Connect with us
Multigestion Publi

Sin categoría

El oratorio de la Inmaculada de Puerta Osuna y otras dieciséis capillas perdidas

Published

on

Rosalía Vinuesa Herrera ha localizado en el Arzobispado los datos de once capillas urbanas y cinco rurales, la mayoría desaaprecidas en Marchena.

La Plaza de San Andrés tenía cuatro templos y capillas, San andrés, Santa Isabel, la Inmaculada de Puerta Osuna y la capilla de San Gerónimo.

Juan Félix de Clarebot tenía en su cortijo de Jarda una capilla con altar dedicado a San Francisco de Asis que era usada por los trabajadores de la aceituna en tiempos de verdeo a dos leguas de Marchena según el visitador Gaspar de Fuentes el 21 de Octubre de 1701.

Tambien tenia una capilla la casa de Nicolas Diez de la Cortina presbitero, que la compró a Juan de Alfonseca, cuyos hermanos habían sido declarados recientemente por el Ayuntamiento como Hidalgos en 1755.

En 1675 tenia oratorio la casa de Juan de Ayllon e Ines de la Fuentes, que solicitan al obispado por enfermedad que le impedía ir a misa según el visitador Felipe Gutierrez.

El oratorio público de la Inmaculada Concepción estaba en la Puerta de Osuna y tenia licencia de Gaspar de Borja y Velasco en 1640 en tiempos del obispo Ignacio Espinola.

Juan Antonio Orbaneja Briones tenia un oratorio en su casa de la calle Estudio en 1714.

Antonio de Paz, vecino de la villa de Marchena y Patrono del Colegio del señor San Gregorio o San Herónimo de la misma villa en 1775 afirma que en dicho colegio hospital de incurables habia un altar dedicado al Descendimiento de la Cruz de Cristo.

En 1669 el Caballero de la Orden de Santiago Pedro Mateo de Pobes y Aguilea solicita para su casa aprobación para un oratorio.

En La Cobatilla habia una capilla en 1642 cuando era propiedad de Ldo. D. Gaspar Requena.

Martin de Trujillo Abarca Caballero de Alcántara y su mujer Paula Salmón solicitan licencia para su oratorio en su casa en 1679 ubicada en la Plaza Pública de la Villa de Marchena con un Altar lienzo de la Virgen de Atocha.

El cortijo de Luchena propiedad del convento de San Agustín Casa Grande de la ciudad de Sevilla tenía en 1773 una capilla con un portal descubierto, dos arcos y reja de hierro, donde los labradores oían misa sin necesidad de entrar. Tenía un altar con la Divina Pastora y una campana con la que se avisaba a los labradores.

Luis de Molina y Prado vecino de Marchena y descendiente de los coinquistadores de la ciudad de Baeza solicitó en 1650 licencia para abrir una capilla en La Matilla ubicada entre Marchena y Morón. Lo mismo hizo Diego de Maraver para La Matilla del Maestre tambien en Morón.

 

 

 

Continue Reading

Sin categoría

Galería: Paseo de caballos y quedada flamenca llenan el Viernes de Feria

Published

on

By

Viernes de Feria

Continue Reading

Historia

Salvago, Melchor, Espínola y otros apellidos genoveses en tiempos del Duque de Cádiz

Published

on

By

Con la toma de control del señor de Marchena de Cádiz entre 1467 y 1493 los genoveses vivieron un gran auge. El cabildo estuvo entonces controlado por 21 comerciantes genoveses y uno judío

SABER MAS Emilio Martín Gutiérrez. Nuevos datos sobre la población y los genoveses en la ciudad de Cádiz.

Salvago, Melchor, Bonifaz, Doria, Escanio, Espínola, Estucla, Uselo, Marciore, Machorro, Polo, Marrufo, Oberta, Picardi, Centurión. Los apelidos más destacados de Génova junto a la nobleza local sevillana como los Medina-Sidonia y Arcos, destacan en el comercio de aceite según THOMAS (2003), pp. 526, que hace una interesante descripción de los depósitos de aceite de Sevilla y provincia y su relación con las casas ducales.

En 1485 el arrendamiento de las rentas mayores de Cádiz estaba controlado por cinco genoveses (Jácomo Sopranis, Mateo Viña, Tomás Sauli, Juan Vivaldo y Francisco Adorno) por orden directa de Don Rodrigo y un judío Mosé Abén Semerro.  

Los genoveses consolidan un eje comercial desde Inglaterra, Francia, Italia, Africa del Norte, pasando por las costas italianas y propiciando un auge de los puertos andaluces y gaditanos como Rota, San Fernando y Chipiona.

A principios del XVI, los Ponce de León disponían de buques propios para dedicarse al comercio por el Mediterráneo, aliándose con los genoveses que ya trabajan para la Corona de Aragón.

