Connect with us
Multigestion Publi

Flamenco

Raíces flamencas y gitanas de la Plaza Ducal marchenera

Published

on

En 1565 Loris Hoeffnagel realizó un grabado que muestra la ciudad de Marchena (Sevilla) y que fue incluido en un atlas. Es una de las imágenes de gitanos más antiguas que conocemos.

En ese grabado aparecen cuatro figuras: el padre, la madre, el mocito y el niño/a pequeño en los brazos de la mama.

 

Los hombres trabajan el hierro mientras la gitana amamanta. Se reconoce que son gitanos por las herramientas, los fuelles (esos fuelles han seguido siendo usados por los gitanos) y por la rodela que luce la gitana. Los gitanos vinieron a Marchena reclamados por los Duques como herreros y expertos en ganado equino en tiempos de la Guerra de Granada según algunos autores.

grabadomarchena

 El Ayuntamiento de Marchena contrataba para la procesión del Corpus varios grupos de danzantes desde 1578 entre ellos, danzas de gitanos. Maestros de danzas gitanos eran Sebastián García, Beltrán Bustamante, Diego Salguero, Francisco Heredia, Baltasar de los Reyes, Alfonso Nicolás Montoya, y María Parla.

En 1617 el Santo Entierro era portado por clérigos escoltado en los flancos por los armaos de etnia gitana con lanzas y espadas. En la procesión de la Virgen de la Soledad de Septiembre iba acompaña con música de ministriles, una capilla musical y “danzas de gitanos”.

kijj

TRADICIÓN FLAMENCA EN LOS SIGLOS XIX Y XX

Manuel Torre era uno de los asíduos a las fiestas flamencas que se hacían en la plaza en los años 20 cuando se celebraba allí alguna boda o salía bien algún trato o negocio. Además acudían la paradeña de origen trianero Ana Heredia. Cuando ella cantaba Manuel Torre se partía la camisa.

También sentía devoción por El Chindo que cantaba soleares de Joaquín El de la Paula pero con el sello de la Plaza Arriba. También acudía Pepe el de la Flamenca granadino asentado en Marchena.

Melchor de Marchena acompañaba las fiestas con sus toques. La Niña de los Peines venía muy a menudo a aprender de los cantes de La Gilica a la que alabó en muchas ocasiones. En esas fiestas se arrancaba a bailar Manuela Reyes hermana de La Gilica y Juanillero y El Cuacua remataban la faena por saetas a Jesús Nazareno que hacía llorar a todos los presentes.

Los críticos flamencos Antonio Torres y Manuel Martín Martín han investigado en profundidad los secretos flamencos de la Plaza Arriba o Plaza Ducal de Marchena.

La Niña de los Peines (Pastora María Pavón Cruz. Sevilla, 1890 - 1969)

LA GILICA
La saga flamenca se inicia en el XIX con La Gilica y su estirpe gitana. María del Carmen de los Reyes Torres, La Gilica (Ecija 1866-Marchena 1942), creó dos estilos de Soleá y se casó en Marchena con Juan Jiménez, tío de Melchor de Marchena. Nació en Marchena el 10 de diciembre de 1866, en el número 60 de la calle Quemada, cuya partida de nacimiento está registrada en la parroquia de San Miguel. Murió en Écija el año 1950. La Gilica inventó en el XIX dos estilos de soleares, considerados entre los Cantes de la Plaza Arriba que luego fueron difundidos por La Niña de las Peines, la Roezna, Meneses, Lebrijano y Antonio Mairena.

Sus hijos, los hermanos Jiménez de los Reyes fueron el Cuacua, los guitarristas Miguel de Marchena, Titi del Quico y María Engracia todos cantaores nacidos en la Plaza Ducal y que dieron origen de “el jaleíllo de la Plaza Arriba” cantado incluso por Antonio Mairena. En 2016 se cumplieron 150 años del nacimiento de La Gilica y por esta razón la Fiesta de la Guitarra se dedicó a su memoria.

LA JOSEFITA
La Josefita era el apodo de Mª Josefa Torres Jiménez, hermana de El Babel y cuñada de La Gilica, más conocida por ser la madre del guitarrista Melchor de Marchena, y transmisora de los cantes antiguos de la Plaza Arriba a una nueva generación.

