Connect with us
Multigestion Publi

Cultura

Cuando los alfareros estaban instalados en la calle de los Cantareros para evitar molestias

Published

on

Los alfareros y ceramistas marcheneros estaban instalados tradicionalmente en la calle Cantareros. Así se recoge en un documento del Asistente de Marchena en 1719. 

En 1719 los alfareros de Marchena estaban instalados en varias calles céntricas, causando molestias a los vecinos por los humos que desprendían sus hornos, por lo que el Asistente de la Villa, un cargo del Ayuntamiento se propone sacarlos del centro y reubicarlos en las afueras, tal y como estuvieron en el siglo XV.

El 12 de agosto de 1719 el asistente de la villa afirma en un documento que poco a poco los alfareros se habían ido trasladando al centro del pueblo y ponían «sus casas y hornos para cocer en distintas calles públicas muy dentro del centro de este pueblo de lo que se sigue grave daño a la salud pública».

Resultado de imagen de horno de alfarero

Señala que hay quejas de templos y del hospital causando perjuicio «a los pobres enfermos del hospital» que entonces estaban en la Caridad y en La Milagrosa exponen Francisco Javier Gutiérrez Núñez y Juan B. Carpio Elias en su trabajo «Vida y poder municipal de Marchena en el reinado de Felipe V. (1700-1720).

También indica como posible remedio trasladar los hornos a las afueras del pueblo o concentrarlos todos en una calle tal y como sucedía antiguamente. «Antiguamente se mantenían todos juntos en una calle que llamaban de los Cantareros».

Imagen relacionada

Se acordó notificar a todos los alfareros que antes del día de San Juan de 1720 deberían ir  buscando sitios y hornos donde labrar y cocer las obras de sus fábricas «fuera del casco de esta villa en los arrabales de ella y que no lo abran nuevos hornos en las casas que estuviera en el centro» pues sería multado con 50 ducados aplicados a gastos de Obras Públicas. Sin embargo ante las quejas de los alfareros ante el Duque este acuerdo quedó sin efecto.

Resultado de imagen de alfareros de marchena

En el S. XIX había en Marchena cuatro alfarerias (Madoz). En los rellenos de alfarería de las bóvedas de la iglesia de San Juan (nave lateral) se encontraron 17 formas distintas de vasijas que datan de 1556. Incluían cántaros, cantimploras, lebrillos, fuentes, morteros, queseras. En las naves del ábside (1490) había grandes tinajas, tinas y lebrillos.

Resultado de imagen de horno de alfarero

En los 80 aun vivía Francisco Perea Lozano, hijo del último alfarero que ejerció en la localidad.  A principios del S. XX habia muchos alfares pero solo dos familias hacían cacharros de barro y una ladrillería, la de Juan Matas. La familia de Manuel Vicente, conocidos como los Perea, familia de tradición alfarera de siglos atrás, con un taller en la carretera de El Palomar. 

Resultado de imagen de horno de alfarero

Los oficios artesanos alfareros fueron recuperados hace algunos años por la Escuela de las Artes, donde aprendió Jesús Perea, nieto del último alfarero y un taller, San Cristóbal, de Juan Rafael Lora, se dedica a la azulejería comercial. Entre los restos de cerámica más antiguos está el Vaso de los Toros Montemolín, S. VI AC hoy en Museo el Arqueologico de Sevilla.

El estudio de las cubiertas de la iglesia de San Juan, recubiertas de cacharros de barro para aligerar peso, es la que mas datos ha arrojado sobre la alfarería en los últimos 500 años.

marcas de alfareros1

Existen más de 20 formas propias de vasijas locales, como cantimploras, lebrillos, morteros, queseras. En las bóvedas de nervaduras del presbiterio y altares laterales, de 1490 se han hallado grandes piezas, cuyo tamaño iba variando en función de la altura, desde tinajas, lebrillos, gonzalos, etc según el libro barros populares de Sevilla y provincia de Domingo Ramos y Gabriel Calvo.

