Connect with us

Cristo de San Pedro

Video: Secretos del Convento de Santo Domingo

Published

on

El Arzobispo Diego de Deza, es un personaje tan importante como desconocido en la Historia de América y España. Como escribió su amigo Colón, gracias a él, España pudo llegar a América. El apoyo de Deza, fraile dominico fue fundamental para el Alguacil Mayor de Sevilla, el I Duque de Arcos Rodrigo Ponce de León. cuando su propio hermano toma el Alcázar de Sevilla apelando a los comuneros castellanos. La elite dominica del momento como Domingo de Baltanás o Bartolomé de las Casas, influyen decisivamente en la vida de Rodrigo quien funda los conventos dominicos de Marchena y Rota, clave para la expansión hacia América de la orden. Un proyecto de www.revistasabermas.com Guión y dirección: José A. Suárez López director de Revista Saber Mas

Advertisement

Actualidad

Clemente Rivas pintará el cartel que recordará la Semana Santa de Marchena de 2.021

Published

on

El Consejo de Hermandades ha elegido por unanimidad encargar a D. Clemente Rivas Jiménez la obra pictórica que recordará la Semana Santa de Marchena de 2.021.

El motivo principal de la pintura estará basado en la Hermandad del Santísimo Cristo de San Pedro y María Santísima de las Angustias.

Clemente Rivas nace en Puente Genil, el 27 de diciembre de 1973 y se forma en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Córdoba.

Es orfebre, escultor, restaurador, pintor, músico y miembro de la Junta de Gobierno  de la  Concepción, Patrona de Puente Genil. 

Ha realizado muchos retablos cerámicos en las provincias de Córdoba.  

Autor de la Virgen del Rocío, de la capilla del Tanatorio de Coria del Rio, la Virgen de la Asunción de Villanueva de Córdoba, la Virgen de la Soledad de Lucena (Córdoba), la Virgen de la Estrella de Lucena (Córdoba), la Virgen del Valle de Villanueva del Ariscal (Sevilla), la Virgen de la Esperanza de la Roda (Sevilla), la Virgen del Rosario de Montoro (Córdoba). A lo que se une el San Juan y la Magdalena de la Hermandad de las Penas de Puente Genil (Córdoba). 

También ha restaurado la Virgen de los Caminos de Marinaleda (Sevilla), Jesús, el Preso de Castro del Río (Córdoba), la Virgen de la Alegría de Castro del Río (Córdoba), la Virgen de la Victoria de Puente Genil (Córdoba), Nuestra Señora de la Guía (Puente Genil), la Virgen de la Salud, Patrona de Castro del Río (Córdoba), la Virgen de la Victoria del ex convento de Puente Genil (Córdoba), la Virgen de los Dolores de Villaralto (Córdoba), la Virgen de los Dolores de Villanueva de las Torres (Granada) y  la Virgen de la Soledad de Palenciana y la restauración de la Capilla Sacramental de la parroquia de Bollullos de la Mitación en el año 2013. 

Como pintor ha retratado a la Infanta Doña Leonor en 2006 y a Monseñor Soldini de Siena (Italia), o el Arzobispo Asenjo, que hoy se conserva en el palacio arzobispal de Sevilla.

Pertenece a la Capellanía de los Artistas de Siena y recientemente ha sido nombrado por el Vaticano Académico de la Pontificia Academia Bonifaciana.  Ha participado en la Bienal de Arte Sacro 2006 que recorrió Italia, Francia y España. Realizó la capilla privada de Monseñor Iceta, Obispo de Bilbao, fue el encargado de realizar las copias del apostolado de Almadrones (Sigüenza-Guadalajara), realizado por El Greco.

En cartelería ha realizado el Cartel de la Semana Santa de Córdoba, 2011, cartel del Traslado de la Virgen del Rocío en 2012; cartel de Junio Eucarístico de Sevilla de 2013, Semana Santa de Loja 2019, Sagrada Cena de Málaga 2019,  Hdad. del Rocío de Torremolinos 2019, Villarrubia de los Ojos 2020.

Posee obras en la Catedral de Ceuta, Torrinieri (Italia) y  México, donde pintó una colección de quince obras para las nuevas capillas del Opus Dei de Chihuahua, o la Virgen de S. Juan de los Lagos en Jalisco.

