Connect with us
Multigestion Publi

Historia

Refugiados y exiliados marcheneros llegaron a México en 1940 acogidos por su gobierno

Published

on

Las primeras oleadas de refugiados españoles de la guerra civil llegaron a México a partir de abril de 1939, procedentes de Francia, en los barcos Sinaia, Ipanema, Mexique y Flandra

Mariano Moreno Mateo, líder del PSOE local llegó a México a bordo del Mexique, uno de los veinte buques que acogieron entre 1939 y 1940 igual a 30.000 refugiados españoles acogidos por el presidente Lázaro Cárdenas. Entre esos 30.000 españoles que formaban la élite intelectual de España había más marcheneros o vecinos de Marchena. Como el vicepresidente de las cortes republicanas Luis Fernández Clerigo, sus hijos Felipe Valdemoro, nacido en Marchena en 1919 y su hermano el periodista taurino conocido con el apodo de Pepe Alameda además del jurista local Ricardo Calderón.

Luis Fernández Clérigo, un vicepresidente de las cortes, juez  Marchena

El juez Luis Fernández Clérigo fue Diputado de la Segunda República Española; Director General de Registros y Notariado; Vicepresidente de las Cortes y Subsecretario de la Presidencia de Manuel Azaña.  Nacido en Madrid en 1883,  alcanzó la magistratura en el Tribunal Supremo.

Casado en 1908 en Sevilla, con María Luisa López Valdemoro Fernández de las Cuevas hija del Conde de Cazalla del Río se instalan en Marchena donde fue juez de primera instancia. Aquí nacieron dos de sus tres hijos Maria Victoria y Felipe. Carlos llegó con cinco años.

En el exilio en México asitió a la jura de Martínez Barrio como Presidente de la República en el exilio de México ocupando el cargo de presidente en funciones de las Cortes exiliadas, según la obra «Estudios y ensayos sobre el exilio republicano de 1939 escrito por Vicente Lloréns y Manuel Aznar Soler.  Toda la familia se exilió a México en los buques de Lázaro Cárdenas.

CARLOS FERNANDEZ VALDEMORO UN PERIODISTA TAURINO DE MARCHENA A MEXICO

Su hijo mayor Carlos Fernández Valdemoro nació en Madrid en 1912 y con cinco años  llega a Marchena con el resto de su familia. Conocido en México con el apodo de Pepe Alameda, como el más importante crítico taurino, tuvo sus primeros contactos con el mundo de los toros en Marchena  donde visitaba con frecuencia las fincas de Salvador Suárez Ternero y Los Ojuelos de los Gamero Cívico.

El primer festejo taurino que vio fue una novillada en Marchena, con los diestros José Salvochea y Enrique García Hilacho; y en esta plaza llegó a ver a Joselito, a Limeño, a Chicuelo y a Juan Luis de la Rosa.

Se va a México con su familia en 1940 donde se convierte en periodista y escritor taurino, con el nombre de Pepe Alameda. La tauromaquia fue un importante espacio de sociabilidad y de conexión con la sociedad de acogida.

Sus memorias están en el libro Retrato Inconcluso de la Editorial Océano, 1982. Como poeta y ensayista escribe Poemas al Valle de México y Ensayos sobre estética donde habla de Goya, Picasso, Dalí, José Luis Cuevas, Diego Rivera y Orozco. En Madrid conoció a Lorca, Cernuda, Dámaso Alonso y Vicente Aleixandre, y en México a Ramón Gaya, y a Pablo Neruda.

Felipe Fernández Valdemoro, tercer hijo del vicepresidente de las Cortes republicanas

Otro hijo de Luis Fernández Clérigo Felipe Fernández Valdemoro nació durante la estancia de su padre como juez en Marchena en 1919  y junto a su familia se exilió a México, donde murió en accidente de tráfico.

Como el resto de su familia entra en México en 1941 como refugiado político y allí ejerció como periodista taurino igual que su hermano Carlos. Había nacido en Marchena,  en 1919, y residía habitualmente en Paris en donde selló su visado, en la embajada española justo antes de partir hacia México el 2 de enero de 1940. Se embarcó hacia México el uno de febrero de 1940 con 20 años como estudiante, partiendo de Francia y con destino final en Nuevo Laredo, Tamaulipas, México aunque residía en México DF.

