Connect with us

Historia

Porqué desapareció la Casa Ducal de Arcos y fue absorbida por la de Osuna

Published

on

La mujer fuerte, -o la duquesa madre-, era el apodo con que se conocía  a Ana Spínola de la Cerda Colonna muerta en Madrid 16 de mayo de 1745, en sus casas de la calle Alcalá a los 44 años. Gobernó y eligió la carrera militar para tres de sus hijos que murieron en batalla sin dejar herederos. Por eso se dice que ella acabó con el ducado de Arcos.  

Historia del arte en cómic. El mundo clásico: 1 

En Marchena los Capitulares del Ayuntamiento pagaron un sermón panegírico leído en el funeral de Doña Ana en la Iglesia Parroquial de S. Juan Baptista el 3 de junio de 1745.

El león y el águila eran los símbolos preferidos de los Ponce, el León por su carácter guerrero y el águila por su elevación espiritual, que coronaban la Puerta  de Marchena.

Resultado de imagen de Puerta de Marchena

Desde los griegos, las águilas coronaban los túmulo los reyes como el del emperador Carlos V y en la tumba de la duquesa Ana Spínola se colocó un águila, símbolo que personifica a la propia duquesa.

Resultado de imagen de Puerta de Marchena

Viuda a los 37 años con todos sus hijos menores, doña Ana se convirtió en cabeza de la Casa de Arcos en Marchena donde dejó su sello.  «La iglesia de San Agustín de Marchena luego que le tocó el gobierno a esta señora se levantó con grandiosa fábrica a expensas de sus grandes limosnas de modo que si la hubieran dejado proseguir su excelencia la hubiera acabado» afirma Carlos del Puerto.

El 18 de marzo de 1729 murió don Joaquín, su esposo y doña Ana Spínola se convierte en la última Duquesa al frente de la Casa de Arcos tutora de sus cuatro hijos menores, entre ellos del heredero, Joaquín Ponce de León Spínola, VIII duque, entonces con 10 años de edad. Gabriel, hermano de su difunto marido don Joaquín, le quitó el ducado de Aveiro a través de un pleito.

EL FINAL DE LA CASA DUCAL DE ARCOS

Joaquín Ponce de León Láncaster. 

El Duque Joaquín Ponce de León Láncaster, hijo de Guadalupe Láncaster se casó con ella siendo 27 años más joven que él. Tercera hija de Carlos Felipe Spínola Colonna, virrey de Sicilia hijo del milanés Paolo Spínola Doria y la siciliana Ana Colona y bisnieto de Ambrosio Spínola, capitán general de Flandes durante la guerra de los 80 años.

El duque don Joaquín Cayetano murió en la sangrienta batalla campal de Campo Santo, Italia en Febrero de 1743 entre España y Austria, dentro de la Guerra de Sucesión. También sus tres hijos militares mueren en batallas.

Resultado de imagen de Joaquin Ponce de Leon Lancaster

Antonio Ponce de León y Spínola, XI duque de Arcos

 Sus cuatro hijos fueron los últimos Duques de Arcos tres militares y un sacerdote. Joaquín,  Manuel y Antonio, militares; Francisco, canónigo de la Catedral de Toledo.  Ninguno de ellos tuvo descendencia, pasando la sucesión a Mª Josefa Alonso Pimentel incorporándose a la Casa de Osuna no sin importantes pleitos por la sucesión, ya que había ramas laterales de los Ponce que reclamaban para sí el ducado, pero en ese momento el duque de Osuna era el más rico y poderoso.

Manuel Ponce de León y Spínola (1719-1744), IX duque de Arcos, fue coronel del Regimiento de Infantería de Córdoba y general, en 1742 pasó a Italia donde muere soltero y sin descendientes, le sucedió su hermano.

Resultado de imagen de Ana Spínola de la Cerda

Jerónima María Spinola de la Cerda, X Duquesa de Medinaceli (h.1710), hermana de Ana Spinola, Duquesa de Arcos.

«Entregó cuatro columnas sin reservar ni una sola para sostener su casa.  Dió nuestra duquesa madre sus tres hijos a la guerra y el último Francisco se lo entrego a Dios con que se quedó sola y sin hijos y en fuerza de su sacrificio acabó con la casa de Arcos» afirma Carlos del Puerto.

