Connect with us

Literatura

Relatos de verano: Los ángeles de la Alhambra

Published

on

Aún es noche cerrada cuando Ahmed renuncia al lecho. Si hoy fuera un día normal le bastaría con lavarse la cara. Pero hoy no es un día como otro cualquiera. Limpiar las alas es un trabajo arduo y minucioso. Exige tiempo. El frío, tan desagradable hasta ayer mismo, reconforta su espíritu esta madrugada.

Finalizado el ritual purificador, sale al patio, extiende su estera en el suelo, se arrodilla sobre ella y recita la oración del alba alzando e inclinando su cuerpo con los brazos extendidos y las alas plegadas.  Ahmed yergue su metro noventa de estatura, respira hondo y emprende el vuelo hacia su destino.

A muchos kilómetros de allí, Aldara despierta; ha tenido una pesadilla. Un ángel de dolorosa belleza la señalaba con el dedo haciendo arder su corazón como una tea.

Ella, pequeña y delgada, con el cabello corto y alborotado, y llenándolo todo sus dos apéndices dorsales, de algodón blanco y purísimo, tan frágiles como vigorosos. Hoy ya no le resultan una pesada carga.

El sol empieza a asomar tímidamente, dejando tintes rojizos entre las nubes y más que nunca Aldara tiene el irrefrenable deseo de sentirse libre. Abre la ventana y sin pensarlo se lanza al vacío, sobrevolando majestuosa por encima de la ciudad.

La imagen puede contener: una o varias personas

-Ahmed que estas haciendo?.
El anciano bonachón que parecía haber salido de la nada miraba a Ahmed con sus ojos azules como un mar lleno de infinita calma, bondad y paz, sentado sobre las arenas del desierto y fumando una pipa que parecía no agotarse. -Adonde vas?.

-Voy a cumplir mi destino-. Respondió Ahmed sin apenas mostrar el más leve rastro de sentimientos.

-No te das cuenta que caminas en dirección equivocada?.

-No pensabas igual cuando yo era un niño.

-Tu no sabes cómo yo pensaba….Cuando se giró para responder al anciano, éste ya no estaba allí.

El sol se elevaba y comenzaba a hacer calor al mismo tiempo que noto un extraño olor a agua dulce en medio del desierto. Dio unos pasos hacia delante y tras una duna y en medio del desierto apareció, un pequeño lago en el que jugaban unos niños. Los dos niños alados jugaban, felices.

-Aldara- Le decía el niño a la niña. -Te prometo que nunca me separaré de ti y que siempre defenderé a los niños alados, que serán mis hermanos. Y que solo usaré mi don para hacer el bien.

–De acuerdo Ahmed, pero te recuerdo que esta promesa es de por vida. Ya sabes que nosotros no podemos estar en el lado de las sombras.

Una luz dorada lo inundaba todo. El corazón de Ahmed se llenó de felicidad. De repente la niña alada dejó de hablar con el niño que tenia delante.

Y se dirigió a él. –Ahmed, ven a buscarme, te necesito. Ya.

-Ahmed entendió que lo que el viejo le había dicho era cierto. Tenía que ir al oeste a buscar a Aldara. Había llegado la hora de la verdad. Abrió sus alas y se alzó rumbo a la Alhambra de Granada. Aldara, hacia ti voy. Allí te espero. Sus alas se elevaron hacia la luz.

Una vez finalizada la conferencia del doctor en historia Miguel Santos en la Alhambra, se acercó a él una periodista para conversar. Al profesor  no le gustaban los periodistas, pero Nawda, así se llamaba aquella mujer de ojos verdes, le hizo una pregunta .

-¿Cree usted que puede existir relación entre los niños alados y la Alhambra?.

-Perdone señorita pero no quiero ni puedo hablar aquí. Vámonos fuera. Ambos dejaron los salones del Palacio de Carlos V, lleno de gente importante de la ciudad granadina y salieron a los jardines, asegurándose de no ser vistos. Cuando estuvieron al resguardo de las miradas, continuaron la conversación.

– Se ha extendido el rumor de que usted tiene datos que señalan que los niños alados están directamente relacionados con la toma de Granada.

Miguel levantó la ceja, mostró una expresión de sorpresa y manifestó  – No creo que nadie, posea datos que puedan concluir lo que usted dice.

-Admed, hijo del Rey Boabdil de 2 años de edad, fue prisionero de los Reyes Católicos,  y no le fue devuelto a sus padres. Educado como cristiano, con 9 años, muere su madre Morayma.

– Que interesante, continué Nawda – profirió Miguel.

