Connect with us

Historia

Los esclavos del Duque de Arcos y la esclavitud en Marchena

Published

on

Spread the love

«Venta de Animales. Se vende una negra criolla joven sana y sin tachas. Muy humilde y fiel, buena cocinera, con alguna inteligencia en el lavado y plancha y excelente para manejar niños en la cantidad de 500 pesos».

Anuncio publicado en la prensa cubana de La Habana, en 1839. Hasta el siglo XVIII hubo esclavos musulmanes en Sevilla y Cádiz y en nuestro país la esclavitud fue abolida en 1837.

 

El flamenco Felipe o Philipe Bullet reclamó al Duque de Arcos en 1663 un esclavo llamado Hamete Aolcada, de color negro, de 28 años que se había escapado de su casa de Madrid de la calle San Roque y que supo dos años después que estaba en Marchena en poder del Duque de Arcos.

Según Alfonso Franco, Catedrático de Historia de la Universidad de Sevilla, el Duque de Arcos podía tener alrededor de 200 esclavos en sus palacios, tanto en Marchena como en Sevilla al igual que el Duque de Medina Sidonia y cien esclavos tenía el Arzobispo de Sevilla. Tener esclavos era un signo de estatus económico.

Felipe Bullet, afincado en Madrid dice haber comprado el esclavo al maestre de campo don Manuel Carrafa por 124 reales de plata de a ocho y este lo había comprado a Cosme de Molina vecino de Granada por escritura otorgada en la Alhambra el 4 de septiembre de 1663 que lo compró a Francisco de Medina comerciante y vecino de Cádiz. Bullet alega que no lo había puesto en libertad ni vendido, por lo que el esclavo le pertenecía.  Bullet presentó como testigos un mozo de la despensa del embajador de Holanda, y otros vecinos de Madrid que corroboran su versión.

 

En noviembre de 1574  Marqués de Peñafiel, desde Osuna pide al Duque de Arcos, que deje en libertad a un esclavo moro, porque le hace falta a su madre que era el único apoyo con que contaba. En Arcos de la Frontera y otras ciudades andaluzas aún se conservan muchas casas antiguas con un sótano dedicado a los esclavos y servidumbre.

Los esclavos que llegaban por vía marítima en las naves portuguesas traían marcas e hierros puestos por los mercaderes para que no pudieran escapar. Solían echarles argollas en los pies, en el cuello y en los brazos. En ambos carrillos les ponían una S y un clavo -es decir, la palabra «esclavo»- para que todos supieran que era cautivo.  Al llegar a Sevilla los marcaban con DSA -que quería decir «De SevillA».

El comercio de esclavos estuvo casi monopolizado por criptojudíos portugueses afincados en España en el XVI, que traían negros del Congo, canarios de las Islas, y los vendían en España o Cartagena de Indias. En estas familias de judeo conversos de origen portugués como los Báez, los Enríquez o los Arias estaba la vecina de Marchena Francisca López casada con Diego, hermano del último Rabino de Sevilla, Antonio Rodriguez Arias.

Resultado de imagen de esclavitud

A veces, aunque no siempre, llevaban impreso las iniciales o el nombre de su dueño. «herrado en el rostro tiene un renglon que dice Gregorio Serrano Villas cuyo era el esclabo vecino de la villa de Osuna…«.

De todos los esclavos los  blancos, moros y moriscos eran  más propensos a escaparse que los negros y esto también incluía en su precio.  Se valoraba gozar de buena salud, ser joven, no tener ningún defecto, y con plena capacidad de servici. El vendedor tiene que detallar los defectos físicos del esclavo, de lo contrario se arriesga a tener que devolver el dinero y tener el esclavo de vuelta. 

El símbolo del esclavo ha pasado así a algunas congregaciones religiosas. 

En 1634 al vendedor Antonio García: «por mandamiento de Pedro de Soria se cancelo la escritura por ser el esclavo ladrón y haberse huido por lo queal Francisco López recive los mill y ochocientos reales y Antonio Garcia el esclabo…«.

El blanco norteafricano era el más valorado por su resistencia física, y capacidad de trabajo y costaba unos 12.000, también las mujeres. Los negros eran  más baratos, por ser más numerosos, y costaba 8.000 maravedíes, e igual que ellos los canarios por más que los frailes franciscanos se opusieron fuertemente a la esclavitud en todos los países incluyendo España donde los canarios se vendían en Sevilla. Las mujeres eran más caras por la capacidad de dar a luz nuevos esclavos, y por convertirse en concubinas de sus amos.

La mayoría de los niños esclavos eran ilegítimos; así sucede con el 90% de los bautizados en la iglesia del Sagrario (la parroquia de la Catedral). Era práctica habitual el que muchos amos de esclavos, tanto clérigos como seglares, tuvieran relaciones sexuales con sus esclavas domésticas.

