Connect with us
Multigestion Publi

Historia

La Jeringoza, un baile popular del siglo XVI extendido por toda España

Published

on

La Jeringoza es un baile popular y juego infantil que aún recuerdan las abuelas de Marchena, con origen en el siglo XVI registrado en toda España y parte de América.  De acuerdo con Sachs se trata de una danza de galanteos propia de los ritmos iniciáticos de fertilidad, cuya característica más curiosa es aquí el continuo cambio de pareja en cadena.

Jeringoza es la palabra usada en la provincia de Cádiz, Ecija y Marchena como un baile con el que se rematan las veladas mientras que en Sevilla se usa Gerigonza, y lo mismo en Granada. En Canarias y Portugal se llama El fraile cornudo nombre que pretende ridiculizar a los frailes que se aprovechaban de la caridad de la gente para aprovecharse del pueblo.  También se usa en México, Argentina y Venezuela.

Según Eduardo M. Torner, la primera versión del XVI pudo haber servido para «Sacar los demonios del cuerpo» por eso se refiere a la serpiente maldita (Tornet 1969. Num 195). Esta versión antigua se conserva en una composición de Mateo Flecha llamada Jubilate. Para otras fuentes se trata de una letra alusiva al triunfo de la Inmaculada sobre el pecado y sería una composición impulsada por los franciscanos.

Resultado de imagen de mateo flecha

Ensaladas de Mateo Flecha

Y dice «Oh, grosseros!. / ¿No veis que la Virgen santa  dixo xontra Lucifer: «Non fay el cavaller, non fay tal villanía que fillola me soy de Dios de Abrán,  señor de la jerarchía. ¡L’anima mía!»- El maldito replicó: «¡Nunca más paporreó! Assí, assí, ¡cuerpo de nos!. Aquí veré yo como bailaréis vos a la giringonça».  «¡Saltar y baylar con voces y grita!» ¡Y vos renegar, serpiente maldita! La Virgen bendita os hará baylar a la giringonça. Et ipsa conteret caput tuum, alleluia».

Resultado de imagen de ensaladas de mateo flecha

Mateo Flecha

Hoy algunas variantes de esta versión antigua está extendida y conservada por toda España pero hoy ya se canta como un mero entretenimiento despojado del sentido primitivo sagrado. Existen en Marchena personas mayores que aún la cantan y la recuerdan así, como Esperanza Romero La Regina que la canta así.

Resultado de imagen de chozas de rota

» Con su jeringoza, por lo bien que lo baila la moza, dejarla sola, solita bailando, a mi niña le gusta el fandango, que busque compaña, que busque compaña, porque sola parece una caña, que salga usté, señor Don Miguel, que la quiero ver bailar, saltar y brincar volar por el aire».

«Hace cincuenta años era un baile social de cortejo, o de ligue donde se formaba un coro o círculo de mujeres y de hombres y en medio del coro se ponía una botella y copas de aguardiente o coñac y una persona salia bailando La Jeringoza y ésta sacaba a otra y así». Este baile se hacía dentro de las casas en reuniones familiares y también en bodas y otros festejos en cualquier época del año. «Incluso en verano sacábamos las sillas y nos poníamos en la puerta a cantar y bailar la Jeringoza» explica Esperanza Romero.

Resultado de imagen de chozas de rota

Choza típica del campo de Marchena, Rota o Doñana. 

La versión sevillana recopilada por José Muñoz Sanromán tiene la particularidad la referencia religiosa y el hecho de que se cantaba por Navidad y añade «saltar y brincar y vos renegar, serpiente maldita, la virgen bendita, os hace danzar a la girigonza».

Jeringoza viene de jerigonza,  lenguaje difícil de comprender, usado por algunos grupos marginales que  Sebastián de Covarrubias dice en su Tesoro de la lengua castellana que viene de «gytonza lenguaje de gitanos». Dice Ramón León en su obra «Vida de Cervantes» que el escritor usa la palabra jeringoza en el Quijote como ·expresión gitana que quiere decir lo que es oscuro y difícil de entender». 