«Dice San Agustín: descansa en la guerra vive en la muerte cuando se sacrifica por el rey, por la fama y contra los enemigos de la Iglesia. Los señores de Arcos han derramado su sangre para mantener las coronas en las cabezas de los Reyes y defender la Iglesia» concluye el panegirista.

Resultado de imagen de Ana Spínola de la Cerda

Sermón fúnebre a Joaquín Ponce de León.

FUENTE:

Gloriosa memoria y funebre oracion panegyrica, que en la sensible muerte y lamentable perdida de la Excma. Señora Dª. Ana Spinola y La Cerda Duquesa madre de Arcos, consagró su ilustre villa de Marchena, á expensas de sus Capitulares como fieles vasallos, en la Iglesia Parroquial de S. Juan Baptista dia 3. de junio de 1745. Fue el orador … Fr. Carlos del Puerto de Santa Maria …«

Advertisement

Historia

Cuando la iglesia perseguía a los «Iluminados» que decían comunicarse directamente con Dios

Published

on

Durante siglos la Iglesia persiguió a las personas que decían que se comunicaban directamente con Dios sin intermediarios porque al no haber intermediarios la Iglesia Católica dejaba de tener sentido y utilidad.  Se les llamaba «recogidos», que buscaban el diálogo interior «dejados» o «alumbrados» porque se dejaban pasivamente en manos de Dios. 

Según Joseph Pérez, Miembro de Real Academia de la Historia los alumbrados o iluministas, «preconizan un abandono sin control a la inspiración divina y una interpretación libre de los textos evangélicos».

Para la iglesia de hoy en día  «El Iluminismo nunca fue un peligro dogmático doctrinal. Se trataba de métodos de reforma de costumbres, de modos de vivir la vida cristiana y piadosa con mas sinceridad. Pero los Inquisidores las temieron» según expone Fray Román  de la Inmaculada, fraile Carmelita, en su estudio  «El fenómeno de los alumbrados». 

Inicialmente fueron inspirados por los franciscanos, y apoyados por los nobles como el Marqués de Villena mientras que nacía el movimiento de las beatas en busca de una religión mas intima y personal. Proceden de la Devotio moderna movimiento espiritual con origen en Alemania, que busca  la “imitación de Cristo”-

 En 1559 tras los acuerdos de paz entre España, Inglaterra y Francia y aún reciente el concilio de Trento, -1563- se recrudece la “caza al luterano” encontrando una fuerte presencia luterana en Sevilla, entre las familias nobles como los Ponce de León o los clérigos Agustín de Cazalla y Constantino de la Fuente (canónigo de la catedral de Sevilla y confesor y capellán de Carlos V), frailes de San Jerónimo y monjas de Santa Paula que acabaron quemados como Juan Ponce de León.

Juan Ponce de León, condenado a muerte por defender las ideas de Lutero en 1559

PERSECUCION CONTRA LOS ILUMINADOS

Desde 1511 las persecuciones contra los «iluminados» se extiende por Castilla, Extremadura, -Llerena- y a en Andalucía Córdoba, Jaén, Úbeda, Baeza y Sevilla, el último foco que da paso a la lucha contra los molinosistas o quietistas. 

En una carta de 1558 dirigida a Paulo IV, el Arzobispo de Sevilla e Inquisidor General
Fernando de Valdés cree que la herejía luterana, se relaciona con los círculos
alumbrados.  «Los herrores que vinieron los quales llamavan alumbrados o dexados naturales de Guadalaxara y de otros lugares de Toledo y de otras partes heran la simiente destas herexías lutheranas».

Cádiz - Oratorio de la Santa Cueva - Capilla inferior

Damiana de las Llagas, la mística a la que los poderosos pedían consejo

EL GRUPO DE LOS ILUMINADOS DE SEVILLA

Hasta 1622, se busca en Sevilla y una treintena de pueblos alrededor a los alumbrados
con grupos secretos, amparados por la aristocracia con dos líderes, la Madre Catalina de Jesús, y el cura Juan del Villalpando. En la casa de todos los alumbrados de Sevilla
se hallaban las obras de San Juan de la Cruz. Los acusan de  fingimientos místicos: visiones, revelaciones, instintos divinos.

PERSECUCION A LOS MOLINOSISTAS

Miguel de Molinos fue el “chivo expiatorio” de un conflicto entre el poder eclesiástico y el civil —que puso en peligro la supervivencia de la unidad católica italiana.