Continue Reading

Actualidad

Manuel María Roncel, ratificado pregonero de la Semana Santa de Marchena 2021, tras no poder hacerlo en 2020

Published

on

En reunión de la Junta Superior del Consejo de Hermandades presidido por D. José Tomás Montes Álvarez hoy 22 de diciembre de 2020 por unanimidad oficializar la confirmación del nombramiento de D. Manuel María Roncel Cortés como pregonero de la Semana Santa de Marchena de 2021. D. Manuel María ya fue designado como pregonero para este este año 2020 y que por motivos sanitarios tuvo que ser suspendido el acto del pregón.

El Sr. Presidente y la Junta Superior del Consejo quieren agradecer a D. Manuel María por su disposición a celebrar el Pregón de nuestra Semana Santa en este año atípico, que si bien va a ser histórico y recordado, no serán en las mismas circunstancias de años anteriores.

Manuel María, con 38 años de edad, cristero desde su nacimiento, pertenece a la centuria romana Señor de la Humildad desde el año 2005. Casado con Montserrat Carmona Calvo y padre de dos hijos.

Activo colaborador en su hermandad del Cristo de San Pedro. Costalero de varios pasos de Marchena, entre ellos, el de Santa María Virgen de la Esperanza Coronada, Divina Pastora de Marchena, San Isidro Labrador y fue miembro del cuerpo de capataces de Madre de Dios de la Merced.

«Quizá lo más bonito de ésto es descubrir dentro de tí cosas que creías dormidas, que de momento tan solo son ideas porque no hay nada escrito. Yo no tengo escrito el pregón. Cuando me dieron la noticia me explicaron que dentro de mi edad tengo una trayectoria en el mundo de la Semana Santa con mi hermandad del Cristo, al estar en la Merced, ser romano de la Humildad, el tener vivencias, el llevar desde pequeño en este mundo. Como méritos yo pienso que lógicamente habrá gente con más méritos que yo. Pero yo lo acepto como un regalo. Para un cofrade, es un orgullo que te nombren pregonero de tu Semana Santa y más en Marchena».

Joaquín Carmona, su presentador, lo conoce desde pequeño y afirma que él es profundamente cristiano, extrovertido, lo cual significa que tendrá predisposición a mostrar sus sentimientos y a comunicarlos. Dice que el pregonero es «religioso, cristiano, cofrade, va a ser un pregón sincero, va a ser leal con su forma de entender la Semana Santa. No se va a inventar nada y va a ser cercano. El éxito del pregón está en la forma de decirlo». Es importante además, saber comunicar.

Joaquín Carmona Muñoz -1976-,  ha sido capataz de la Esperanza, y hoy es nazareno de la Veracruz, en donde ha pertenecido a la Junta de Gobierno. Es además hermano del cristo de San Pedro y Humildad.  Ha sido capataz de Ntra. Sra. De la Esperanza, Madre de Dios de la Merced, Ntra. Sra. de los Desamparados, San Sebastián, Corpus y Cristo De San Pedro.

Continue Reading

Actualidad

Vía Crucis al Cristo de la Salud de Fuentes dentro de la Parroquia por el fin de la pandemia

Published

on

Este viernes 23 de octubre tendrá lugar en Fuentes de Andalucía el Vía Crucis extraordinario de rogativas dentro  del templo la iglesia parroquial Santa María la Blanca cumpliendo todas las medidas de seguridad vigentes, siguiendo una costumbre ancestral.

SABER MAS AQUI

Los vecinos de Fuentes llevan siglos rezando al Cristo de la Salud cuando hay epidemias.

Un Cristo que vino de Marchena traída por una monja llamada Juana de Vega, que mientras rezaba ante un cristo de marfil de su familia oyó una voz que decía «Hazme grande y seré la salud de este pueblo», según cuenta la tradición y recoge en su blog el Cronista Oficial de Fuentes, Francis Gonzalez.

Juana de Vega decidió entonces ir a Marchena y encargar a un carpintero un Cristo de tamaño real el cual llevó hasta Fuentes en un carro tirado por bestias y se colocó en la iglesia del convento de San José, de los frailes Mercedarios Descalzos.

Nacida en Marchena en 1586, desde su infancia vivió en Fuentes, y con la llegada de los mercedarios en 1607 se hizo beata del convento de San José, sin ser religiosa.

En 1610 consiguió tomar el hábito de la Merced, y destacó por sus prácticas místicas adquiriendo fama de santa, y falleció  con veintiocho años; el 25 de enero de 1616 y fue enterrada en la iglesia de los mercedarios de Fuentes.