Espinal en el Escudero Marcos de Obregón (i, 16): «Hacía el gitano mil jerigonzas sobre el macho, de manera que tenía ya muchos golosos que le querían comprar.»

En la revista La Lectura de Enero de 1911 el filólogo, crítico literario, historiador de la literatura española, y lexicógrafo Julio Cejador se refiere al término jeringoza como sinónimo de engaño. «En este juego antiquísimo hay dos significados de jerigonza, el físico de menearse dando vueltas y bailando, y el moral, digamos, de engañar con halagos».

En el Lazarillo del Tormes dice: «En muy pocos días me mostró jerigonza.» en referencia al lenguaje que usaba el ciego para que las gentes no le entendiesen.  El lexicógrafo cordobés Rosal dejó escrito en su Diccionario la voluntad de jugar con las palabras al usar de jerigonzas «poniendo las sílabas trocadas, como si por hurta dijéramos tahúr» del mismo modo que los niños

En los Inadaptados, de Colombine, pág. 8o, se lee, «Mientras unos atraían la atención de los carabineros haciendo jerigoncias hacia el castillo, pa que pensaran que iban á echar un alijo, otros, por el lao del cerro, se llevaban las alhajas.»

De las dos acepciones dichas, la física de dar vueltas debió de ser la primitiva, y de la moral, de engañar por rodeos y vueltas la mas conocida hoy.  En el  Diccionario  de principios de siglo aludía a la capacidad de revolver palabras y confundir hablas para engañar, ó por no saberlas. «Dialecto o modo de hablar que usan los gitanos, ladrones y rufianes para no ser entendidos» decia el diccionario en 1910.

VIDEO: ¡Assí, assí, cuerpo de nos! (La Girigonça) – Mateo Flecha «El Viejo» – Fuenllana. (Ensalada «El Jubilate» – «Libro de música para vihuela, intitulado Orphénica Lyra» de Miguel de Fuenllana, Sevilla, 1554).

 

 

Historia

Joris Hoeffnagel, un viajero holandés en la Marchena del siglo XVI

Published

on

By

En 1561 entró por las puerta de la muralla de  Marchena Joris o George Hoefnaguel, (1542-1600) un joven de apenas 20 años, viajero incansable dibujante y pintor, hijo de un rico comerciante
de diamantes de Amberes.

Resultado de imagen de marchena hoefnagel

Venía a dibujar los perfiles de las  principales ciudades andaluzas entre ellas Marchena para una de  las primeras y más importantes guías de viajeros del siglo XVI, (Civitatis Orbis Terrarum: Las ciudades del mundo) publicado por George Braun canónigo de la catedral de Colonia con seis vo-
lumenes.
Venía acompañado de su amigo Nicolás Malepaert y estuvo en  nuestro país cuatro años y dos años viviendo en Andalucía donde hizo 34 vistas ciudades, dejando para el resto de España  solo 10.

Como el mismo dejó escrito, dibujaba las ciudades in situ, es  decir, en el mismo lugar. En el dibujo que hizo de Marchena podemos ver una ciudad en plena construcción, como se aprecia en las torres de las principales iglesias, colocando como elemento representativo en primer plano unos gitanos que es una de las referencias más antiguas que se tiene de los gitanos en España.

Dibujó y pintó ciudades y mapas de Gran Gretaña, Francia y España, y fue nombrado artista de la corte del Duque de Baviera en 1577.

Resultado de imagen de joris hoefnagel

EL MOLINO DE VIENTO HOLANDÉS

En Marchena había un molino de viento en el barrio de San Miguel tal y como lo aprueba la documentación encontrada dice textualmente esta documentación Maese Pedro Jaus el flamenco
vecino de la villa de Sanlúcar de Barrameda por carta del Duque mi señor fecha 17 días de diciembre de 1549 años 400 ducados  se pagaron que montan 150000 maravedis de Su Señoría le mando dar prestados para que vaya a Flandes y traiga su coste y  misión un molino de viento de madera para moler el trigo el cual ha de dar puesto en Sanlúcar en fin de septiembre de 1550 y 20  días después desde dicha villa traer a costa del Consejo de esta villa de Marchena.