JUANILLERO DE MARCHENA
Juan de los Reyes Torres, Juanillero de Marchena, hermano de La Gilica fue un excelente cantaor aunque no muy conocido entre el público. Creó un remate del cante por soleá que sigue utilizándose en la actualidad aunque muchos de los aficionados al flamenco desconocen éste dato. Junto con su hermana, es otro de los pilares básicos del cante marchenero de la Plaza Arriba.

plaza ducal 3

FRASCO CHELES
Frasco Cheles es el seudónimo de Francisco Cruz Vargas, nacido en Marchena, vivía en Paradas desde finales del siglo XIX. Se dedicaba a esquilar ganado y se casó con Trinidad Torres Jiménez hermana de la madre de Melchor de Marchena. Tenía una cuadrilla de esquiladores de Marchena y Paradas que trabajaban en los alrededores de la Plaza y en toda la comarca.

EL TITI
El Titi es el sobrenombre de Manuel Jiménez Reyes nacido en Marchena, principios siglo XX. Hijo de La Gilica y Manuel El Babel. Guitarrista y bailaor. Desarrolló su faceta artística durante los años cuarenta, principalmente por las zonas del Campo de Gibraltar y Málaga. Daba clases de guitarra a los hermanos De Lucía, Manuel Molina y otros.

Boda flamenca

EL RUBIO DE LOS TEJERINGOS

El Rubio de los Tejeringos es el apodo de José Torres Vargas nació en Marchena en 1888, familiar de La Gilica y Melchor, churrero afincado en Paradas donde conoció al crítico flamenco Antonio Bascón Torres. Casado con con Pilar Torres Jiménez. Su hijo, Juan Torres Torres, fue uno de los fundadores de La Peña Flamenca de Paradas.

EL CUACUA
El Cuacua es el nombre artístico de Juan Jiménez de los Reyes, nacido en Marchena en 1904. Era hijo de La Gilica y está considerado como el mejor y más puro cantaor de la Plaza Arriba marchenera.

EL CHINDO
Apodo de Juan Jiménez Jiménez, primer marido de La Gilica. Chindo, que en caló quiere decir ciego, también fue el apodo de su hermano José María y su sobrino Manuel Jiménez. Este último fue célebre cantaor de la Plaza de Arriba que solía cantar en fiestas privadas con Tomás Pavón y que, según Antonio Mairena, destacó por soleares.

Actualidad

El Roete se suma al flamenco integrador que abre hoy La Bienal de Sevilla

Published

on

By

La asociación El Roete de Marchena se suma al Flashmob de flamenco integador que con una coreografía de José Galán servirá de apertura de la XX edición de la Bienal de Sevilla hoy y que se bailará en todo el mundo.

La Asociación cultural de Marchena El Roete ha querido sumarse a este evento cuando se cumplen 25 años de su nacimiento y cuando preparan varias actividades para celebrarlo como un concurso de cartelería y otros eventos especiales. En el video editado por El Roete aparece el bailaor marchenero Miguel Talaverón, que este año ha bailado en más de cien espectáculos flamencos por toda España.

El inicio de la Bienal se celebra en Sevilla con una “Fiesta en Triana”, desde las 20:40 horas a los pies del puente de Isabel II, con el pregón flamenco de Tomás de Perrate, el flashmob inclusivo con coreografía de José Galán que se bailará en el Monumento a la Tolerancia de Sevilla, un pasacalles en la Plaza de Altozano,  un espectacular alumbrado desde el río,  a las 23:00, la Plaza de San Francisco encendido del “Racimo de Candiles” de la Bienal, y estreno del musical “Persecución”, tributo El Lebrijano y Félix Grande.

La Casa de la Provincia, en la Plaza del Triunfo, vivirá el viernes 14 de septiembre la “Jornada Moreno Galván, El Flamenco contra Franco”. También la Casa de la Guitarra se une a las actividades expositivas de la Bienal, ofreciendo una visita a la histórica Exposición de Guitarras de la colección del maestro José Luis Postigo, que se podrán descubrir durante esta XX edición en la calle Mesón del Moro, 12.