De el sabemos que llegó a México a través del buque Champlain, que entra por Nuevo Laredo con 634 refugiados entre 1939 y 1940. El 14 de marzo de 1943, fallece en accidente de tráfico en la carretera México-Puebla Felipe Fernández Valdemoro.

Marcheneros exiliados a México

Ricardo Calderón Serrano fue un jurista de Marchena magistrado del Tribunal Supremo hasta que tuvo de exiliarse a Francia, desde donde viajó en 1940 a México, allí se convirete en General y catedrático de Derecho Militar en la Universidad Nacional Autónoma de México donde murió en 1952. Además escribió obras literarias como De la tierra llana, coplas y cantares y su biografia la publicó Antonio Millán Garrido.

Mariano Moreno Mateo (1895-1971) abogado de los mineros de Asturias durante el  levantamiento obrero de Asturias durante la II República. Desempeñó los cargos de Presidente del Comité de Abastos de Asturias, magistrado del Tribunal Popular de Responsabilidades Civiles en Barcelona, jefe de la sección de Asuntos Judiciales del Ministerio de Estado y secretario de Embajada. Exiliado en México,donde trabajó como periodista.

Doctor en derecho, criminólogo, psiquiatra forense, licenciado en Historia, masón y miembro del PSOE desde 1926, condenado a muerte por su participación en la huelga general de diciembre de 1930 salvado por la proclamación de la República. Iniciado en la masonería en 1932, fiscal de la acusación contra el banquero Juan March, 1933.

Se exilió en México, donde llegó a bordo del Mexique en julio de 1939 y donde trabajó como periodista colaborando y siendo corresponsal de las revistas Tiempo y El Noticiero Mexicano.

Hermandades

La hermandad de la Macarena procesionaba primitivamente un crucificado

Published

on

By

Según Andrés Luque Teruel, historiador del Arte la hermandad de la Macarena procesionaba primitivamente un Crucificado que recibía el nombre de Santo Cristo -tallado por Pedro Nieto, alumno de Francisco de Ocampo-, imagen que en el seno de la hermandad se conoce como de la Salvación porque los hermanos de sangre salían de penitencia por la salvación de sus almas.

El Santo Cristo presidía la función principal de la hermandad durante cuatro siglos y salió en estación de penitencia junto con los otros dos pasos de la cofradía, el Cristo de la Sentencia y la Virgen de la Esperanza, hasta que en 1720 el Crucificado deja de salir para quedar alojado en San Gil hasta su destrucción el 18 de julio de 1936.

Titulares

Primitivamente la virgen iba en un palio negro de cajón sin flores ni a apenas velas, ya que en ese tiempo S. XVI los pasos en Sevilla no llevan flores.

La primera estación la realiza por primera vez en 1624, aunque con anterioridad lo hacía acompañando a la de la Sagrada Cena, Humildad y Paciencia. En el año 1653, se traslada a la Parroquia de San Gil, remodelando entonces su nombre y pasando a denominarse “Hermandad de la Sentencia de Muerte que dieron a Christo Nuestro Redemptor y Nuestra Señora de la Esperanza”.

Inauguración exposición Mercantil

En 1659 se encarga el primer misterio completo del conjunto escultórico de la Sentencia a Felipe Morales Nieto y otro a Cristóbal Pérez, del circulo de Roldán, acabado por un hijo de Pedro Roldán tal y como conserva la documentación de la hermandad. Ese paso del XVII lo conserva la hermandad aunque no puede verse expuesto. En 1793 se fusiona con la hermandad del Rosario. Andrés Luque Teruel comparó algunos rasgos de la talla del Señor de la Sentencias con el Santo Entierro de Marchena de Jerónimo Hernández.

La Hermandad de la Macarena de Sevilla celebra el 425 aniversario de su fundación con una muestra de su fondo documental en el Circulo Mercantil de Sevilla, hasta el 26 de Enero, dentro del ciclo Círculo de Pasión, a la que seguirá la gran muestra de 200 piezas de la Hermandad del Nazareno de Marchena.

La Hermandad Macarena posee un Archivo compuesto por mil cajas, veinte carpetas de gran formato y doscientos álbumes fotográficos, que arrojan importantes datos como que su fundador fue fray Bernardo de la Cruz en San Basilio en noviembre de 1595 tal y como se constata en el libro fundacional en poder de la hermandad restaurado por el IAPH en 2017 donde figura el nombre original de Hermandad de Esperanza y Penitencia al que se añade en los años sesenta el nombre de su barrio, Macarena. Una regla que recoge que el Esperanza significa la «expectación ante el nacimiento de Cristo y su cuerpo en la Cruz».