– El cadáver de Morayma nunca fue encontrado, las fuentes históricas dicen que desapareció. Otros dicen que aunque se le dió por muerta siguió viviendo, pero no una vida normal, sino una vida eterna. Fue una maestra resurrecta, algo así como una Saint Germain islámica.

-Señorita Nadwa. Todo eso suena muy bien, si estuviéramos escribiendo una novela de esas tan de moda. ¿Como se llama ese escritor? El del Codigo Da Vinci…..

-Usted es un experto en la vida de Morayma, la última reina de Granada. Pero el misterio de los niños alados es un tema genético.

-Si usted piensa como todo el mundo que son un avance en la evolución humana, un nuevo eslabón si le gusta más la expresión, se equivoca.- Y ahora si me disculpa, debo marcharme, tengo trabajo que hacer.

-Ha sido un placer, Señor Santos. Si cambia de idea, aquí puede encontrarme.- dijo mientras le ofrecía una tarjeta de visita.

-Cuentos, señorita Nadwa, eso solo son cuentos. Se despidió el profesor.

Cuando iba a salir del establecimiento, la televisión llamó su atención:
Ultima Hora: Dos miembros del grupo terrorista denominado “Los Angeles de Ala” se inmolan en un ataque a la embajada española en Irán causando un número de victimas aún sin confirmar. A la vez se ha hecho publico un comunicado mediante el cual el mencionado grupo terrorista reclama la devolución de Granada advirtiendo que la tomarán por la fuerza si fuera necesario. La autoridades se han reunido en gabinete de crisis para intentar solucionar el tema.

Además un extraño fenómeno se está produciendo en la ciudad de Granada. Han llegando hombres alados al barrio del Albaicín, y se están congregando en torno al Mirador de Moraima o de la Esperanza. De pronto sintió una mano asiéndole el brazo.

-Va a seguir insistiendo en que todo este asunto es solo cuestión de genética Señor Santos?.

-Vamos a mi despacho. Está aquí cerca.- Le dijo sin apenas mirarla emprendiendo el camino a paso ligero.

-Qué sabe usted exactamente del manuscrito?

-Que recoge una profecía. “Cuando la media luna y la cruz vuelvan a alzarse en armas, y la tierra de Granada vuelva a bañarse de sangre, la última reina de Granada volverá a la Alhambra invocada por dos ángeles venidos de oriente y de occidente y arropada por un ejercito de hombres ángeles acabará con el mal en el mundo y con todo tipo de guerras y enfermedades – resumió la periodista mientras seguía a duras penas al profesor-.

-Realmente ha estudiado el tema.- la felicitó sorprendido.

-Le contaré más. Durante unas obras en el Albaicín, en el Mirador de la Esperanza, desde donde Morayma observaba el que fuera su palacio encontraron una piedra grabada. Junto a él una carta donde se cuenta que Morayma, tras una vida desgraciada, marcada por las continuas guerras, que le arrebataron  a sus hijos, se negó a que su alma descansara en paz mientras que sobre el que fuera su reino hubiera una guerra de religión.

Por eso no hubo una tumba, no hubo un cuerpo que enterrar. La leyenda dice que desapareció en el cielo trasformada en un hermoso Ibis o pájaro Sagrado.

Hace veinte años, cuando empezó a cobrar más fuerza la reclamación de Al-Andalus, Granada como su capital y la amenaza radical islamista, empezaron los nacimientos de niños alados.

-Casualidad? No lo creo.- Concluyó la explicación enseñándole una copia de los manuscritos encontrados.-

-Los niños alados son el ejercito de Morayma?- le preguntó
El profesor asintió -Eso parece.

-Ahora podemos estar seguros de que el manuscrito es auténtico.

Historia

La leyenda de los amores de Diego Ponce de León con una mora granadina en la Casa del Chapiz

Published

on

Una llamativa leyenda del XVI nos habla de los amores sobrenaturales de Diego Ponce de León con una mora granadina, en la casa del Chapiz publicada en El Folletin, suplemento de El Correo de Andalucia el 1 de Agosto de I875 con el título de «El Señor de Marchena».

Diego Ponce de León era según algunos biógrafos hermanos del Duque de Cádiz, Don Rodrigo en los tiempos de la conquista granadina.  También encontramos libramiento a favor de otro Diego Ponce de León por la renta del llamado donadío de la Matilla en Marchena, 10 de diciembre de 1537 y otros pagos a nombre del Duque  que recogía Diego Ponce de León. Hasta aqui los datos históricos.

Pero la leyenda nos habla de un joven e impulsivo Diego Ponce de León que había dejado sus estudios de Cánones en la Universidad de Alcalá para enrolarse en la Guerra de Granda junto al Duque de Cádiz destacando por su valentía y fiereza.