El molinosismo-quietismo daba cabida a una libre expresión de la religiosidad, por lo que cualquiera podía convertirse en intermediario entre Dios y el mundo de los fieles, y por ello resultó una herejía subversiva que, hasta la condena oficial, se propagó en la Iglesia romana.

Seguidor de los iluminados y quietistas, Miguel de Molinos fue condenado a la abjuración y a la cárcel, y fué prohibido la Guía de Meditación “por contener doctrinas peligrosas, proposiciones malsonantes, ofensivas y alguna errónea». Sin embargo después de encarcelado no consiguieron probar estas acusaciones y murió en la cárcel.

EL MOLINISMO EN SEVILLA

El Obispo que fuera de Palermo y luego de Sevilla Jaime Palafox fue el principal defensor de Molinos, publicando en Sevilla y Palermo su obra y predicando en el púlpito de la catedral de Sevilla, con la Guía de Molinos en la mano.  Poco después fue obligado por la Inquisición a retractarse condenando las tesis del hereje Molinos. Escribió entonces que era «un pérfido que, con infernal malicia, supo esconder sus execrables errores y abominables obscenidades» y que no había dudado en ocultarse detrás de los enunciados teológicos de Santa Teresa y San Juan de la Cruz.

En Sevilla y provincia hubo numerosas condenas por molinismo durante cien años como la beata Dolores López, última persona quemada por la Inquisición o el clérigo de San Sebastián de Marchena Juan de los Ríos. Aunque fuesen casos de índole carnal, también se les acusaba de molinistas ya que la Inquisición tenía potestad sobre la ortodoxia católica.

Juan de los Ríos, perseguido por solicitante y molinista

La primera condenada por molinismo en Sevilla fue Ana Ragusa, italiana vecina de Sevilla en 1692 condenada por hereje y secuaz de la secta de Miguel de Molinos y de los alumbrados, en auto de fe en la iglesia de Santa Ana en Triana que dijo no aceptar la obligatoriedad de las prácticas religiosas diarias, los sacramentos, ni la oración vocal. Prefería la forma de oración interior, dirigiendo sus palabras directamente al Señor sin la intermediación del sacerdote.

La beata ciega y Miguel de Molinos

Continue Reading

Historia

Juan de los Ríos, perseguido por solicitante y molinista

Published

on

Continue Reading

Cultura

28-F: José Salvador Gallardo, uno de los marcheneros más brillantes del siglo XX

Published

on

José Salvador Gallardo.- (1880-1966) nació en Marchena para convertirse en académico de Medicina, profesor universitario, Presidente de la Sociedad sevillana de Dermatología y concejal del Ayuntamiento de Sevilla.

Fundador de la revista Juventud Médica, Presidente del Ateneo de Sevilla. Presidente del Colegio de Médicos. Profesor Adjunto de Patología General. Profesor de Dermatología. Concejal del Ayuntamiento de Sevilla (1924).

Orador, escritor, amante de las artes e impulsor del andalucismo histórico. Tiene calles en Marchena y Sanlúcar de Barrameda. Comenzó a ejercer la medicina en Sevilla en 1910 tras aprobar su tesis doctoral en 1909 acerca de la etiología de la sífilis.

El Ateneo de Sevilla y el Ayuntamiento de Marchena crearon un premio de creación literario con el nombre de José Salvador Gallardo en los años 40 que desapareció por el desistimiento del propio Ayuntamiento. Fue un impulsor de las artes en todas sus formas especialmente la literatura.

Bética

Como Presidente del Ateneo de Sevilla publicó numerosas obras literarias con las mejores firmas del momento tal y como recoge la Revista Bética, órgano de expresión del Ateneo y motor del andalucismo histórico en la que escribió el propio Blas Infante. En 1913 dirigió la primera edición en castellano de Poemas dramáticos de Maeterlinck con ilustraciones de Alfonso Grosso.

 Su tesis doctoral la dedicó a la Sífilis y fue nombrado auxiliar de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla en 1910 (El Pais, 7 de mayo de 1910).

En 1914 era secretario del Ateneo de Sevilla como informa La Revista Bética impulsando presentaciones de libros médicos o literarios. El 8 de abril de 1915 participa en los actos más importantes del Ateneo junto a figuras históricas como Sorolla, Gonzalo Bilbao o Blas Infante.