Según Andrés Luque Teruel profesor de historia del arte de la Universidad de Sevilla la hermandad Macarena tenía una imagen de San José que procesionaba en algunos festivos de gloria en relación al cuerpo de Cristo, advocación que la hermandad va a recuperar en breve con una nueva imagen, informó Luque Teruel en la conferencia del Circulo Mercantiul pronunciada el pasado jueves 16 de Enero.

 

Continue Reading

Actualidad

La azarosa vida de la la torre de la Colegiata de Osuna, que ahora sufre obras de cerramiento

Published

on

By

Las obras del cerramiento del cuerpo superior de la torre campanario de la Colegiata, que cuenta con un presupuesto de 137.000 euros, de los cuales, unos 60.000 euros son aportados por el Ayuntamiento de Osuna y el resto la parroquia. El plazo de obras es de cuatro meses, desde el noviembre del pasado que concluyen antes de Semana Santa, si no surgen imprevistos.

En 1918 un rayo derribó la torre luego reconstruida e inacabada, quedando el último cuerpo a la intemperie, por lo que ahora se está construyendo un cerramiento para evitar filtraciones de agua y de humedad que generan deterioro sobre la propia torre.

La imagen puede contener: exterior e interior

Se ha colocado una estructura horizontal plana en el cuerpo superior que permite la expulsión de las aguas hacia el exterior del edificio monumental y la sustitución del actual forjado de piso del campanario, construido con vigas de acero, que en caso de oxidación, también pueden producir daños en la torre.

PORQUÉ SE CAYÓ LA TORRE DE LA COLEGIATA

 El templo fue fundado en 1535 por Juan Téllez Girón, IV Conde de Ureña obra de los arquitectos Diego de Riaño y Martín de Gaínza.

La imagen puede contener: exterior

En 1871 dos rayos cayeron simultáneamente sobre la torre de la Colegiata perforando los muros de las capillas anexas y dejando la torre con peligro de desplome como sucedió en 1918 según documento que se publica en la revista Apuntes 2, número 4 (2004) en un artículo de Pedro Jaime Moreno de Soto y Francisco Manuel Delgado Aboza.

La imagen puede contener: exterior

El problema detectado por Juan Talavera Vega en 1896 era que que el material elegido para el resto del edificio, el sillar, o roca arenisca de las canteras de Osuna, no era suficiente duro para aguantar el peso de la torre, mucho más alta y las piedras se estaban aplastando en la base por el peso de la estructura, que fue lo que la caída de los rayos empeoró.

Resultado de imagen de un rayo en la colegiata de Osuna

Además el mismo suelo era inestable, por las filtraciones de aguas, las obras de refuerzo y reconstrucción de los dos primeros cuerpos de la torre finalizaron en 1898. El 18 de noviembre de 1918 de nuevo un rayo golpeó la torre de la Colegiata provocando el hundimiento completo de la torre y de la capilla de San Pedro destrozando el retablo y la imagen de San Pedro.

La imagen puede contener: cielo y exterior

Gracias a las donaciones populares y del Ayuntamiento se pudo reconstruir pero quedó sin terminar, en 1924 justo cuando quedaba por rematar la torre con un cuerpo circular y una cúpula renacentista que iba a ser sufragada por un párroco, Luis de Soto Torres Linero que había donado el producto de un premio que le había tocado en la lotería, para la obra del remate de la torre pero que murió de forma repentina.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, cielo y exterior

De 1970 al 76 toda la Colegiata fue sometida a una profunda restauración por Rafael Manzano, que salvó todo el monumento de ser destruído pero jamás se llevó a cabo la reconstrucción del último cuerpo de la torre.

Resultado de imagen de un rayo en la colegiata de Osuna

Por esto no se tocan las campanas por razones de seguridad.  Y este es el motivo por el que la obra quedó inacabada como aún hoy se conoce siendo la imagen más popular de Osuna.

Continue Reading

Actualidad

Una receta de tortas de manteca del siglo XVIII en el Archivo Histórico Nacional

Published

on

By

La manteca de cerdo tiene una clara connotación religiosa según el Archivo Histórico Nacional, ya que siglos atrás en España los hebreos, moriscos y musulmanes tenían prohibido comer manteca de cerdo por lo que añadirle manteca a comidas como las tortas era señal de que se era cristiano.

