo y así controlar el comercio. Los mitos árabes empezaron a caer cuando los portugueses controlaron las costas del Pacífico a partir de 1500.  Las especias valían tanto en el S. XV porque nadie conocía su origen ni dónde se producían.

Buscando los árboles de las especias los europeos cruzaron el mundo, arriesgaron sus vidas y haciendas e hicieron la guerra entre ellos.

En el XIX los franceses lograron plantaron las semillas por todo le mundo de forma que su precio cayó, el mercado se democratizó y de esta forma las especias pueden estar disponibles en todas las cocinas del mundo.

Porqué Colón buscaba Las Indias

Colón y los navegantes europeos buscaban las Indias Orientales,  porque según sus informaciones que procedían de Portugal eran “la Especiería del mundo”. Colón, Vasco de Gama, Magallanes y Elcano tuvieron acceso a esta información secreta y cómo llegar a éstas míticas islas.

En 1511 los portugueses gracias a Vasco de Gama llegaron a las Islas de las Especias, y se hicieron con su monopolio pero poco después los españoles tras la expedición de Magallanes, -un portugués al servicio del Rey de España- disputan a los portugueses la propiedad de las Islas.

Los portugueses que llegaron a Asia en 1500 encontrando una civilización próspera y milenaria, trataron de controlar e invadir todas las tierras que hallaron, pero no pudieron ya que eran países más avanzados que Europa y muy poblados. Sólo pudieron establecer bases comerciales.

Los españoles se hicieron con el control de las Islas Filipinas que les pertenecieron hasta que se las arrebató en el XIX, EEUU.  Los holandeses e ingleses se hicieron con el lucrativo comercio, conservando su dominio hasta entrado el siglo XX.

 

Continue Reading

Cultura

Cuando los alfareros estaban instalados en la calle de los Cantareros para evitar molestias

Published

on

By

Los alfareros y ceramistas marcheneros estaban instalados tradicionalmente en la calle Cantareros. Así se recoge en un documento del Asistente de Marchena en 1719. 

En 1719 los alfareros de Marchena estaban instalados en varias calles céntricas, causando molestias a los vecinos por los humos que desprendían sus hornos, por lo que el Asistente de la Villa, un cargo del Ayuntamiento se propone sacarlos del centro y reubicarlos en las afueras, tal y como estuvieron en el siglo XV.

El 12 de agosto de 1719 el asistente de la villa afirma en un documento que poco a poco los alfareros se habían ido trasladando al centro del pueblo y ponían «sus casas y hornos para cocer en distintas calles públicas muy dentro del centro de este pueblo de lo que se sigue grave daño a la salud pública».

Resultado de imagen de horno de alfarero

Señala que hay quejas de templos y del hospital causando perjuicio «a los pobres enfermos del hospital» que entonces estaban en la Caridad y en La Milagrosa exponen Francisco Javier Gutiérrez Núñez y Juan B. Carpio Elias en su trabajo «Vida y poder municipal de Marchena en el reinado de Felipe V. (1700-1720).

También indica como posible remedio trasladar los hornos a las afueras del pueblo o concentrarlos todos en una calle tal y como sucedía antiguamente. «Antiguamente se mantenían todos juntos en una calle que llamaban de los Cantareros».

Imagen relacionada

Se acordó notificar a todos los alfareros que antes del día de San Juan de 1720 deberían ir  buscando sitios y hornos donde labrar y cocer las obras de sus fábricas «fuera del casco de esta villa en los arrabales de ella y que no lo abran nuevos hornos en las casas que estuviera en el centro» pues sería multado con 50 ducados aplicados a gastos de Obras Públicas. Sin embargo ante las quejas de los alfareros ante el Duque este acuerdo quedó sin efecto.

Resultado de imagen de alfareros de marchena

En el S. XIX había en Marchena cuatro alfarerias (Madoz). En los rellenos de alfarería de las bóvedas de la iglesia de San Juan (nave lateral) se encontraron 17 formas distintas de vasijas que datan de 1556. Incluían cántaros, cantimploras, lebrillos, fuentes, morteros, queseras. En las naves del ábside (1490) había grandes tinajas, tinas y lebrillos.

