Connect with us

Historia

Cuando se propuso hacer el Rio Corbones navegable para dar salida al trigo

Published

on

En el siglo XVIII, en tiempos de la ilustración los gobernantes buscaban la mejor forma de sacar partido a la naturaleza como el Rio Corbones para beneficiar a Marchena y municipios cercanos, cuya tierra fértil se vería así beneficiada por el riego y la posibilidad de hacerlo parcialmente navegable.

En Francia se había costruído el Canal Du Midi, que atraviesa el sur del país del Mediterráneo al Atlántico, con el fin de permitir el regadío y abrir un nuevo cauce de comunicación fluvial para transportar mercancías. En España se abrió el Canal de Castilla en el XVIII para dar salida al trigo del centro de España, que con la llegada del tren quedó obsoleto.

Canal de Castilla

Fernando Pérez del Pulgar  Marqués de Pozoblanco propuso en Abril  de 1842 en un informe del Ministerio de la Gobernación reunir todas las fuentes y aguas surgentes de la Sierra Blanquilla para duplicar el cauce del Corbones, en sus 177 kilómetros de forma que pudiera usarse para regar en su tramo medio por La Puebla, Marchena y Carmona y así facilitar la navegación hasta su desembocadura en Alcolea. La navegación facilitaría la salida de productos agrarios hasta el Guadalquivir. El proyecto fue publicado por El Eco del Comercio del Jueves 7 de Abril de 1842.

Poco después llegó el tren, por lo que este proyecto quedó en el olvido, sin embargo quedó pendiente el tema del regadío, que se rescató en los años 30, 70 y 90, sin que hasta ahora haya prosperado, salvo por la construcción del Pantano del Corbones.

 Dicho informe iba acompañado de una serie de planos donde se palpaba «la facilidad de su ejecución», trabajo del ingeniero general marqués de Pozo-Blanco en 1747 «para aumentar las aguas del Río Corbones y hacerlo navegable en parte y sacar regadío de él».

El Corbones tiene 177 kilómetros, nace en sierra Blanquilla Pasa por Pruna, Algamitas, El Saucejo, La Puebla de Cazalla, Marchena y Carmona. Desemboca en el Guadalquivir, cerca de Guadajoz, pedanía de Carmona y Alcolea del Río.
En los años 90, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir construyó un embalse a la altura de La Puebla de Cazalla con un coste de 60 millones de antiguas pesetas y una capacidad aproximada de 70 Hm.

 Proyectos para hacer navegable el río en el S. XVIII

Resulta evidenciado que uniéndole a poca costa unos «cimientos inmediatos á Almargen, á cuya villa perjudican, puede acrecentarse el Corbones vez y media más de lo que es actualmente, y que unas lagunas considerables inmediatas á La Puebla, Morón, etc., pueden dirigirse á desaguar á dicho río y constituír depósitos» con un  presupuesto de 1,000 pesetas de la época.

552230_336493496447917_1262594102_n

El informe original está fechado en Sevilla el 9 de enero de 1747 es obra del ingeniero general Marqués de Pozo Blanco y contiene una serie de planos, además de una  enumeración de todos los arroyos y brazos de agua que vierten sus aguas al Corbones, desde Marchena hasta su nacimiento en Almargen, Teba, Málaga. Además enumera el coste y descripción de las obras para reconducir varios arroyos de dicha sierra hasta el río y de los molinos que usan sus aguas.

«A una legua apartada de las orillas del Corbones, está situada la villa de Marchena, muy buena población, y que conseguida la navegación se aumentaría con las conocidas ventajas que a sus habitadores le ocasionaría».

El estudio propone incorporar al cauce del Corbones los manantiales cercanos a su nacimiento «hasta aquí anotados y economizando las aguas que están malvertiendo en el riego de huerta» y limpiando en algunos parajes las cajas de los arroyos a fin de que lleven su cauce natural, se conseguirá dar bastante aumento a dicho Corbones».