Participó en la creación de la cabalgata de Reyes de Sevilla, ya que era vicepresidente del Ateneo en 1916 y 17 y  la cabalgata de Reyes se estrenó en 1918.

Tuvo un papel activo en el nacimiento de la actual identidad histórica del andalucismo, apoyó a Blas Infante en el estreno del himno de Andalucia en Sevilla en 1933 y participó en la Asamblea Regional Andaluza, como Presidente del Ateneo según recoge la revista Nuevo Mundo. (3-2-1933).

Murió el martes 1 de marzo de 1966 y fue enterrado en el cementerio de San Fernando, Sevilla. Tuvo un hijo, José Salvador Valois.  Su hermano fue Luis Salvador Gallardo y tuvo como hijo adoptivo a José María Conde presidente de la Real Academia de Medicina de Sevilla. Al entierro asistieron los  Alcaldes de Marchena y Fuentes de Andalucía.

Muchos de sus nietos aún mantienen la tradición médica iniciada por su abuelo. Maria Isabel Salvador Luna es Médico especialista en Radiología. José Luis Salvador Luna es Médico especialista en Traumatología. Maria del Carmen Salvador Luna es Diplomada Universitaria en Enfermería y Técnico Superior de Riesgos Laborales.
Adolfo Maria Salvador Luna es Médico especialista en Medicina Legal y Forense.
Rosario Salvador Luna es Graduado Social y Técnico Superior de Riesgos Laborales.

Continue Reading

Actualidad

La beata ciega y Miguel de Molinos

Published

on

El escritor Antonio Miguel Abellán acaba de dar a la luz la novela histórica La Beata Ciega, sobre los excesos eróticos y místicos de Dolores López, una beata joven y ciega que vivió unos años en Marchena, y levantó un gran escándalo al descubrirse que mantenía relaciones íntimas con su confesor. 

Fue una mujer compleja y fuera de su tiempo, que vivió y murió rodeada del escándalo. Era muy guapa, ciega y su padre cometió el error de entregarla a la persona equivocada, su confesor Mateo Casillas, demasiado joven, con doce años.

COMPRAR LA BEATA CIEGA

En el beaterío de Santa Isabel de Marchena, mantuvo escarceos con otras beatas y con su confesor, antes de escaparse de nuevo con él a Lucena para luego volver a su Sevilla natal, donde se encontraría con su destino. Convertirse en la última persona quemada por la Inquisición en España en 1781.

 

Mantener relaciones íntimas en el seno de instituciones religiosas o ser molinosista o iluminista, -quietista- seguidora de Miguel de Molinos, -por mediación de su primer confesor- que -cien años antes- defendía que a través de la contemplación interior el ser humano podía comunicarse con Dios, sin la mediación de la iglesia la hizo ser perseguida y morir quemada por hereje.

Imagen relacionada

Al fondo, la Sevilla – y la España del XVIII-.  «El pueblo sevillano era dócil, analfabeto, y estancado donde no podías leer apenas libros extranjeros que entraban por el puerto, porque acababas en el castillo de San Jorge. Con el traslado de la Casa de Contratación todo el movimiento comercial y el  aperturismo de los extranjeros pasó a Cádiz, que era más abierta».

Saber Mas. La nada como ejercicio creador. La Guía espiritual de Molinos. 

«El problema de Dolores López es que era muy poco discreta, se relacionaba abiertamente de forma íntima con sacerdotes y eso no se podía tolerar. Ella pedía que la azotaran sus confesores. Ella les decía que cada azote libraba a un alma del purgatorio. En la actualidad esa actitud de la beata tal vez podría tacharse de masoquismo. Hay mucha documentación al respecto, sobre solicitantes, muchísimos casos de confesores que, mediante la confesión auricular, como la llamaban, seducían a toda mujer que bajara la guardia».

Al mismo tiempo mostraba un «desequilibrio místico también presente en Santa Teresa o San Juan de la Cruz claro que ellos tuvieron más suerte aunque Santa Teresa estuvo a un paso de ser quemada».

Resultado de imagen de guia espiritual de miguel de molinos

Guia espiritual de Miguel de Molinos publicada en 1575

Llegó a las beatas de Santa Isabel de Marchena huyendo del convento de Nuestra Señora de Belén de Sevilla de donde fue expulsada. En Sevilla fue pareja de Mateo Casillas, su confesor al que lo entregó su padre a la edad de doce años tras morir su madre.