RELACIONADO: ¿Cómo llegaron las tortas de manteca a ser un plato tradicional en Turquía?

También en la cocina cristiana la manteca estaba prohibida en época de ayuno, como cuaresma, usándose entonces el aceite vegetal según el AHN. Igualmente el chocolate, cuya popularidad se incrementa en el XVIII, en Cuaresma se tomaba disuelto en agua y no en leche.

 

El investigador Antonio Manuel Rodríguez jurista, activista social, escritor,  y presidente de la Federación Ateneos de Andalucía, natural de Almodóvar, Córdoba, recuerda que su abuela hacía tortas de manteca con manteca para venderlas en la calle y con aceite para consumirlas en su propia casa. 

Cuando la familia cordobesa de Rute, Corpas Cordón llega a Marchena ellos hacían hojaldre, pero al llegar a Marchena comprueban que la torta de manteca era más popular por lo que se adaptan a los gustos locales según nos cuenta Nicolás Cordón.

Sabemos que la receta de las tortas de manteca existía antes del siglo XV porque la han conservado los judíos sefarditas de Izmir, procedentes de España. Son estas familias sefarditas los que a día de hoy las siguen haciendo en Izmir, Turquía sin manteca de cerdo y acompañadas de huevo duro. Una vez al año allí se hace el Boyoz Festival, ya que es una comida muy popular.

 

En Izmir el Boyoz, se vende relleno de espinacas, carne de membrillo, o incluso se usa como base para pizzas aunque lo más vendido es la receta original primitiva.

 

Ya en nuestros días la familia Corpas Cordón ha llevado la receta desde Marchena a varios pueblos de la campiña sevillana, que hasta ahora no la conocían, eso sí añadiéndole miel o chocolate. Nicolás Cordón afirma, tras visualizar vídeos de los Boyoz de Izmir que se trata de la misma receta y preparación, si bien la masa turca presenta mayor calidad y elasticidad. En Marchena e Izmir, se tenía hasta ahora como productos exclusivamente locales fuertemente unidos a la identidad local, y desconociendo que se preparaba en otros lugares.

Cuando hemos mostrado fotos y vídeos de las tortas de manteca o boyoz de Izmir a judíos sefarditas americanos del apellido Marchena lo han identificado como un producto tradicional de sus propios antepasados familiares o de sus abuelas.

 

Receta para hacer tortas de manteca para el chocolate.

El Archivo Histórico de la Nobleza encontró en 2018 una receta de la torta de manteca fechada en el siglo XVIII en el archivo familiar del conde de Almodóvar, Rafael Ortiz de Almodóvar Pascual de Ibarra (1750-1810) y la receta está datada a finales del XVIII y principios del s. XIX.

Receta de torta de manteca

Entonces se hizo popular tomar chocolate con tortas de manteca.  Es el momento en el que el chocolate y la manteca de cerdo entran en las cocinas de la Corte y nobleza y luego su uso se extiende al resto de la sociedad, a medida que aumentó la producción y el comercio y bajaron los precios. La repostería con base en la manteca de cerdo se refleja en la literatura de Cervantes y Benito Pérez Galdós, en comidas y postres.

La receta original es la siguiente: 

«Las pellas de manteca de puerco sin beras (sic.) de carne se pesan y a cada libra carnicera se le arreglan otras dos de masa muy blanca de la flor de la harina y se hacen del modo siguiente. Se le quitan los pellejos a las pellas de manteca, y en seguida se bate ésta muy bien en una artesa o lebrillo y así que esté perfectamente batida se tiene preparada la masa debiendo estar ésta revenida y caliente como para cocer el pan.

Se hace entonces una gran torta muy delgada de ésta masa, y después de la manteca batida se le pone encima otra torta, y así alternativamente ser irá poniendo una de masa y otra de manteca hasta que se concluya la porción preparada, cuidando de medir el tanto de cada cosa, y concluida esta operación, se hace en un pato un poco de salmuera cargadita de sal.

En ella se mojan las manos y con ellas bien mojadas se toma un pedazo regular de la gran torta, se hace una pelota o bola redonda, y en medios pliegos de papel blanco untados con manteca se van haciendo las tortas de dos dedos de espesor y se los echará por encima más granos de ajonjolí y enseguida se cuecen en el horno algo más fuerte que los mantecados».