Resultado de imagen de negros de gibraleon

En Gibraleón, Niebla y Ayamonte se han localizado familias descendientes de negros esclavos como Juan Perez, cuya familia fueron apodados los Moreno que también se mezclaron con los gitanos.

En 1952, el antropólogo aragonés Arcadio de Larrea publica el libro Los Negros de la Provincia de Huelva, un ensayo que los devuelve a la actualidad: es entonces cuando se pone de manifiesto su origen y se cuantifican en número: se contabilizan unos 500, distribuidos en 5 poblaciones: Huelva capital, Niebla, Moguer, Palos y Gibraleón

Otro resto de esta antigua presencia de esclavos negros en Sevilla es la hermandad de los Negritos. En El Puerto de Santa Maria vivió Cándida Jiménez hasta 1951, habia nacido esclava en Luanda en 1845. 

Advertisement

Historia

El origen de las vírgenes negras de Andalucía y Marchena

Published

on

Spread the love

La de Regla es devoción leonesa traída a Andalucía en torno a 1365 por Ponces y Guzmanes, caballeros leoneses. Alonso Pérez de Guzmán funda el Castillo de Chipiona con el nombre de Regla y luego repuebla la ciudad con vecinos de Marchena, Arcos y otras villas. A través de una boda los Ponce reciben de los Guzmanes Marchena, Rota y Chipiona. Pedro Ponce de León reforma el Santuario de Regla en 1399 y lo entrega a frailes Agustinos.

Los azulejos gemelos de Chipiona y Marchena, unidos por los Ponce de León

Rodrigo Ponce de León, otorgó la carta puebla de Chipiona que entonces se llamaba Regla de Sta. María, el 7 de julio de 1477 concediendo así su segregación de Rota y una serie de ventajas a todos aquellos que fueran a repoblar el nuevo municipio además de las normas de buen gobierno.

Hasta 2018 se creía que el Santuario de Regla se levantó sobre la antigua fortaleza de los Ponce de León en el siglo XIV, pero se encontraron restos anteriores. El arqueólogo Antonio Ramos Millán  encontró entonces la planta de una iglesia visigoda del siglo VII reutilizada como castillo y mezquita almorávide.

Horario e Itinerario Procesión Virgen de los Milagros del Puerto de Santa María

Virgen de los Milagros. Puerto de Santa María. 

Numerosas son las Vírgenes Negras andaluzas, entre ellas la de la Cabeza, que tuvo una hermandad propia en Marchena y cuya imagen se pintó de blanco, -siendo negra, según testimonios de los vecinos del barrio- y se colocó en los años 60 en un altar callejero en la calle Espíritu Santo. Además existe otra virgen negra en Santa Clara de Marchena la Virgen del Buen Suceso, fechada según la documentación disponible, y a falta de estudios más profundos, en torno a 1600. Una imagen «interesante por anacrónico» según Hernández Lázaro.

Pilar González Serrano explica que el culto a las piedras negras, muchos de ellos, meteoritos, es muy antiguo y está extendido en todas las culturas y religiones. Los meteoritos han sido objeto de veneración como piedras caídas del cielo (diopetes) y, por lo tanto, “cratofanías” (manifestaciones de poder) de la diosa madre.

Resultado de imagen de virgenes negras

 Según Juan Morales Sastre la virgen negra o Virgen del Buen Suceso llegó a Marchena en torno a 1600.   Alonso Angel de Jesús, vecino de Madrid, hizo tres imágenes iguales, y soñó que debía regalar una al Convento de Santa Clara de Marchena y aquí la trajo colocándola en el altar Mayor sobre el Sagrario, donde estuvo hasta hace poco. 

Resultado de imagen de virgen de regla Chipiona

Virgen de Regla

Prohibidas por la iglesia tras el fin de los templarios, las vírgenes negras proliferaron por Europa medieval hasta el siglo XIV (Montserrat, Merced de Jerez, Regla, V. de la Cabeza. Guadalupe, Atocha) y luego desaparecen, inlcuso algunas vírgenes que fueron negras fueron pintadas de blanco, según el autor como Consolación de Utrera, de la que se tienen datos escritos que fue negra según Hernández Lázaro. Además no descarta que las patronas de Ecija y Carmona hubiesen sido negras alguna vez.

El carácter sacro de las “divinas piedras negras” propició  que las primeras efigies de las vírgenes cristianas tuvieran el rostro y las manos negras o de color moreno, como muestra de su antigüedad.

Imagen relacionada

El culto a las piedras negras fue introducido en Roma a principios del siglo III por Marco Aurelio Antonino y luego todas las diosas madres paganas fueron absorbidas por la figura de la Virgen María.

