Connect with us

Historia

La Jeringoza, un baile popular del siglo XVI extendido por toda España

Published

on

La Jeringoza es un baile popular y juego infantil que aún recuerdan las abuelas de Marchena, con origen en el siglo XVI registrado en toda España y parte de América.  De acuerdo con Sachs se trata de una danza de galanteos propia de los ritmos iniciáticos de fertilidad, cuya característica más curiosa es aquí el continuo cambio de pareja en cadena.

Jeringoza es la palabra usada en la provincia de Cádiz, Ecija y Marchena como un baile con el que se rematan las veladas mientras que en Sevilla se usa Gerigonza, y lo mismo en Granada. En Canarias y Portugal se llama El fraile cornudo nombre que pretende ridiculizar a los frailes que se aprovechaban de la caridad de la gente para aprovecharse del pueblo.  También se usa en México, Argentina y Venezuela.

Según Eduardo M. Torner, la primera versión del XVI pudo haber servido para «Sacar los demonios del cuerpo» por eso se refiere a la serpiente maldita (Tornet 1969. Num 195). Esta versión antigua se conserva en una composición de Mateo Flecha llamada Jubilate. Para otras fuentes se trata de una letra alusiva al triunfo de la Inmaculada sobre el pecado y sería una composición impulsada por los franciscanos.

Resultado de imagen de mateo flecha

Ensaladas de Mateo Flecha

Y dice «Oh, grosseros!. / ¿No veis que la Virgen santa  dixo xontra Lucifer: «Non fay el cavaller, non fay tal villanía que fillola me soy de Dios de Abrán,  señor de la jerarchía. ¡L’anima mía!»- El maldito replicó: «¡Nunca más paporreó! Assí, assí, ¡cuerpo de nos!. Aquí veré yo como bailaréis vos a la giringonça».  «¡Saltar y baylar con voces y grita!» ¡Y vos renegar, serpiente maldita! La Virgen bendita os hará baylar a la giringonça. Et ipsa conteret caput tuum, alleluia».

Resultado de imagen de ensaladas de mateo flecha

Mateo Flecha

Hoy algunas variantes de esta versión antigua está extendida y conservada por toda España pero hoy ya se canta como un mero entretenimiento despojado del sentido primitivo sagrado. Existen en Marchena personas mayores que aún la cantan y la recuerdan así, como Esperanza Romero La Regina que la canta así.

Resultado de imagen de chozas de rota

» Con su jeringoza, por lo bien que lo baila la moza, dejarla sola, solita bailando, a mi niña le gusta el fandango, que busque compaña, que busque compaña, porque sola parece una caña, que salga usté, señor Don Miguel, que la quiero ver bailar, saltar y brincar volar por el aire».

«Hace cincuenta años era un baile social de cortejo, o de ligue donde se formaba un coro o círculo de mujeres y de hombres y en medio del coro se ponía una botella y copas de aguardiente o coñac y una persona salia bailando La Jeringoza y ésta sacaba a otra y así». Este baile se hacía dentro de las casas en reuniones familiares y también en bodas y otros festejos en cualquier época del año. «Incluso en verano sacábamos las sillas y nos poníamos en la puerta a cantar y bailar la Jeringoza» explica Esperanza Romero.

Resultado de imagen de chozas de rota

Choza típica del campo de Marchena, Rota o Doñana. 

La versión sevillana recopilada por José Muñoz Sanromán tiene la particularidad la referencia religiosa y el hecho de que se cantaba por Navidad y añade «saltar y brincar y vos renegar, serpiente maldita, la virgen bendita, os hace danzar a la girigonza».

Jeringoza viene de jerigonza,  lenguaje difícil de comprender, usado por algunos grupos marginales que  Sebastián de Covarrubias dice en su Tesoro de la lengua castellana que viene de «gytonza lenguaje de gitanos». Dice Ramón León en su obra «Vida de Cervantes» que el escritor usa la palabra jeringoza en el Quijote como ·expresión gitana que quiere decir lo que es oscuro y difícil de entender». 

