Connect with us

Historia

Los romanos olían a canela, los egipcios a mirra y el Islam a almizcle

Published

on

Resultado de imagen de prensar la flor de lirio Louvre

En Egipto, la grasa de animales sacrificados en templos olía mal, hasta que un sacerdote decidió echar unos granos aromáticos al fuego sagrado. Desde entonces el humo se convirtió en el medio de esparcir aromas y dio nombre a la palabra latina «per” y “fumare”, cuyo significado es “producir humo”.

Los egipcios ya usaban el perfume en los templos, y agua perfumada para limpiar las imágenes sagradas a base de zumos de frutas, miel, flores, semillas y aceites esenciales. Prensaban la flor del lirio para obtener su perfume tal y como muestra un relieve conservado en el Louvre. El historiador Plutarco cuenta que se quemaba incienso por la mañana, mirra al mediodía y kyphi por la tarde.

En el Papiro Harris se dice: “He plantado para ti un rico tributo de mirra, para ir por el templo con la fragancia del Punt (origen de la mirra)  para tu augusta nariz por la mañana temprano.”

Cada parte del cuerpo tenía su olor. Para las manos aceite de rosas, azafrán y violetas y para los pies extracto de almendra, miel, canela, azahar y alheña tal y como usaba la misma Cleopatra. De oriente los fenicios trajeron a España frascos de perfume hace 4.000 años, para uso medicinal, en los templos y casas.

Hipócrates (460 a.C. – 370 a.C.) trataba ciertas enfermedades mediante fumigaciones perfumadas y aspiración de olores mediante el arte de la espagiria= extraer y luego unir las esencias de plantas. En la Grecia clásica (2400 años) se recomendaba frotar con hierbabuena brazos y axilas, canela para el pecho, aceite de almendra para manos y pies, y extracto de mejorana para cabello y cejas.

Los ungüentarii romanos hacían ungüentos en crema con la almendra o el membrillo, perfumes con flores, especias y gomas trituradas en un soporte aceitoso o polvos con pétalos de flores pulverizados con especias. Los soldados romanos se ungían con perfumes antes de entrar en combate y perfumaban los teatros.

Los romanos olían a canela, y las mujeres a agua de rosas, moda introducida por Nerón (37 d.C.- 68 d.C), quien era capaz de gastar 30.000 € de hoy en perfumes para una fiesta nocturna.

El Corán dice que el paraíso olía almizcle. Los árabes introducen el alambique para destilar alcohol como base de perfume, y esto provoca un renacimiento de la industria perfumera que llega a occidente con Al Andalus.

Con la llegada del cristianismo la industria perfumera en occidente decae, por defender la humildad y sencillez cuando el perfume era síntoma de lujo con la excepción de Francia.

En el año 1190 el rey Felipe II de Francia (1165 – 1223) concedió un estatuto y reconocimiento de la profesión especial a todos los perfumistas y crea escuelas.

La reina Isabel de Hungría en 1370 fabricó el primer perfume con base de alcohol de la historia: El Agua de Hungría.  En Colonia, Jean-Antoine Farina lanza la primera agua de Colonia.

Desde el medievo a bien entrada la edad contemporánea era normal que las calles fueran sucias y malolientes, caldo de cultivo idóneo para enfermedades y epidemias.

Dibujo de un pomo de perfume en 1570.

Se extiende entonces la costumbre de usar pomas perfumeras, cajitas con aromas para llevar en los bolsillos, colgada al cuello o a la cintura oliendo a rosa, la agalia, el almizcle, la lavanda, la violeta, el sándalo y el ámbar.

Ya en el Renacimiento llegados de España, y sobre todo de Italia con los Médicis, los perfumistas extranjeros se instalan en París y los guantes perfumados invaden Francia y otros países.

En 1880 Coty, creador vanguardista, se asocia con Lalique y convierte el perfume en un verdadero producto de lujo.  En 1930 perfumes con aldehído una frescura inédita.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Christian Dior lanza el New Look y en los 50,  todos los grandes nombres de la moda se habían concentrado en el perfume. En los 60 el pachuli se populariza en las calles. En los 70 el hombre accede al mundo del perfume fuera del momento de asearse. En 2000 los perfumes de celebridades alcanzan su máximo potencial.

Advertisement

Historia

Se cumplen 272 años de la Gran Redada, cuando el gobierno español intentó exterminar a los gitanos

Published

on

El 30 de julio de 1749, a las doce de la noche, dio comienzo la operación por la que se prendió y sacó de sus hogares a todos los gitanos del país para separarlos a continuación por sexos y conducirlos a los lugares de reclusión previstos. Ahora hay planes para recordar institucionalmente esta fecha y que no se olvide. 