La coreografía de José Galán “Cierra los ojos y mírame” de Pedro Peña y José Galán veterano del flamenco inclusivo, tanto a través de su propia compañía y en Danza Mobile.  La corografía está preparada para que cualquier persona podrá bailar el flashmob.

Entre la programación de la XX Bienal de Flamenco se encuentran además reconocidas figuras del baile como Israel Galván, Farruquito, Rocío Molina, Eva Yerbabuena o María Pagés entre otros, presentarán sus nuevos espectáculos. El Espacio Turina acercará al corazón de la ciudad un mágico ciclo con algunas de las grandes figuras del toque, como Paco Jarana, Alfredo Lagos, Pedro María Peña o Santiago Lara. Las voces desgarradoras de El Granaíno y Tomás de Perrate se mezclarán en el programa con la juventud de María Terremoto, reciente Giraldillo Revelación, o la solidez de la Tremendita. Los sones añejos de David Lagos dejarán paso a las voces renovadoras de Rosalía o Niño de Elche. De Lole Montoya a Olga Pericet, Andrés Marín, Tomatito, el Ballet Flamenco de Andalucía, La Moneta o Isabel Bayón, todas las generaciones, estilos y disciplinas se darán cita en Sevilla del 6 al 30 de septiembre.

Continue Reading

Cultura

Rocío Márquez elogia a Pepe Marchena: Maestro de los grandes maestros

Published

on

By

Rocío Márquez elogia a Pepe Marchena en la web de la Revista cultural sevillana La Muy. A continuación reproducimos el artículo escrito por Rocío Márquez íntegramente. 

Como la mayoría de los cantaores y las cantaoras de mi tierra, Huelva, un fandango fue lo primero que canté. No recuerdo la edad que tenía, aunque mediante una cinta de VHS y la memoria de mi madre, sé que me faltaba poco para cumplir los tres años. Sí recuerdo en cambio la necesidad de pertenencia a un grupo. Quería ser morena y con voz rajá. En este empeño, con diez años, me teñí el pelo de negro y me gané a pulso un par de nódulos vocales. Este fue quizás uno de los mayores aprendizajes de mi vida. Es necesario conocerse y aceptarse, y no querer vender lo que no se tiene. Con esta enseñanza en proceso de interiorización, escuché por primera vez a José Tejada Martín, conocido por la afición flamenca como Pepe Marchena.

En él descubrí a un artista flamenco que se salía de todos los estereotipos que le imponía su género y creaba un estilo propio que me llenaba de fantasía, imaginación y libertad. En él no solo cambiaba el color vocal, también variaba el contenido. Arreglaba y cuidaba tanto los cantes como su vestimenta con una estética preciosista y personalísima. De él fue la iniciativa de vestir el flamenco de limpio, refiriéndose a cantar con chaqué.

Desde mi punto de vista, este hecho que hoy en día podría casi provocarme rechazo, en su contexto -principios de 1900- significaba un posicionamiento diferente al de los cantaores y cantaoras de aquel momento. Elegir esta indumentaria era una forma de mirar de tú a tú a los señoritos que los contrataban. Era un modo de horizontalizar una sociedad claramente jerarquizada. A veces, el mejor modo de plantarle cara al contrario es apropiarse de su simbología.

Acabo de recordar una anécdota que viene al caso. Pepe se encontraba en la barra de un bar tomando una copa. En ese momento, un señorito que frecuentaba el lugar se acercó a él y le pidió un fandango, a lo que Pepe respondió que eso costaba caro y puso un precio alto para la época. El demandante continuó pidiéndole aquella letra. Marchena le cantó. El señorito le pagó. Y justo después de cobrar, Pepe llamó al limpiabotas. Y mientras este le brindaba su servicio, le puso en su bolsillo el dinero íntegro que acababa de recibir.

Un artista-personaje así no podía dejar indiferente a nadie. Su cultura era popular pues era analfabeto. Su intuición e inquietud lo guiaron hasta la creatividad que corona a un genio.

De esta manera llegan las que serían algunas de sus obras más conocidas: La Rosa y la Colombiana. La primera de ellas surge en Badajoz, donde trabajaba en el Salón La Lipa. Al finalizar el recital, fue a ver la representación de Amores y amoríos de los hermanos Álvarez Quintero en el Teatro López de Ayala por parte de la compañía de Rosario Pino. Quedó fascinado con este texto, el cual pidió al terminar la función y poco tiempo más tarde lo musicó y grabó.