Resultado de imagen de horno de alfarero

En los 80 aun vivía Francisco Perea Lozano, hijo del último alfarero que ejerció en la localidad.  A principios del S. XX habia muchos alfares pero solo dos familias hacían cacharros de barro y una ladrillería, la de Juan Matas. La familia de Manuel Vicente, conocidos como los Perea, familia de tradición alfarera de siglos atrás, con un taller en la carretera de El Palomar. 

Resultado de imagen de horno de alfarero

Los oficios artesanos alfareros fueron recuperados hace algunos años por la Escuela de las Artes, donde aprendió Jesús Perea, nieto del último alfarero y un taller, San Cristóbal, de Juan Rafael Lora, se dedica a la azulejería comercial. Entre los restos de cerámica más antiguos está el Vaso de los Toros Montemolín, S. VI AC hoy en Museo el Arqueologico de Sevilla.

El estudio de las cubiertas de la iglesia de San Juan, recubiertas de cacharros de barro para aligerar peso, es la que mas datos ha arrojado sobre la alfarería en los últimos 500 años.

marcas de alfareros1

Existen más de 20 formas propias de vasijas locales, como cantimploras, lebrillos, morteros, queseras. En las bóvedas de nervaduras del presbiterio y altares laterales, de 1490 se han hallado grandes piezas, cuyo tamaño iba variando en función de la altura, desde tinajas, lebrillos, gonzalos, etc según el libro barros populares de Sevilla y provincia de Domingo Ramos y Gabriel Calvo.

Resultado de imagen de horno de alfarero

Grandes sagas familiares en Marchena fueron alfareros, aunque Francisco Perea Lozano, es citado en esta obra como el último descendiente de los alfareros de Marchena, que se perdieron en torno a los años 50. El último taller en activo fue el de Francisco Perea Carrero, el apellido Perea, estuvo ligado en Marchena a esta tradición artesana. También la familia de José Vaquero, procede de aquel arte. Nombres del callejero como Cantareros son suficientemente elocuentes.

Resultado de imagen de alfareros de marchena

En el siglo XIX había en Marchena varios alfares, aunque solo dos hacían cacharros, el resto se dedicaba a hacer tejas y ladrillos. Una de las ladrillerias mas antiguas era la de Juan Matas. La familia de Manuel Vicente, -de la saga de los Perea- era conocida por la elaboración de cacharros, en su cantarería de la carretera del Palomar, en la que trabajaban sus dos abuelos, Francisco y Manuel, de los hijos de ellos dos, solo siguió el oficio el hijo de Francisco, que llegó hasta 1957, año en que cerró el último alfar marchenero.

En la calle Compañía número cuatro estaba instalado el taller de Andrés El Alfarero en los años cincuenta.

Los alfareros de Marchena extraían el barro blanco, también llamado Vícar, de los cerros o barreros de las inmediaciones del pueblo, camino de Fuentes Alto. También se extraía el barro para las ladrilleras del pueblo de la carretera de Lantejuela, junto al puente Mamedra que hubo hasta los años setenta como Martín el Ladrillero ubicado en la finca El Parque.

Continue Reading

Historia

Javier Gómez Bello: «La Tarara, es una maragata que se canta en Andalucía y también en Marruecos»

Published

on

By

Malagatos es un grupo de músicos que recopilan cantes tradicionales andaluces. Unos vienen del flamenco, otros del jazz otros de las verdiales. Juntos pretenden recuperar el folclore tradicional. Son Jesús Tejas, Carlos Fernandez CamposJuanico GarcíaJavier Gómez Bello y Carlos Cortes Bustamante.

Los habitantes de la maragatería, llamados “Maragatos”, originarios de León, protagonizaron varias oleadas migratorias en diversas épocas hacia distintos puntos de España. También hacia el Sur, especialmente entre los siglos XII y XIV con la reconquista de tierras musulmanas y en el XIX cuando venían jornaleros a trabajar los campos andaluces. Recientes estudios genéticos muestran la influyente presencia de los leoneses en el oeste andaluz y la mitad de la provincia de Málaga. 