Resultado de imagen de horno de alfarero

Grandes sagas familiares en Marchena fueron alfareros, aunque Francisco Perea Lozano, es citado en esta obra como el último descendiente de los alfareros de Marchena, que se perdieron en torno a los años 50. El último taller en activo fue el de Francisco Perea Carrero, el apellido Perea, estuvo ligado en Marchena a esta tradición artesana. También la familia de José Vaquero, procede de aquel arte. Nombres del callejero como Cantareros son suficientemente elocuentes.

Resultado de imagen de alfareros de marchena

En el siglo XIX había en Marchena varios alfares, aunque solo dos hacían cacharros, el resto se dedicaba a hacer tejas y ladrillos. Una de las ladrillerias mas antiguas era la de Juan Matas. La familia de Manuel Vicente, -de la saga de los Perea- era conocida por la elaboración de cacharros, en su cantarería de la carretera del Palomar, en la que trabajaban sus dos abuelos, Francisco y Manuel, de los hijos de ellos dos, solo siguió el oficio el hijo de Francisco, que llegó hasta 1957, año en que cerró el último alfar marchenero.

En la calle Compañía número cuatro estaba instalado el taller de Andrés El Alfarero en los años cincuenta.

Los alfareros de Marchena extraían el barro blanco, también llamado Vícar, de los cerros o barreros de las inmediaciones del pueblo, camino de Fuentes Alto. También se extraía el barro para las ladrilleras del pueblo de la carretera de Lantejuela, junto al puente Mamedra que hubo hasta los años setenta como Martín el Ladrillero ubicado en la finca El Parque.

6 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Actualidad

Cien personas se han inscrito en «Barrio Jerezano», actividad divulgativa y cultural sobre el vino de Jerez

Published

on

By

Cien personas se han inscrito en «Barrio Jerezano», actividad divulgativa y cultural sobre el vino de Jerez organizada por Víctor Morán, formador homologado en vinos de Jerez, incluida en la Sherry Week, semana internacional de los vinos de Jerez, con cerca de mil eventos esparcidos a lo largo y ancho del globo.

SABER MAS AQUI

Se trata de degustar seis platos, armonizados con vinos generosos de Jerez,-Papirusa Manzanilla, Escuadrilla amontillado, Península Palo Cortado, Don Nuño Oloroso, Lustau, Rare Superior Cream, San Emilio Px de la bodega Lustau, con un menú diseñado y elaborado por José Juan Pavón Cortés, de Catering Villa Araceli, formado en la Escuela de Hostelería El Alabardero de Sevilla.

«Hace dieciocho años que visito Jerez y sus bodegas. Es un mundo bonito, es cultura de Andalucía, el vino de Jerez tiene 3000 años de historia. En El Puerto de Santa María, poblado de Doña Blanca, ya se elaboraba vino. En los años cincuenta, los vinos de Jerez eran considerados los mejores del mundo, tienen un suelo único» explica Víctor Morán.

Imagen

«Siempre hay un vino de Jerez para un plato de comida es el vino más versátil para cocinar. Hace muchos empecé a hacer catas y formaciones con el Consejo Regulador de Vinos de Jerez los primeros sábados de cada mes en que cada bodega explica su historia y su elaboración. Solicité formaciones y soy formador homologado en vinos de Jerez por el Consejo Regulador de Jerez y por el de Montilla Moriles, técnico en enoturismo de vinos de Jerez, soy sumiller en vinos de Jerez aunque no soy profesional ni enólogo, no es una formación reglada ni me dedico a ésto» explica Víctor Morán.

«Yo me introduzco en el vino por mis mayores y mis amigos, empecé a visitar bodegas y me fui aficionando. Me gusta realmente y me pica la curiosidad y me gusta compartir momentos con mi tío Antonio Morán El Chato, Enrique Baeza, Pepe Rico, Leonardo Ponce padre,  Juan Reyes “Juanillero”, Antonio Macancho “padre”, Rafael Perea Recio «Rayita» son mis referencias y gracias a ellos yo disfruto de los vinos de Jerez».

En Marchena y campiña sevillana aún quedan amantes de la tradición elaborando vinos con la uva perruno, -en explotaciones familiares del término de Marchena-, cerca de Puebla de Cazalla -explica Morán-. Tipos de uvas permitidas antiguamente en el marco de Jerez, había más variedad». El cultivo de la vid y la producción de vino en nuestra zona casi desapareció con la Filoxera, una plaga del XIX.