Diego caminaba con un grupo de amigos por la carrera del Darro cuando decidió subir al Albaicín por la Cuesta del Chapiz, no sin antes ser advertido por sus amigos de que «si os vais á meter en el Albaicin, no doy un ardite por vuestra vida; pensad que es mala muerte la que se recibe en la sombra, por la espalda y con el puñal de un asesino; ya sabéis lo que pasa en el Albaicin, y que no seriáis el primero á quien acuchillaran esos traidores moriscos al revolver cualquier esquina».

No voy tan arriba Mendo; quedóme á la entrada de la Cuesta del Chapiz. —¿Es riña ó galanteo? —Curioso andáis; mas bien es lo segundo. Hace dos noches que al pasar junto á la Cuesta del Chapiz, después de aquel inolvidable festin, asentada en las tapias de un Carmen vi una mora, y entre la penumbra creíla de muy buen parecer; la hora y soledad del sitio me hizo enamorarla, y cuento esta noche con que me reciba en su casa.

En la esquina derecha de la Cuesta alzábanse los tapiales de un Carmen, sobre los cuales se veian las ramas de muchos árboles, entre los cuales descollaba una mansión morisca.

Tras la tapia y apoyada en uno de varios pilares que sostenian una frondosa parra, distinguió D. Diego á una muger, vestida á la usanza mora, la cual le señaló la puerta del como invitándole á que entrara; el joven se acercó á la puerta, hallóla entreabierta y resueltamente penetró en aquel recinto y se adentró con ella en sus aposentos privados.

El relato describe una mansión mora lujosa, llena de jardines y bellezas sin igual, de hecho aún hoy la Casa del Chapiz es la mansión mora más granda y bella después de la Alhambra y sede de la Escuela de Estudios Arabes del CSIC.

Al día siguiente los lacayos de los Ponce buscaban a Don Diego por todo el Albaicín, con su llamativo escudo en el frontal, con las armas de la familia. Lo llamaban las autoridades de la Alhambra para algún asunto de importancia.

Lo encuentran bajando la cuesta del Chapiz después de una noche de placer y le advierten que el Alcaide de la Alhambra lo espera, pero Don Diego había olvidado su espada en la casa del Chapiz, así que da media vuelta y vuelve sobre sus pasos.

Cuando llama a la puerta no le abren, asi que aporrea la madera fuertemente hasta que despierta al vecino de enfrente, que le advierte de que esa casa está deshabitada desde hace años. Como Diego no cree lo que dice, baja el hombre con las llaves de la casa en la mano, para que lo compruebe.

 

Mientras bajaba, examinó el joven el carmen; imposible era equivocarse; estaba en la esquina derecha de la Cuesta, y en toda aquella acera no habia puerta alguna con la que poder confundirle; además sobre el portón veíase uno entre otros varios posteles que sostenían unos parrales, en el que D. Diego reconoció aquel en el cual se apoyaba la morisca, e indicarle que entrara en el carmen.

-Perdonad señor, dijo el que abria; sin duda venís equivocado; esta casa está deshabitada desde hace un año; cuando la rebelión de los moriscos del Albaicin contra el confesor Cisneros, ahorcaron los cristianos en la rambla del Beiro al rico moro dueño de esta vivienda.

La chusma se ensañó con la casa, la saqueó y quemó dando muerte á una hija de aquel infeliz, la cual según las gentes era de gran hermosura. La justicia cerró el  carmen, y confiáronme las llaves para que las guardara.

-Esperadme aquí, amigo; tengo gran curiosidad de ver esa casa; y entróse resueltamente por el jardín adelante y efectivamente encontró todo en la casa destrozado y quemado, los árboles y plantas abandonados y caídos y ya no quedaba ni rastro del esplendor que había visto la noche anterior.

Al fondo del patio encontró la puerta oscura de los aposentos de la bella mora que habia conocideo la noche anterior, entró en la habitación y la encontró igualmente destrozada y quemada, y no como la noche anterior.

De repente vio aterrado que en un rincón de la estancia estaba puesta su espada; un rayo de sol penetrando por el agimez de la cúpula hacia brillar sus esmaltes y la pedrería de su empuñadura.

Una cosa extraordinaria pasó entonces por el rostro de D. Diego; palideció profundamente, todos los rasgos de su semblante tomaron un tinte de austeridad melancólica, parecía haber recobrado la calma, y yéndose á donde estaba su espada, cayó de hinojos, tomóla y colocando la cruz de ella sobre sus labios, murmuró durante largo tiempo una ferviente plegaria.