«Habiéndose tenido noticia de que en los alrededores de Almargen había copiosos manantiales, se puso a hacer reconocimiento y proyectar darles curso , é incorporarlos con el rio, y en efecto se encontró ser cierto , cuanto espresaron los prácticos como se procura hacer ver por el plano adjunto y descripción de este territorio«.

Al mismo tiempo se propone dar salida al río una serie de lagunas existentes en el curso medio del Corbones cerca de La Puebla.

«A un cuarto de legua del expresado Corbones inmediato al camino que va de la Puebla a Cañete pasado el Castillo se encuentra una laguna que en tiempo de la mayor escasez tiene mil pasos de larga y trescientos de ancho, y su profundidad parece grande; en ella podría hacerse un gran depósito de agua dándole fácilmente salida al Corbones; también pudiera hacerse otro de mas de medía legua cuadrada y de la altura que se tuviese por conveniente debajo del castillo de la Puebla.

Entre los tres lugares de Morón, la Puebla y Arahal hay unos depósitos ó lagunas que parece provienen de manantiales y se necesita hacer en tiempo correspondiente exacto conocimiento para averiguar si son como parecen de notable consideración, y proyectar en este caso como mejor convenga su desagüe al río. Por último se incorpora un cálculo de costes de los trabajos para llevar a cabo el proyecto.

Advertisement

Hermandades

Cuando los jesuítas defendieron el patronazgo de San Sebastián

Published

on

El triduo a San Sebastián comienza el domingo 17 de Enero a las 7 de la tarde, y el miércoles será la función principal a las 12 de la mañana.  Ya por la tarde se expondrá a la pública veneración la imagen del santo patrón.

Desde el 20 de enero de 1240 San Sebastián fue patrón de Marchena  y día de fiesta para conmemorar la toma de la villa por los reyes cristianos.

Pero en 1642 una bula de Urbano VIII, sobre revisión y confirmación de los patronos de cada pueblo, fue la excusa perfecta para que las distintas órdenes religiosas locales, que eran muchas, poderosas y siempre en pugna, intentasen colocar a sus fundadores como patronos.

Agustinos, Dominicos y Franciscanos aspiraban a ver nombrados sus fundadores como patronos, ya que oficialmente eran co patronos San Francisco, San Agustín y Santo Domingo y por una tradición local también San Miguel.

Sólo los Jesuítas defendieron el patronazgo de San Sebastián según la historia del convento de los Jesuitas de Marchena publicado por Julían Lozano Navarro.

Un fraile jesuita marchenero recurrió a la memoria de los frailes más ancianos, buscó documentos y redactó un informe.  «Con este papeles se persuadió con fundamento el clero y Cabildo municipal de que San Sebastián era su patrón principal gracias a la influencia de la señora duquesa de Arcos que con su excelencia el duque estaba en su virreinato de Valencia» recoge dicho documento.

El vicario y el clero local enviaron petición en este sentido al Arzobispo de Sevilla Gaspar de Borja bisnieto de Francisco Francisco de Borja co fundador del colegio jesuíta de Marchena y al propio Ayuntamiento siendo aprobado.  El arzobispo declaró el primero de enero de ese año que el santo mártir de San Sebastián era patron de Marchena y que era día de fiesta celebrado como fiesta de primera clase con octava y así se ejecutó ese año y hubo además un  jubileo en el templo Jesuita, hoy Santa Isabel.

Dicen los Jesuítas en su crónica, que para agradecer los favores; el Santo ese año, el 20 de enero hizo que lloviera mucho, siendo año de sequía.

Además un informe de la Inquisición donde se determinaba que los Jesuítas no eran sospechosos ni culpables tal y como les había acusado por el Doctor Espino, llegó a Marchena y se leyó en San Sebastián el día de la salida del patrón «como premio por haber apoyado su patronazgo en Marchena volviendo por su honor y librando la de la infamia y descrédito que padecía» según los Jesuítas.

Un fraile y doctor llamado Juan del Espino había publicado en septiembre de 1643 en Málaga y Granada que los Jesuítas eran unos herejes. El Arzobispo de Granada e Inquisidor hizo prender al doctor Espino, pero los papeles siguieron circulando por muchos lugares de Andalucía «con grande injuria de la Compañía de Jesús».