Uno de los focos primitivos de vírgenes negras es Chipre cristianizada por San Pablo y visitada según la tradición por la propia Virgen María. Una isla conquistada por los templarios en 1191. De ahí procede la iconografía románica de vírgenes negras sedentes, en cuya talla los templarios hacían incrustar un trozo de meteorito negro.

Resultado de imagen de virgenes negras

Virgen de la Cabeza. 

A partir de estos hechos, los templarios contribuyeron a la difusión del culto a las
vírgenes negras que proliferaron por toda Europa, siempre custodiada por frailes.

La imagen puede contener: una o varias personas

Virgen de la Merced patrona de Jerez. 

En el siglo XIII ya existen muchos iconos bizantinos negros por toda Europa atribuidos a San Lucas y procedentes de Constantinopla.  El más venerado es la Virgen de Vladimir, pintado sobre tabla, del siglo XII, dio origen a la Virgen del Perpetuo Socorro. Las más antiguas son Salus Populi Romani, patrona de la ciudad Roma, del siglo I, o la Virgen de Czestochova (Polonia) del año 67.  Las esculturas de Virgenes negras son también atribuidas a San Lucas y son de pequeño tamaño.

Idénticos paneles cerámicos de los Ponce de León aparecen en el claustro del monasterio de Ntra. Sra. de Regla en Chipiona, y en el presbiterio de la iglesia de san Pedro Mártir o Santo Domingo.

Coetáneo a estos dos hay otros escudos de los Ponce en la portada del compás del convento de la Purísima Concepción -Santa María la Chica- de Marchena debajo de la Inmaculada de Pacheco.

Se realizaron en tiempos de Rodrigo Ponce de Léon y Álvarez de Toledo, IV duque de Arcos, y la duquesa consorte Ana Francisca Fernández de Córdoba y Aragón en 1640 los de Chipiona en un recinto guardado por frailes agustinos y 1638 los de Marchena en un templo dominico.  Los Agustinos tuvieron en Marchena, Sevilla y Chipiona sus principales asentamientos andaluces en edificios sufragados por los Ponce de León.

Continue Reading

Historia

Spínola y otros apellidos genoveses llegaron a Marchena atraídos por los Duques

Published

on

Spread the love

Con la toma de control del señor de Marchena de Cádiz entre 1467 y 1493 los genoveses vivieron un gran auge. El cabildo gaditano estuvo entonces controlado por 21 comerciantes genoveses y uno judío

El sello de los genoveses tenía una espada rematada por cruz y con filacteria que contiene una leyenda no legible. El sello se ha localizado en un pleito de los herederos de Juan Pablo de Quinquevie y Octavio Seco, vecinos de Milán, contra Ambrosio Ansaldo de Gregorio, mercader genovés, sobre impago de una deuda de 194.000 reales (1592/1596), fondo documental de la Real Audiencia de Sevilla.

Desde 1251 los genoveses pagaban la mitad de impuestos aduaneros y tenían un amparo especial para exportar aceite, vino y cereales producidos en el Aljarafe y otros puntos de la provincia y metales «principalmente mercurio» extraídos de las minas de Almadén de la Plata.

SABER MAS Emilio Martín Gutiérrez. Nuevos datos sobre la población y los genoveses en la ciudad de Cádiz.

Salvago, Melchor, Bonifaz, Doria, Bocanegra, Casanova, Escanio, Spínola, Estucla, Uselo, Marciore, Machorro, Polo, Marrufo, Oberta, Picardi, Centurión. Los apelidos más destacados de Génova junto a la nobleza local sevillana como los Medina-Sidonia y Arcos, destacan en el comercio de aceite según THOMAS (2003), pp. 526, que hace una interesante descripción de los depósitos de aceite de Sevilla y provincia y su relación con las casas ducales.

En 1485 el arrendamiento de las rentas mayores de Cádiz estaba controlado por cinco genoveses (Jácomo Sopranis, Mateo Viña, Tomás Sauli, Juan Vivaldo y Francisco Adorno) por orden directa de Don Rodrigo y un judío Mosé Abén Semerro.  

Los genoveses consolidan un eje comercial desde Inglaterra, Francia, Italia, Africa del Norte, pasando por las costas italianas y propiciando un auge de los puertos andaluces y gaditanos como Rota, San Fernando y Chipiona.

A principios del XVI, los Ponce de León disponían de buques propios para dedicarse al comercio por el Mediterráneo, aliándose con los genoveses que ya trabajan para la Corona de Aragón.

En la obra Memorias históricas sobre la marina comercio y artes de la antigua ciudad de Barcelona, tomo IV cita que entre 1527 y 29 se registraron en Barcelona varios buques del Duque de Arcos procedentes de Cádiz. Las casas ducales más importantes de Sevilla como los Ponce de León tenían bajeles propios para comerciar.