En la obra Memorias históricas sobre la marina comercio y artes de la antigua ciudad de Barcelona, tomo IV cita que entre 1527 y 29 se registraron en Barcelona varios buques del Duque de Arcos procedentes de Cádiz. Las casas ducales más importantes de Sevilla como Los Ponce de León tenían bajeles propios para comerciar.

En 1527 fondearon en Barcelona el galeón Genis de Meraver del Duque de Arcos con base en Cádiz y el Galeón Martín Chaveta también del Duque con base en Palamós.

Los genoveses juegan en la economía andaluza del siglo XV una función dinamizadora moderna y precursora del capitalismo, según David Igual y Germán Navarro en “Los genoveses en España”. Fueron pioneros en la banca a través de letras de cambio y giros dentro de la red de letras de cambio genovesa.

Avalados por el papado los genoveses se instalan en Sevilla desde el Siglo XIII creando un consulado comercial autorizado y favorecido por los monarcas castellanos y también se acercaron al poder y fueron socios preferentes de los reyes granadinos. El primer banquero de Sevilla Gaspar Centurione era genovés.

Génova

Los Doria y Sopranis se especializaron en el comercio de aceite en el valle del Guadalquivir mientras que los Grimaldi se especializaron en el comercio de granos. Entre las mercancías tratadas por los genoveses figuran también el atún bajo aceite y sal, garbanzos, sal, vendidos a lo largo de todos los golfos del Mediterráneo hasta Génova.

Los mercaderes genoveses aparecen como intermediarios de la monarquía y nobleza en 1483 cuando el Rey Fernando pide por escrito al III conde de Arcos que ordene prender al capitán Domingo Gentil, genovés vecino de Cádiz y luego que lo envie a Sevilla, por un dinero que le debía al Rey.

Saldada la deuda los Reyes requieren de nuevo los serivcios del capitán Gentil en 1486 para que medie en la obtención de la primera canongía de la iglesia de Sevilla por Enrique de Guzmán, sobrino del III Conde de Arcos.

En 1524 ya hay genoveses al servicio del Duque de Arcos que aparecen citados en documentos ducales. Agustín de Pradola, mercader genovés, se encarga de cobrar unos fondos en relación a la condesa de Bailén, Blanca Sandoval como tutora de su hijo Manuel Ponce de León.

Una carta de la condesa de Bailén a Juan Fernández, alcalde de justicia de Marchena, “para que dé a Agustín de Pradola, mercader genovés, el dinero que libró a su favor el duque de Arcos. Granada, 1524”.

 
 
 

Continue Reading

Sin categoría

“La expulsión de los judíos de España provocó un empobrecimiento del capital humano en el país”

Published

on

By

Pepa Rull, presidenta de la asociación Be Sepharad-Legado Sefardí, dirige en Carmona el curso ‘Historia y cultura de los judíos de Sefarad’ y defiende que los judíos españoles siguen siendo “civilización hispánica”

Cuando los reyes Isabel y Fernando firman el Edicto de Granada en 1492, ordenando la expulsión de los judíos que no se convirtieran al catolicismo, España comenzó a sufrir un “indudable empobrecimiento empresarial y económico”, pero “más importante fue, si cabe, el empobrecimiento de índole científico, intelectual, de capital humano en definitiva” que se produjo en el país. En opinión de Pepa Rull, fundadora y presidenta de la Asociación Be Sepharad-Legado Sefardí, la repercusión económica que acarreó esta decisión política de los Reyes Católicos en los años posteriores es difícil de calcular en términos cuantitativos, teniendo en cuenta que el país perdió “a un pueblo experto y con habilidades innatas en muchos campos de la estructura administrativa y económica”. Una pérdida que, no obstante, se palió entre otros motivos por la permanencia de los judíos conversos o la llegada de banqueros italianos al calor de las riquezas que generó el descubrimiento de América.

En estos términos se ha expresado Rull, que dirige el curso ‘Historia y cultura de los judíos de Sefarad’, que hoy se ha inaugurado en el marco de la XVI edición de los cursos de verano de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona y que se prolongará hasta mañana jueves. Precisamente, la presidenta de la asociación Be Sepharad-Legado Sefardí ha pronunciado la conferencia ‘Los judíos de Sefarad: su lugar en la historia’.

Y es que, aunque el pueblo judío –que tuvo presencia ininterrumpida en Sefarad (la península ibérica) desde la época romana hasta 1492- era una minoría desde el punto de vista cuantitativo, “jugó un papel muy importante en diversos campos, como el de la economía o las finanzas, destacando durante siglos en diplomacia, relaciones internacionales, el desarrollo intelectual y del conocimiento o la ciencia, aportando a la historia de España no sólo artesanos, comerciantes y banqueros, sino también grandes libreros, literatos, mecenas de la cultura, médicos, astrónomos o cartógrafos”, ha explicado la directora del curso.