En Marchena se leyó públicamente un desmentido de dichos escritos en la iglesia de San Sebastián el domingo 24 de enero frente a los cabildos eclesiástico y civil y todo el pueblo congregado allí para la fiesta de San Sebastián, que se celebró este día por haber llovido el 20.

«Queriendo el santo volvernos el crédito como nosotros se lo habíamos devuelto a él y este mismo año se leyó otro edicto de la Inquisición condenado a dichos papeles del doctor Espino».  El 10 de junio se leyó otro escrito en San Juan contra otro papel infamatorio para la compañía de Jesús.

Continue Reading

Historia

Fray Juan de Vega, un marchenero, obispo de Filadelfia que amplió San Juan

Published

on

Fray Juan de Vega era un fraile agustino de Marchena que viajó a América y acabó siendo Obispo de Filadelfia a mediados del XVI.  Pagó la ampliación de la iglesia de San Juan de tres a cinco naves.

En 1516 se enterró en la capilla de San Gregorio del convento Agustino de Sevilla Fray Juan Lazo de Vega, nacido en Marchena y nombrado Obispo de Filadelfia, visitador general del Arzobispo de Sevilla, según informa J. M. Montero de Espinosa en su obra Antigüedades del Convento Casa Grande de San Agustín de Sevilla.

Si Rodrigo Ponce de León deja en su testamento de 1492, 20.000 maravedíes para la iglesia de San Juan, construyéndose las primeras tres naves, Fray Juan de Vega fue el responsable de la ampliación de la iglesia de San Juan de Marchena de tres a cinco naves, a principios del XVI según José Guerrero de Ahumada, opinión que luego recoge Juan Luis Ravé en su obra sobre dicho templo para Codexsa.

Ahumada dice en Descripción Histórica de Marchena, que Fray Juan de Vega obispo de Filadelfia auxiliar del Señor Valdés, Arzobispo de Sevilla hizo a sus expensas las dos naves laterales, cedió asimismo la casa iglesia, y emparedamiento de San Gabriel de quien era patrono Hernán González de Vega  hermano de dicho señor auxiliar».

El convento de Agustinos de Sevilla era el panteón oficial de la familia Ponce de León desde los siglos XIII al XV. El propio Don Rodrigo reforma la zona del presbiterio de su templo para enterrarse en él y allí estaban su padre, abuelo y tíos. mientras que Beatriz Pacheco prefiere enterrarse en Santa Clara de Carmona donde su hermana era abadesa.

Todo el templo estaba lleno de las tumbas familiares y reliquias como una cabeza  de las once mil vírgenes traída de Colonia en 1532 por Bernardino y García Ponce de León, hermanos del Duque de Cádiz que lucharon con Carlos V en Alemania.

Continue Reading

Arte

Quién era Roque Balduque, posible autor de la imagen del Cristo de la Veracruz

Published

on

Catedral de San Juan en HertogenBosch, ciudad natal de Roque Balduque

Roque de Balduque (Hertogenbosch-Sevilla 1561) fue uno de los primeros grandes artistas europeos  en instalarse en el XVI en la rica Sevilla poco después del descubrimiento de América al igual que Pietro Torrigiano, Nicolás de Lyon, Jorge Fernández Alemán o Lorenzo Mercadante de Bretaña.  Es uno de los padres de la escuela sevillana de imaginería, que arraigó con Vázquez el Viejo. 

Ayuntamento de Hertogenbosch

En Marchena es autor del retablo del sagrario de San Juan, la Virgen de Gracia de San Agustín y se le atribuye el Cristo de la Veracruz y el altar de Jesús Cansado de San Juan. Además es maestro de Gerónimo Hernández, autor del Santo Entierro.