Espinal en el Escudero Marcos de Obregón (i, 16): «Hacía el gitano mil jerigonzas sobre el macho, de manera que tenía ya muchos golosos que le querían comprar.»

En la revista La Lectura de Enero de 1911 el filólogo, crítico literario, historiador de la literatura española, y lexicógrafo Julio Cejador se refiere al término jeringoza como sinónimo de engaño. «En este juego antiquísimo hay dos significados de jerigonza, el físico de menearse dando vueltas y bailando, y el moral, digamos, de engañar con halagos».

En el Lazarillo del Tormes dice: «En muy pocos días me mostró jerigonza.» en referencia al lenguaje que usaba el ciego para que las gentes no le entendiesen.  El lexicógrafo cordobés Rosal dejó escrito en su Diccionario la voluntad de jugar con las palabras al usar de jerigonzas «poniendo las sílabas trocadas, como si por hurta dijéramos tahúr» del mismo modo que los niños

En los Inadaptados, de Colombine, pág. 8o, se lee, «Mientras unos atraían la atención de los carabineros haciendo jerigoncias hacia el castillo, pa que pensaran que iban á echar un alijo, otros, por el lao del cerro, se llevaban las alhajas.»

De las dos acepciones dichas, la física de dar vueltas debió de ser la primitiva, y de la moral, de engañar por rodeos y vueltas la mas conocida hoy.  En el  Diccionario  de principios de siglo aludía a la capacidad de revolver palabras y confundir hablas para engañar, ó por no saberlas. «Dialecto o modo de hablar que usan los gitanos, ladrones y rufianes para no ser entendidos» decia el diccionario en 1910.

VIDEO: ¡Assí, assí, cuerpo de nos! (La Girigonça) – Mateo Flecha «El Viejo» – Fuenllana. (Ensalada «El Jubilate» – «Libro de música para vihuela, intitulado Orphénica Lyra» de Miguel de Fuenllana, Sevilla, 1554).

 

 

Historia

Juego de Tronos a la andaluza; la guerra de Banderas entre los Ponces de Marchena y los Guzmanes de Sanlúcar

Published

on

El 1471 el duque de Medina Sidonia armó un ejército naval para hacer frente a Rodrigo Ponce de León en plena Guerra Civil castellana por la sucesión de Enrique IV. La guerra duró cuatro años. 

 Esta Guerra Civil conoció batallas navales y terrestres desde 1471 a 1474 y fue especialmente cruel en las calles de Sevilla, Carmona y Utrera.

Marchena y los Ponce de León cayeron en el bando de Juana La Beltraneja, defendida por Juan Pacheco suegro de Rodrigo Ponce de León mientras que los Guzmanes con sede en Sanlúcar defendían a Isabel de Castilla futura reina Católica controlando la ciudad y Concejo de Sevilla.

Resultado de imagen de Juana La Beltraneja

En Julio de 1471 los Ponce de León tomaron Alcalá de Guadaira y Jerez de la Frontera clave para el control de la ruta comercial de Sevilla a Cádiz impidiendo el abastecimiento de la ciudad de Sevilla.

El Marqués de Cádiz, Rodrigo Ponce de León al tomar Jerez el 3 de agosto embargó las mercancías de los mercaderes que venían de Africa a abastecer Sevilla impidiendo además la llegada a Sevilla de pan procedente de Cádiz,  por esta causa el precio del trigo, pescado y otros productos de primera necesidad se encarecieron en Sevilla así que el Ayuntamiento de Sevilla y su defensor el Duque de Medina Sidonia tuvo claro que debía crear una flota mandada por los Guzmanes.

Más de dos millones de maravedíes sacó de impuestos la ciudad de Sevilla para pagar la Armada contra los Ponce además de dos galeras de las Atarazanas además de dos galeras reclutadas en Huelva, y pagar a tripulantes, armas y comida como legumbres, pan, trigo, bizcocho, etc.

 Rodrigo Ponce de León armó una almadraba en Cádiz en 1471, haciéndole competencia a las que tenía en Conil los Guzmanes.