 

Continue Reading

Historia

Cervantes, Marchena y los Ponce de León

Published

on

Marchena aparece en el Quijote de dos formas. Una, mencionada de forma directa,  en el Capítulo 57 de la segunda parte del libro, publicado en 1615 cuando Altisidora se burla del Quijote «Seas tenido por falso/ desde Sevilla a Marchena/ desde Granada hasta Loja/ de Londres a Inglaterra». Y otra de forma indirecta, en el capítulo de los leones, donde aparece Manuel (Ponce) de León, «El Valiente» glorificado como héroe medieval, quien estaba en guerra contra los marcheneros y su señor, Rodrigo por la herencia familiar.

Existen distintos documentos y cargos que sitúan a Cervantes llevando un total de 2000 arrobas de aceite de Marchena a Sevilla desde  septiembre de 1588 a julio de 1594 tal y como expuso Fernando Alcaide.

Un documento de 5 de septiembre de 1588 pide la justicia de la villa de Marchena, Alcaldes y regidores que colaboren con Cervantes bajo pena de 500 ducados, y lo mismo se ordenaba a los escribanos del Concejo. Cervantes tenía la potestad de embargar bienes particulares de los marcheneros y ponerlo a disposición de un fin público la monarquía y su política exterior consistente en la expansión a Indias y la guerra contra la Inglaterra protestante según Fernando Alcaide.

Marcheneros o propietarios ubicados en Marchena vendieron aceite a Cervantes . A Alonso Jiménez vecino de Marchena le compro 782 arrobas de aceite a 10 reales la arroba. El doctor Gonzalo Hernández, médico 220 arrobas. Fernando Gregorio vecino de Sevilla, 70 arrobas, Juana de Mendoza vecina de Sevilla, 566 arrobas,  Jorge Rodríguez portugués de Marchena, 225 arrobas, el doctor Diego de Madrid, 78 arrobas, Rodrigo Suárez Garrote vecino de Marchena a 112 arrobas de aceite. Fernando Gil arriero vecino de Marchena cobró 6608 maravedíes por el acarreo de 236 arrobas de aceite de Marchena a Sevilla.

José cabello cabello Núñez investigador y archivero de La Puebla de Cazalla ha documentado la actividad de Cervantes como proveedor de los galeones de la Flota real en Écija, Porcuna, Jaén, Utrera, Carmona, Marchena, Arahal, Paradas Puebla de Cazalla, Morón, Osuna y Villamartín Cádiz al servicio de Felipe II.

Además Miguel de Cervantes estuvo al servicio de los Ponce de León en 1572 tras perder el movimiento de la mano izquierda en la batalla de Lepanto.

En Archivo de Simancas se conservan los documentos del pago a Miguel de Cervantes donde se dice el 11 de febrero de 1573 se ordena a los oficiales de la Armada que liberen a favor de Miguel de Cervantes soldado de la compañía de don Manuel Ponce de León y escudo a cuenta de lo que se le debe y otras referencias similares.

Cervantes se incorpora entonces a la compañía del capitán Manuel Ponce de León en campañas militares como Navarino y La Goleta, con base en los cuarteles de invierno de Sicilia Cerdeña y Nápoles.

Manuel Ponce de León era hijo del conde de Bailén, sobrino de Lope de Figueroa, hombre de conciencia de don Juan de Austria, creador y capitán de los tercios de Granada Costa en la Alpujarra y Lepanto, primo de Luis Cristóbal Ponce de León, duque de Arcos.

Manuel Ponce de León en la Quinta Compañía de Lepanto con 80 soldados con base en las galeras españolas.  El tercio de Granada o de Lope de Figueroa siguió luchando en Flandes a las órdenes de Juan de Austria y en Portugal.

Manuel Ponce de León era primo del Duque de Arcos, señor de Marchena Luis Cristóbal Ponce de León y nieto de Manuel de León «El valiente», en quien se basó Cervantes para el episodio de los leones de El Quijote y que además aparece citado en obras de Lope de Vega y en el romancero tradicional por su valentía enfrentándose a leones y matando moros.

Luis Cristóbal Ponce de León nacido en 1510 en Marchena fue Capitán General de la Armada de Flandes, adonde llevó 600.000 ducados partiendo de Laredo, Asturias con 5.000 soldados según el nobiliario de los Ponce de León. Rehén de Francisco I Rey de Francia en 1529, el rey francés le regala valiosas joyas, luego embajador en EL París de la reina Catalina de Médicis. Vuelto a Marchena ayudó a sofocar la rebelión de los moriscos de Ronda de 1570, fue sepultado en Santo Domingo de Marchena.