Altar del sepulcro de la Colegiata de Osuna, de Roque Balduque

Roque Balduque nace en Bois le Duc (francés) o Bolduque, (español) y muere en Sevilla en 1561. Junto a su padre Mateo de Bolduque, fundador de la dinastía, su madre Juana Muñoz, y hermanos Juan, Mateo, Andrés y Diego, establecen un taller en Medina de Rioseco.

Después de trabajar en Castilla y Extremadura, Roque se casa con Isabel de Balduque y llega a Sevilla en 1534, donde introduce los estilos italianos y flamencos que conoce de sus viajes por Europa. Trabajó en el Ayuntamiento y Catedral de Sevilla, y en Marchena tiene obras en San Juan, Veracruz y San Agustín. Sus discípulos trabajaron para San Andrés y Santa María de Marchena.

Entre los grandes altares en los que intervino está la ampliación del de la catedral de Sevilla, San Juan Bautista de Chiclana o Santa María La Mayor la Coronada de Medina Sidonia y en Sevilla los altares de San Román, San Lorenzo, San Gil, y San Juan de la Palma. También trabajó en la capilla del Sepulcro de la Colegiata de Osuna.

El Altar del Sagrario de San Juan, Marchena

Dos de los protagonistas de la ampliación del retablo metropolitano de Sevilla el entallador Bartolomé Ortega y el escultor Roque Balduque trabajan en el Sagrario de San Juan, Marchena, fechado entre 1558 y 1560. A Bartolomé Ortega se le debe la ampliación de los laterales del retablo y a Roque Balduque la Cena y las figuras de los padres de la iglesia. El dorado y estofado lo hizo Andrés Ramírez. Las esculturas de los Doctores, tanto o más que el relieve central de la Sagrada Cena,

Colaboración entre Roque Balduque y Andrés Ramírez en Marchena

Roque Balduque y el pintor y miniaturista Andrés Ramírez trabajaron juntos y se convirtieron en familia según Marchena Hidalgo, de la Universidad de Sevilla. En 1548 el primero fue padrino de bautismo del esclavo del segundo.

El 6 de octubre de 1557 Ramírez firma contrato para dorar y estofar el altar del Sagrario de la iglesia de San Juan de Marchena, tanto el cuerpo por 500 ducados de oro, siendo su fiador el pintor Juan de Zamora. Poco después trabaja en el altar mayor de la iglesia de Santa Ana de Triana.

 El nazareno Jesús con la cruz a cuestas ayudado del cirineo, grupo de mediados del siglo XVI que conserva la composición y el modelado característico de las obras producidas por Roque Balduque y su entorno, aunque muy repintado, según Ravé. El altar tiene una letenda que dice «Acabo este retablo año de 1697 en tiempo de Diego de Ribadeo devoto de Iesus».

Trabajó con el pintor Luis de Vargas en San Andrés de Marchena. 

En 1563 otorga escritura para pintar, dorar y estofar un retablo para la iglesia de San Andrés de Marchena por 450 ducados y cuatro años después, el 14 de diciembre de 1567, reconoce haber recibido de Antón Ramírez, mayordomo de la fábrica de la citada iglesia, los 25 ducados restantes del pago cuando ya Luis de Vargas, que había colaborado con él, había muerto.

Porqué el Cristo de Veracruz de Marchena se atribuye a Roque Balduque

El cristo de Veracruz de Marchena se atribuye a Roque Bladuque por sus semejanzas con otros cristos del mismo autor como el de Alcalá del Río. En el podemos ver la ténica del maestro, tallado sobre un tronco de cedro de una pieza que alcanza cabeza, tronco y extremidades inferiores y se ensamblan brazos, un mechon del cabello y el nudo colgante del sudario, siendo luego ahuecada a través de ventanas cuadradas ubicadas en la nuca, region dorsal de la espalda, cara posterior del sudario, muslos y brazos, dejando un grosor de pocos centímetros.