La Colombiana fue una creación inspirada en el zorcico vasco y algún corrido mexicano. Sin duda, la aportación del flamenco en el siglo XX que más se canta en romerías y fiestas populares.

Por esta búsqueda constante y por su curiosidad innata fue apodado con el sobrenombre de La Vieja y, sin ella, la Ópera Flamenca se habría quedado sin uno de sus máximos exponentes.

En el flamenco, al igual que en otras disciplinas existe la tendencia a clasificar, etiquetar y, si es posible, hacer equipos con los elementos que se coloquen sobre la mesa. En el caso que nos ocupa, muchos aficionados crean equipos de cantaores, así encontramos a los marcheneros, a los mairenistas (seguidores de Antonio Mairena), a los camaroneros (fanes de Camarón), a los morentianos (ultras de Enrique Morente)…

Me gustaría destacar dos cuestiones de este fenómeno. En primer lugar, que ninguno de estos grupos surge a partir de nombres de mujeres cantaoras. En el argot flamenco no he escuchado a nadie definirse como pavoniano (por Pastora Pavón, la Niña de los Peines) o paquero (por la de Jerez), aunque muchos reconozcan ser seguidores y admiradores de estas mismas artistas. Por otro lado, se me viene a la cabeza la expresión que alguna vez le escuché al Niño de Elche cuando hablaba de los “morentianos conservadores”. No sé hasta qué punto somos capaces de degustar la esencia de un cantaor o cantaora, de sentirla, analizarla y reproducirla, si se quisiese, antes de llegar a una reproducción lo más exacta posible… en caso de artistas creativos tengo la sensación de que reproducir sistemáticamente “cantes míticos” del artista admirado puede ir casi en contra del verdadero mensaje que intentó transmitir.

De cualquier modo, a pesar de mi visión cooperativista, tengo fe en que este arte aprenda a apreciar la peculiaridad de cada artista y no acabe haciendo equipos como en el fútbol.

Volviendo a nuestro personaje, Marchena, me viene a la mente una frase de mi maestro José de la Tomasa. Él siempre nos decía que el cante es mitad garganta, mitad cabeza. Al principio me pareció un poco desproporcionada esta medida, hoy me parece un buen diagnóstico.

Cantando bien hay mucha gente, pero para ser cantaor o cantaora eso no es suficiente. Pepe Marchena fue de los primeros en tener una visión empresarial y diseñar su propio modelo de marketing (de la época). Su manera de funcionar era la siguiente. Se trasladaba un día antes al pueblo o a la ciudad donde iba a actuar, preguntaba por la taberna más frecuentada y allí se cantaba una pincelada, dejando con la miel en los labios a los presentes e impulsando la mejor campaña de promoción, el boca a boca.

En el mundo flamenco existe un máximo galardón, la Llave del Cante. Para mí, lo interesante de este premio es la simbología, porque hace falta abrir puertas y ventanas en la sociedad que vivimos. Marchena me ha enseñado a apreciar y a entender a otros artistas, me ha invitado a visitar países exóticos de América con sus melodías de ida y vuelta, me ha mostrado cómo la invención siempre tiene un hueco en la expresión y, sobre todo, ha sido un ejemplo de cómo crear un personaje ante el que nadie se queda indiferente.

Continue Reading

Actualidad

El Roete se suma al flamenco integrador que abrirá La Bienal de Sevilla

Published

on

By

La asociación El Roete de Marchena se suma al Flashmob de flamenco integador que con una coreografía de José Galán servirá de apertura de la XX edición de la Bienal de Sevilla el 6 de septiembre y que se bailará en todo el mundo.

Flashmob integrador, que atiende a la diversidad y se prepara para abrir la XX Bienal de Flamenco de Sevilla y en la que ya trabajan academias, artistas, compañías, instituciones y aficionados, por todo el mundo.