El 2 de abril de 1699 se dispuso se hiciese novenario con sermón y procesión general en el Convento de Mercedarios Descalzos con la imagen del Santísimo Cristo de la Salud, una rogativa por sequía primera de la que se tiene noticia escrita.

Continue Reading

Cristo de San Pedro

Cuando la Reina agilizó la construcción del convento de Santo Domingo de Marchena

Published

on

Fray Manuel de Carrasquilla prior del convento de Santo Domingo explica en una carta al Duque Manuel Ponce de León Spinola, segundo de su nombre, el 17 de diciembre de 1743 el proceso de fundación del Convento de Santo Domingo entre 1520 y 35. 

Señala Carrasquilla la cantidad que paga la casa de Arcos a fin de Diciembre de cada año al convento de Santo Domingo: «3139 reales y 26 maravedíes perpetuos,  mas 728  reales por 144 fanegas de trigo en especie mas la renta llamada de la Mota «que siempre ha percibido este convento».

El valor de los maravedíes, «en aquellos  tiempos escasísimos de moneda» (aún no disfrutaba España de los copiosos tesoros de las Indias)» explica Carrasquilla.  Un buey se compraba por 10 maravedíes y un carnero por 4.

La predilección del I Duque Rodrigo por los dominicos responde a que tenía por confesor al célebre fray Domingo de Baltanás, a quien designó como albacea. La segunda misa que se celebraba todos los días en la comunidad iba por el alma del fundador y por la de todos los miembros de la Casa de Arcos vivos y difuntos.

En este dibujo del gabinete pedagógico de Bellas Artes podemos ver como era la Marchena del S XVI, con las torres de San Juan y Santa María en construcción, y los arrabales de San Sebastián y San Miguel naciendo en torno a las puertas de la muralla y los conventos de Santo Domingo, Santa Clara y las entonces ermitas de San Sebastián y San Miguel.

EL PROBLEMA CONVERSO

Los conversos eran entonces una fuente de conflictividad. 

Diego Becerril Vicario de Marchena dirige una carta al Duque en Enero de ese año donde explica la existencia de un enterramiento de huesos «confesunos», es decir un enterramiento de judeo-conversos en el solar que fue entregado por el Duque para convento de Dominicos.

Recibida del Duque la orden de entregar la huerta a los dominicos el Vicario se queja «porque yendo allí la orden de los Predicadores a quien la Santa Inquisición fue dada lo primero que hicieran fuera desenterrar los huesos confesunos que allí están enterrados y desterrar las hisopadas de agua que viene a echar un sastre en este pago de terreno sobre las sepulturas de sus antepasados. Y pues por no perder el templo y cobranza del huerto y las limosnas, sacerdotes y gentiles y conversos han hecho promesa (…) sobre quitarme la cera».

Por otro lado el problema de los Moriscos era otra fuente de preocupación para el Arzobispo Diego de Deza, que escribe al I Duque de Arcos, Alguacil Mayor de Sevilla contándole el levantamiento de los moriscos de Sevilla en la calle de la Feria en 1521. Antes los vecinos de Marchena no dejaron de sofocar el levantamiento de los musulmanes granadinos en 1499 o la rebelión de las serranías de Ronda y Villaluenga poco después.

El documento que cita la existencia de un enterramiento de judeo-conversos en 1525 en Marchena

EL FUNDADOR: EL I DUQUE DE ARCOS, ALGUACIL MAYOR DE SEVILLA

El fundador era Rodrigo Ponce de León, I duque de Arcos que en 1520 firma un acuerdo con el provincial de la Orden Dominica Fray Domingo de Melgarejo, por el que se obliga a la fábrica y fundación del dicho convento y a dotarlo para mantener 20 frailes, sobre los bienes y posesiones heredadas del clérigo Bartolomé Sánchez Bonilla que dotó al convento con la «exorbitante» cantidad de 808 maravedíes ante Juan Ruiz escribano de Marchena en el año de 1520.

CONFLICTO SUCESORIO Y DE LEGITIMIDAD EN LA CASA DE ARCOS

Dada la ilegitimidad no sólo de su hija Francisca, sino de él mismo el Marqués de Cádiz designa a Rodrigo Ponce de León y Ponce de León su sucesor, hijo de Francisca Ponce de León (hija del marqués y de Luis Ponce de León, señor de Villagarcía y bisnieto del primer conde de Arcos, confirmado por los Reyes Católicos. De esta forma solucionaba el problema de legitimidad.  Luis Ponce de León que reclamaba el mayorazgo recibió en 1494 con el pago por parte de Beatriz Pacheco de cuatro millones de maravedís.