Un nuevo modelo de Virgen con niño

El nuevo modelo de Virgen creado por Roque Balduque en Sevilla podemos verlo en la Virgen de Omnium Sanctorum, la Virgen del Amparo de la Magdalena, la de San Vicente, la Virgen de Gracia de San Agustín de Marchena, antigua titular del convento, dulcificando de los aspectos dolorosos de los tipos medievales, según Ravé. Se repite luego en la Virgen de la Evangelización en la catedrla de Lima -primera imagen mariana de la ciudad y del país- y La Virgen de la Luz de la Catedral de La Laguna, Tenerife.  

Virgen de Gracia, Marchena, Roque Balduque

Entre sus discìpulos, Juan Giralte, también flamenco acabó su obra tras su muerte, Pedro de Heredia, Juan de Villalba, Francisco y Bernardino de Ortega o Andrés López del Castillo y Gerónimo Hernández.

Continue Reading

Historia

Si los GPS fallaran masivamente, tendríamos que volver a usar este mapa de 1917

Published

on

El Mapa Topográfico Nacional, a escala uno cincuenta mil, ‘Formado publicado por la Dirección General del Instituto Geográfico del Instituto Geográfico Nacional que es el mejor trabajo en su género realizado en España cumple ahora cien años.

En ese mapa bautizado por muchos como «el mapa del ejército»porque la red geodéisca de primer orden para este mapa fue realizada por oficiales de artillería, ingenieros miliutares y del estado mayor, y el resto por geógrafos e ingenieros.

Históricamente el trazado de los mapas, estaba hecho por razones militares, para localizar especialmente los principales caminos por los que se podían mover las tropas y los puntos geodésicos y estratégicos necesarios de controlar en caso de guerra. Como ejemplo el mapa de Marchena de 1826 encargado por el intendente del ejército Arjona y dibujado por el Alferez Manuel Espínola Quintana que señalaba las zonas a cubrir en caso de invasión como la de los franceses, poco antes.

Mapa 1918

En el mapa de Marchena, fechado en 1917, hoja 128 en la zona norte, estaba el trazado original del ferrocarril Marchena-Córdoba, hoy desmantelado, y algunos nombres de pagos y cortijos ya desaparecidos o en desuso como el Quemadero, nombre de los terrenos de la Estación de Renfe, cerca de donde un siglo antes estaba el Lazareto de Terneros, hoy Centro de Salud.

José María Rey Muñoz, Guardia Rural jubilado cuenta que éste era el mapa más usado hasta la llegada del GPS y otras tecnologías contemporáneas. Lo usaba el ejército cuando venían de maniobras a Marchena y todos aquellos que deseaban conocer al detalle los campos y tierras de Marchena.

De hecho, si los satélites fallaran y los GPS dejaran de funcionar nos veríamos obligados a usar este mapa de 1917.

Si esto sucediera, como ya no hay Guardias Rurales no tendríamos a quién preguntar si nos encontráramos en el campo, salvo a este mapa o a las personas mayores.

Mapa de 1826

En este mapa Jarda recibe su nombre antiguo, que indica claramene su origen Jesuíta, como el del camino de los Molinos de la Compañía y los Frailes, y cerca de él los molinos de los Frailes y de la Compañia. El camino de las Caleras, no era aún camino de Las Escaleras y el Camino del Oro no se había convertido en Camino del Loro por la deformación del lenguaje y la desaparición de las personas mayores que eran los que tenían estos conocimientos hoy, con ellos perdidos. El Cerro Periño era el cerro y pozo de La Torre.

Estacion de Tren de Marchena

Publicada en 1918, los trabajos del  Mapa Topográfico Nacional comenzaron hacia 1870 pero su ambicioso proyecto de 1111 hojas, 194 de ellas en Andalucia y dos en Marchena, que abarca toda España encontrando todo tipo de dificultades técnicas, económicas y políticas, lo que hizo que no se completara su publicación hasta los años sesenta.

El mapa es el más completo que se conoce hasta el momento en dicho periodo histórico y ha permitido estudiar los cambio sen el territoprio en el último siglo tal como pone de relieve el investigador Miguel Redondo Redondo, profesor de la ETS de Ingeniería de la Edificación de la Universidad de Sevilla que dedicó su doctorado a este tema.