En 1527 fondearon en Barcelona el galeón Genis de Meraver del Duque de Arcos con base en Cádiz y el Galeón Martín Chaveta también del Duque con base en Palamós.

Los genoveses juegan en la economía andaluza del siglo XV una función dinamizadora moderna y precursora del capitalismo, según David Igual y Germán Navarro en “Los genoveses en España”. Fueron pioneros en la banca a través de letras de cambio y giros dentro de la red de letras de cambio genovesa.

Avalados por el papado los genoveses se instalan en Sevilla desde el Siglo XIII creando un consulado comercial autorizado y favorecido por los monarcas castellanos y también se acercaron al poder y fueron socios preferentes de los reyes granadinos. El primer banquero de Sevilla Gaspar Centurione era genovés.

GénovaGenova, Italia.

Los Doria y Sopranis se especializaron en el comercio de aceite en el valle del Guadalquivir mientras que los Grimaldi se especializaron en el comercio de granos. Entre las mercancías tratadas por los genoveses figuran también el atún bajo aceite y sal, garbanzos, sal, vendidos a lo largo de todos los golfos del Mediterráneo hasta Génova.

Los mercaderes genoveses aparecen como intermediarios de la monarquía y nobleza en 1483 cuando el Rey Fernando pide por escrito al III conde de Arcos que ordene prender al capitán Domingo Gentil, genovés vecino de Cádiz y luego que lo envie a Sevilla, por un dinero que le debía al Rey.

Saldada la deuda los Reyes requieren de nuevo los serivcios del capitán Gentil en 1486 para que medie en la obtención de la primera canongía de la iglesia de Sevilla por Enrique de Guzmán, sobrino del III Conde de Arcos.

En 1524 ya hay genoveses al servicio del Duque de Arcos que aparecen citados en documentos ducales. Agustín de Pradola, mercader genovés, se encarga de cobrar unos fondos en relación a la condesa de Bailén, Blanca Sandoval como tutora de su hijo Manuel Ponce de León.

Una carta de la condesa de Bailén a Juan Fernández, alcalde de justicia de Marchena, «para que dé a Agustín de Pradola, mercader genovés, el dinero que libró a su favor el duque de Arcos. Granada, 1524». 

Ambrosio Spínola y Guzmán fuer arzobispo de Oviedo, Valencia, Santiago y Sevilla (1632-1684) y tuvo rentas y capellanías por varios puntos de Andalucía entre ellos Marchena. 

En la iglesia de San Juan de Marchena Ambrosio Spinola tuvo una capellanía de 1646 al 48 por valor de 136.000 maravedíes. Tenía además rentas en Santa Bárbara de Ecija, tierras en Carmona, y otros lugares que sumaban un total de 400.000 maravedíes.

Su tio Agustín de Spínola macido en Génova y muerto en Sevilla fue obispo y hombre de estado al servicio de Felipe IV. Los Duques de Arcos llevaron el apellido Spinola desde 1729 a 1780.  La Plaza de San Juan se llama del Cardenal Spínola por Marcelo Spínola y Maestre, sacerdote, abogado y periodista, fundador de El Correo de Andalucía.

 
 

Continue Reading

Historia

La extraña muerte de la Madre Antigua: la monja que murió por el beso de Dios

Published

on

Spread the love

Escucha «La Noche Bruja. Programa 4. El Viaje interior. Entrevista a Joel Benhabib.» en Spreaker.

 La extraña muerte por el beso de Dios, está descrita por distintos estudiosos y santos tanto cristianos como judíos, cabalistas y musulmanes sufíes.  El 22 de septiembre de 2017 se cumplieron 400 años de la extraña muerte de Sor María de la Antigua cuya tumba está en el convento de Santa María de Marchena. 

Según «Desengaño de Religiosos» murió de éxtasis con un calor «tan extraordinario» que no bastaba a templar el cuerpo «la mucha agua que sobre el cuerpo echaban las religiosas y que notaron todos los que estaban en el convento».

Esta forma de morir fue descrita por San Francisco de Sales «No solo el amor hiere el alma sino que la traspasa dando un golpe derechamente en medio del corazón tan fuerte que la arroja del cuerpo. No pudiendo llevar su cuerpo tras de sí lo deja y se separa volando sola el alma como una bella paloma al seno delicioso de su celestial esposo».

Cuenta el Deuteronomio que al morir Moisés en el Monte Nebo, el Angel de la Muerte enviado por Dios no pudo arrebatarle el alma por lo que tuvo que venir el mismo Dios a llevarse su alma pero antes de llevarse su alma le dio un beso, el beso de la muerte. «A modo de compasión a estas almas que son tan elevadas» explica el Licenciado en Historia y hebreo sefardí y sufí, estudioso de las tres religiones Joel Benhabib.