En Andalucía se prendieron 5.500 gitanos. Muchos de ellos quedaron recluidos durante más de 15 años. El plan era separar a los hombres y las mujeres para que no tuvieran hijas y se extinguiera la raza. 

Los gitanos llegan a España hacia 1425 desde la India, haciéndose pasar por condes «de Egipto menor» y pensando que eran peregrinos las autoridades les dejan establecen en toda España para luego pasar a endurecerse poco a poco las leyes hasta la «solución final» que pretendió ser la orden de encarcelar a todos los gitanos españoles en 1749. 

Los Reyes Católicos comienzan a perseguirlos con la pragmática de Medina, dictada por los Reyes Católicos en 1499, pasando a ser perseguidos por su “peligrosidad social”.

La pragmática de 1695, dictada durante el reinado de Carlos II (1665-1700) establecía la sedentarización forzosa de los gitanos, les piden que se acojan a un señor y que tomen empleos conocidos. Se pide que se haga en cada pueblo un censo de los gitanos residentes, sus profesiones y sus propiedades. En 1717 y 1746 el rey les ordena establecerse en alrededor de setenta ciudades, logrando así que dejen de ser nómadas.

En 1748 a través de un decreto pontifico la iglesia les excluye del asilo eclesiástico lo que «muestra claramente una premeditación y anticipación del gran proyecto de extinción de la etnia gitana por parte del Gobierno».

La ley más dura contra los gitanos fue su encarcelamiento por la pragmática de 1749
que tenía como objetivo la “extinción de los gitanos”.  El objetivo era lograr la extinción de la etnia mediante el encarcelamiento y separación de hombres y mujeres.

El Gobierno del Marqués de Ensenada dictó una pragmática  el 30 de julio de 1749, que ordenaba el arresto y prisión de todo individuo de etnia gitana, independientemente de la edad, sexo y situación de integración o no del sujeto porque considera que este grupo social es una amenaza para el mismo Estado. Y planteó la separación por sexos de toda la etnia gitana con el fin de evitar la procreación y acabar así con todo el grupo étnico en el plazo de una generación.

Entre 9000 y 12000 gitanos apresados, en su mayoría gitanos sedentarizados
que estaban registrados.

LEYES ANTIGITANAS EN MARCHENA Y ESTADO DE ARCOS

Dentro de los capítulos de buen Gobierno de la Villa de Zahara de 1756 ordenados por el Duque Francisco Ponce de León, aparece orden expresa de que salgan todos los gitanos y gentes de mal vivir de la villa. Estaban firmados por Pedro Vicente Lopez Alvarez.

Esta orden fue fijada en uno de los pilares de la puerta del Ayuntamiento de Zahara, el catorce de Enero, incluyendo las pedanías de Gastor y Algodonales, como en el resto de las villas del ducado incluyendo Marchena.

Estas normas prohiben además tener armas, prohibición de jurar ni blasfemar contra Jesus y la Virgen, y que «dentro de tercer día salgan de esta villa y lugares de su jurisdicción termino de ella (también Algodonales y el Gastor) los hombres de mal vivir  y mujeres, gitanos y gitanas  «y si estos como castellanos nuevos»  tuviesen «despachos de de vecindad» dentro del término municipal acudan a presentarlos dentro del plazo termino para «proceder contra ellos como transgresores de las reales pragmáticas que les comprende».

Dice que a los hombres se enviaría al «presidio Cerrado de África» y a las mujeres  «reclusión». Que persona alguna ose «recibir ni encubrir hombres ni mujeres de mal vivir ni pasajero sin manifestarlo ni permitir estén de día ocultos y salgan de noche bajo las penas impuestas por leyes de estos reinos, las que se les impondrán en sus  personas y bienes».

Continue Reading

Flamenco

Quienes eran los mejores gitanos flamencos de la Plaza Arriba

Published

on

En 1565 Loris Hoeffnagel realizó un grabado que muestra la ciudad de Marchena (Sevilla) y que fue incluido en un atlas. Es una de las imágenes de gitanos más antiguas que conocemos.

En ese grabado aparecen cuatro figuras: el padre, la madre, el mocito y el niño/a pequeño en los brazos de la mama.