Dice el cronista de los Duques de Arcos el cura de los palacios Andrés Bernáldez que  ambos bandos se enfrentaron en Tablada en 1471 «el de Medina Sidonia salió fuera de los muros de la ciudad con su gente iba una gran multitud de confesos (conversos) «que llamaban y querían al Duque (de Medina) en demasiada manera» mientras que con los Ponce iban tropas de Marchena y el resto de sus pueblos.

Abandonaron Sevilla pero la guerra siguió en Carmona donde los dos Alcázares estaban en manos de los dos bandos, uno de los de Marchena cuyo grito de guerra era «por León» y estaban mandado por Godoy y otro de los de Medina que gritaban «por Niebla», mandados por  Luis Méndez de Sotomayor participando en muchas escaramuzas que también alcanzaron Utrera.

En una de esas batallas en Carmona murió el famoso Luis de Pernía, leal a los Ponce, Alcaide de Osuna «de una espingardada» famoso por sus muchas victorias contra los moros la frontera y a cambio los Ponce mandados por el Alcaide de Arcos, Pedro de Vera tomó por sorpresa Medina Sidonia en venganza.

El 8 de marzo de 1473 los de Marchena vencieron en una batalla mandada por  Fernán Arias de Saavedra cuñado del Marqués de Cádiz, cerca de Alcalá de Guadaira donde murieron dos hermanos del Duque de Medina.

Santa Catalina

En Sevilla, los Guzmán gozaban de una posición muy superior. Para contrarrestarlo los Ponces ocuparon Cádiz en 1466 y Jerez. Los Guzmanes se acababan de hacer con Gibraltar y Huelva.

Los Ponce controlaban la zona de Santa Catalina, donde tenían su Palacio y convento -Los Terceros- mientras que sus rivales controlaban la iglesia y torre de San Marcos. Los seguidores de los Ponce atacaron la iglesia de San Marcos pero se les fue la mano y acabaron prendiéndole fuego por lo que la ciudad de Sevilla se volvió en su contra y Don Rodrigo y los suyos tuvieron que refugiarse en Alcalá de Guadaira que la tomaron y entregó la fortaleza y villa a Fernán Arias de Saavedra señor Del Viso y Castellar y veinticuatro de Sevilla casado con la hermana del Señor de Marchena.

Las casas de los Ponce en Sevilla y las de cientos de sus allegados fueron saqueadas por la multitud.

Arco de Belén y vista de la Iglesia Santa Mª La Coronada

Medina Sidonia

En la conquista de Gibraltar  las huestes del conde de Arcos y del duque de Medina Sidonia se desató la disputa entre el joven Rodrigo y el duque por entrar los primeros en la ciudad, y el intento de éste de apoderarse secretamente de la fortaleza.  En 1471 el Rey le concede del título de marqués de Cádiz a don Rodrigo.

La red de alianzas y parentescos de los Ponces incluían Morón, Osuna y Estepa. Las gentes de la frontera, con una preparación militar muy superior al resto, proporcionaron al bando de Rodrigo Ponce, muy inferior en hombres y en recursos al de su rival, una superioridad táctica indiscutible.

El marqués contaba también con el apoyo del alcaide Luis de Godoy, hombre de Pacheco, en Carmona, y con el control de los castillos serranos de Alanís y Constantina, además de núcleos de partidarios en Écija y otras localidades, así como con la alianza de Alonso de Aguilar en Córdoba.

 En 1472 los sevillanos trataron de romper el dogal con un contraataque victorioso sobre Luis de Godoy en Carmona y con la toma del castillo de Alanís en enero de 1473. Además, Enrique trató de desestabilizar al bando rival captando a Manuel Ponce de León, hermano del marqués, quien intentó, sin éxito, apoderarse de Marchena el 13 de enero de 1473.

Rodrigo en 1473 organizó un ataque marítimo y terrestre contra Sanlúcar de Barrameda, tomó Alcalá  del Río y destruyendo varias torres del entorno sevillano y en diciembre de 1473, Pedro de Vera, alcaide de Arcos, tomó por sorpresa Medina Sidonia, asestando un duro golpe al prestigio del Duque y tomó la torre de Lopera (Utrera) en marzo de 1474.