El vino de Jerez es mucho más que placer culinario, es historia viva. 3000 años de sabores intensos y únicos que han conquistado el mundo.  Marchena y Jerez están unidas por lazos de historia a través de los Ponce de León.

En el XVIII el negocio del vino estaba en manos del clero.

Los  Jesuitas de Marchena eran grandes productores de vino y otros productos agrarios en su finca San Ignacio  y su lagar producía los vinos mejores de la tierra con sus propias viñas que vendían en Jerez y en Granada. Cinco curas de Marchena pleitearon con el Duque en 1736 por romper el negocio estanco -monopolio del negocio del vino- en manos de la Casa Ducal de Arcos. 

El vino era el principal negocio estanco, es decir cerrado y controlado en Marchena por el Duque de Arcos.  El único forastero autorizado a vender vino y montar tabernas en Marchena y Paradas era Fernando García Bueno vecino de ciudad de Sevilla que compró el derecho y estanco de vino de las tabernas en 1645  pagando 40.000 reales al Duque.

A todo el mundo le gusta el vino, pero el delineante de edificios y obras Víctor Morán ha dado un paso más. De amar el vino a formarse con el Consejo Regulador del vino de Jerez, por pura pasión.  En el evento «Barrio jerezano», Salón José Pavón, Contento, 8 de noviembre a las 21 horas, explicará la  historia y la cultura, el método de elaboración y los tipos de vinos del Marco de Jerez. Es decir, la gastronomía convertida en cultura y arte por puro placer.

IDEAS Maridar Manzanilla

La Manzanilla es ideal como aperitivo y acompañamiento a todo tipo de tapas, especialmente para todo tipo de sabores que provengan del mar, como mariscos y pescados.

También combina armoniosamente con los alimentos que tengan ciertos toques salinos (embutidos, salazones), así como con platos que contengan vinagre (ensaladas, adobos, marinados, sopas frías, etc

EL JEREZ DE LOS PONCE DE LEÓN

Los Ponce de León viven en Jerez al menos desde el siglo XV y se conserva el antiguo palacio de Ponce de León Dávila construido para la visita a la ciudad del rey Enrique IV en 1456. Juana de Villacreces se casó, a principios del siglo XVI, con don Francisco Ponce de León, nieto del gran don Rodrigo, marqués de Cádiz.

Imagen

La torre de Ponce de León del Alcázar, fue levantada hacia 1471 por don Rodrigo Ponce de León Núñez, Alcalde del Alcázar y corregidor de la ciudad desde 1472 hasta 1478. El palacio Ponce de León está ubicado en la plaza de Ponce de León, frente al convento de Santa María.

 

Continue Reading

Actualidad

La Bejazz con Tomás de Perrate actuarán en Arahal el 22 de noviembre

Published

on

By

El viernes 22 La Bejazz, Flamenco Jazz, presenta su quinto trabajo discográfico «RAÍCES» en el teatro de Arahal. En esta importante ocasión La Bejazz se presenta en septeto, con la colaboración de Tomás de Perrate.

El disco se ha presentado en el festival Internacional de jazz del prepirineo aragonés en Monzón. En el teatro Jovellanos en Gijón, en el festival Internacional de la comunidad de Madrid «Galapajazz» y en Marchena. Ahora le toca a la Bejazz triunfar en el magnífico teatro de Arahal

Tomás de Perrate, heredero, de una mítica saga flamenca utrerana, hijo y nieto de leyendas flamencas, (hijo del Perrate y la Perrata y nieto de Manuel Torre) se ha enamorado del duende flamenco de la Bejazz.

Gracias a la Bejazz, se reencontrarán en el escenario la saga de los Perrate, una de las familia más importantes del cante, con los Melchores, la familia más importante de la Guitarra flamenca.

Búsqueda e investigación son la línea más reciente de Perrate quien esta investigando la música antigua para llevarla al flamenco. 

Así «las nuevas generaciones de los Perrate y los Melchores, van a cantar juntos por vez primera. El abuelo Melchor tocó varias veces con los Perrate. Tomás de Perrate le contó a Melchor que su padre siempre decía que el guitarrista que más le gustaba para acompañarlo era Melchor de Marchena, pero siempre estaba ocupado por Mairena y Caracol» explica javier Carmona de la Bejazz.