Los hombres trabajan el hierro mientras la gitana amamanta. Se reconoce que son gitanos por las herramientas, los fuelles (esos fuelles han seguido siendo usados por los gitanos) y por la rodela que luce la gitana. Los gitanos vinieron a Marchena reclamados por los Duques como herreros y expertos en ganado equino en tiempos de la Guerra de Granada según algunos autores.

 El Ayuntamiento de Marchena contrataba para la procesión del Corpus varios grupos de danzantes desde 1578 entre ellos, danzas de gitanos. Maestros de danzas gitanos eran Sebastián García, Beltrán Bustamante, Diego Salguero, Francisco Heredia, Baltasar de los Reyes, Alfonso Nicolás Montoya, y María Parla.

En 1617 el Santo Entierro era portado por clérigos escoltado en los flancos por los armaos de etnia gitana con lanzas y espadas. En la procesión de la Virgen de la Soledad de Septiembre iba acompaña con música de ministriles, una capilla musical y «danzas de gitanos».

kijj

TRADICIÓN FLAMENCA EN LOS SIGLOS XIX Y XX

Manuel Torre era uno de los asíduos a las fiestas flamencas que se hacían en la plaza en los años 20 cuando se celebraba allí alguna boda o salía bien algún trato o negocio. Además acudían la paradeña de origen trianero Ana Heredia. Cuando ella cantaba Manuel Torre se partía la camisa.

También sentía devoción por El Chindo que cantaba soleares de Joaquín El de la Paula pero con el sello de la Plaza Arriba. También acudía Pepe el de la Flamenca granadino asentado en Marchena.

Melchor de Marchena acompañaba las fiestas con sus toques. La Niña de los Peines venía muy a menudo a aprender de los cantes de La Gilica a la que alabó en muchas ocasiones. En esas fiestas se arrancaba a bailar Manuela Reyes hermana de La Gilica y Juanillero y El Cuacua remataban la faena por saetas a Jesús Nazareno que hacía llorar a todos los presentes.

Los críticos flamencos Antonio Torres y Manuel Martín Martín han investigado en profundidad los secretos flamencos de la Plaza Arriba o Plaza Ducal de Marchena.

LA GILICA
La saga flamenca se inicia en el XIX con La Gilica y su estirpe gitana. María del Carmen de los Reyes Torres, La Gilica (Ecija 1866-Marchena 1942), creó dos estilos de Soleá y se casó en Marchena con Juan Jiménez, tío de Melchor de Marchena. Nació en Marchena el 10 de diciembre de 1866, en el número 60 de la calle Quemada, cuya partida de nacimiento está registrada en la parroquia de San Miguel. Murió en Écija el año 1950. La Gilica inventó en el XIX dos estilos de soleares, considerados entre los Cantes de la Plaza Arriba que luego fueron difundidos por La Niña de las Peines, la Roezna, Meneses, Lebrijano y Antonio Mairena.

Sus hijos, los hermanos Jiménez de los Reyes fueron el Cuacua, los guitarristas Miguel de Marchena, Titi del Quico y María Engracia todos cantaores nacidos en la Plaza Ducal y que dieron origen de «el jaleíllo de la Plaza Arriba» cantado incluso por Antonio Mairena. En 2016 se cumplieron 150 años del nacimiento de La Gilica y por esta razón la Fiesta de la Guitarra se dedicó a su memoria.

LA JOSEFITA
La Josefita era el apodo de Mª Josefa Torres Jiménez, hermana de El Babel y cuñada de La Gilica, más conocida por ser la madre del guitarrista Melchor de Marchena, y transmisora de los cantes antiguos de la Plaza Arriba a una nueva generación.

JUANILLERO DE MARCHENA
Juan de los Reyes Torres, Juanillero de Marchena, hermano de La Gilica fue un excelente cantaor aunque no muy conocido entre el público. Creó un remate del cante por soleá que sigue utilizándose en la actualidad aunque muchos de los aficionados al flamenco desconocen éste dato. Junto con su hermana, es otro de los pilares básicos del cante marchenero de la Plaza Arriba.

plaza ducal 3

FRASCO CHELES
Frasco Cheles es el seudónimo de Francisco Cruz Vargas, nacido en Marchena, vivía en Paradas desde finales del siglo XIX. Se dedicaba a esquilar ganado y se casó con Trinidad Torres Jiménez hermana de la madre de Melchor de Marchena. Tenía una cuadrilla de esquiladores de Marchena y Paradas que trabajaban en los alrededores de la Plaza y en toda la comarca.