También lo describe el libro «Meditación y Cábala» del cabalista Aryeh Kaplan quien añade que este tipo de muerte mística por «El beso de Dios» solo lo logran «aquellos que son de un nivel de purificación muy grande», y los llama santos.

Tal y como lo explica el propio Maimónides en referencia al «Camino del Amor» este camino se empieza cuando se unen la meditación del intelecto con la de las emociones en el mismo objetivo de la búsqueda del Amado. Al meditar en torno al Camino del Amor, el místico siente un fuego, una pasión en la que los pensamientos y emociones están dirigidos al amado (Dios) y esa alma ya solo busca unirse con el amado. En Hebreo esta pasión se llama  תשוקה.

«Por eso Sor María de la Antigua expresa en su Romance ese fuego o pasión de unirse con la divinidad» explica Joel Benhabib.  Tanto los sufíes como los cabalistas, como los místicos cristianos se expresan a través de la música y la poesía. «En ocasiones es tal ese fuego que no pueden callarlo y por ello es que los místicos se valen de la poesía como medio de expresión de ese fuego divino».

«Esa Pasión puede ser tan grande que en el mundo de la Cabalá refleja historias de personas que han muerto de esta forma. Dicen que incluso su alma puede salir de su cuerpo y esto es lo que se llama en el mundo de la mística la muerte por el beso de Dios» expresa Joel Benhabib.  «Puede ser tan alto ese nivel espiritual que el alma quiere liberarse del cuerpo a toda costa provocando la muerte del místico para fundirse con la divinidad».

El texto de Desengaño de Religiosas, la obra mas conocida de la Madre Antigua, supervisada por su confesor Bernardino de Corvera, el día antes de su muerte 21 de septiembre de 1617 hablaba con dos monjas y de repente sintió un golpe fuerte a la altura del pecho.

«Fue tal el movimiento y arrebatamiento que hizo su alma y los efectos visibles que no habló más palabras. El viernes 22 de septiembre a las 4 de la mañana murió en el convento de la Merced de Lora del Río donde había llegado en junio huyendo de la guerra que sufría en el convento de Santa Clara de Marchena.

Médicos y religiosos que la asistieron dijeron que no pudo ser aquel accidente «efecto natural sino sobrenatural». Fray Bernardino Corbera, su confesor, dijo que con ésta forma de morir se cumplía lo que la Madre Antigua deseaba que era «morir de amor».

Continue Reading

Historia

Militares de Marchena en los tercios de Italia y Flandes en el S. SVI

Published

on

Spread the love

Francisco de Angulo, vecino de Marchena y Sevilla estuvo en el tercio de Lope de Figueroa en Italia. Su padre Diego de Angulo estuvo sirviendo de Alferez en Sicilia en 1591 en la compañía del capitán Zapata.

Diego de Navarrete, Sargento, Diego de Angulo, Alférez y Francisco de Angulo fueron algunos de los marcheneros que lucharon en los tercios antiguos de España a las órdenes de Lope de Figueroa en el tercio viejo de Sicilia, y en las campañas de las Azores bajo mando de Alvaro de Bazán. En el tercio de Lope de Figueroa luchó Cervantes en Lepanto. Pese a esta gloria militar Francisco de Angulo se quedó en la ruina y tuvo que irse a Perú a buscar Fortuna.

En documento fechado ese año y conservado en el Archivo General de Indias  Francisco de Angulo pide licencia para pasar a Perú después de haber servido a su majestad en la isla de San Miguel y en la Isla Tercera (Azores) luchando contra portugueses rebeldes que no aceptaron formar parte del reinado español de Felipe II en Portugal. «Y Diego de Angulo mi padre, está sirviendo en el reino de Sicilia». «Yo soy casado, y tengo cuatro hijos, mujer y una hermana doncella a la que le acudo con lo necesario, tengo deudas» explica como motivos para querer irse «al rico Perú» donde tenía familiares.

00007HIT

Para lograr autorización tuvo la ayuda en Abril de 1591  del Sargento Diego de Navarrete, «vecino de la villa de Marchena y estante en esta villa y corte de Madrid»  que declaró conocer a Francisco de Angulo corroborando que efectivamente había servido al Rey en las islas de San Miguel y Tercera a las órdenes de Alvaro de Bazán.

Diego Navarrete dice que Angulo. hijodalgo y hombre de pocas posibilidades, «no se puede sustentar conforme a la calidad de su persona» a pesar de tener «tios ricos y hazendados que no desean favorecerle».

Francisco de Angulo Guzmán, vecino de Sevilla y Marchena, hijo de Diego de Angulo y Mariana de Guzmán, se fue  Perú con su mujer Mariana García del Valle, con su cuñada Magdalena de Vargas, con tres hijos y con Diego del Castillo, criado, vecino de Sevilla hijo de Juan del Castillo y de Juana Martínez.