GUERRA ENTRE MANUEL Y RODRIGO PONCE DE LEON

Este quijotesco Manuel de León «El valiente», llevó demasiado lejos la guerra por la herencia familiar, con su hermano el Señor de Marchena Rodrigo Ponce de León que concluyó con la cesión a sus nietos de la ciudad de Bailén.

Los marcheneros rechazaron y pusieron en fuga en Enero de 1573 a Manuel Ponce de León y sus hombres que se habían apoderado del Castillo de la Mota. Desde las almenas  Manuel pidió a los vecinos de Marchena que le reconocieran como señor a cambio de ventajas económicas pero los marcheneros prendieron fuego a las puertas del castillo y asaltaron la torre donde estaba y lo pusieron en fuga.

El mismo día que murió Don Rodrigo y para asegurar la toma de posesión de todas las ciudades, Enrique de Figueredo antiguo alcalde de Morón y otros 20 marcheneros a caballo y armados secuestró en Sevilla a don Manuel Ponce de León y lo recluyeron en el castillo de Mairena y luego en Zahara de la Sierra según Carriazo.

Francisca, hija de Rodrigo Ponce de León, recibió de su viuda Beatriz de Pacheco 400.000 maravedíes por manifestar públicamente en una venta de Marchena su fidelidad a la causa de su tío Manuel El Valiente antes que a la de los Pacheco.

Un enfrentamiento azuzado por los Reyes Católicos, según Carriazo, que dieron orden en secreto de fomentar el odio entre hermanos y alentar la rebelión contra los Ponce de León para quitarle la ciudad de Cádiz y así fortalecer la monarquía.

Los reyes envían en secreto a un emisario el bachiller Pedro Díaz de la Torre a la ciudad de Cádiz haciéndole pasar por responsable de la expulsión de los judíos, para estudiar la posibilidad de quitarle la ciudad a los Ponce de León. Le piden al bachiller que cuando vean a don Manuel le hablen como un duque y le recomienden que pida justicia real.

El escritor Gonzalo Fernández de Oviedo describe las hazañas caballerescas de Don Manuel como sus combates singulares en el norte de África para alcanzar el favor de una dama y sobre todo el conocido episodio de Los Leones según el cual se enfrentó a varios de estos animales en un corral que tenía el rey Enrique en palacio a petición de una dama.

Según Pablo J. García Martín lo más probable es que Cervantes se inspirara en la anécdota de Manuel de León.  Los ecos de esta historia y las hazañas de don Manuel de León fueron famosas y muy referidas por diversos autores de los Siglos de Oro, incluyendo al propio Cervantes y a Lope de Vega. Se explica, pues, la referencia del “autor de esta verdadera historia” al famoso personaje, advirtiendo que Don Quijote sería “segundo y nuevo don Manuel de León, que fue gloria y honra de los españoles caballeros”.

CABALLEROS LOCOS ENTRE LOS PONCE DE LEON

Durante toda su vida Juan Ponce de León tuvo que cuidar a su hermano Diego, por estar loco. Diego Ponce de León, hijo de Pedro Ponce de León, abuelo de Rodrigo y Manuel y bisabuelo de Roldán, estuvo casado con Aldonza Portocarrero hija de Luis Méndez Portocarrero.

Aunque no se menciona que fuese loco, en el testamento, su padre no le deja bienes y ordena a sus hermanos que lo mantengan. «Por ende mando que el dicho don Diego no aya cosa alguna de los dichos mis bienes”. Al primogénito y sucesor -don Juan Ponce de León, padre de Manuel- le encomienda “que tome e reçiba en su cargo al dicho don Diego mi hijo, su hermano, e lo tenga en el logar e por la vía e
manera que él entendiere e más cumpla, e lo mantenga e vista e calçe segund le pertenesçiere en quanto el dicho don Diego hubiere”.

Manuel El Valiente tuvo un hijo que pasó la mayor parte de su vida preso por ser un loco peligroso según Fernández de Oviedo.

En el testamento de Manuel Ponce de León, dado en Sevilla el 9 de Julio de 1515 queda constancia de este hecho.  «Y digo que porque el dicho don Roldán Ponce de León mi hijo es menguado de juicio por razón de lo cual él no puede regir y administrar sus bienes y Hacienda como dejo el hombro por tutora y curadora de su persona y bienes a Isabel Ponce de León mi hija».

 Roldán Ponce de León «siendo mancebo fue algo tolerable su locura. Pero cuanto más fue entrando en edad, tanto más perdido y desatinadamente loco. Fue tanto que lo tenían con graves prisiones porque era muy peligroso y muy recio y de muy gran fuerza» dice Oviedo.