EL TITI
El Titi es el sobrenombre de Manuel Jiménez Reyes nacido en Marchena, principios siglo XX. Hijo de La Gilica y Manuel El Babel. Guitarrista y bailaor. Desarrolló su faceta artística durante los años cuarenta, principalmente por las zonas del Campo de Gibraltar y Málaga. Daba clases de guitarra a los hermanos De Lucía, Manuel Molina y otros.

EL RUBIO DE LOS TEJERINGOS

El Rubio de los Tejeringos es el apodo de José Torres Vargas nació en Marchena en 1888, familiar de La Gilica y Melchor, churrero afincado en Paradas donde conoció al crítico flamenco Antonio Bascón Torres. Casado con con Pilar Torres Jiménez. Su hijo, Juan Torres Torres, fue uno de los fundadores de La Peña Flamenca de Paradas.

EL CUACUA
El Cuacua es el nombre artístico de Juan Jiménez de los Reyes, nacido en Marchena en 1904. Era hijo de La Gilica y está considerado como el mejor y más puro cantaor de la Plaza Arriba marchenera.

EL CHINDO
Apodo de Juan Jiménez Jiménez, primer marido de La Gilica. Chindo, que en caló quiere decir ciego, también fue el apodo de su hermano José María y su sobrino Manuel Jiménez. Este último fue célebre cantaor de la Plaza de Arriba que solía cantar en fiestas privadas con Tomás Pavón y que, según Antonio Mairena, destacó por soleares.

Continue Reading

Cultura

La prohibición eclesiástica de los tambores africanos en Perú que dió como resultado el cajón flamenco

Published

on

La música peruana es una mezcla de ritmos españoles, muchos de los cuales se han perdido en la propia España y ritmos africanos y criollos. De esta mezcla nace el cajón peruano, que Paco de Lucía descubre y trae a España como cajón flamenco. 

Para Perú es un orgullo que Paco de Lucía pusiera de moda en España y resto del mundo el cajón afro-peruano desde que una noche de 1977 oyera al negro Caitro Soto acompañando a Chabuca Granda en «La flor de la canela». 

Al cajón se le realizaron otros cambios en la península que consistieron en ponerle cuerdas de guitarra en el interior, bordoneras, e incluso campanillas o cables. Otra adaptación fue tocar con la “galleta” (parte superior del instrumento). A partir de 1978 Paco de Lucía empezó a utilizarlo en sus giras. La clave de tan natural
integración es que “está a medio camino entre las palmas y el taconeo”.

En los bares de la Lima del S. XVII, se tocaba una especie de ritmo primitivo parecido a la bulería flamenca, golpeando los nudillos de los dedos contra las mesas; acompañadas por dos guitarristas.

El cajón flamenco es el sucesor del peruano. La diferencia entre uno y otro está en la sonoridad, en el cajón peruano es más seca y oscura y en el flamenco el timbre es más agudo y metálico. Se trata de un instrumento usado por los esclavos africanos en Perú, donde desde la época de los esclavos hasta hoy, los grandes cajoneros son negros.  Se sigue utilizando en la música folklórica latinoamericana, de Perú, Cuba, etc.

El cajón es tradicional de la zona negra de Chincha, sur de Lima, donde como en todo el país, la Iglesia prohibió en el S. XVII el uso de los tambores por los esclavos; de hecho se quemaron todos los tambores por paganos y por suponer que con ellos se comunicaban de alguna forma desconocida y podían suponer un peligro las intenciones de la corona.  También les prohíben que tocasen el Panalivio, una canción que denuncia la explotación laboral del esclavo.  

Hacia 1813 desaparece el rastro del tambor en la documentación oficial y en 1850 se menciona por vez primera el cajón como instrumento musical. Al prohibirles el tambor los esclavos africanos usaban lo que tenían a mano, como cajones de madera para recoger fruta, mesas, envases o cántaros explica  Mª Elena Guerrero García en la  Revista Digital  Temas para la educacion.

DANZAS TRADICIONALES PERUANAS QUE USAN CAJÓN

Los ritmos peruanos de influencia española van transformándose, incluyendo ritmos criollos y negros, y cambiando de nombres como, el Landó o Tondero, el Panalivio, el Aguenieves, el Payandé y el Festejo, para luego dar origen a la Zamacueca, que queda oficializada como baile nacional. Estos ritmos cobraron forma con la inclusión del cajón, que se convierte, casi exclusivo y auténticamente en el instrumento peruano de percusión, por excelencia.