Resultado de imagen de marchena hoefnagel

Continue Reading

Historia

Así eran los primeros turistas que vinieron a Sevilla y Marchena hace cien años

Published

on

By

La llegada del tren a Marchena en 1860 -y la línea Sevilla-Córdoba en 1840- abrió una puerta a turistas y viajeros. Viajar se vuelve más cómodo y seguro mientras las fotos y las guías de viajes comienzan a difundir una imagen de la España artística.

Hasta entonces España se consideraba un país peligroso y atrasado. En 1851 nace la primera agencia de viajes en Londres, la Thomas Cook y España se presenta en la Exposición Universal Londres 1851 con una reproducción de la Alhambra. Nacía entonces el primer turismo masivo.

Entonces Marchena contaba con dos grandes puntos de atracción turísticos ya perdidos como el Palacio Ducal y la Casa de Baños de la Plaza Vieja, que despertaban la curiosidad del viajero.

El servicio de diligencia se inauguró en 1816. Los billetes para la galera de Marchena se vendían en la posada del príncipe en Sevilla según el Diccionario Geográfico de España de Pascual Madoz, de 1849.

El jueves, 12 de diciembre de 1894 el periodista inglés de veinticinco años, Edwin R. Louden y su amigo Herbert Field abandonaron Paris rumbo a Sevilla y Gibraltar para dar la vuelta al mundo sin dinero en sus bolsillos, ganándose la vida con sus crónicas periodísticas y de viajes y siempre viajaba con su Kodad a cuestas.

Dos viajeros alemanes dieron la vuelta al mundo a pie pasando por Marchena, Arahal, Alcalá y Sevilla en 1896 recogiendo sus impresiones y fotografías de los lugares más importantes en un libro.

Según El Correo Español el 23 de Mayo de 1896 llegaron a Sevilla Guillermo Danneil y Arturo Fhielheim periodistas alemanes que dieron la vuelta al mundo a pie para ganar una apuesta de 50.000 francos.

También hubo viajeros ilustres como María de las Nieves Braganza y Borbón princesa de Portugal viaja por Andalucía visitando Marchena en tren en 1923. Antes, entre 1889 y 94 había viajado por España de incógnito entregada a la causa carlista por lazos familiares.

Resultado de imagen de somerset maugham

El célebre escritor americano Somerset Maugham quiso conocer algo sobre la Andalucía real, algo «que haya verdaderamente conservado su antiguo carácter» y decidió recorrer la provincia de Sevilla «donde no haya llegado aún el tren y donde los caballos y las mulas y los mulos son el único medio de transporte».

Después de mucho estudiar los mapas locales y hablar con tratantes de ganado optó por una ruta desde Sevilla a Écija y vuelta a Sevilla por Marchena y Mairena.

El fotógrafo cordobés Rafael Garzón fotografió este auge del primer turismo en Andalucía a finales del XIX. El conde de Lipa fue el primer maestro de los fotógrafos locales andaluces y pasó por Marchena en 1861. 

Hoefnagel, el primer viajero por placer de la historia

En 1561 entró por las puerta de la muralla de  Marchena Joris o George Hoefnaguel, (1542-1600) un joven de apenas 20 años, viajero incansable dibujante y pintor, hijo de un rico comerciante de diamantes de Amberes.

Venía a hacer dibujos de ciudades entre ellas Marchena para la primera guías de viajeros del siglo XVI, (Civitatis Orbis Terrarum: Las ciudades del mundo) publicado por George Braun canónigo de la catedral de Colonia con seis volúmenes.

Los dibujos eran fidedignos, es decir, que su valor era mostrar lo que el viajero veía. En Marchena vio una ciudad con torres en construcción, un molino de viento holandés y unos gitanos herreros trabajando en primer término que es una de las referencias ilustradas más antiguas que se tiene de los gitanos en España.

El molino de viento estaba en el barrio de San Miguel y fue traído por Pedro Jaus, flamenco vecino de la villa de Sanlúcar de Barrameda por encargo del Duque en 1549 que le pagó 150.000 maravedíes por traerlo en barco desde Holanda a Sanlúcar e instalarlo en Marchena en 1550 para moler trigo.