Además Rodrigo tuvo que hacer frente al pago de cuantiosas rentas a su primo Manuel, al que se le otorga el Conde de Bailén tras un costoso pleito de 20 años y 20.000 ducados de oro lo que pudo retrasar la construcción del convento. Beatriz Pacheco muere en 1511 y deja el gobierno en manos de Rodrigo, quien ese mismo año redacta ordenanzas de gobierno de Montepalacio y juramento de fidelidad con los regidores de Carmona.

Bartolomé Bonilla, el clérigo que se arruinó por fundar el convento de Santo Domingo

«Que Luis Cristobal mi hijo y a sus tutores tengan por bien y en todo descarguen mi anima porque así lo hagan con él, sus hijos cuando de esta vida hubiesen de partir» explica el fundador en su testamento.   «Y que de ella se edifique dicho monasterio por el referido Testamento y codilicio hecho en Rota» por el fundador, fallecido en 1530 mandando sepultarse en dicho convento él y sus tres mujeres y «todos sus inéditos sucesores y descendientes».

Rodrigo se casó cuatro veces, la primera con Isabel, hija de Diego López Pacheco, marqués de Villena en 1500. Al morir Isabel en 1521, el duque casó con Juana Girón, hija del conde de Urueña Juan Téllez Girón. También ésta murió pronto, por lo que Rodrigo desposó a su hermana, María Girón de Archidona, madre de Luis Cristóbal. Por cuarta vez se casó con Felipa Enríquez, a la que dejó viuda.

Fray Domingo de Baltanás aconsejó al I Duque de Arcos Rodrigo Ponce de León, quien tenía necesidad de un heredero que no llegaba, hacer un voto a San Pedro Mártir. Si llegaba el hijo que esperaba prometió reconstruir el convento en un mejor sitio y mantener 20 religiosos.

14

«Hizo el Señor Duque las oraciones al Santo Mártir y acudió al duque dándole un hijo: Luis Cristóbal Ponce de León segundo duque de Arcos».  El Duque firmó entonces una cédula refrendada por su secretario Hernán Ramírez de Cartagena a Primero de Mayo de 1520.

Los azulejos gemelos de Chipiona y Marchena, unidos por los Ponce de León

El I Duque de Arcos (m. 1530) era aliado de su cuñado Pedro Girón y Velasco en la lucha que este mantuvo por heredar el ducado de Medina Sidonia. Don Rodrigo fue enterrado junto con su esposa María Girón en la iglesia de San Pedro Mártir, en Marchena, en la bóveda situada bajo el altar mayor del templo. Rodrigo era Alguacil Mayor de la ciudad de Sevilla y fundador del convento de la Virgen de la O de Rota. 

El Arzobispo Fray Diego de Deza y Cristóbal Colón

DIEGO DE DEZA AMIGO DE COLON Y LA REINA CATOLICA Y SUS CARTAS AL I DUQUE DE ARCOS

Como Alguacil Mayor de Sevilla Rodrigo mantenía una relación estrecha con el Arzobispo Diego de Deza, uno de los más poderosos de su tiempo, II Inquisidor General de Castilla, tras Torquemada, teólogo dominico amigo y confesor de los Reyes Católicos cuyo escudo está en el banco del altar Mayor de la iglesia de San Juan, bajo cuyo mandato se levantó.

Amigo de Colón, que  defendió en la Universidad de Salamanca la redondez de la tierra y las tesis de Colón de que se podía llegar a América por el Oeste. Se conservan cartas entre el I Duque y Diego de Deza tratando sobre el levantamiento de los Moriscos de la calle Feria en 1521.

En una carta Diego de Deza relataba a Rodrigo Ponce de León, los sucesos del pendón verde de la calle Feria y de la villa de Bailén, que era del Estado de Arcos y el resto de problemas que había en España y Andalucia. 

La Guerra de las Comunidades provocó importantes disturbios en Sevilla. Aunque Rodrigo no participó personalmente, sí lo hizo su hermano Juan de Figueroa, quien se apoderó de los reales Alcázares.