Están representados con gran precisión los  términos municipales, la orografía y la altitud de los puntos relevantes, las zonas forestales y los diferentes cultivos agrícolas, los caminos y los ríos, además de los cascos urbanos de hace cien años incluso los nombres antiguos de las zonas rurales, pagos y cortijos.

Redondo, tras su análisis del documento insiste en su importancia histórica y cultural. El mapa permite comprobar las modificaciones sufridas en los ámbitos urbanos y rurales de todas las poblaciones que aparecen, en el medio natural y los sistemas y redes de comunicaciones. También permite investigar la permanencia, o no, de los nombres geográficos de elementos naturales, monumentos y construcciones singulares, como templos, jardines, arboledas urbanas o cortijos.

Para conocer más información sobre el trabajo realizado por el profesor Redondo se puede consultar su web personal. Para consultar los mapas de la obra completa se puede utilizar la web del Instituto Geográfico Nacional.

Continue Reading

Historia

Tras la senda de Magallanes: La odisea de viajar desde Marchena a Asia en 1583

Published

on

El 8 de septiembre de 1522 por la tarde, la Nao Victoria regresaba a Sevilla, remolcada desde Sanlúcar de Barrameda.  Había recorrido 46.270 millas (85.700 km) durante 1.084 días. En la Nao Victoria regresaron 21 hombres: 18 miembros de la expedición, entre los que se encontraban Juan Sebastián Elcano y Antonio Pigafetta; y 3 indígenas conocidos como Juan Cermeño, Francisco y Manuel.

En los barcos de la expedición de Magallanes iban bizcochos realizados en Sevilla con trigo de la campiña de Carmona, Marchena, Utrera que se procesaba en molinos como los de Alcalá de Guadaíra.

El viaje de Magallanes y Elcano trajo la apertura de una ruta comercial entre Asi y España, el descubrimiento del paso del Estrecho Magallanes, la correcta dimensión del Océano Pacífico, la demostración empírica de la redondez de la tierra, trajo a Europa productos como el coco y el plátano, y otros productos asiáticos, llevó a Asia productos españoles y americanos como la patata o el tomate y trajo a Andalucía el mantón de Manila, tan andaluz que en realidad es Chino.

MANTÓN MANILA 28 BORDADO A MANO

El mantón de Manila es en realidad de origen chino se hizo muy popular durante el siglo XVIII en España e Hispanoamérica como complemento del vestuario femenino. Una vez al mes el Galeón de Manila traía productos filipinos hasta Acapulco y de allí a los puertos de Sevilla y Cádiz. El comercio con Asia estuvo en manos españolas hasta que los ingleses toman Singapur y controlan el comercio. 

La colonización española duró más de tres siglos, desde 1565, cuando se conquistó el archipiélago filipino, hasta 1899, año en el que España cedió las islas de Micronesia al Imperio alemán, sus últimas posesiones en Asia y Oceanía después de haber perdido en 1898 las Filipinas en la guerra hispano-estadounidense.

El intercambio cultural y comercial de siglos entre Filipinas y España, metrópoli y colonia se mantuvo hasta el XIX cuando EEUU conquistó Filipinas donde hoy se habla inglés y se olvida el español y sus raíces hispanas. 

La paciencia tiene su recompensa

No hay casa filipina que no disfrute de un plato de adobo. Ya sea de cerdo, de pollo o incluso de pescado, se trata de una elaboración tradicional que hunde sus raíces en la historia gastronómica de la región. Un marinado de vinagre, laurel, pimienta, ajos, salsa de soja y algo de azúcar de caña, con distintas variantes. Pero tambien los filipinos  comen fritada , mechada, caldereta, menudo, empanada, adobo o longaniza.

El Adobo es uno de los sabores que cruzaron los océanos en tiempos de la primera vuelta al mundo, tal y como muestran los documentos de los archivos españoles evidenciando la primera globalización de los sabores entre España, América y Asia. 