Francisco de Mesa, artillero de Hernán Cortés

Francisco de Mesa, (Marchena 1485-México 1534) fue uno de los primeros artilleros de que se tienen noticia y fue el que salvó la expedición de Hernán Cortés para la conquista de México, cuando ésta se quedó sin pólvora. 

Estuvo en las guerras de Italia donde se acreditó como excelente artillero. En 1518 estaba en Cuba y se unió como soldado a la expedición de Hernán Cortés al Yucatán. Participó en la conquista de México y tuvo un destacado papel como artillero y constructor de cañones y culebrinas, armas fundamentales en las batallas de Texcoco y en el sitio de Tenochtitlan.

LA COMPAÑIA DE LOPE DE FIGUEROA

 La Compañía de Lope de Figueroa, luchó codo con codo con Juan de Austria en la galera capitana la Real en Lepanto y con él, Manuel Ponce de León en 1571 . Lope de Figueroa creó el tercio de Granada Costa en 1569 con  2.259 soldados por orden del Rey para luchar contra la sublevación de los moriscos granadinos.

Antes de Lepanto Lope de Figueroa fue capitán del Tercio de Sicilia, y como tal luchó por todo el Mediterráneo: Malta. Córcega, luego Flandes, de allí pasó a sofocar el levantamiento de los moriscos de la Alpujarra, coincidiendo con Luis Cristóbal Ponce de León y Juan de Austria.

El capitán Manuel Ponce de León, hijo del Conde de Bailén, sobrino de Lope de Figueroa, primo de Luis Cristóbal Ponce de León, Duque de Arcos y señor de Marchena iba en la quinta Compañía con 80 soldados con base en las galeras españolas.

Luis Cristóbal Ponce de León estuvo al servicio del emperador Carlos I como general de la Armada, luchó en Flandes y luego con el rey Felipe II, fue embajador en Francia. En Marchena hizo la reforma del Palacio Ducal hacia la vecina Plaza Ducal.

BATALLA DE LEPANTO

El 25 de agosto de 1571 Lope de Figueroa y los suyos luchan en Lepanto.  La capitana turca (la Sultana) embistió, proa con proa, a la de Don Juan de Austria (la Real), donde se encontraba Lope de Figueroa y Manuel Ponce de León. El fuego a distancia de los arcabuceros castellanos y su resistencia numantina en el cuerpo al cuerpo, con Figueroa, Don Juan de Austria, Alejandro Farnesio y otros forzó la derrota otomana.

Figueroa recibió el encargo de ir a Madrid a anunciar la victoria a Felipe II. Allí, la víspera de Todos los Santos de 1571, entregó al Rey el estandarte de la galera Sultana.

COMPAÑERO DE CERVANTES

En 1572 pese a haber perdido el movimiento de la mano izquierda, Cervantes se incorpora a la compañía del capitán Manuel Ponce de León, en campañas militares como Navarino y La Goleta con base en los cuarteles de invierno en Sicilia, Cerdeña y Nápoles.

En el Archivo de Simancas se conservan los documentos del pago a Miguel de Cervantes donde se dice: «El 11 de febrero de 1573, se ordena a los oficiales de la armada que libren a favor de Miguel de Cervantes, soldado de la compañía de Don Manuel Ponce de León, diez escudos, a cuenta de lo que se le debe» y otras referencias similares. Manuel Ponce de León murió en la batalla de Dourlens, Francia.

El tercio de Granada o de Lope de Figueroa siguió luchando en Flandes, a las órdenes de Juan de Austria y en la batalla de la isla Terceira a las órdenes de don Álvaro de Bazán, desde la galera San Mateo.

Continue Reading

Cultura

Gitanos, moriscos y judíos en el Romancero de Marchena, que sigue sin publicarse desde los años 80

Published

on

Spread the love

Aunque ella apenas recuerde romances, Concepción Sánchez Puerto es la única persona con vida de las que participaron en el estudio del «Romancero de Marchena» realizado en 1981 por el profesor de Literatura Juan Pablo Alcaide como parte de su tesis doctoral presentada en la Universidad de Sevilla en 1983.

En el Romancero de Marchena hay Amor infiel (La Muerte Oculatada, o la Boda Estorbada o Romance de La Malcasada), esposas desdichadas (Casada en tierras lejanas), mujeres forzadas (Carmela deshonrada, Inés María o Crimen), Incestos, (Tarquino),  aventuras amorosas (Gerineldo, Dama y Rústico Pastor, Conde Olinos, Riserda), amor (La novia ultrajada, La Doncella y San Antonio), religión (El Niño Perdido, San Antonio Campesino), Cautivos (Don Bueso, Las Tres Cautivas), Huérfanos (Dos hermanos huérfanos, Huérfano y Padre, Huérfano y madre) gitano (Un gitano fue a la iglesia), guerras (Mambrú), y otros temas varios (Don Gato) La Baranda del Cielo, Barco de la Amargura o Peñaflor.