La Asociación cultural de Marchena El Roete ha querido sumarse a este evento cuando se cumplen 25 años de su nacimiento y cuando preparan varias actividades para celebrarlo como un concurso de cartelería y otros eventos especiales. En el video editado por El Roete aparece el bailaor marchenero Miguel Talaverón, que este año ha bailado en más de cien espectáculos flamencos por toda España.

El flashmob de la Bienal de hace dos años con Farruquito fue bailado de forma simultánea por 42 grupos de 29 ciudades del mundo y el video en directo de Youtube fue visto mas de 100.000 veces. El acto central se ubicó en la Plaza Virgen de los Reyes de Sevilla.

Este año la XX edición de la Bienal de Sevilla se abre con una coreografía de José Galán para las  bulerías “Cierra los ojos y mírame” de Pedro Peña y  José Galán.  José Galán lleva toda una década trabajando por un flamenco inclusivo, tanto a través de su propia compañía como en colaboraciones con otras propuestas como la de Danza Mobile, que ha recibido hace sólo unos días un Premio Max por su Carácter Social. Nacido en Sevilla en 1980, Galán es un bailarín y pedagogo que se inició en la danza con siete años. 

La corografía está preparada para que cualquier persona podrá bailar el flashmob, alrededor del mundo y también en la jornada inaugural de la XX edición, en el Monumento a la Tolerancia de Sevilla, con vistas al barrio de Triana.

Además de la coreografía del flashmob, también se encuentra disponible online el tema “Cierra los ojos y mírame”, para facilitar los ensayos. La conversación social alrededor del flashmob de #laBienalXX se aglutinará en el hashtag #flashmobBienal.

Este año, además de contar con artistas de Lebrija por su gran interés como cuna de flamenco, se celebrará en la plaza San Francisco un espectáculo de calle de corte dancístico con argumento propio del teatro andaluz, cuyas representaciones contarán con la música de la obra ‘Persecución’ de Juan Peña ‘El Lebrijano’, como homenaje a este importante cantaor y su trayectoria.

Entre la programación de la XX Bienal de Flamenco se encuentran además reconocidas figuras del baile como Israel Galván, Farruquito, Rocío Molina, Eva Yerbabuena o María Pagés entre otros, presentarán sus nuevos espectáculos. El Espacio Turina acercará al corazón de la ciudad un mágico ciclo con algunas de las grandes figuras del toque, como Paco Jarana, Alfredo Lagos, Pedro María Peña o Santiago Lara. Las voces desgarradoras de El Granaíno y Tomás de Perrate se mezclarán en el programa con la juventud de María Terremoto, reciente Giraldillo Revelación, o la solidez de la Tremendita. Los sones añejos de David Lagos dejarán paso a las voces renovadoras de Rosalía o Niño de Elche. De Lole Montoya a Olga Pericet, Andrés Marín, Tomatito, el Ballet Flamenco de Andalucía, La Moneta o Isabel Bayón, todas las generaciones, estilos y disciplinas se darán cita en Sevilla del 6 al 30 de septiembre.

Continue Reading

Actualidad

Más de cien personas trabajaron en la Fiesta de la Guitarra 2018 (Video)

Published

on

By

Fiesta de la Guitarra 2018

Cante: Mayte Martín, Manuel Lombo, Jeromo Segura y Julia Carmona / Guitarras: Rafael Rodríguez El Cabeza, Manuel de la Luz, Melchor Chico y Manuel Cortés / Baile: El Choro y Saray Pliego, con Verónica Bernal y Elena Rojas (cante); David de Haro (guitarra), y Fran Espinosa (percusión) / Palmas y coros: Los Mellis / Guitarra de concierto: Manuel de la Luz, con Los Mellis (palmas) y Melchor Chico, con Juan Antonio (cajón). Presentado por Manuel Martin Martín. 


DETRAS DEL ESCENARIO

Más de 100 personas, coordinadas por Calvario Producciones, entre ellos artistas, técnicos, iluminadores, montadores, personal de producción,seguridad, conductores, catering, diseñadores, etc, han trabajado en la presente edición de la Fiesta de la Guitarra, además de los profesionales del Ayuntamiento de Marchena dedicando más de 50 horas de trabajo ininterrumpidas y varios meses de trabajo.