Todos los cantaores decían que Melchor de Marchena era el mejor guitarrista para acompañar, porque era un gran conocedor del cante y daba buenos consejos a los cantaores.

«Le dijimos que era un honor que el cantara con nosotros, y nos respondió. Te equivocas Javier, el honor es mío».  Desde siempre, la Bejazz, esa muchacha cada vez menos desconocida y llena de duende ha sido cortejada por los amantes del arte con mayúsculas. Hoy cantará la mayor parte del concierto de presentación del nuevo disco de La Bejazz, «Raíces» en la tierra de Melchor de Marchena, otro viejo conocido de los Perrate.

Juntos. Perrate y La Bejazz tienen proyectos juntos que prefieren no desvelar pero que sucederán en el terreno del flamenco fusión.

La actuación de esta noche se grabará con un equipo de audio de alta calidad, y si los resultados son de la calidad deseada el grupo La Bejazz se planteará sacarlo a la venta como disco en directo.

El trabajo incluye diez temas compuestos por los miembros del grupo que como siempre llevan un sello andaluz y en esta ocasión, han dedicado temas a personajes ilustres de la historia de nuestra tierra. La portada es diseño del pintor Quique Sanz Zamora. Ha sido masterizado en Nueva York y producido por Schimun Murk.

 

Continue Reading

Cultura

Cuando Pepe Marchena sonaba en medio de las balas de la Guerra Civil

Published

on

By

Antonio Bocio Vargas, campesino y poeta de La Puebla de Cazalla y soldado en la Batalla de Madrid describe en su libro «Memorias de un zagalillo andaluz» cómo las melodías de Pepe Marchena sonaban en los gramófonos del bando republicano en la Guerra Civil en 1937 en las trincheras de la Ciudad Universitaria durante la Batalla de Madrid.

«De noche se formaban unos tiroteos de trinchera a trinchera» sólo el banco republicano tenía luz eléctrica y tenían un altavoz muy fuerte y una de aquellas noches me acuerdo que era en enero con una luna muy clara hubo un tiroteo con bajas. Era muy trágico porque veíamos a compañeros heridos, otros que  morían».

la ropa de pepe

Cuando acabó el tiroteo la noche quedó en silencio y en el bando republicano pusieron en el altavoz La Rosa de Pepe Marchena, que comienza con unas estrofas diciendo «era un jardín sonriente, era una tranquila fuente de cristal».

7

La música amansa fieras y apacigua los ánimos. Mientras sonaba La Rosa cantada por Pepe Marchena, poco a poco fueron apaciguándose los llantos por los difuntos, los gritos de los heridos en las trincheras mientras eran curados por los médicos de campañ ay los insultos de los de un bando al otro.

Y en medio de esa batalla nocturna surgían los versos de los Alvarez Quintero que adaptados por Pepe Marchena fueron la melodía favorita de los españoles de su época y que convierteron a La Rosa en un símbolo de la época y en un emblema del éxito de Pepe Marchena que figura en su propia tumba y en el monumento.

15

Un gallego que estaba al lado mía en la trinchera me dijo: «Bocio, tu que eres andaluz, de quién es esa letra y esa voz del canto. Y le dije la letra es de los Alvarez Quintero y la voz de Pepe Marchena. Y respondió. Joder y dicen que en Andalucía sólo nacen toreros, que poetas y que cantaores más enormes».

Pepe Marchena vivió el inicio de la Guerra Civil en Cartagena, zona republicana y sede de la marina de guerra republicana y luego estuvo viajando por levante y refugiándose en casa de algunos amigos de  Murcia, Linares, La Carolina y Jaén.

batalla de ciudad universitaria Madrid

Batalla de ciudad universitaria. Madrid. 1936

Continue Reading

Actualidad

La mejor colombiana se llevará 1.500 euros para homenajear a su creador Pepe Marchena

Published

on

By

Los meses de Noviembre y Diciembre se desarrollarán en la Peña Flamenca la primera edición del Concurso de cantes de ida y vuelta como homenaje a Pepe Marchena a quien se considera creador de la colombiana, el único palo flamenco que aparece en el siglo XX y que fue iniciado y popularizado por el Niño de Marchena en su época de mayor popularidad, antes de la Guerra Civil.