«El festejo» es la danza afroperuana, más antigua y más representativa que tiene el pueblo negro peruano; el festejo tradicional, el que se baila en los hogares negros
peruanos, sólo al ritmo de los cajones, tal como lo bailaban las antiguas negras esclavas del antiguo Perú.

Desde sus inicios el cajón peruano se usaba para acompañar a la Zamacueca limeña y al Tondero norteño bailes muy populares que se usaban en la Fiesta de Amancaes, un almuerzo campestre que se hacía los 24 de junio en honor a San Juan. 

Otro baile afroperuano era la “ombligada», un baile en que representaba la fertilidad y sexualidad en clara alusión a la fertilidad una de las fuentes originarias de la zamacueca. En el s. XVIII, esta danza, se tocaba con palmas y haciendo ritmo con los “cajones de casa” o también con “cajas de embalaje” o reemplazando las botijas primitivas hechas de piel de cabra.

El tondero es una danza que nació de la competencia entre los indígenas y los negros del norte, para demostrar quién practicaba y poseía la danza más bella; los indígenas con su “pava” o los negros con su “lundero”. El tondero viene de la voz lundero, que habría sido aplicada para nominar a los que tocaban o practicaban el “lundu”. 

BIBLIOGRAFÍA
ESTEBAN, J. Mª. (2007). Breve enciclopedia del flamenco. Ed. Libsa.
FERNÁNDEZ, L. (2004). Teoría musical del flamenco. Ed. Acordes Concert.
MERCADER, N. (2001). La percusión en el flamenco. Ed. Nueva Carisch España.
PACORA, F. (Dic. 2005 / Enero 2006). El Cajón Peruano. El viaje del cajón de Perú a
España. Tinkuy, 2, (16-18).
SANTA CRUZ, R. (2006). El cajón afro-peruano. Lima: Ed. Santa Cruz Percusión

Continue Reading

Actualidad

Un documento del siglo XVI ya hablaba de la calidad de los caballos de Marchena

Published

on

Angel Ruiz Galvez, investigador y Licenciado en Historia por la Universidad de Córdoba,  profesor del Master de Genealogía y Archivos, de la Universidad de Córdoba ha encontrado una referencia a la calidad de los caballos de Marchena que ya eran un referente en el siglo XVI. 
En el «Libro de la gineta de España» de 1599 Pedro Fernández de Andrada, expresaba que los caballeros de Córdoba y Jerez «siempre contienden sobre la bondad y ventaja de sus caballos» en una tradicional pugna entre estas dos ciudades andaluzas por capitalizar la cuna del caballo PRE.
Y añade «los que sobro todo se aventajan» en la calidad «son los caballos de Sevilla, Córdoba, Jerez, Ubeda, Baeza, «y no tienen en menos estima los de «Ecija Jaén y Marchena».  «Se entiende que se refiere a los caballos de sus criadores….que los tienen donde pueden, dehesas y hay una dehesa comunal para todos ellos, la dehesa de las yeguas» expresa Angel Ruiz Gálvez.

«Los ay en otras muchas partes dé la Andalaziá: donde aunque los Señores de las casas se precian poco dellos, la tierra, y el Clima del cielo produzca naturalmente muy buenos caballos: de que están llenas todas las cavallerizas de los Reyes, y Principes de el mundo, no estimando otros caballos que los de AndaIuzía».  Libro de la gineta de España.

Entre sus principales líneas de investigación figuran la nobleza, los señoríos y las élites locales, lo que le ha llevado a profundizar el estudio de los orígenes de las yeguadas cordobesas y la cultura ecuestre como los Marqueses del Carpio, caballerizos mayores de las Reales Caballerizas de Córdoba,  fundadas en 1568 y extinguidas en 1820.
Ruiz Gálvez defiende la tesis de que Córdoba es la cuna del Caballo Español. Felipe II eligió a Córdoba para crear esta raza en sus Caballerizas Reales, y ese encargo de velar por la mejora del Caballo lo mantuvieron desde la Edad media los ganaderos cordobeses en tono a la élite y la nobleza, dejando un inmenso sustrato documental. 
Sobre los caballos de Marchena también existe abundante documentación, desde la dehesa de las yeguas hasta las caballerizas de Palacio Ducal. 