Declaró que «Cuando en el sesto precepto leía no fornicar, entendía no murmurar; que por este motivo ignoraba por qué parian las casadas y no las doncellas, y que cuando hizo voto de castidad fué para ella voto de no casarse».

«Su confesor mantuvo relaciones con ella muy joven a la edad de doce años en Sevilla cerca de la parroquia de San Pedro. Se aprovechó de la confesión auricular y no era un caso aislado, estaba a la orden del día en Sevilla las relaciones de los sacerdotes con sus hijas espirituales» indica el autor.

Mateo Casillas, su confesor le metió en la cabeza las ideas de Miguel de Molinos. «Cuando muere su confesor, ella pasa al convento de Belén de Sevilla en la Alameda, pero estuvo poco tiempo. La echaron porque tuvo varias relaciones con novicias» explica el autor.

De allí vino a Marchena «donde tuvo escarceos con las internas e inició una relación con su confesor, natural de Lucena» explica Antonio Miguel Abellán. «Con él tuvo una relación seria y prolongada a la vista de todos, lo que provocó el lógico escándalo en Marchena. El escándalo fue tal que antes de que fuera denunciada a la Inquisición el confesor de marchó a Lucena y ella junto a otras amigas se fueron a Lucena con su confesor. En Marchena fue un escándalo y se le conoció como la beata diabólica».

De Lucena vuelve a Sevilla, donde vuelve con Mateo Casillas su primer confesor, que decide declarar ante la Inquisición todos sus pecados en un remordimiento. Sus pecados eran haber yacido con la Beata Ciega, Dolores López siendo su confesor.

«Para evitar ser quemada viva, pidió confesarse, lo que se le concedió. Tras tres horas de confesión completa en la Cárcel Real, fue llevada al quemadero, del Prado de San Sebastián, donde a las cinco de la tarde se le dio garrote, y su cadáver fue dispuesto en la hoguera, donde se estuvo consumiendo hasta las nueve de la noche».

«Al momento la detienen a ella y comienzan los interrogatorios en la Inquisición en el Castillo de San Jorge. La condenan por hereje y por molinosista, por ilusa, pero no por bruja a pesar de que sus vecinos la acusaron de bruja y curandera. Fue una víctima de su época en realidad. La Inquisición ya había eliminado a casi todos los judaizantes y protestantes que quedaban en Sevilla.   Y la quema de la Beata hacia ya cuarenta años que no se quemaba en Sevilla a nadie. Por blasfemar te podían mandar a galeras».

«En esa época en Sevilla había instalado un ambiente de terror en la ciudad donde tu mismo vecino te podía denunciar a la Inquisición, no te podías fiar de nadie ni del vecino ni de la familia. Al reo lo metian en una mazmorra pero no te decían porqué.  Sevilla era un templo enorme donde estaba todo controlado» expone Antonio Miguel Abellán.

 

Continue Reading

Especial Dia de Andalucia

El 28 de Febrero se celebran 539 años de la toma de Alhama por Rodrigo Ponce de León

Published

on

El día 28 de febrero se celebrará el 539 aniversario de la toma de Alhama por las tropas castellanas como reacción al ataque y conquista de Zahara por los granadinos, hito que dio comienzo a la que se denomina Guerra de Granada (1482-1492).

Muchas ciudades andaluzas fueron llamadas a participar en el conflicto aportando medios económicos y humanos, pero los marcheneros tuvieron un papel protagonista en este hecho gracias a la astucia de Rodrigo Ponce de León y su escalador Juan Ortega del Prado.

La conquista de Alhama de 1482 fue posible gracias al capitán de escaladores Juan Ortega de Prado, vecino de Marchena que fue enviado en secreto por Rodrigo Ponce de León para escalar y espiar en secreto la ciudad de Alhama para conocer sus puntos vulnerables.

 Juan Ortega de Prado, era natural de Madrid según José Luis de Mena y, según otros de Villabonillos en León.

 Tras la sorpresa y toma de Zahara en diciembre de 1481, el rey de Granada pasó a cuchillo a un gran número de sus habitantes y al resto los llevó a las mazmorras de la Alhambra, lo que supuso el inicio de la última etapa de la guerra de Granada.