El confesor de Rodrigo, era Domingo de Baltanás, provincial de la orden dominica que terminó sus días inesperadamente recluído en un convento, condenado por la Inquisición, tras haber sido denunciado por tocamientos impuros por más de ochenta monjas, que lo acusaban de pronunciar la frase Christus Vincit Christus Regnat mientras les tocaba el sexo.   

Los pecados de Baltanás, el provincial dominico que fundó el convento de Santo Domingo de Marchena

JUAN ARIAS DE SAAVEDRA, TUTOR DEL II DUQUE

Muerto el Duque fundador, la persona encarga de levantar el convento fue Juan Arias de Saavedra, conde de Castellar, y tutor de Luis Cristóbal mientras fue menor de edad.

«Preocupado -a lo que se deja colegir- de otros negocios se olvidó de la fábrica del convento y del juro de los 230 maravedíes de renta de su dotación clamaba y reclamaba la parte del convento en la persona del Reverendo Padre Fray Domingo de Baltanás, confesor que había sido de Duque de Arcos don Rodrigo».

10

En 1535  aún no se habían iniciado las obras por lo que los frailes de la orden Dominica en Marchena decidieron presentar un recurso ante la Reina Isabel de Portugal, emperatriz y esposa de Carlos V.

«Informada su majestad de la justicia de esta parte y de las grandísimas causas que movieron al señor Duque a la fundación del convento de San Pedro Mártir; la reina despachó una cédula real por la cual removiendo todo impedimento, manda que el referido Don Juan Arias de Saavedra gobernador del estado de Arcos prosiga y finalice la construcción del convento de San Pedro Mártir y pague a sus religiosos el juro de 288 maravedíes de renta anual que debía para su subsistencia y manutención de sus religiosos» tal y como expone Fray Manuel de Carrasquilla en su carta de 1743.

La imagen puede contener: 1 persona

RODRIGO MUERE CON ESCASEZ ECONOMICA

Rodrigo Ponce de León percibía rentas por valor de 30.000 ducados anuales, pero los continuos pleitos con los miembros de su familia, el gasto de las campañas militares, el elevado coste de la construcción del convento de Santo Domingo y el hecho de que sus bienes estaban sujetos a vínculo de mayorazgo, hizo que tuviera que pedir préstamos y vender gran cantidad de tierras, como La Monclova, o la Isla de León.

Para contrarrestar ésto fomentó la producción de azúcar en Casares, la construcción de salinas en la Isla de León y Rota, y sus explotaciones mineras en Sevilla, Córdoba y Jaén.

Imagen relacionada

JUAN ARIAS DE SAAVEDRA, TUTOR DEL DUQUE II DE ARCOS

Fernando Arias de Saavedra, y Avellaneda Señor de El Viso y Castellar  (Sevilla, c. 1450 – 1496) se casa con Constanza Ponce de León, hermana de Rodrigo Ponce de Leon, Señor de Marchena. Mano derecha de su cuñado en la guerra de banderas tenía la fortaleza de Alcalá de 1471-1474. 

En 1534 Rodrigo Ponce de León, I duque de Arcos, nombra tutor y gobernador de la persona y bienes de su hijo Luis Cristóbal Ponce de León a Juan Arias de Saavedra y Ponce de León (+1544)  primer conde del Castellar (1539), caballero de la orden de Santiago, Alguacil mayor de Sevilla, corregidor de Granada, caballero 24 de Sevilla y alguacil del tribunal de su Inquisición. Por tradición reciben el título de Guardianes del convento de San Francisco de Marchena.

5

EN SANTO DOMINGO SE LEIAN PUBLICAMENTE EDICTOS DE FE

Como templo Dominico, Santo Domingo fue sede de la Inquisición, aunque aquí no sucedían muertes, que tenían lugar en Sevilla, tan solo se leían edictos y autos de fé a las puertas del templo.

En las dos primeras décadas de existencia de la Inquisición española (1480-1500) se usó el «edicto de gracia». La diferencia fundamental entre el edicto de gracia y el posterior edicto de fe era que en el primero, tras enumerar una lista de herejías, se hacía un llamamiento a los que creyeran haber incurrido en herejía para que se denunciaran a sí mismos dentro de un «período de gracia», que solía ser de treinta a cuarenta días. Los que así lo hacían eran «reconciliados» con la Iglesia sin sufrir fuertes castigos.