Continue Reading

Hermandades

Cuando los jesuítas defendieron el patronazgo de San Sebastián

Published

on

By

Desde el 20 de enero de 1240 San Sebastián fue patrón de Marchena  y día de fiesta para conmemorar la toma de la villa por los reyes cristianos.

LOS JESUITAS DEFENDIERON EL PATRONAZGO DE SAN SEBASTIAN

Pero en 1642 una bula de Urbano VIII, sobre revisión y confirmación de los patronos de cada pueblo, fue la excusa perfecta para que las distintas órdenes religiosas locales, que eran muchas, poderosas y siempre en pugna, intentasen colocar a sus fundadores como patronos.

Agustinos, Dominicos y Franciscanos aspiraban a ver nombrados sus fundadores como patronos, ya que oficialmente eran co patronos San Francisco, San Agustín y Santo Domingo y por una tradición local también San Miguel.

Sólo los Jesuítas defendieron el patronazgo de San Sebastián según la historia del convento de los Jesuitas de Marchena publicado por Julían Lozano Navarro.

Un fraile jesuita marchenero recurrió a la memoria de los frailes más ancianos, buscó documentos y redactó un informe.  «Con este papeles se persuadió con fundamento el clero y Cabildo municipal de que San Sebastián era su patrón principal gracias a la influencia de la señora duquesa de Arcos que con su excelencia el duque estaba en su virreinato de Valencia» recoge dicho documento.

El vicario y el clero local enviaron petición en este sentido al Arzobispo de Sevilla Gaspar de Borja bisnieto de Francisco Francisco de Borja co fundador del colegio jesuíta de Marchena y al propio Ayuntamiento siendo aprobado.  El arzobispo declaró el primero de enero de ese año que el santo mártir de San Sebastián era patron de Marchena y que era día de fiesta celebrado como fiesta de primera clase con octava y así se ejecutó ese año y hubo además un  jubileo en el templo Jesuita, hoy Santa Isabel.

Dicen los Jesuítas en su crónica, que para agradecer los favores; el Santo ese año, el 20 de enero hizo que lloviera mucho, siendo año de sequía.

Además un informe de la Inquisición donde se determinaba que los Jesuítas no eran sospechosos ni culpables tal y como les había acusado por el Doctor Espino, llegó a Marchena y se leyó en San Sebastián el día de la salida del patrón «como premio por haber apoyado su patronazgo en Marchena volviendo por su honor y librando la de la infamia y descrédito que padecía» según los Jesuítas.

Un fraile y doctor llamado Juan del Espino había publicado en septiembre de 1643 en Málaga y Granada que los Jesuítas eran unos herejes. El Arzobispo de Granada e Inquisidor hizo prender al doctor Espino, pero los papeles siguieron circulando por muchos lugares de Andalucía «con grande injuria de la Compañía de Jesús».

En Marchena se leyó públicamente un desmentido de dichos escritos en la iglesia de San Sebastián el domingo 24 de enero frente a los cabildos eclesiástico y civil y todo el pueblo congregado allí para la fiesta de San Sebastián, que se celebró este día por haber llovido el 20.

«Queriendo el santo volvernos el crédito como nosotros se lo habíamos devuelto a él y este mismo año se leyó otro edicto de la Inquisición condenado a dichos papeles del doctor Espino».  El 10 de junio se leyó otro escrito en San Juan contra otro papel infamatorio para la compañía de Jesús.

Continue Reading

Especial Dia de Andalucia

El 28 de Febrero se celebran 547 años de la toma de Alhama por Rodrigo Ponce de León

Published

on

By

El día 28 de febrero se celebrará el 547 aniversario de la toma de Alhama por las tropas castellanas como reacción al ataque y conquista de Zahara por los granadinos, hito que dio comienzo a la que se denomina Guerra de Granada (1482-1492).

Muchas ciudades andaluzas fueron llamadas a participar en el conflicto aportando medios económicos y humanos, pero los marcheneros tuvieron un papel protagonista en este hecho gracias a la astucia de Rodrigo Ponce de León y su escalador Juan Ortega del Prado.