Las semifinales serán el 9 y 23 de noviembre en la Peña Flamenca y la final el 7 de diciembre en lugar aún por determinar. El 5 de diciembre se cumplen 43 años de la muerte de Pepe Marchena. 

La imagen puede contener: una o varias personas y texto

Los premios establecidos son Primer Premio especial a la colombiana dotado de 1.500 €, + diploma + video de una pieza de su actuación y Segundo Premio con 1000 € + diploma + video.

En 1931 aparece la primera referencia escrita sobre el tema musical «Mi colombiana», en anuncios de insertados en la prensa de la época cuando  Pepe Marchena, Niño de Marchena, ponía el cartel de no hay billetes un día sí y otro también en cualquier plaza de toros de España.

La colombiana no tiene nada que ver con Colombia por lo que algunos insisten en rebautizarla como «colombina» por su origen americano. Para crearla Pepe Marchena tomó algunos compases, -letra y música- de una canción tradicional o corrido mexicano, que popularizaron en el primer tercio del siglo XX autores como Antonio Aguilar, El Charro de México, Antonio Aguilar, apodado como el charro de México de cuyo nacimiento se cumple este año su centenario.

Antonio Aguilar Márquez (Zacatecas, 1919- México, 2007),​ cantante, actor, productor, guionista y cineasta mexicano. Su discografía ha sobrepasado los 160 álbumes con ventas de más de 25 millones de copias.

Como buena amante del folclore popular mexicano Frida Kahlo hizo suya esta canción y se pintó a sí misma como el Pobre venadito de la canción porque se sentía herida después de varias operaciones y un accidente.

Resultado de imagen de venda herido de frida kahlo

Frida, se autorretrata como el pobre venadito herido. 

«Soy un pobre venadito / que habito en la serranía», letra que Pepe Marchena lo transforma en «Soy un pobre benedicto…».  Y sigue la canción mexicana «quisiera ser perla fina de tus lúcidos aretes, pa morderte la orejita y besarte los cachetes, quién te manda ser bonita tu sola te comprometes».

En la parte final de la colombiana flamenca, Pepe Marchena introdujo la música y letra de una habanera llamada «La Colombiana», una música igualmente popular de varios puntos de América a principios del siglo XX e igualmente extendida por España, principalmente el norte y el levante, con gran tradición de interpretar habaneras. De estas habaneras toma la frase «Oye mi voz» y el remate de «mi colombiana». Otra versión de esta habanera es la de Lolita Torres, una artista argentina nacida en 1930 que se hizo popular a partir de los 50 en España y América.

 Juan Valderrama recordaba así el nacimiento de la Colombiana: «Presentar la colombiana por España fue un acontecimiento, daban actuaciones en los teatros, que iban las autoridades a presidirlo y todo, Marchena era una figura principalísima, una personalidad».

Marchena tuvo tanto éxito con la colombiana que el público se la pedía contínuamente y a veces se excusaba diciendo «Distinguido público. Yo les pido mil perdones, porque ha sucedido una cosa que no estaba prevista: yo quería dedicarles esta creación mía que se ha hecho tan popular, pero a mi guitarrista no le han traído a tiempo la guitarra de tocar las colombianas». Tanto arraigó la colombiana que Los Cinco Bilbaínos grabaron en los años cincuenta: «Bilbao, Bilbao, Bilbao, / ¡Ay, cómo has cambiao! / Las colombianas y el flamenco / te han equivocao». 

Algunos de los divulgadores de  la colombiana flamenca fueron Angelillo, Juanito Valderrama, La Niña de los Peines, El Carbonerillo y Manuel Vallejo. Actualmente Ana Reverte, conocida como “la Reina de Las Colombianas”. En los últimos años La Colombiana de Pepe Marchena ha sido reivindicada y recreada por Rocío Márquez y El Niño de Elche en sendos trabajos que beben de la fuente del maestro de maestros. Rocío Márquez también ha profundizado con Jorge Drexler en los cantes de ida y vuelta en el espectáculo «Aquellos puentes sutiles».

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!