MARCHENEROS EN FILIPINAS

Tras Magallanes fueron un grupo de pioneros, viajeros y aventureros evangelizadores, como el sacerdote Francisco Montilla y Ponce de León, uno de los primeros españoles en llegar a China y Asía y uno de los primeros franciscanos y religiosos en explorar la zona. Nació entre el lujo y las comodidades del Palacio Ducal marchenero pero siguiendo el dictado de su corazón se hizo fraile franciscano y viajó a China en 1583 donde fue apresado y torturado en varias ocasiones.

Francisco Montilla, del palacio de Marchena a las cárceles de China

Tras una vida de peripecias en Asia, abandona Manila en 1593 con los cargos de comisario de la zona de San Diego, México (hoy EEUU) comisario de la orden franciscana y vuelve a Europa participando en el capítulo general de la orden fransicana en Roma en 1594 donde se quedó hasta 1599.

Tras la expedición de Magallanes y la conquista de Filipinas numerosos españoles se aventuraron a viajar a Asía, principalmente fraile que se dirigen a evangelizar.

En el año 1700 fray Francisco Fontanilla, nacido en Marchena, Sevilla de padres humildes abandonó su brillante carrera para irse a China y Filipinas. Juan Marcelo de San Antonio, (Marchena, 1720)  viajó a Filipinas 1759, ocupando varios altos cargos eclesiásticos.

Francisco Fontanilla, el agustino pobre que se fue a China en 1700

Fray Antonio José Alvarez de Luna (Marchena, 1729) párroco de Arcos y en 1751 fue diácono de la ciudad de México y luego Guardian de Manila frente al asedio de las tropas inglesas en 1762,  Fray Miguel Pérez, (Marchena, 1745 ) administró en Filipinas los pueblos de Sulat y Catbalogan, y a la vez Comisario de la Tercera Orden de Sampaloc.

La imagen puede contener: cielo, océano, exterior y agua

La Nao Victoria permanecerá en el puerto de Ayamonte desde hoy hasta el 20 de septiembre de 2020 donde podrá ser visitada por el público de 10.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 21.00 horas. 

Cuando controlar las especias era el mejor negocio del mundo

La imagen puede contener: 1 persona, exterior

LOS NUMEROS DE LA EXPEDICION  MAGALLANES-ELCANO

El coste total fue de 8.334,325 maravedíes, sufragados en un 80,6% por la Corona y un 19,4% por capital privado representado por Cristóbal de Haro. Su beneficio neto fue de 346.216 maravedíes, con una rentabilidad total de un 4,15%. La Nao Victoria descargó en el Muelle de las Mulas entre 528 y 600 quintales de clavo, aunque algunos autores hablan de hasta 700. El clavo de la Nao se vendió en el mercado de Amberes en 1526.

Quinientos años de la familia Mesa, marcheneros pioneros en la conquista de México

La imagen puede contener: cielo y exterior

La Nao Victoria fue reparada en las Atarazanas de Sevilla y vendida en pública subasta el 16 de febrero de 1525 por 300.000 maravedíes. Hoy puedes visitar su réplica junto al Espacio Primera Vuelta al Mundo Fundación Nao Victoria.

La imagen puede contener: océano, cielo, exterior, naturaleza y agua

Es fácil imaginar cómo fue un día de enorme alegría y alboroto en la ciudad de Sevilla, donde poco antes ya habían llegado noticias de que la Nao Victoria remontaba el Guadalquivir maltrecha y tripulada por 18 famélicos marinos, que decían eran los únicos supervivientes de la “Armada del Maluco” y que habían llegado a Sanlúcar de Barrameda tras abarcar toda la redondez de la tierra.

La imagen puede contener: océano, cielo, agua y exterior

Continue Reading

Historia

Porqué el cultivo del olivar se extendió en el siglo XIX en los pueblos Andaluces

Published

on

Los cambios sociales y la parcelación de las tierras con la llegada de nuevos propietarios tras la desaparición del sistema señorial feudal favorecen el auge del olivar de los siglos XVIII y XIX. Hasta 1868 los propietarios privados no entran al negocio del olivar. La Desamortización saca a la venta las tierras de la iglesia.