 Enrique de Guzmán hizo incursiones sobre Carmona, Alcalá del Río, Arcos y Utrera, y atacó Alcalá de Guadaira.  Tras años de luchas, y malas cosechas se firman las paces de Marchenilla el 20 de mayo de 1474. El resultado garantizaba la restitución general de bienes y el mantenimiento del statu quo político y militar, la devolución de Medina Sidonia al duque y de Castellar a Fernán Arias de Saavedra, pariente y aliado del Marqués, y otorgaba poder a éste para armar almadrabas en Cádiz.

La presencia de la Reina en Sevilla desde julio de 1477, seguida poco después por don Fernando, fue ocasión de una reconciliación completa, sellada por la famosa escena en el alcázar, a donde acudió el marqués solo, de noche y sin previo aviso para hincar la rodilla ante la Reina y diluir las sospechas que sobre su fidelidad extendían sus enemigos, tan poderosos en la ciudad. Poco después, los Reyes viajaron a Jerez, donde el marqués les hizo entrega del mando, como ya había hecho de las fortalezas de Alcalá de Guadaira y Constantina.

Continue Reading

Cultura

La imprenta llegó a Turquía y México desde Andalucía

Published

on

La imprenta llegó a Turquía llevada por los sefarditas desde Andalucía expulsados de España hace ahora 527 años, tal y como ha expresado el líder de la comunidad sefardita Turca Moris Levi. Además con ellos llegaron a Turquía costumbres andaluzas como comer tortas de manteca además de tradiciones y cultura andaluza,

Jacobo Cromberger impresor alemán llevó la imprenta de Nuremberg a Sevilla en 1477, instalándose en la calle Pajaritos. También desde Sevilla llegó la imprenta a México llevada por la familia Cromberger por encargo del Rey.

Desde 1500 Osuna tuvo imprentas, en relación con la Universidad y en 1600 aparece en Marchena y Ecija el impresor Luis Estupiñán.

CROMBERGER, PRIMEROS IMPRESORES

Su hijo Juan imprimía la mitad de los libros de la ciudad de 1529 a 1540. La hija de Juan, Catalina se casó con Luis Mexía Ponce de León, de Utrera.  Los Cromberger  unían los papeles de impresores, editores y libreros.

ESTUPIÑAN, PRIMER IMPRESOR EN MARCHENA

Luis Estupiñan, uno de los impresores más importantes en la Sevilla de su tiempo estuvo  relacionado con la casa del Duque de Arcos. Imprimió en Marchena un libro del médico del Duque Alonso Fajardo de León en 1627 y también en Marchena imprimió el  sermón predicado en las honras que la villa de Carmona hizo la muerte del rey Felipe III en 1621 escrito por Antonio de Miranda.

El Breve Compendio de la Carpintería de lo Blanco y Tratado de Alarifes Sevilla, de Diego López de Arenas nacido en Marchena también fue impreso por Luis Estupiñán en 1633 en la calle de Las Palmas de Sevilla.

Continue Reading

Historia

Nardo: una de las primeras plantas que hizo la travesía americana y acabó a los pies de la virgen

Published

on

El nardo es una de las primeras plantas que llegaron a Sevilla desde México y hay documentos de que en 1570 el médico portugués Simón de Tovar (Faro 1528 – Sevilla, 1596) gestionó la importación de tubérculos de nardos que sembró en un jardín botánico que tenía en el barrio de San Roque.

Los nardos son originarios de centroamérica de donde llegaron a Sevilla en torno a 1570 y donde hoy son populares por adornar los pasos de las vírgenes, especialmente las de agosto y septiembre como la Virgen de los Reyes o la Virgen de Regla ya que es entonces cuando florece.  En Andalucía se cultivan en Chipiona y Cabra.

Sevilla fue la primera ciudad europea en ver y probar nuevos cultivos y plantas como el tomate, maíz, cacao, chocolate, calabaza, piña, nardo, jengibre, tabaco, pimiento, girasol y la patata.