«Después de 1500 los edictos de gracia habían cumplido su propósito y fueron sustituidos normalmente por edictos de fe, que no tenían un período de gracia y que en su lugar invitaban a la denuncia de aquellos que eran culpables de los delitos que aparecían en una larga lista de ofensas».​ «La obligación de denunciar a todos los sospechosos de herejía se extendía a todos los fieles, bajo pena de excomunión».

Familiares de la Inquisición

La Inquisición disponía de la colaboración de los «familiares», que constituían una especie de policía, a menudo fanática, y que disfrutaba de los privilegios de un total anonimato, y la impunidad escapar a la jurisdicción de los demás tribunales. Hacían delaciones y sus nombres no podían ser conocidos.

HERNÁN RAMIREZ DE CARTAGENA 

En 1520 Hernán Ramírez de Cartagena, caballero venticuatro de Sevilla firma como secretario y contador mayor del Duque de Arcos la cédula de fundación del Convento de Santo Domingo, de Marchena. 

En 1523 Hernan Ramirez cobra  del ayuntamiento de Granada  cierta cantidad de dinero como tesorero del Duque de Arcos. En 1535  recibe de García de Arce, paje de Luis Cristóbal Ponce de León, las escrituras de los concejos de la Sierra de Villagarcia, desistiendo de un pleito contra el Duque.

A la muerte de Hernán, Miguel de Neve ejerce como administrador de los bienes de su hijo Fernando Ramírez de Cartagena, contra las justicias de Arcos, Marchena, Rota y Chipiona, para cobrar deudas del duque de Arcos según documento con fecha de 2 de Noviembre de 1630.

«Yo Miguel de Neve como administrador que soy de los bienes de don Fernando y Don Manuel Ramirez de Cartagena, mis cuñados, hijos y herederos de Hernán Ramírez de Cartagena y veinticuatro de esta ciudad y Luisa Fernández Colmenero, difuntos, en el pleito con los bienes del señor de Duque de Arcos» y asi lo reclama en un documento el 11 de Febrero de 1630. En 1631  el Duque de Arcos le debe  a Miguel de Neve tres censos.

El Médico del Chocolate

Bartolomé Marradón, Hermano Mayor del Cristo de San Pedro fue uno de los primeros médicos que viajó a México y Guatemala para estudiar el cacao y el chocolate y escribir libros sobre el tema siendo citado por la mayor parte de tratados europeos sobre el tema y traducido a varios idiomas.

«Diálogo del chocolate. Compuesto por Bartolomé Marradon, médico español de la villa de Marchena, impreso en Sevilla en el año 1618». Asi se llama la obra escrita por Bartolomé Marradón, hermano mayor del Cristo de San Pedro que dice que el chocolate «se estima mucho por ser muy medicinal y muy a propósito de aprender sus virtudes. Yo probé el fruto del cacao y lo he degustado pero para deciros la verdad no me place» escribió el médico marchenero en su «Diálogo del chocolate».

Continue Reading

Cocina

Cuando los españoles descubrieron la medicina indígena ancestral mexicana

Published

on

La familia Juárez o Suárez pasó de Marchena a México en 1536, convirtiéndose en los primeros cirujanos de indias y aprendiendo de ellos el uso de las plantas medicinales, entre las cuales estaba el cacao, y el chocolate que fue estudiado por Bartolomé Marradón, médico y hermano mayor del Cristo de San Pedro.   

Los primeros cirujanos de Indias

Francisco Juárez fue un cirujano de Marchena que viajó con su mujer Catalina González y sus hijos (Baltasar, Catalina, Diego, Francisco, María, Melchor, Gaspar y Luis Juárez González) a Nueva España (actual México) en 1562 con la armada del general Lope de Armendáriz.

Francisco Juárez era hijo hijo del bachiller Juan de Alcaudete casado con Catalina González. Previamente -en 1536- habían viajado a México sus hermanos Luis Alcaudete y Leonor Alcaudete también hijos del licenciado Alcaudete y de Catalina González, naturales de Marchena. El licenciado Alcaudete tuvo una calle en Marchena desde el siglo XVII hasta el S. XIX cuando se le cambió el nombre por Padre Marchena.

La corona creó puestos de cirujanos en los barcos mercantes, en la Real Armada y en el ejército. Por este motivo el primer Real Colegio de Cirujía se instala en San Fernando, Cádiz.