«Una canción que todo el mundo conoce es La Tarara, que es una maragata que se canta aquí en Málaga y también se canta en Marruecos. Se canta en otras partes y tiene una influencia muy grande de música árabe». Quieren grabar un primer disco de maragatas y un segundo recopilando y fusionando los andalusí, lo sefardí y lo castellano explica Javier Gómez Bello, integrante de Malagatos. 

«Los cantes vienen de la Maragatería de León y creemos que hace un siglo se mezclaron con los cantes de la provincia de Málaga, las melodías andalusíes y sefardíes» añade. 

La imagen puede contener: una o varias personas, personas tocando instrumentos musicales y guitarra

Importantes familias leonesas como los Ponce de León, -(con sede en Marchena)  y los Guzmanes, (Sanlúcar de Barrameda), sometieron a los musulmanes malagueños y participaron en la conquista de las principales ciudades malagueñas y granadinas, destacando el episodio decisivo del cerro de la Matanza en los Montes de Málaga. En el XIX jornaleros maragatos, portugueses y gallegos se establecieron en varias comarcas andaluzas.  Existe la creencia popular que Paradas, (Sevilla) pudo ser repobladas por maragatos, aunque no existen pruebas. 

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical e interior

Solo en pequeños pueblos malagueños se ha conservado este folclore castellano mezclado con el rico poso cultural que dejaron los andalusíes y sefarditas, cristalizando en las populares “Maragatas”, cantes de molineros, de ruedas, de cortejo, cantes de arrieros. Un folclore extendido además por toda España y cuyo baile más famoso es La Jeringoza o La Tarara -dos casos de maragatas-.  

Hace cinco años los integrantes del grupo Malagatos descubrieron las Maragatas en pequeños pueblos del interior malagueño, y decidieron entonces recopilarlas, grabarlas, musicarlas, -normalmente eran orales- y cantarlas por los pueblos para que no se pierdan. 

La imagen puede contener: una o varias personas y primer plano

«Las escuchamos a la gente de los pueblos por la calle. Entonces solamente se tocaban con palmas, para que todo el mundo las cantase» explica Javier Gómez Bello, miembro de Malgatos, un juego de palabras que mezcla el origen y destino de dichas melodías.  Existen escasas publicaciones sobre este tema por lo que tuvieron que grabarlas en los aislados pueblos del interior de Málaga. 

«En todos los pueblos hemos encontrado maragatas y todo tipo de coplas de propias de cada pueblo, además de variaciones de cada cante. Cada pueblo tiene sus propios estilos y sus propias variaciones» indica Javier Gómez Bello.  En  la ciudad de Málaga no existe; solo se han conservado en pequeños pueblos aislados. 

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo

«Nuestro objetivo es recopilar esas joya musical, cantarla en un formato más entendible para todo el mundo y darla a conocer a las nuevas generaciones no pierdan está este tipo de cantes. La mayor parte de la gente no tiene ni idea de que este tipo de cantes existe y se pregunta si eso son canciones propias de aquí o de dónde». 

El 28 de junio actúan en el Museo de Mijas y en Octubre en Benagalbón en el Centro de Recuperación de Folklore dentro de un evento importante y referente.  Nunca han encantado fuera de la provincia de Málaga. 

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical, guitarra y barba

«Todo el folclore español está totalmente mezclado. Las melodías viajan de unas zonas a otras se unen y se mezclan generando riqueza musical, lo que hace que se conserven en varios lugares a la vez». 