Gonzalo Fernández de Oviedo cuenta que Don Roldán se soltó un día de prisión en que estaba «y traía en la mano una espada desnuda y se encontró casualmente con un caballero en el patio de la casa  y le dijo «aquí mi espada Tizona qué fue del Cid Ruy Díaz mi tío y no hay tal espada en el mundo y quiero cortar la cabeza de un golpe limpiamente cómo lo hacía don Roldán mi abuelo».

El caballero amenazado le respondió «Vuestro abuelo no una sino dos o tres cabezas cortaba de un tajo o de un revés. Espere aquí vuestra merced y entraré a llamar uno o dos vecinos y así podrá cortarnos vuestra merced las cabezas de un golpe como lo hacía a vuestro abuelo». Y de esta forma el caballero huyó.

Los cronistas de su tiempo compararon a su tío Rodrigo Ponce de León con el Cid Rui Díaz de Vivar.  Andrés Bernáldez cuenta que los propios reyes compararon a Don Rodrigo con el Cid Ruy Díaz cuando murió «porque los moros le temían tanto que dondequiera que sabían que iba, huían». El loco Roldán era en efecto sobrino del Cid pero del Cid andaluz.

Además el nombre de Roldán viene porque durante siglos los Ponce de León habían creído descender del propio Roldán, vinculado con el linaje de Pedro Ponce de Minerva.

Cuando Don Quijote busque sin éxito el enfrentamiento con los Leones Cervantes lo convertirá en segundo y nuevo don Manuel de León que fue gloria y honra de los españoles caballeros.

Sancho Panza invita a su señor a realizar lecturas más provechosas que las de los libros de caballería y como alternativa le recomienda las hazañas de históricas de Manuel Ponce de León según dice en el trabajo enfrentamiento con un león en la literatura española de Pablo José García Martín.

El Romance de Manuel Ponce de León habla de cómo las cabezas de varios moros cortó en Marruecos.

MARCHENA, PLAZA FUERTE MILITAR EN TIEMPOS DE CERVANTES

Vecinos de Marchena lucharon en el tercio de Lope de Figueroa como Diego de Angulo, Alférez en Sicilia en 1591 en la compañía del capitán Zapata. Angulo pide licencia para pasar a Perú después de haber servido de Su Majestad en la isla de San Miguel y en la isla de Terceira, Azores, luchando contra portugueses. Su hijo escribe lo siguiente «yo Miguel de Angulo, hijo de Diego de Angulo, mi padre, que está sirviendo en el Reino de Sicilia. Soy casado y tengo 4 hijos» por lo que pide irse al rico Perú donde tenía familiares.

Mientras los famosos tercios españoles luchaban en la Europa de los Austrias el Rey obliga a los pueblos, entre ellos Marchena a defender el país en la guerra con Portugal. Las milicias de Marchena pagadas por el Ayuntamiento lucharon en Elvas y Badajoz y participaron en la conquista de Olivenza a los portugueses.

Además los marcheneros que no iban a la guerra, estaban obligados a darle cama, luz, vela, fuego, agua sal y aderezo además de paja para los caballos a todos los soldados que pasarán por el pueblo. El Ayuntamiento pagaba este alojamiento de las tropas en los mesones de la Plaza Vieja, como mesón de los caballeros del Duque de La Ventilla. Otras veces se les daba un refresco consistente en pan vino y queso.

Continue Reading

Historia

Nuevos documentos sobre Cervantes lo vinculan con Marchena y Osuna

Published

on

José Cabello Núñez ha encontrado documentos que vinculan a Cervantes con un arriero de Marchena y con la localidad de Osuna.

Dos nuevos documentos hallados en el Archivo de Indias y en el de Protocolos de Sevilla por el investigador José Cabello Núñez ofrecen más datos sobre la actividad recaudadora de Cervantes en Andalucía y corroboran su estancia en Osuna (Sevilla), que no había sido confirmada por ningún biógrafo.

Archivero municipal de la Puebla de Cazalla (Sevilla), Cabello Núñez ha localizado en los últimos cinco años catorce documentos cervantinos que no habían sido estudiados -uno de ellos con la firma del autor del Quijote- y que ha ido publicando, con su consiguiente análisis, en la revista «Anales cervantinos», del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

A esos documentos se añaden ahora dos más, uno localizado en el Archivo de Protocolos de Sevilla que, según ha explicado a Efe Cabello Núñez, es «una carta de pago y obligación», fechada en Sevilla el 11 de marzo de 1593 y otorgada ante escribano público por un arriero de Marchena (Sevilla) que recibe 1.600 reales para entregarlos personalmente a Cervantes, entonces comisario de Cristóbal de Barros, proveedor de los galeones de la Flota de Indias.