A ver, cultivar, comprar y vender aquellas plantas recién traídas de América venían médicos, farmacéuticos,  jardineros de toda Europa con los que Tovar mantenía contacto por correo y a través de los catálogos de plantas que publicaba.

Simón de Tovar, médico portugués de Faro, y precedente de la farmacología, de origen converso, según la Real Academia de Historia fue uno de los personajes más influyentes de la Sevilla del siglo XVI. Tovar escribió tres libros sobre medicina, astronomía y farmacia.

Propietario de una huerta y jardín botánico a las afueras de Sevilla, el más importantes del momento y de una de las colecciones de rarezas botánicas más interesantes de la época al calor del comercio con América, su huerta servía para que las plantas recién llegadas de América se aclimataran al suelo andaluz antes de ser trasladado al jardín botánico real de Madrid. 

Los botánicos más importantes de Europa mencionan a Tovar como uno de los primeros botánicos europeos y a su muerte Benito Arias Montano, también posible judeo converso se hizo cargo de su colección de plantas que finalmente acabó en manos del Rey  Felipe II.

Nacido en Faro Algarve, pasó a estudiar a Salamanca y Guadalupe, y en Andalucía vivió en Villamartín, donde se casó con su primera esposa, Isabel de Tovar, con quien tuvo tres hijas. Hacia 1557 se trasladó a Ayamonte (Huelva) y en 1570 se estableció extramuros de Sevilla.

Continue Reading

Historia

Ramírez de Cartagena una familia al servicio del Estado de Arcos

Published

on

10
HERNAN RAMIREZ DE CARTAGENA, SECRETARIO DEL DUQUE EN 1520

Ya en 1520 encontramos a Hernán Ramírez de Cartagena como secretario y contador mayor del Duque de Arcos en la firma de la cédula de fundación del Convento de Santo Domingo, una fundación auspiciada por el Vicario de los dominicos fray Domingo de Baltanás quien aconsejó al I Duque de Arcos Rodrigo Ponce de León, quien tenía necesidad de un heredero que no llegaba, hacer un voto a San Pedro Mártir. Si llegaba el hijo que esperaba prometió reconstruir el convento en un mejor sitio y mantener 20 religiosos.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

«Hizo el Señor Duque las oraciones al Santo Mártir y acudió al duque dándole un hijo: Luis Cristóbal Ponce de León segundo duque de Arcos».  El Duque firmó entonces una cédula refrendada por su secretario Hernán Ramírez de Cartagena a Primero de Mayo de 1520.

Además encontramos otro documento de Toma de Posesión de Hernán Ramírez de Cartagena, contador mayor del [II] duque de Arcos, del donadío de Consuegra o de la Matilla, en el término de la villa de Marchena (Sevilla), que Diego Ponce de León vendió al duque en 1535.

14

En 1680 encontrados a Pedro Ramírez de cartagena al servicio del Duque Don Francisco Ponce de León quien agasajó al embajador del Rey de Portugal Duarte Ribeiro de Macedo, que iba a Cádiz. Lo aloja entre el 19 de Junio de 1680 y el 18 de Mayo de 1681-05-18 y le ofrece numerosos y caros regalos y le paga lo que necesita en su barco hasta Saboya donde iba por orden del Rey para tratar sobre una boda real de la heredera portuguesa.

El 18 de Mayo de 1861 ordena en un escrito firmado en Marchena el pago de 13.621 reales en gastos  como comida, telas lujosas como tafetán de Francia para mandar a Madrid «en virtud de certificación que dio D. Pedro Ramírez de Cartagena, gobernador de la villa de Rota, del costo de un regalo que por mandato del Duque se dió a Duarte Rivero Masedo» quien venía desde la Corte hasta Cádiz para embarcarse rumbo a Saboya.