TURISMO ECUESTRE HOY

Marchena aparece incluida en la ultima guía de turismo ecuestre de la Diputación de Sevilla con instalaciones como  el ‘Molino La Boticaria’ alojamiento rurales con caballos  que ofrece paseos a caballo por las inmediaciones.  La finca Vadoviejo ofrece Rutas ecuestres y clases de equitación y paseos a caballo. La Yeguada Carrasquilla ofrece alquiler de coches de caballos, clases de equitación, rutas ecuestres pupilaje, doma y exhibiciones.  La Escuela Ecuestre Los Prieto oferta clases de equitación, paseos a caballo, pupilaje, rutas ecuestres, rutas en coches de caballo y la finca de Manuel Alvarez ofrece  Alquiler de coches de caballos, competiciones de galgos (como jinete).
CABALLERIZAS DEL PALACIO DUCAL
Del Palacio Ducal de Marchena hoy solo quedan los cimientos y algunas estructuras y muros, tal y como constató la excavación arqueológica de Manuel Vera y otros.  Durante más de 600 años fue uno de los palacios más bellos y lujosos de España que primero tuvo aspecto mudéjar y luego se reformó conforme al gusto renacentista y barroco. 
En el XVIII se construyen las caballerizas monumentales a imitación de las que tenía el Alcázar de Madrid y se colocan mármoles y jaspes. A partir de 1701 se reforma la Plaza Ducal, se construyen las casas consistoriales, se añade una anteportada en 1733 con un patinillo para regular el acceso a la Puerta del Tiro y unificarlo con la línea de la fachada de la plaza Ducal.
Resultado de imagen de Puerta de Marchena
En el XVIII se construyen las caballerizas monumentales a imitación de las que tenía el Alcázar de Madrid
DEHESA DE LAS YEGUAS
El Camino de las Yeguas que se inicia en la carretera de La Puebla, llegaba hasta una dehesa de las Yeguas comunal del concejo de Marchena donde se guardaban las yeguas que era necesaria en caso de movilización militar .
 La Cañada Real de Pruna se inicia en la ctra de La Puebla y sigue hacia El Bajonar por la zona de Monte Armijo y llega hasta Pruna estando hoy operativa en su totalidad por ser acceso del ganado de la campiña a la Sierra de Ronda y era usada por las tropas para ir a las zonas de guerra.
LOS VECINOS DENUNCIAN AL ALCALDE PORQUE SE LLEVABA SUS CABALLOS
El 29 de Octubre de 1535 cientos de vecinos de Marchena, pleitearon contra el Alcalde de Marchena Diego Nuñez de Prado, Alcalde y Capitán del Castillo de la Mota y fundador del convento de San Francisco, y Juan Romero Alcalde de la Justicia ante la Real Chancilleria de Granada por los caballos y otras causas. Nuñez de Prado como Alcalde había rubricado las ordenanzas municipales de Marchena de 1525, regulando entre otros la actividades de los montes y dehesas públicos, pero los vecinos lo acusan de incumplirlas. 
Caballerizas reales de Córdoba. 
«El alcalde de la villa sin tener poder ni facultad para ello hace otro agravio a los vecinos. Cada vez que le parece toma los Caballos y otras cabalgaduras y las da a los criados del Duque o a quien le parece contra la voluntad de los dueños. Y esto mismo sucedió con los caballos que fueron a Túnez. Y después los vuelve sin hacer pago de daños, ni costas y sin pagar cosa alguna como si las haciendas de todo fuesen suyas».
REFERENCIAS A LOS CABALLOS EN LOS NOMBRES DE LAS CALLES
El nombre original de la calle Carreras era «Carrera de los Caballos» La carrera o corredera es un espacio urbano propio del renacimiento, una apertura de nueva creación, de hecho suele llamarse también Calle Nueva, en forma de recta en medio del tortuoso urbanismo islámico.
La apertura de la Calle Carrera o Calle Nueva en Marchena ordenada por Rodrigo Ponce de León está relacionada con el cambio en la puerta del tiro, y al mismo tiempo se hacen reformas en la   puerta de Osuna a final del XV. La Calle Nueva y Puerta Nueva se hicieron poco antes de la Guerra de Granada para adaptar el municipio a las nuevas necesidades militares.
Así lo atestiguan las cartas de Enrique IV por las que manda a las unidades de Carmona y Écija que presten su ayuda a Rodrigo Ponce de León, III conde de Arcos, y a Fadrique Manrique y Luis Portocarrero, uniéndose a ellos en la guerra granadina con sus pendones y gentes de a caballo y de a pie en 1474.
TOREO A CABALLO
Pedro Ponce de León hermano del Duque de Arcos Luis Cristóbal Ponce de León pasó a la historia por ser uno de los mejores y más famosos de España en el toreo a caballo en 1530. El rejoneo se fue gestando en los últimos años del siglo XVI y los primeros del XVII.
Los toros en la plaza mayor se convertían en un instrumento idóneo para la ostentación y la propaganda del poder.
Alancear toros a caballo era propio de nobles y reyes tanto en Castilla como en el califato de Córdoba. Carlos I de España alanceó un toro por el nacimiento de su hijo Felipe II (1527) en la Plaza Mayor de Madrid.
