Connect with us
Multigestion Publi

Hermandades

El simbología del Triunfo de de la Santa Cruz, alegoría barroca de la vida y la muerte

Published

on

El paso alegórico del Triunfo de la Santa Cruz representa símbolos muy potentes: la cruz, el pecado y la muerte ahora vencida. “Mors mortem superavit” (Cristo desterró con su Muerte nuestra muerte). Muerte, Infierno, Juicio y Gloria. Las hermandades de La Soledad de Marchena y Sevilla conservan datos de una rica simbología confirmando documentalmente que existió contacto entre ellas.

La cruz era un instrumento de tortura hasta que el emperador Constantino tuvo el sueño donde vio la cruz con la frase «con este signo vencerás» y desde el 382 se convirtió en símbolo de triunfo al prohibir el resto de las religiones paganas y ya aparece en el arte bizantino enjoyada donde inicialmente la cruz era además la única imagen permitida.

26286937277_1f0b71c107_o

La iconografía de la cruz revive en la Edad Media en medio de guerras y pestes, pero entonces la muerte vencía. Luego los franciscanos hacen del culto a la cruz su centro y en el barroco sevillano la cruz vence a la muerte por vez primera.

El paso del triunfo de la Santa Cruz  acompañaba al Sermón del Descendimiento, celebrado anualmente por la Hermandad del Santo Entierro de Sevilla, a las tres de la tarde del Viernes Santo,  según el historiador de las cofradías de Sevilla José Bermejo.
Al mismo tiempo que el orador sagrado iba exponiendo a los fieles el Descendimiento de Cristo, los capellanes de la parroquia desclavaban de la cruz la imagen de un crucificado de brazos articulados y, tras convertirlo en yacente y amortajarlo, lo subían a unas andas. Entonces se iniciaba la estación de penitencia.

El cortejo procesional se elabora con aquellos elementos que “sobraban” de la “ceremonia del Descendimiento según Pedro-Manuel Fernández Muñoz en su estudio «La imagen de la muerte en la iconografía barroca».   Creándose en Sevilla un modelo iconográfico a partir de esta ceremonia de teatro paralitúrgico.

41159472771_71879b0314_o

En Marchena, el descendimiento se organizaba antes de la procesión desde los inicios de la Hermandad, tal y como mandan las primitivas reglas de 1567.  Interrumpida en 1604 por orden eclesiástica y reanudado en el XVIII según la historia de la hermandad de Vicente Henares. En 1568 Francisco de Yllescas Alcalde de la hermandad solicita a la hermandad de la Soledad de Sevilla informes de cómo había de hacerse dicho descendimiento.

Imagen relacionada

Soledad de San Lorenzo. Sevilla

Según el Abad Gordillo en los Humeros de Sevilla «un sacerdote predicaba el Misterio de la Cruz y el Descendimiento del cuerpo de Cristo mientras otros cuatro sacerdotes descendían la imagen de la Cruz, tras el Descendimiento se trasladaba la Imagen de Cristo al Sepulcro, formando parte de este cortejo la cruz de la que había sido desclavada la imagen, este es en origen el motivo por el que la Hermandad del Santo Entierro procesiona la Santa Cruz».

42371050711_b0e338df5f_o

Cruz de Mayo de Jesus Nazareno

Esta ceremonia se conserva en Sevilla y Marchena. En Sevilla el Viernes Santo y en Marchena el Sábado de Pasión, 13 de Abril aunque originalmente era el Viernes Santo.

El misterio sevillano de La Canina data de 1693 obra del escultor Antonio Cardoso de Quirós; con anterioridad a esta fecha su iconografía variaba cada año ya que se encargaba a un artista distinto. En 1676 lo hizo Juan de Valdés Leal, en el archivo histórico de la Hermandad existen facturas de pagos a este artista por la ejecución de los elementos que constituyen la alegoría. El cuadro de Valdés Leal In Ictu Oculi está fechado  entre 1670-72.

Resultado de imagen de LA CANINA

En pleno Barroco, se dan cambios en la representación del Triunfo de la Santa Cruz adquiriendo una nueva significación más compleja como el Libro de los Siete Sellos, Cordero del Apocalipsis, un Ángel, San Jorge, las palmas del triunfo, la Muerte coronada, el Mundo, etc… propios del lenguaje barroco.

El  25 de Marzo de 1.828 se firma el Acta de Restablecimiento de la Hermandad del Triunfo de la Santa Cruz de Marchena «abandonada y de un todo perdida» por lo que se une a la Cofradía de la Soledad.