La diversidad genética de España muestra básicamente un mapa del siglo XIII evidenciando el movimiento histórico de población norte-sur, por la necesidad de ocupar la zona más musulmana de España, es decir, Andalucia.
Pero la ocupación se hizo por franjas, en donde Andalucía Occidental y Extremadura fue ocupada por tropas del reino de León, como ejemplo más claro los Ponces y Guzmanes.
Curiosamente la zona con más genes africanos es Galicia donde no hubo tanta presión militar y demográfica como en Andalucía.
SABER MAS AQUI

Continue Reading

Actualidad

Los Trovos: El arte de improvisar rimas que ya existía mil años antes que el rap

Published

on

By

Dos niños de 10 años juegan a ser raperos en la Plaza de San Andrés, Marchena mientras esperan el autobús. Saben lo que es el freestyle, una batalla de gallos, el rap, el hip-hop, el trap, o cualquier otra moda estadounidense gracias los medios masivos de comunicación. Pero desconocen que están haciendo algo que ya hacían sus antepasados hace mil años. 

Muchos incluso aprenden poesía para poder canta rap. Conocen seguro a Maluma, Eminem, El Chojin, Rosalia, La Mala Rodriguez, pero desconocen a Alexis Díaz Pimienta, al tío Juan Rita y la Cuadrilla del Aledo, a los levantadores de coplas malagueños, el trovo alpujarreño, el son jarocho veracruzano, los versolaris vascos, todos llenan salas enteras haciendo lo mismo que los raperos pero desde hace mil años.

Quinientos años antes del nacimiento del imperio norteamericano el arte de la improvisación de versos se extendió desde España a América, arraigando con fuerza y dando origen a los troveros cubanos,  a las pavadas argentinas, al son jarocho mexicano.

Muchos hablan, pocos riman pero solo los mejores improvisan.  Y los mejores improvisadores del mundo hispano estarán el 14 de junio en el espectáculo ‘Universeando’, que une  una quincena de verseadores, cantadores y músicos de Argentina, Cuba, Uruguay, México, Venezuela y Canarias.

Aquí se reúnen algunos de los grandes de la improvisación como los payadores Marta Suint (Argentina) y José Curbelo (Uruguay); los mexicanos Guillermo Velázquez, Isabel Flores, Vincent Velázquez y el Trío Gorrión Serrano; los boricuas Omar Santiago y Roberto Silva, Cecilia Todd  traerá desde Venezuela sus décimas y el cubano Alexis Díaz Pimienta se sumará al canario Yeray Rodríguez para que el punto cubano no falte en la fiesta.

Mientras nacía oficialmente el rap en las listas de éxitos del mundo, en los años ochenta, los troveros tradicionales de la alpujarra granadina y almeriense estuvieron a punto de desaparecer hasta que se empezó a estudiar, conocer y organizar eventos para difundir la tradición.

«Llaman para hacerme una entrevista/y probar lo repentista/y lo poeta que soy./ Y yo a demostrarle voy/a quien me va entrevistando/que no es lo mismo cantando/que telefónicamente/pero logro de repente/ir los versos hilvanando».  Alexis Díaz Pimienta, cubano residente en Almeria pasa por ser el mejor improvisador del mundo. Ofrece sus cursos online desde la página www.curso de improvisación.com.

Almería, Córdoba, Granada, Málaga, Jaén, Albacete y Murcia es la geografía de la resistencia de los trovos andalusíes, que nacieron hace mil años. Los andalusíes valoraban tanto los duelos de improvisación poética que incluso ofrecían los mejores trabajos a quienes la practicaban e incluso se menciona en Las mil y una noches. Tras la rebelión de los moriscos de la Alpujarra protagonizada por Abén Humeya, este arte vivió una larga decadencia, pero sobrevivió hasta los años 80 cuando se redescubre y se funda el Festival de Música Tradicional de la Alpujarra, que ha permitido recuperar la tradición trovera. De hecho, fue declarado Bien de Interés Cultural inmaterial en la Comunidad de Murcia en 2014.

La Alpujarra suena a romance, y trovo que se han conservado como canciones de muleros para amenizar el trabajo del campo. Son la banda sonora de una comarca que cada año, con motivo del Festival de Música Tradicional de la Alpujarra, reúne cerca de 15.000 personas.

Además de La Alpujarra el arte de improvisar poemas, está extendido y es popular en toda España especialmente en el Pais Vasco y la costa de Levante.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!