30.000 fanegas de tierra de Marchena controlaban en el antiguo régimen el clero, el ducado y el Ayuntamiento hasta el XIX, según informa María Parias en el estudio de las haciendas del olivar de Marchena. En esta estructura económica el olivar ocupaba un papel secundario, siendo nuestro campo principalmente cerealista.

El olivar ocupaba el 3% de las tierras en el XVIII y un 22% en el siglo XX según Parias con unas 33 haciendas del olivar.  El Molino de Mariano Sanz es el único molino antiguo que actualmente se conserva en Marchena, aunque ya sin la enorme viga que se disponía bajo la torre. Mariano Sanz su actual propietario, nos informa de que fue su abuelo Mariano Sanz Pevidal-que se instala en Marchena procedente de La Rioja- el que lo compró, pero ya existía con anterioridad. Estuvo funcionando hasta los años 40 y tenía una capacidad de unos 3000 kilos.

 

Tiene una almazara integra, con dos tipos de prensa hidráulica, tinajas (de 10 a 15), correas y bombas de transmisión. Cuenta además con cuadras, pajares, corral para orear el trigo, hueco para alpechín, alfarge con piedra asimétrica. Tinaja para remojar y limpiar los capachos y un pozo.
Mariano Sanz recuerda que en los años 40 existían en Marchena los molinos de Cortés (Calle Santa Clara), Miguel Moreno (Vallisco), José Aguilar Barea (junto a los depósitos de agua en la carretera), Cesáreo García Rubio en la calle Duarte justo al lado del molino de Mariano Sanz.

Antonio El Granaíno tenía un molino en la calle Pernía.  Pepe Romero tenía otro molino frente a la Industria Aceitunera Marciense. Mercedes de Sal y Sanz tenía otro molino frente a la iglesia de Santa Isabel y otro en la finca La Cobatilla.  En el mapa de 1826 aparecen los Molinos de San Andrés y de Terneros, Molino de Guardaplata y Molino de Montiel.

 

Condena al Duque de Arcos  por fraude

En 1767 Francisco Sarmiento denuncia que el Conde de la Roca y el Duque de Arcos la reclamaban respectivamente cuatro y doce maravedíes por arroba en concepto de fiel medidor del aceite y vino, cuando solo uno podía cobrarlo. El juicio se celebró en la Audiencia de Sevilla que condenó al Duque de Arcos a una multa de cien ducados por cobrar de forma ilícita dichas rentas y cometiendo fraude a todos los vecinos de Marchena y el resto de sus municipios.

 

Se determinó que José Benjumea y Rios nombrado por el Conde de la Roca ya era el fiel medidor de Marchena lo que suponía que nadie más podía nombrar medidores ni pesadores. José Perea llegó a Marchena pretendiendo ser medidor nombrado por Diego de Arratia Administrador del Estado de Arcos con grave daño para los intereses del Conde de la Roca porque muchos vecinos se negaban a pagar «por la confusión que ocasiona este abuso».

 

Se demostró que Vicente de Vera y Aragón, Conde de la Roca y coronel de Badajoz había comprado en 1643 los derechos de fiel medidor de Marchena al Duque de Arcos que los vendió por “causa onerosa”. El Duque de Arcos se defendió diciendo que desde1541 poseía los derechos de correduría y se los reclamó al iniciador del pleito, Francisco Sarmiento, que se libró de pagar el impuesto del fiel medidor pero no el de correduría “deteniendo los despachos de la ventas hasta que les pagasen».
1767-12-23. OSUNA,C.175,D.95.

Evolución y número Molinos aceiteros (Marchena)

En 1808 había 19 molinos aceiteros, en 1837 aumenta hasta alcanzar los 20, en 1861 ya había 35, baka a finales de siglo y en 1875 quedaban 19, en 1901 vuelven a subir hasta los 23, de los que en 1930 quedaban 13 y hoy quedan 2. 

Continue Reading

NOTICIAS ANTIGUAS

enero 2021
L M X J V S D
« Dic    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!