La conquista de Alhama de 1482 fue posible gracias al capitán de escaladores Juan Ortega de Prado, vecino de Marchena que fue enviado en secreto por Rodrigo Ponce de León para escalar y espiar en secreto la ciudad de Alhama para conocer sus puntos vulnerables.

 Juan Ortega de Prado, era natural de Madrid según José Luis de Mena y, según otros de Villabonillos en León.

 Tras la sorpresa y toma de Zahara en diciembre de 1481, el rey de Granada pasó a cuchillo a un gran número de sus habitantes y al resto los llevó a las mazmorras de la Alhambra, lo que supuso el inicio de la última etapa de la guerra de Granada.

 Juan Ortega de Prado informó al duque de Cádiz y al asistente de Sevilla, de que la fortaleza de Alhama, según el cronista Valera,  no tomaban la debida preocupación de vigilancia y defensa, “…por estar tan metidos en el reino e la cibdad ser tan fuerte, puesta en una muy alta peña e çercada de toda parte de un río, sin tener más de una subida para la fortaleza, por una cuesta muy alta e agria”, ratificando Palencia que “…su situación y sus fortificaciones les hacían descuidar la vigilancia a sus moradores, confiados»”.

Ortega del Prado salió de Marchena disfrazado de mercader de diamantes y así pudo entrar en Alhama, para inspeccionar sus muros y el sitio más vulnerable de aquellas fortificacionss. Da vuelta a Marchena e informado el Duque organizó un pequeño ejército de trescientos escuderos que salieron de Marchena para ir a la toma de Alhama.

El cronista Hernán Pérez del Pulgar, quien conoció, trató y compartió hazañas con Ortega de Prado, escribió sobre los mismos, en una carta que envía a Pedro Navarro desde el Salar, quizás inspirándose en Juan Ortega, que “Conosçen a qué tienpo y en qué lugar se ha de poner la guarda, dó conviene el escucha, a dónde es neçesario el atalaya».

Como dice Juan de Mata Carriazo, los expertos en frontera tenían gran experiencia y conocimiento y el marqués de Cádiz, les daba un trato especial, manteniéndolos en sus propios palacios.

Sería el mismo Ortega de Prado quien señaló el itinerario más adecuado para que las tropas llegasen hasta Alhama, y en especial cuando, ya en el mismo reino granadino, avanzaron varias noches, situándose al amanecer del día 28 de febrero de 1482 a una media legua de Alhama, en el llano de Dona.

Ya en Dona, se mandó que “apeasen hasta doscientos escuderos (también dan los cronistas la cifra de trescientos), y que fuesen uno en pos de otro, a distancia de dos lanzas de armas, llevando delante al escalador y los adalides que llevaban los trozos de las escalas”.

Llegados a los muros de la fortaleza de Alhama, Ortega de Prado subió el primero, y tras él quince personas (se afirma también que fueron hasta treinta) entre los que se encontraba Martín Galindo, alcaide de Marchena.

Entraron en la barbacana y, puestas las escalas, subieron al muro principal del castillo, donde sólo encontraron a un soldado que mataron así como a otro que estaba dormido, recorrieron toda la fortaleza.

Abrieron la puerta de la fortaleza que salía al campo, y por ella entró cuanta tropa castellana pudo caber en el castillo, tomándose así la fortaleza e iniciándose la lucha por la ciudad. Tras la conquista, permaneció en Alhama, al menos, hasta el primer socorro a la misma por el duque de Medina Sidonia, en 1482.

El capitán de escaladores del Señor de Marchena volvió a repetir la hazaña en la recuperación de la fortaleza de Zahara, llevando a cabo prácticamente similar estrategia que en Alhama, en octubre de 1483.

Según algunos autores murió en el intento fallido de la conquista de Mijas donde tras ser descubierto mataron a los escaladores incluyendo Ortega del Prado.

-SABER MAS: “Juan Ortega de Prado, el heroico capitán de escaladores”, Andrés García Maldonado, Publicación Anual del Patronato de Estudios Alhameños, febrero de 2012.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!