En un documento que conserva la hermandad se dice que «Pablo Hidalgo de Rueda se dedicó a restablecerla congregándose con el número de cuarenta hombres para dicho fin». Juan Manuel Montiel hermano mayor de la Soledad y el resto de cargos se obligan a entregar la cera que necesitaran la hermandad de la Santa Cruz por dos años. Además tenían sus fondos separados de la Soledad.

 

 

Actualidad

Galería: San Isidro 2019

Published

on

By

 

 

Continue Reading

Actualidad

Galería: Salida Virgen de Fátima 2019

Published

on

By

Continue Reading

Actualidad

Galería: Cruces de Mayo 2019

Published

on

By

Continue Reading

Actualidad

José Gallardo: «Una hermandad del Rocío es un escaparate de su pueblo ante de todo el mundo y una prueba durísima»

Published

on

By

José Gallardo Velázquez rociero, responsable del Plan Romero de la Junta de Andalucía y jefe del departamento de Vías Pecuarias de la Delegación Provincial del ramo de la Junta de Andalucía expresó ayer en San Lorenzo que una hermandad del Rocío es un escaparate de su pueblo ante personas de todo el mundo.

Pero además es «una prueba durísima» afirmando que «el camino del Rocío es cien veces más complicado y más complicado que el Camino de Santiago porque no hay nada que te distraiga. El camino del Rocío es más intenso, tiene la luz, la plata, la copla, las flores, las amistades y la serena compaña de quien no conoces a tu vera», expresó.

El camino tiene que esta pensando para el que menos tiene, «para el que va andando» y dijo que la base de la romería son los que caminan todo el tiempo detrás de la carreta de Simpecado.

«Al Rocío lo mueve la Fé de una persona y eso se refleja haciendo las cosas con autenticidad» expresó. «Cuando las cosas se hacen de verdad con fe y corazón no hace falta explicar nada, cualquiera lo ve, eso llega y eso es el camino» y señaló que detrás de una carreta no deben faltar peregrinos que vayan acompañando la carreta, donde se crea ese «ambiente auténtico».

Otra cosa importante de las hermandades del Rocío, dijo es que vayan sembrando por donde pasen, tal y como indican las reglas, «con autenticidad, organización y fé y confianza en Dios.  El hombre propone y Dios dispone» señaló. «El camino es el camino y para empezar el camino hay que desprenderse de quien uno es, de tu posición en tu pueblo, y pensar en servir que es una faceta importante del camino del Rocío» expresó.   «El servicio es un ejercicio de la vocación de un cristiano y es fundamental ejercerlo. El rociero es el que da los buenos días, darle un cigarro al que no tiene quien lo escuche. El Rocío muchas veces es guardar silencio» señaló.

«El camino del Rocío empieza el día que se ha vuelto de la romería» explicó. «las hermandades del Rocío no se han consolidado hasta que un grupo de peregrinos no sale andando de su pueblo y llega andando al Rocío». Como ejemplo puso la hermandad de El Cuervo que iba con Lebrija y esta no tenía por costumbre llevar peregrinos andando. El Presidente comenzó a ir andando detrás del simpecado, andando desde su pueblo y esto impactó y arrastró más gente andando detrás.

«El sacrificio y el servicio son plantas que dan frutos extraordinarios. El Rocío también es luz. Para que el cirio tenga luz se tiene uno que quemar. Hay que quemarse porque los colectivos están formados por personas. Hay que quemarse porque si no te quemas luz no hay. Y esa luz es el Rocío. La luz de nuestro servicio y de nuestro sacrificio» explicó.  Esa luz es darle un vaso de agua a un peregrino sediento, expresó, o arrimar al peregrino al simpecado o acercarlo a la misa, o darle un romero del simpecado. «Eso es poner luz pero eso necesita que uno se queme. Y tiene uno que agotarse si no, no brilla»,dijo.

Entre las anécdotas personales describió momentos tras la carreta de Simpecado rezando el Rosario, en las horas en que por el calor menos gente hay. Recordó un momento en el que rezando el Rosario y tras cantar la salve improvisaba sevillanas que le brotaban del alma en ese momento.

«La señora que llevaba al lado me puso la mano encima y me dió un apretón y me dijo muchas gracias porque has rezado el Rosario con el corazón, y las sevillanas que has cantado han sido mis ojos viendo el Rocío. Al decir eso, me vuelvo y era ciega, venía haciendo el camino de Antequera. Yo me quedé consternado. Poco después un sacerdote me dijo anda palante que Dios está contigo. Todos los que hacemos el camino debíamos ser los ojos para otros, transmitiendo con claridad los momentos que se te han clavado en el alma y olvidar todo lo malo que pasa que de eso hay en todos lados» expresó.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!