 Juan Ortega de Prado informó al duque de Cádiz y al asistente de Sevilla, de que la fortaleza de Alhama, según el cronista Valera,  no tomaban la debida preocupación de vigilancia y defensa, “…por estar tan metidos en el reino e la cibdad ser tan fuerte, puesta en una muy alta peña e çercada de toda parte de un río, sin tener más de una subida para la fortaleza, por una cuesta muy alta e agria”, ratificando Palencia que “…su situación y sus fortificaciones les hacían descuidar la vigilancia a sus moradores, confiados»”.

Ortega del Prado salió de Marchena disfrazado de mercader de diamantes y así pudo entrar en Alhama, para inspeccionar sus muros y el sitio más vulnerable de aquellas fortificacionss. Da vuelta a Marchena e informado el Duque organizó un pequeño ejército de trescientos escuderos que salieron de Marchena para ir a la toma de Alhama.

El cronista Hernán Pérez del Pulgar, quien conoció, trató y compartió hazañas con Ortega de Prado, escribió sobre los mismos, en una carta que envía a Pedro Navarro desde el Salar, quizás inspirándose en Juan Ortega, que “Conosçen a qué tienpo y en qué lugar se ha de poner la guarda, dó conviene el escucha, a dónde es neçesario el atalaya».

Como dice Juan de Mata Carriazo, los expertos en frontera tenían gran experiencia y conocimiento y el marqués de Cádiz, les daba un trato especial, manteniéndolos en sus propios palacios.

Sería el mismo Ortega de Prado quien señaló el itinerario más adecuado para que las tropas llegasen hasta Alhama, y en especial cuando, ya en el mismo reino granadino, avanzaron varias noches, situándose al amanecer del día 28 de febrero de 1482 a una media legua de Alhama, en el llano de Dona.

Ya en Dona, se mandó que “apeasen hasta doscientos escuderos (también dan los cronistas la cifra de trescientos), y que fuesen uno en pos de otro, a distancia de dos lanzas de armas, llevando delante al escalador y los adalides que llevaban los trozos de las escalas”.

Llegados a los muros de la fortaleza de Alhama, Ortega de Prado subió el primero, y tras él quince personas (se afirma también que fueron hasta treinta) entre los que se encontraba Martín Galindo, alcaide de Marchena.

Entraron en la barbacana y, puestas las escalas, subieron al muro principal del castillo, donde sólo encontraron a un soldado que mataron así como a otro que estaba dormido, recorrieron toda la fortaleza.

Abrieron la puerta de la fortaleza que salía al campo, y por ella entró cuanta tropa castellana pudo caber en el castillo, tomándose así la fortaleza e iniciándose la lucha por la ciudad. Tras la conquista, permaneció en Alhama, al menos, hasta el primer socorro a la misma por el duque de Medina Sidonia, en 1482.

El capitán de escaladores del Señor de Marchena volvió a repetir la hazaña en la recuperación de la fortaleza de Zahara, llevando a cabo prácticamente similar estrategia que en Alhama, en octubre de 1483.

Según algunos autores murió en el intento fallido de la conquista de Mijas donde tras ser descubierto mataron a los escaladores incluyendo Ortega del Prado.

-SABER MAS: “Juan Ortega de Prado, el heroico capitán de escaladores”, Andrés García Maldonado, Publicación Anual del Patronato de Estudios Alhameños, febrero de 2012.

Continue Reading

Actualidad

Músicas de negros en las partituras de la iglesia de San Juan de 1712

Published

on

Aún quedan en muchos pueblos y ciudades andaluces familias cuyos abuelos y bisabuelos eran negros, un gen que por ser recesivo, según las leyes de las genética, en pocas generaciones, desaparece.

Desde su inicio a su fin los Duques de Arcos formaron parte del sistema esclavista desde el siglo XV al XVIII y por la documentación conservada, tuvieron mucho trato con esclavos y comerciaron con ellos. Tuvieron centenares de esclavos en sus palacios y son muchas las referencias de esclavos en Marchena; negros, canarios y moriscos.

Los esclavos del Duque de Arcos y la esclavitud en Marchena

Según el historiador Esteban Mira Caballos, Sevilla fue «el segundo mercado de esclavos detrás de Lisboa y había pueblos satélite que tenían mercados secundarios de esclavos muy importantes como Carmona o Marchena». Solo en Carmona este investigador localizó 500 cartas de compraventa de esclavos. 