“Hoy hay que rebuscar entre lo que aprendí de mis maestro en la ortodoxia; tengo un encuentro muy especial con Marchena y con el Flamenco. Deseo estar a la altura” manifestó Manuel Lombo poco antes de la Fiesta de la Guitarra.

Rodeado de amigos y conocidos, venidos de media Andalucía, Manuel Lombo brilló en la noche marchenera como la estrella que es.  Acompañado de Rafael el Cabeza, y arrancando  por aires marineros gadinatos por alegrías gaditanas, y siguiendo por malagueña, minera con levantica, soleá, seguiriya y bulerías. Lombo vuelve a Marchena después de actuar en el programa de Feria de Marchena de 2008.  El calendario flamenco de Manuel Lombo le ha llevado al Festival Flamenco de Majahonda en abril, y el próximo cuatro de agosto estará en el Festival internacional de cante de las Minas en La Unión, Murcia.

Como recordó el presentador Manuel Martín, Lombo comenzó su formación en el flamenco en la Fundación Cristina Heeren y pasó por la compañía de Rafael Campallo (2003) y en el 2008 participó en la Bienal de Sevilla con el espectáculo Don Juan Flamenco.  Aunque actualmente está de gira por toda España con su espectáculo “Lombo X Bambino” donde recrea la carrera del rumbero utrerano Miguel Vargas, de vez en cuando a Lombo le gusta sumergirse en la raíz flamenca.

El público llenó de nuevo la Plaza de San Juan para ver la Fiesta de la Guitarra que empezó con viento algo molesto para el flamenco y concluyó con algo de frío y los elogios unánimes a la actitud del público que no se movió de sus asientos en las cuatro horas que duró el espectáculo. Reunión de amigos y enamorados de Marchena y del flamenco, la Fiesta de la Guitarra siempre es punto de encuentro para los amantes del arte.

Melchor Chico, nieto de Melchor abrió la Fiesta de la Guitarra por soleá y continuó por las bulerías de ‘Plaza de los Melchores’, donde está en proyectoi instalar un monumento a la legendaria dinastía de guitarristas marcheneros.

Abrieron el festival una muestra de jóvenes artistas marcheneros con Julia Carmona, por alegrías y tangos acompañado de Manuel Cortés, nieto de Tate Cortés, y el baile de Saray Pliego.

El onubense Manuel de la Luz, acompañado de Los Mellis brilló en su soleá.  Jeromo Segura, destacó por seguiriyas acompañado del Niño de Barbate y Curro Durse, haciendo algunos cantes de Pepe Marchena como una  guajira marchenera y terminando por fandangos de Huelva.

El bailaor onubense El Choro dio una clase magistral de lo que supone el baile masculino flamenco con un breve pero intenso muestrario de expresividad contenida y sobria.

Tempo Rubato de Mayte Martín

La voz sufriente de la barcelonesa Mayte Martín (María Teresa Martín Cadierno, 1965), estuvo acompañada por el alicantino Alejandro Hurtado, cantando la granaína de Chacón, petenera, soleá, tientos, tangos y cantiñas.  Los ocho discos grabados por esta artista dejan claro cual es su papel en el mundo flamenco. El último se llama Tempo Rubato, una indicación en la partitura que significa que el solista abandona la regla para dar más expresividad a lo que hace y marca un “impasse” que retrasa el tiempo, “lo mismo que pasa cuando te enamoras; es un tiempo robado a la vida”.

Enamorada del bolero, el flamenco y las mujeres Mayte Martín (Barcelona, 1965) ha amado en los últimos 33 años “mucho y bien” a muchas mujeres y son ellas las que le han dado la materia prima de su último disco, “Tempo Rubato”, un “diario sonoro”.

Son todos temas suyos pero ha querido incluir un soneto de García Lorca, “Gacela del amor imprevisto”; el tango de Alfredo Le Pera y Carlos Gardel “Sus ojos se cerraron”, el “Soneto de amor” de Rafael de León y la canción de Nuria Canal “La mujer del pirata”.

Continue Reading
Advertisement

5000 PERSONAS AL DIA Y 80.000 AL MES

  • Email
  • Teléfono
    ANUNCIATE CON NOSOTROS 955845142-744486390
  • Dirección
    Compañia 8 A Bajo Izda, Marchena, Sevilla.

Categorías de los productos

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!