Concepción Sánchez Puerto, y su madre Carmen Puerto aportaron al estudio algunos romances como «Las señas del marido» que en el Romancero de Marchena aparece bien conservado con influencias de la versión judeo española. Aunque el más popular en Marchena es el Romance de Gerineldo.

También participaron Francisca Baranco, Antonia Romero Martín, Amparo Rodriguez Núñez, Encarnación Ayora Castro, Maria del Carmen Puerto Sevillano, Mercedes Tagua Pérez, Maria Jesús y concepción Carmona Alvarez aún recordaban romances medievales en 1981.

 Mujeres de campo que no sabían leer ni escribir pero que aprendían a cantar Romances de pequeñas mientras realizaban faenas del hogar, tal y como sucedía con los romances conservados por los judíos españoles y luego llevados por ellos al norte de Marruecos donde también se han conservado.

El cancionero mas antiguo el de Martín Nucio, fue impreso en Amberes en 1550. 

En 1993-94 Alcaide colaboró con el Proyecto «Literatura Oral» de la Consejería de Educación junto a profesores del IES «La Campiña» de Arahal recogiendo 102 versiones, de 54 temas, que publicó  en el Romancero de Arahal y el Romancerillo de Paradas.

Los más populares eran los romances de ciego que iban de pueblo en pueblo recitándolos, mientras que los romances tradicionales eran algo más cultos sin dejar de ser populares.

Sin saberlo estas mujeres que no sabían leer y escribir han conservados piezas de la literatura y poesía medieval castellana nacidos en el siglo XIV y expandidos de boca en boca por juglares, trovadores y ciegos.

La mayor parte de los 34 romances recogidos en el «Romancero de Marchena» están influenciados por las versiones canarias y extremeñas, lo cual se explica por la cercanía geográfica, pero hay otros, también conservados en Marchena, de influencia judeo española, tal y como señala en su análisis el autor del texto.  Se conserva una sola copia del «Romancero de Marchena» en la Biblioteca de Marchena, mecanografiado y que no ha sido publicado.

En el estudio histórico previo se dice que ya existía judíos en Marchena en 1147 según la obra «El repartimiento de Sevilla» de Julio González, tomo 1 página 401.  También se dice en dicha obra que en Marchena convivieron judíos, muslmanes y cristianos, hasta la rebelión de los musulmanes de 1264 cuando se van los musulmanes, aunque vuelven en el XV protegidos por los Duques a cambio de pactos y entrega de villas en la serranía de Ronda, situación que se repite en el XVI tras el levantamiento de los moriscos en  Ronda y Alpujarra.

A principios  del XVI llegan los gitanos a Marchena.  Todo ello crea en Marchena el caldo de cultivo idóneo para el surgimiento y conservación de los romances y el folclore popular.

Hay romances escritos para cantar gestas de vecinos de Marchena como Rodrigo Ponce de León cuando tomó Alhama, (Ay de mi Alhama) y otros escritos para su hermano Don Manuel El Valiente (Romance de don Manuel Ponce de León) S. XV.

Muchos romances antiguos fueron conservados por los gitanos. Bartolomé José Gallardo, que apresado por la monarquía absolutista en 1825, oyó el romance de Gerineldo por boca de unos gitanos de Marchena en el patio de la Cárcel de Sevilla. Este hecho fue tomado como muestras de la permanencia de la tradición oral del Romancero, tras el largo período de silencio.  (Menéndez Pidal, 1953: 276-365 y Catalán, 1979: 217 y ss.).

También hay romances que mencionan en sus temas a Marchena como el «Romance de una modista y un albañil» del que la Biblioteca Digital de Andalucia posee Grabación sonora, recitada por María Pérez Madrid, una campesina de Bogarre (Granada) en 1930.

El tema de este romance que menciona Marchena no es otro que avisar del daño que hacen los falsos rumores.  Por un rumor falso, un padre se marchará a trabajar en la construcción desde Marchena a Segovia perdiendo de vista a su hija. Años después, el padre y su hija Isabel se reencuentran casualmente en Segovia y recuperan el contacto.

Continue Reading

Historia

San Francisco saldrá en andas el 4 de octubre acompañado de la banda Sagrado Corazón

Published

on

Spread the love

El próximo viernes, día 4 de Octubre, saldrá en andas la imagen de San Francisco de Asís, acompañado de la banda Sagrado Corazón. 