A partir del documento encontrado en el fondo del condado de Almodóvar el Ciclo Formativo de Panadería, Repostería y Confitería del IES Universidad Laboral de Toledo realizó un vídeo con la receta que como sabemos es popular en Marchena, e Izmir Turquía.

Continue Reading

Hermandades

San Sebastián sale el lunes el 20 de enero, festividad local con la banda de La Palma

Published

on

By

San Sebastián sale el próximo lunes 20 de enero festivo local a las 18;00h acompañado por la Banda de Cornetas y Tambores “María Santísima de la Palma”.

Recorrerá la Plaza del Dulce Nombre, Obispo Salvador Barrera, San Sebastián, San Francisco, Carreras, Plaza de San Andrés, calle Gudiel, San Sebastián de nuevo, Miguel de Mañara, Plaza del Dulce Nombre y entrada en el templo. Además, los días 17, 18 y 19 tendrá lugar el Solemne Triduo en honor a San Sebastián que comenzará cada día a las 19:00h.

Desde el 20 de enero de 1240 San Sebastián fue patrón de Marchena  y día de fiesta para conmemorar la toma de la villa por los reyes cristianos.

LOS JESUITAS DEFENDIERON EL PATRONAZGO DE SAN SEBASTIAN

Pero en 1642 una bula de Urbano VIII, sobre revisión y confirmación de los patronos de cada pueblo, fue la excusa perfecta para que las distintas órdenes religiosas locales, que eran muchas, poderosas y siempre en pugna, intentasen colocar a sus fundadores como patronos.

Agustinos, Dominicos y Franciscanos aspiraban a ver nombrados sus fundadores como patronos, ya que oficialmente eran co patronos San Francisco, San Agustín y Santo Domingo y por una tradición local también San Miguel.

Sólo los Jesuítas defendieron el patronazgo de San Sebastián según la historia del convento de los Jesuitas de Marchena publicado por Julían Lozano Navarro.

Un fraile jesuita marchenero recurrió a la memoria de los frailes más ancianos, buscó documentos y redactó un informe.  «Con este papeles se persuadió con fundamento el clero y Cabildo municipal de que San Sebastián era su patrón principal gracias a la influencia de la señora duquesa de Arcos que con su excelencia el duque estaba en su virreinato de Valencia» recoge dicho documento.

El vicario y el clero local enviaron petición en este sentido al Arzobispo de Sevilla Gaspar de Borja bisnieto de Francisco Francisco de Borja co fundador del colegio jesuíta de Marchena y al propio Ayuntamiento siendo aprobado.  El arzobispo declaró el primero de enero de ese año que el santo mártir de San Sebastián era patron de Marchena y que era día de fiesta celebrado como fiesta de primera clase con octava y así se ejecutó ese año y hubo además un  jubileo en el templo Jesuita, hoy Santa Isabel.

Dicen los Jesuítas en su crónica, que para agradecer los favores; el Santo ese año, el 20 de enero hizo que lloviera mucho, siendo año de sequía.

Además un informe de la Inquisición donde se determinaba que los Jesuítas no eran sospechosos ni culpables tal y como les había acusado por el Doctor Espino, llegó a Marchena y se leyó en San Sebastián el día de la salida del patrón «como premio por haber apoyado su patronazgo en Marchena volviendo por su honor y librando la de la infamia y descrédito que padecía» según los Jesuítas.

Un fraile y doctor llamado Juan del Espino había publicado en septiembre de 1643 en Málaga y Granada que los Jesuítas eran unos herejes. El Arzobispo de Granada e Inquisidor hizo prender al doctor Espino, pero los papeles siguieron circulando por muchos lugares de Andalucía «con grande injuria de la Compañía de Jesús».

En Marchena se leyó públicamente un desmentido de dichos escritos en la iglesia de San Sebastián el domingo 24 de enero frente a los cabildos eclesiástico y civil y todo el pueblo congregado allí para la fiesta de San Sebastián, que se celebró este día por haber llovido el 20.

«Queriendo el santo volvernos el crédito como nosotros se lo habíamos devuelto a él y este mismo año se leyó otro edicto de la Inquisición condenado a dichos papeles del doctor Espino».  El 10 de junio se leyó otro escrito en San Juan contra otro papel infamatorio para la compañía de Jesús.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!