Pedro Ponce de León ya alanceaba toros y por ello fue famoso en la España de 1530 y se hizo famoso por ser el mejor y más aplaudido de su época en este precedente del rejoneo. A la historia del toreo aportó la idea de tapar los ojos a los caballos para que no se espantaran de los toros.
La zona de caballerizas se ubicaba frente a la iglesia de Santa María cerca de la calle Picadero. 
Fernán Chacón manifestó que el primer gran artífice de la lanzada fue Pero Ponce de León, hermano de los duques de Arcos e hijo del marqués de Zahara. Le llamaron “el toreador” y daba la lanzada de modo infalible y seguro: se situaba en buen lugar de la plaza, le tapaba los ojos al caballo para que no viera nada por delante y no se espantara. Las lanzas se sustituyen por picadores dándole valor estético a la faena de capote.
Iglesia de Santa María de la Mota, Marchena
A la derecha las caballerizas del Palacio Ducal antes de su destrucción. 
En 1540 el Duque de Arcos paga por carreras y garrochas para la lidia de unos toros que se soltaron en Marchena. En 1549 el Duque de Arcos compra unas garrochas «y otras cosas de sus toros que se lidiaron en Marchena».  En 1576 el Duque de Arcos recibe fondos por el daño que sufrieron cuatro toros que se llevaron de Lora para correr en Marchena  y se paga un corral en Marchena para encerrar los toros que se corrieron.
La Plaza Ducal tenía una puerta o arco llamado del Toril por donde entraba el ganado bravo directamente del campo.
Se evidencia la importancia del uso militar de los caballos, siendo Marchena un importante enclave militar en el XV y XVI. 
PEDRO DE LA BARRERA CAPITAN DE C ABALLOS CORAZAS
En 1648 el capitán de caballos corazas o coracero de Marchena Pedro de la Barrera Melgar solicitó formar parte de la Orden de Santiago y para ello se sometió a unas pruebas, entre ellas la de limpieza de sangre. En este documento se identifican claramente los padres y abuelos del pretendiente, todos de Marchena y Osuna. Entre los testigos que firmaron a favor estaban los párrocos de la villa y Diego Núñez de Prado Alcalde y Capitán del castillo de la Mota.
El coracero o caballo coraza era un soldado de caballería provisto de una coraza como armadura defensiva, y de una espada o hacha, y al menos una arma de fuego, como armamento ofensivo.
MULTAS PARA LOS CABALLOS FUERA DE LAS DEHESAS
Las ordenanzas municipales de Marchena de 1528 firmadas por el capitán del castillo de Marchena Diego Núñez de Prado se ocupan de regular la actividad de los caballos y yeguas, creando multas para los caballos que pastaran el prado de la villa «desde todos los santos hasta fin de mayo» y si los que incumplían esta norma eran «mesegueros o caballerizos» tenían que pagar la pena de ellos y no el Concejo. Igualmente los montes del Concejo estaban vedados para las vacas y caballos «desde San Miguel hasta Todos los Santos».  Igualmente había multas para los caballos que pacían en huertas, olivares o viñas y si no encontraban al dueño se los llevaban al corral del concejo. Tampoco estaba permitido que los caballos entrasen «en el pan» (trigales).
Si era libre el uso de caballos, asnos y mulas para labrar «en cualquier tiempo del año sin pena alguna y sin pedir licencia para ello pero si lo quisiera arar con bueyes en tiempo que haya esquilmo que pida licencia primeramente al Cabildo».
Los yegüerizos tenían prohibido juntar «una manada con otra» actividad multada con 120 maravedíes «y si el mayordomo da lugar a que se junten que pague la pena doblada para el Concejo» y estaban obligados a trabar los caballos desde la puesta a la salida del sol.
GANADEROS DE CABALLOS DEL SIGLO XIX
Josefa Alvarez vecina de Marchena aparece en el listado de los ganaderos equinos de Marchena de 1859 según «El libro de los hierros o marcas» con datos reunidos por las remontas e impreso por Juan Zabala director general de caballería.  Fue premiada por los Duques de Montpensier en 1850. 
En ese momento los principales criadores de caballos de Marchena eran los grandes capitales del municipio como Ildefonso Perez de Vargas, Pedro Sanz, José Díez de la Cortina, José de la Concha, Lorenzo Cortina, Pedro José de Torres, Juan Ternero Olmo, Rosa Civico, Viuda de Ibarra, Tomás de Morales, Baltasar Sainz, Manuela Ternero, Antonio Lopez Olmo, Fernando y Juan Martínez, José Vázquez Navarro, Francisco Lorenzo Platero, Pastora Conejero, Josefa Alvarez, Juan Fernández, Francisco Galindo, Manuel Covano, Josefa Diosdado, Juan Manuel Vergara,  Carlos Montiel, Francisco de la Concha, Manuel Salvador Gallardo, José Marcos, José Rivera, Mariano Ternero Benjumea y Fernando Martínez. 
Continue Reading