Todo este aporte económico, cultural y científico se frustró en 1492 cuando, esgrimiendo motivos religiosos, los Reyes Católicos expulsan a los judíos que no se abrazaran la fe católica, si bien, en opinión de Pepa Rull, se dieron otros motivos “de índole política, económica y social”, aunque el desencadenante directo fue “la presión ejercida sobre los reyes Isabel y Fernando por parte de la Inquisición y la canalización del odio del pueblo llano, con un personaje central que supo jugar hábilmente sus cartas: el inquisidor Torquemada”, concluye.

A partir de ahí, según la estimación de algunos historiadores, al menos la mitad de los 80.000 judíos residentes en España tomaron el camino a la diáspora tras negarse a renegar de su fe. Según explica la directora del curso, “inicialmente muchos pusieron rumbo a Portugal, el reino de Navarra y el norte de África, sobre todo a Marruecos, pero también a Italia, Países Bajos o Inglaterra”. Una parte importante de ellos fueron “a los territorios del entonces Imperio Otomano atendiendo al edicto de acogida del sultán Bayaceto II y creándose comunidades de sefardíes muy prósperas durante algunos siglos en ciudades como Salónica, Estambul o Esmirna”, ha añadido. Aunque no existen cifras suficientemente contrastadas que nos permitan conocer el número actual de descendientes de judíos sefardíes que hay en el mundo, Rull ha asegurado que “la Unión Sefardí Mundial habla de entre 30 y 40 millones, si bien muchos de ellos ya no son judíos hoy en día”.

Pero “han seguido y siguen siendo España, civilización hispánica”. Y desde el primer momento “conservaron el judeoespañol o sefardí como lengua propia, así como la gastronomía y las costumbres populares” que habían adquirido en su tierra, la añorada Sefarad.

Continue Reading

Sin categoría

Joaquín Campos presenta su poemario junto a Manuel Jiménez Castillo en Sala Akasha

Published

on

By

El miércoles 6 de junio a las 22:00 se presenta en la Sala Akasha de Marchena el último poemario del escritor malagueño Joaquín Campos presentado por el marchenero Manuel Jiménez Castillo profesor de Economía en la Universidad de Pereira, Colombia.

Además el mismo día actúa el grupo de fusión jazz, rock soul, Babel Experience en Sala Akasha a las 21 horas.

También se puede ver en sala Akasha hasta el 9 de junio la exposición de jóvenes creadores marcheneros Jesús Calderón Vilches, Teresa Pérez Fraile, Susana Burgos García, Luis Osuna Pérez, Juan Pablo Suárez Hidalgo, Inma Guisado Ocaña y Quique Sanz Zamora.

David Ruiz García arqueólogo municipal de Gilena y director de la colección museográfica de la localidad participa el 22 de junio a las 21 horas en un conferencia en Sala Akasha organizada con motivo del primer aniversario de Marchena Secreta.

Esta haciendo una gira por toda España, (Sevilla, Málaga, Barcelona, Madridi) y nuestra amistad ha facilitado que venga a Marchena, lo cual me hace mucha ilusión.

Joaquín Campos nació en 1974 en Málaga. Ha vivido sucesivamente en Madrid, Segovia, Barcelona, Murcia y Menorca y desde 2007 en Asia, primero en China y desde diciembre de 2012 en Camboya. Es autor de las novelas Faltan moscas para tanta mierda (2014) y Doble Ictus (2015); y del libro de poemas Cartas a Thompson (2015).

 

“Mi poesía soy yo. Pero nada de esto que van a leer habría sido posible sin los versos leídos y sentidos de José Luis Parra, Paul Morand, Ángel González, Bertolt Brecht y José Watanabe, entre otros muchos, que retumban en mi cabeza como si de un gong celestial se trataran” dice en la poresentación de su poemario.

Joaquín Campos, malagueño afincado en Africa y Manuel Jiménez Castillo, profesor marchenero afincado en Colombia, se conocieron en Camboya. Ambos son viajeros incansables y agitadores de mentes y conciencias por lo que el encuentro del miércoles promete no dejar indiferente a nadie.

“Campos ss cocinero, nunca tuvo estudios formales universitarios, ha vivido en China, New York, Camboya, Cabo Verde, trabajando como Chef de cocina en hoteles de 5 estrellas, mientras en sus ratos libres escribe poemas” explica Jiménez.

Además publicó en El Mundo varias crónicas de sucesos de españoles encarcelados en Camboya por asesinato y tiene un libro llamado “No hay moscas para tanta mierda”.

“Catres” que así se llama el poemario de Joaquín Campos, es el octavo libro que le publica la prestigiosa editorial Renacimiento. Ha sido invitado en programas de TVE como el dirigido por Dragó en “Todo está en los libros”.

 

Continue Reading
Advertisement

5000 PERSONAS AL DIA Y 80.000 AL MES

  • Email
  • Teléfono
    ANUNCIATE CON NOSOTROS 955845142-744486390
  • Dirección
    Compañia 8 A Bajo Izda, Marchena, Sevilla.

Categorías de los productos

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!