Sobre esa cantidad de reales reza la carta: «…me obligo a los llevar a la dicha Villa de Osuna y en ella los dar y entregar al dicho Miguel de Servantes Saavedra…»

La importancia de este documento, hallado en el de Protocolos Notariales de Sevilla, está, según el investigador, en que «acredita la presencia personal, cierta, real y efectiva de Miguel de Cervantes en la villa ducal de Osuna en marzo de 1593, unos días después de visitar la Puebla de Cazalla en funciones de comisario real de abastos».

Los principales biógrafos de Cervantes habían supuesto esa estancia por las referencias -«no muy favorables, por cierto», acota Cabello Núñez- que de la villa y de su universidad hizo Cervantes en novelas como «El Quijote» y «Las dos doncellas».

No obstante, los principales cervantistas, Francisco Rodríguez Marín (natural de Osuna), José María Asencio y Luis Astrana Marín, aun dedicando buena parte de su vida al rastreo de archivos, nunca lograron dar con el documento que acreditara este paso por Osuna.

El otro documento inédito, que se conserva en el Archivo de Indias, es una partida contable relacionada con la comisión que el 22 de enero de 1588 encargó a Cervantes el proveedor general Antonio de Guevara.

«Por esta comisión se le ordenaba conseguir 4.000 arrobas de aceite en Écija, conducirlas a Sevilla y entregárselas a Jerónimo Maldonado, quien habría de enviarlas a Sanlúcar de Barrameda para su embarque en los galeones de la Armada Real que estaba a cargo del general Diego Flores de Valdés», según Núñez Cabello.

Ese documento facultaba a Cervantes para embargar los bagajes, carros y carretas que fueran necesarios, pagando a los arrieros lo que les correspondiera por su trabajo, pero -aclara el investigador- «Cervantes solo pudo obtener 2.002 arrobas, como consta en la relación jurada del cargo y la data del aceite que presentó el 2 de abril de 1591».

El asiento contable de 1588 recoge el importe total de los maravedíes pagados por Cervantes a los arrieros.

Cabello Núñez ha señalado que en el Archivo de Protocolos Notariales de Écija (Sevilla) se conservan «un buen número de recibos firmados por algunos de los arrieros que transportaron tan valiosa carga, justificativos de que Cervantes les había pagado por su trabajo».

Los otros catorce documentos cervantinos hallados por Cabello Núñez con anterioridad -publicados por el CSIC en 2016- relacionan a Cervantes en 1592 con Porcuna (Jaén) y en 1593 con las villas sevillanas de Utrera, Carmona, Marchena, Arahal, Paradas, La Puebla de Cazalla, Morón de la Frontera y Osuna y Villamartín (Cádiz).

En aquel entonces, un Cervantes de 47 años se ganaba la vida prestando servicio al rey Felipe II como comisario real de abastos, acopiando trigo, cebada y garbanzos, entre otros suministros con los que abastecer los galeones de la Carrera de Indias.

Uno de esos documentos, el que lleva su firma, relaciona a Cervantes con una rica comerciante y bizcochera sevillana, Magdalena Enríquez, que no figura en las biografías y a la que llegó a facultar para que pudiera cobrar en su nombre su salario como comisario de abastos.

Continue Reading

Historia

Gutierre Vaca de Guzmán, el primer ministro ilustrado que criticó la fiesta de los toros

Published

on

El marchenero Gutierre Vaca de Guzmán (Marchena, 1733 – Madrid, 1804) alcanzó el cargo de Ministro del Consejo de Castilla con sueldo de 36.000 pesetas y coche oficial además de Alcalde de Casa y Corte en Madrid  viviendo de cerca  la Guerra de Portugal,  el gobierno de Godoy y la influencia de Napoleón.

Su carácer ilustrado le llevó a ser uno de los primeros ministros españoles en criticar la fiesta de los toros por su crueldad en la obra literaria satírica Los Viajes de Wanton en la linea de los viajes satíricos dieciochescos de Voltaire o Swift.

La obra que critica a los toros comenzó siendo una mera traducción del autor italiano Zaccaria Seriman (1708-1784), Viaggi di Enrico Wanton (Venecia, 1749). Tenía cuatro volúmenes; pero los dos últimos, según indicó Juan Sempere y Guarinos, son obra  del marchenero.