FUENTE: Testimonio del regalo que hizo el duque de Arcos a Duarte Ribeiro de Macedo, enviado de Portugal a la Corte de Cádiz para pasar a Saboya. 1680-06-19 , Rota (Cádiz)  –  1681-05-18 , Marchena (Sevilla). ES.45168.AHNOB/1//OSUNA,C.1633,D.96. 

En 1714 Fernando Mir Rey Ramirez de Cartagena era abohado de los Reales Consejos de la Villa de Marchena y juez de Residencia nombrado por el Duque Joaquin Ponce de León Láncaster, hijo de Manuel Ponce de León, VI duque de Arcos, y de María de Guadalupe Lancaster y Cárdenas, duquesa de Abeyro y Maqueda. Joaquín Ponce de León se casó en 1688 con Teresa Enríquez de Cabrera, viuda de Gaspar de Haro Sotomayor, duque de Olivares. Fue el verdadero impulsor del cambio urbanístico y arquitectónico de la villa de Marchena, capital de sus señoríos andaluces, y la haría despertar del letargo del siglo xvii, sobre todo a partir del cambio de dinastía.

Fuente; Juicio de residencia a cargo de Fernando Mir Rey Ramírez de Cartagena, por petición de [Joaquín Ponce de León Lancáster, VII] duque de Arcos, a Pedro Antonio del Cost Zabaleta, asistente, y Juan Álvarez Navarro, escribano, ambos del cabildo de Marchena (Sevilla).

 

Continue Reading

Actualidad

El secreto mejor guardado del convento de Santa Clara: el falso sobrino del clérigo Peraza

Published

on

Los Peraza fueron una familia de grandes  músicos clérigos a sueldo de la catedral sevillana en el siglo XVI, cuyo caso más llamativo es el de Jerónimo de Peraza que siendo clérigo tuvo varios hijos, uno de ellos con una de sus alumnas de música que acabó de monja en el convento de Santa Clara de Marchena.

El secreto mejor guardado durante siglos entre los muros del convento de Santa Clara de Marchena con la complicidad de la familia Ponce de León, salió a la luz en 1995 en el estudio de Juan Ruiz Jiménez  «La dinastía de los Peraza».

Jerónimo de Peraza padre nació en Sevilla en torno a 1550, clérigo presbítero y organista de la seo hispalense desde 1573 hasta 1617 y antes en la de Toledo, de donde procedía su padre.

Jerónimo de Peraza hijo, era efectivamente «hijo de clérigo presbítero y de mujer soltera» tal y como lo recoge el acta capitular de la Catedral de Palencia de 20 de diciembre de 1594. Aunque estaba claro quien era su padre, se le presentaba como sobrino del mismo. Y como tal recibió favores de su supuesto tío para conseguir empleos como organista en varias catedrales españolas como Toledo y Palencia y la sevillana parroquia del Sagrario.

En 1604, Jerónimo de Peraza hijo se presenta a unas oposiciones a músico en la capilla real de  Granada y se le obliga a pasar por un expediente de limpieza de sangre. Es aquí donde aparece la verdad.

El doctor Pedro Martínez de Espinosa, capellán de la Real Capilla de Granada viaja a Toledo para investigar donde descubre la nobleza e hidalguía de Juan Peraza, su abuelo, pariente próximo con Luis de Peraza, conde de la Gomera, y Pedro de Pineda, escribano mayor del Cabildo de la Catedral de Sevilla.

La investigación la sigue Francisco Arzeo capellán de la Capilla Real de Granada, quien por orden de D. Pedro de Castro y Quiñones, arzobispo de Granada viaja a Marchena en misión secreta. «Que la hiciese por mi persona, sin notario escribano, por ser negocio tocante a honrra de tercero». En Santa Clara de Marchena pregunta a Juana Ponce de León, hermana del duque de Arcos, y a doña Blasina de Mendoza.