LEGADO FRANCISCANO DE MARCHENA

Cuatro conventos, (Santa Eulalia, San Francisco, Capuchinos y Santa Clara), dos hermandades (Humildad y Veracruz) y un colegio (Santa Isabel) nos recuerdan los más de 600 años de presencia ininterrumpida, de la orden Franciscana en Marchena.

En el 2020 se cumplen 200 años de la fundación de la Humildad y 600 años del convento de Santa Eulalia y por lo tanto de la presencia franciscana en Marchena.

Diego Núñez de Prado, el fundador del convento de San Francisco en 1530 era Alcaide de la fortaleza de Marchena y tercero franciscano.

Sus patronos, los Duques pagaban en 1632 doscientos ducados mensuales al convento de San Francisco de Marchena y  a las congregaciones capitulares intermedias de San Francisco en Andalucía siendo patronos protectores de los franciscanos andaluces y del convento de los Terceros de Sevilla donde tenían su palacio hispalense.

Francesco 2

FRANCISCANOS CAPUCHINOS

En la desaparecida calle Del Moral, que iba de la Plaza Ducal al campo había casas arrendadas por las hermandades de Veracruz y Animas de San Juan y sobre él se construyó el convento de Capuchinos.

Los capuchinos, otra rama de los franciscanos llegaron a Marchena después de haber salvado la vida dos veces al Duque, una en Valencia y otra en Nápoles. El 24 de Octubre de 1651 Fray Bernardino de Granada colocó un crucifijo en el patio de los naranjos inaugurando el edifico. Los capuchinos eran capellanes del Palacio Ducal, y comían en la mesa del Duque que oía misa en su tribunas.

42980343_1356352797837954_8238379540158611456_n

Eran «los frailes del pueblo», ayudaban a los moribundos hacían obras de caridad y su iglesia estaba siempre llena junto a la Plaza Ducal hacia donde tenía su puerta principal y una espadaña. En el convento estaba la Hermandad de la Venerable Orden Tercera antes de pasar a San Francisco, la Divina Pastora y el Cautivo.

Aquí predicó el beato Fray Diego de Cádiz famoso por su elocuencia ante miles de personas devoto de Jesus Nazareno y la Divina Pastora. Aquí quedó su famoso púlpito comprado en 1864 por el Obispo gaditano para instalarlo en Cádiz.

Ls Capuchinos fueron los primeros predicadores y narradores del Mandato de Jesus Nazareno en la Plaza Ducal. El Capuchino Fray José Serrano es el autor del primer texto del mandato que se conoce.

convento capuchinos

MONJAS TERCERAS FRANCISCANAS

En 1693 el Alcalde de Marchena paralizó y embargó materiales de la obra del colegio y hospital de Niñas Huérfanas regido por Isabel María de San José, tercera profesa de la Orden de San Francisco.

Las teceras llegaron a Marchena reclamadas por los Duques procedentes de Alcalá de Henares y se instalaron primero en la ermita Santa Maria de Gracia -La Milagrosa- y luego en Santa Isabel en 1780 y hasta 1890.

CONVENTO DE SANTA EULALIA

Por Santa Eulalia fundado en 1420, pasaron Luis de Bolaños, Juan de Santorcaz, Juan de Tavira, y otros abriendo caminos hacia América, Filipinas, Canarias, Paraguay o Florida.

Aunque no está probado se dice que aquí rezaron Colón y los Reyes Católicos. Sí está probado el paso de San Juan Grande, Luis de Bolaños y muchos otros santos. Fray Juan de Santa Marina fundó este convento en 1420 y aquí vivían ermitaños.

69

En 1867, dejaron de celebrarse misas en el convento de Santa Eulalia,  y sus enseres trasladados al templo de San Miguel a la espera de destino. Sus obras de arte acabaron en Paradas (Inmaculada) La Veracruz (Cristo del Pan y Dolorosa), y la familia Vanderwilde (Santa Eulalia) o San Miguel (cruz franciscana o de Santa Eulalia). Fray Cosme de San Damián, fraile de Santa Eulalia, murió martirizado en Jerusalén.

Uno de sus fundadores Fray Juan de Santorcaz, viajó a Canarias con San Diego de Alcalá en 1444 con la flota de Diego de Herrera y se establecen en el convento de Betancuria (Fuerteventura). Diego de Alcalá es otro de los grandes santos franciscanos que también estuvo en Marchena (Santa Eulalia).

San Francisco

Dos franciscanos de Santa Eulalia de Marchena, Fray Luis de Bolaños, (1550-1629), y Fray Alonso de la Torre se embarcan hacia América con doce frailes franciscanos en la expedición de Juan Ortíz de Zárate al mando de Fray Alonso de Buenaventura. Bolaños fue un gran amigo de San Francisco Solano, famoso por sus dotes como músico.

Continue Reading

NOTICIAS ANTIGUAS

septiembre 2021
L M X J V S D
« Ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!