En el último volumen aparece una «Lucha de tigres» que ataca a la fiesta nacional de los toros. El título general de la obra es Los viages de Enrique Wanton a las tierras incógnitas australes alcanzó cuatro ediciones  (1778, 1800, 1831 y 1846).

«Por uno de sus costados le entraba una punzante espada con que le atravesaba el corazón, quedándose el bárbaro sonriendo al ver el borbotón de sangre». Continúa «éste era el punto en el que el público se llenaba de alborozo y saciaba su  vista como con un pasatiempo gustosísio y deleitable fiesta viendo a aquella infeliz fiera en su sangre. lanzar amargos quejidos, y batallar con una dolorosísima muerte». Y sigue, «incluso las mujeres, no demostraban menos complaciencia que los monos. Mi patrona que al salir de casa se puso un abanico en el rostro por no ver sangrar a una de las mulas del coche, llena de gusto miraba sin parpadear aquel objeto de lástima y reñía a su hijos si le impedian la atención a los lances».

Impacto

La familia de hidalgos Vaca de Guzmán se instaló en Marchena procedente de Orgaz, Toledo para servir a los Duques de Arcos al lado de cuyo palacio tenía su casa. Se instalaron en la calle Doctor Diego Sánchez (número dos) donde vivían todos los hombres de confianza del Duque.

Luis Fernando Vaca, caballero de Calatrava fue el primero de la saga en Marchena, tuvo seis hijosaquí con Petronila Guzmán y el ultimo Fernando sirvió al Duque como administrador de las tenerías del Estado de Arcos, que se administraban desde Marchena.

Orgaz (Toledo) : Iglesia Parroquial= Parrochial Church= Église Paroissiale

Orgaz Toledo

Fernando se casó en 1731 con Maria Paula hija del navarro Domingo de Herdozia Juez y Contador Mayor del Estado Ducal, mano derecha de la duquesa más culta, -hablaba cinco idiomas- Guadalupe Láncaster a quien le debía el cargo.  Tuvieron un hijo llamado Gutierre apadrinado por el propio Duque.

Guadalupe Láncaster Duquesa de Arcos

Gutierre Vaca de Guzmán alcanzó el cargo de Ministro del Consejo de Castilla hasta 1804 con sueldo de 36.000 pesetas y coche oficial además de Alcalde de Casa y Corte en Madrid  viviendo de cerca  la Guerra de Portugal,  el gobierno de Godoy y la influencia de Napoleón. Fue también escritor, autor de poemas y de una popular novela llamada Viajes de Wanton, hecha en la imprenta real.

Formó parte del Consejo Supremo de la Inquisición junto al Obispo de Toledo inquisidor general y a los confesores del Rey en mayo de 1799.  Tenía elevados conocimientos jurídicos, matemáticos y literarios.  Se casó con María Josefa Díez de la Cortina, hija del militar y corregidor Madrid de origen igualmente marchenero.

En verano de 1800 Gutierre decidió descansar y volvió a Marchena por varios meses. Entonces había una epidemia y el pueblo se había quedado sin escuelas tras la expulsión de los jesuítas, problema del que el asistente de Marchena Don Agustín Barrera informó a Juan Manuel Montiel, (sobrino de Gutierre), Teniente de Asistente de la Villa y miembro de la Sociedad Patriótica de Sevilla.

No había escuelas porque unas estaban mal retribuidas y otras sin fondos por lo que no había maestros. La Real Sociedad Patriotica de Sevilla informó al Consejo de Castilla del mal estado de la enseñanza marchenera pidiendo ayuda económica a Gutierre quien autorizó fundar  una escuela, la primera pública en Marchena en un local construido por Sebastián Morales que lo cedió al pueblo.

UNA AUTORIDAD CIENTIFICA EN GRANADA

En 1778 una serie de terremotos alarmaron la ciudad de Granada donde se había educado Gutierre Joaquín Vaca de Guzmán y ocupaba el cargo de Alcalde del Crimer de Granada. Tal era su fama de hombre sabio y experto en ciencias y matemáticas que las autoridades lo llamaron para que buscara explicación y solución a los terremotos.

Bajo el auspicio de la Sociedad Económica de Amigos del País, emitió un informe sobre la excavación del Pozo-Airón, una sima natural en el centro de la ciudad y desestimando la propuesta popular de abrir o excavar pozos para dar salida a los gasee del centro de la tierra. De esta forma la población se tranquilizó y los temblores cesaron, de momento.

El hermano de Gutierre, Jose Maria ganó varios concurso de poemas a los mejores poetas del momento.

 

 

Continue Reading

NOTICIAS ANTIGUAS

julio 2020
L M X J V S D
« Jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

TURISMO

Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!