«3 de mayo de 1604. Yo el dicho Doctor D. Francisco de Arzeo, juez desta dicha comisión, pregunté por D.a Blasina de Mendoza, monja professa en el dicho monasterio, la qual vino y pareció ante mi, a la que tomé y recibí juramento en forma, la que lo hizo bien y cumplidamente. Y siendo preguntada por mi el dicho juez, las preguntas siguientes, dijo y depuso lo siguiente:

Fue preguntada si conoció a Gerónimo de Peraza e hijo. «Dijo que conoce muy bien al dicho Gerónimo de Peraza, del qual hubo al dicho Gerónimo de Peraza. Estando esta declarante en casa de sus padres Luys Núñez de Mendoza y D.a Luysa de Esquibel y Martel, siendo doncella honesta y recogida, habrá veynte y siete años, poco más o menos, la dieron por maestro de tañer e cantar al dicho racionero.

El qual con muy gran secreto y recato, trató de amores y amistad con ella, de la qual hubieron por su hijo al dicho Gerónimo de Peraza, al qual esta declarante a visto algunas veces que la a venido a ver al monesterio, aunque a sido con tan gran secreto que jamás se ha entendido en su religión cosa ninguna, por haber siempre procurado tenerlo secreto por su honrra». Esta declaración fue ratificada por su hermana también monja en el convento de Santa Clara de Sevilla quien dijo que su hermana fue llevada a Marchena por Juana Ponce de Leon, hermana del duque de Arcos.

Su hermana dijo que el organista Jerónimo de Peraza padre  «entraba en su casa a enseñarla ya cabo de algunos días la dicha D.a Blasina, su hermana, pareció estar preñada  del dicho Gerónimo de Peraza. y andando el tiempo sin dar quenta a los dichos sus padres ni que lo entendiesen parió un hijo al qual se puso nombre Gerónimo de Peraza».

Los padres de Blasina de Mendoza, eran de Jerez, de la casa de los Nuñez fundadores de la Cartuja jerezana.El padre de ella Luis Núñez de Mendoza  sacristán mayor de la iglesia de la Magdalena en Sevilla.

Además tuvo un hermano del mismo padre: Juan de Peraza, hermano  que en 1570, era ministril de la Catedral de Salamanca  con 15.000 maravedís de salario.

Continue Reading

Historia

Cuando las monjas de Santa María fueron alojadas en la ermita de San Lorenzo

Published

on

Rodrígo Ponce de León, duque de Arcos, autorizó a las monjas Franciscanas Descalzas en el documento fundacional de septiembre de 1624 a ocupar temporalmente el edificio de San Lorenzo mientras no concluyesen las obras del convento de Santa María. 

 

El documento dice: «Yo digo que consta del Señor Arzobispo licencia para edificar y fundar un convento de monjas Franciscanas Descalzas para cuándo la casa estuviera dispuesta. Que ya lo  está junto a la ermita de San Lorenzo de Marchena con consentimiento de los cofrades de la Cofradía de San Lorenzo es para que el dicho convento la tenga por Iglesia sin perjuicio de su derecho para celebrar en ella sus fiestas y juntas y congregaciones».

«Suplico a Vuestra Excelencia me mande la licencia para que pueda pasar monjas que lo van a fundar» y pide al vicario que visite el edifico para dar su visto bueno. Juan Dionisio Portocarrero provisor y vicario general de Sevilla da Licencia «para que en la Iglesia que nuevamente se ha edificado junto a la ermita de San Lorenzo se pueden pasar las monjas del convento».  (19 de diciembre de 1623).

Resultado de imagen de San Lorenzo Marchena

El 28 de marzo de 1624 el licenciado Juan Félix Galán vicario de Marchena autoriza la instalación de las monjas en San Lorenzo y  juzga «que tiene la decencia y clausura necesaria».

Los Partonos y Fundadores, los Duques de común acuerdo con Pedro de la Piña, Ministro provincial de Andalucía de los Frailes Menores de San Francisco y monjas de Santa Clara acuerdan que sean los frailes guardianes de Santa Eulalia y de San Francisco de Marchena los responsables de confesar a las monjas y los elegidos para las entradas y confesiones ordinarias, sacramentos y necesidades de la comunidad por documento de 15 de marzo de 1626.

Continue Reading

NOTICIAS ANTIGUAS

agosto 2020
L M X J V S D
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

TURISMO

Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!