Historia

Tal día como hoy murió asesinado Luis Arispón Rodríguez, Alcalde en 1936

Published

on

Tal día como hoy murió asesinado Luis Arispón Rodríguez, Fundador Agrupación Socialista de Marchena (Sevilla). Alcalde de Marchena en 1936.  Nació en 1903 y murió asesinado en Alcalá de Guadaira el 26 de Julio de 1936.
Era empleado de comercio en una tienda de comestibles que su familia tenía en Marchena (Sevilla). Miembro de la Sociedad Obrera «El Porvenir» de la UGT de dicha localidad de la que en 1929 era secretario.

Ese año participó en la constitución de la AS de Marchena siendo nombrado tesorero de la misma. Fue elegido concejal en las lecciones municipales celebradas en mayo de 1931 en Marchena al repetirse la convocatoria por haberse aplicado el artículo 29 de la ley electoral en Abril anterior (al no presentarse nada más que una candidatura, ésta fue proclamada vencedora).

Ejerció como alcalde desde el 5 de junio de 1931 hasta el 26 de junio de 1934 que fue depuesto por el gobernador civil de la provincia, siendo repuesto en su cargo el 20 de febrero de 1936 después del triunfo electoral del Frente Popular. Al producirse el golpe de Estado de julio de ese año se encontraba haciendo unas gestiones en Sevilla donde fue inmediatamente detenido siendo fusilado en Alcalá de Guadaira (Sevilla) el 26 de julio siguiente.

Fuente; Fundación Pablo Iglesias.  Fotografía: Archivo fotográfico FPI (cedida por J. GAVIRA GIL). Fuentes: J. M. GARCÍA MÁRQUEZ. La UGT de Sevilla… p. 101; L. ÁLVAREZ REY y M. C. FERNÁNDEZ ALBÉNDIZ. Los socialistas y sus organizaciones en la provincia de Sevilla. – En: Los socialistas en Sevilla durante la Segunda República… p. 117; J. GAVIRA GIL. Luis Arispón Rodríguez

Continue Reading

Historia

Negros, canarios y moriscos, los esclavos más comunes en Marchena

Published

on

A fines del siglo XV la conquista de Canarias supone la la llegada a Sevilla de un contingente numeroso de prisioneros y de gomeros rebeldes. Sevilla era entonces el más importante mercado de esclavos del Sur de Europa. 

«Negros, canarios, musulmanes, mulatos e indios americanos convivían todos ellos en su seno dentro de una célula familiar cerrada y en medio de unos grupos sociales
muy diversificados» expone Alfonso Franco Silva, en su obra «El esclavo canario en Sevilla a finales de la edad media».

En 1480, los monarcas ceden sus derechos sobre la trata de esclavos canarios a Alonso de Quintanilla y Pedro Fernández Cabrón. Cabrón a veces actuaba llegó a la isla junto con Pedro de Vera, conquistador de Gran Canaria en 1483 y hombre de confianza de Rodrigo Ponce de León.

ESCLAVOS CANARIOS EN MARCHENA

El 12 de Marzo de 1490 Gómez de Barrionuevo, vecino de Marchena, compró una esclava canaria  llamada Malgarida, que fue liberada por el obispo de Canarias, con el argumento de que era horra es decir libre por lo que se genera un conflicto para decidir la suerte de la esclava en la Real Cancillería de los Reyes de Castilla.

Continue Reading

NOTICIAS ANTIGUAS

agosto 2021
L M X J V S D
« Jul    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!