En Carmona existe la familia de los negros, un apodo de una familia que habla a las claras de su origen. 

Los esclavos trajeron además, sus propias músicas que se mezclaron con las melodías andaluzas en el ámbito de la música culta, Villancicos y la música popular, el flamenco.

Negros, canarios y moriscos, los esclavos más comunes en Marchena

Gugurumbé es el nombre de la primera referencia musical negra que tenemos en España, dentro de las Ensaladas de Mateo Flecha de 1581, una variedad de villancico llamada Negrilla, o Guinea, villancicos de negros de los que se conserva un ejemplar en la Parroquia de San Juan de Marchena del año 1712. En 1581 hacía más de cien años que venían esclavos negros a Andalucía.

También da título al espectáculo que se estrena en el Festival de Música de Granada 2020  con Fathmi Alquai, Rocio Marquez y Academia del Piacere con el guitarrista flamenco Dani de Morón. Además Ballena Gurumbé es el nombre de un grupo musical y proyecto cultural que pretende resucitar la Sevilla Negra en base a las publicaciones de Jesús Cosano.

En 2016 Jordi Savall presenta el espectáculo «Rutas de la esclavitud», uniendo musicalmente las influencias americanas, europeas y africanas en un espectáculo revelador. 

Sistema de castas colonial - Wikiwand

La influencia del África subsahariana está detrás de la revolución armónica y rítmica que en torno a 1600 afectó a la música española infiltrada en los compases y ruedas de acordes desembarcados en Lisboa y Sevilla como zarabandas, chaconas, folías y guineos.

La palabra Cabrón, como insulto, nace de un corsario gaditano al servicio del Señor de Marchena

Los esclavos guanches canarios eran blancos, algunos rubios y se les bautizaba y se les cambiaba el nombre. En Marchena fueron muy comunes en este tiempo los esclavos negros, moriscos y guanches. El Duque tenía en su palacio alrededor de 200 esclavos. Los judíos sefarditas tuvieron el control del comercio de esclavos entre Portugal, España, Africa y Canarias en el XV.

Los esclavos que llegaban por vía marítima en las naves portuguesas traían marcas e hierros puestos por los mercaderes para que no pudieran escapar. Solían echarles argollas en los pies, en el cuello y en los brazos. En ambos carrillos les ponían una S y un clavo -es decir, la palabra «esclavo»- para que todos supieran que era cautivo.  Al llegar a Sevilla los marcaban con DSA -que quería decir «De SevillA».

Marchena conserva uno de esos villancicos de negros, impreso en 1712 por orden de la iglesia de San Juan y conservado en la Biblioteca Nacional de España, en donde podemos observar el español «bozal» con el que los maestros de capilla pretendían imitar la lengua africana.  Francisco de Quevedo (1590–1645), una de las mayores figuras del periodo, da a sus colegas la fórmula de éxito para dominar el arte de escribir comedias: “Si escribes comedias y eres poeta sabrás guineo en volviendo las RR LL y al contrario: como Francisco, Flancisco: primo, plimo” escribió Francisco de Quevedo.

Se usaba en estos villancicos de negro onomatopeyas y cadenas de sílabas y palabras sin sentido como Gugurumbé, (Mateo Flecha) Tumbucutu cutu cutu” (A silo Flasiquiyo, Juan Gutiérrez de Padilla) o “Zaranguan guan” (Teque–leque, Julian de Contreras) recreando imaginariosdialectos africanos cargados de enerbía rítmica que acompañaba el uso de tambores.

El comercio de esclavos estuvo casi monopolizado por criptojudíos portugueses afincados en España en el XVI, que traían negros del Congo, canarios de las Islas, y los vendían en España o Cartagena de Indias. Entre estas familias de judeo conversos de origen portugués como los Báez, los Enríquez o los Arias estaba la vecina de Marchena Francisca López casada con Diego, hermano del último Rabino de Sevilla, Antonio Rodriguez Arias, juzgado por la Inquisición de México.

Villancicos de Maitines San Juan Bautista de Marchena from Revista Saber Mas

Continue Reading

NOTICIAS ANTIGUAS

marzo 2021
L M X J V S D
« Feb    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!