Bartolomé Marradón, el médico que estudió el chocolate

Marradón por ser uno de los primeros médicos que viajó a México y Guatemala para estudiar el cacao y el chocolate y escribir libros sobre el tema fue citado por la mayor parte de tratados europeos sobre el tema y traducido a varios idiomas.

«Diálogo compuesto por Bartolomé Marradon, médico español de la villa de Marchena, impreso en Sevilla en el año 1618». Asi se llama la obra escrita por Bartolomé Marradón, hermano mayor del Cristo de San Pedro que dice que el chocolate era muy usado en las Indias y en España «y que estima mucho ser muy medicinal y muy a propósito de aprender sus virtudes. Yo probé el fruto del cacao y lo he degustado pero para deciros la verdad no me place» escibió el Médico marchenero en su «Diálogo del chocolate».

El tomate, la papa, el maiz, el cacao y chocolate y muchos otros alimentos llegados de América fueron rápidamente usados en España. Pero el cacao era la bebida de los dioses Mayas y es éste componente ritual lo que previno a los médicos españoles como Bartolomé Marradón.

Marradón decía que no se podía usar el cacao sin tener en cuenta que formaba parte de la cultura indígena que entonces, en pleno auge de la Inquisición, como todas las religiones no católicas, eran vistas como herejías por los españoles.

arbol del cacao

El libro «Cuestión moral si el chocolate quebranta el ayuno eclesiástico» de Antonio De Leon Pinelo, 1636 cita la descripción que Marradón hace de la melaza que sale de la semilla de cacao macerada.

«Si lo cueces más es arrope y si más es miel no de tan buen gusto como la de las abejas pero bastante a suplir su falta y con él ve bien los indios y el chocolate y en guisados y es muy sano aún más cocido se hace azúcar» describió Marradón.

Lo que más preocupaba a los curas y nobles españoles que fueron los primeros en tomar chocolate en Europa era si el chocolate rompía el ayuno, pues desconocían su naturaleza. «El chocolate ni se toma por medicinas ni por vicio ni por bebida contra la sed sino por sustento y nutrición del cuerpo para conservar la salud como efectos secundarios y que no es excusa en el precepto del ayuno» escribía Pinelo.

cacao

Y añadia «el cacao tostado y molido como hemos dicho poniendo su masa a fuego lento sale encima un licor mantecoso y graso de buen gusto y medicinal para inflamaciones quemaduras, ampollas de viruela, sarampión, labios, manos, mal de encías y otros juegos semejantes otros y otros juegos semejantes y aún las mujeres la usan para los labios cuarteados».

Continue Reading

Actualidad

Los orígenes de la devoción a la Virgen del Rosario en Fuentes de Andalucía

Published

on

Francis J. González Fernández
Cronista oficial de la villa de Fuentes de Andalucía.

Hoy 7 de octubre, la Iglesia celebra la fiesta de la Virgen María bajo el título de Nuestra Señora del Santo Rosario, la cual es patrona de la villa de Fuentes de Andalucía.
El Rosario, según nos indica el profesor Carlos José Romero Mensaque en sus múltiples estudios que se han convertido en obras de referencia sobre este fenómeno, constituye en Andalucía mucho más que la devoción mariana por antonomasia o la iconografía más repetida en los templos, sino que implica toda una estructura socio-religiosa que marca la vida de los fieles desde el siglo XVI hasta la primera mitad del siglo XX.

Ciertamente el Santo Rosario nace como oración vocal y mental que se concreta en un instrumento de cuentas, y que pronto se hace palpable en las representaciones de las imágenes de la Virgen con esta advocación, en las cofradías y hermandades y sobre todo en el fenómeno específico de la religiosidad popular que se convierte desde finales del siglo XVII a través de los Rosarios públicos o callejeros.
El rezo y devoción al Rosario tienen su origen universal en los ambientes monásticos de monjes cartujos y frailes dominicos en plena Edad Media, aunque no se consolida hasta la primera mitad del siglo XV.

En el caso concreto de Sevilla, los inicios están vinculados a los conventos de la Orden de Predicadores (Dominicos) donde desde 1479 se instituyen formalmente las denominadas Cofradías del Rosario, corporaciones dependientes de la Orden dedicadas al ejercicio de esta oración y culto a la Virgen, establecidas en las iglesias de los cenobios dominicanos o bien, en la parroquia mayor de cada ciudad o pueblo e incluso en templos pertenecientes a otras congregaciones religiosas, siempre con licencia expresa de la jerarquía de la Orden de Predicadores.

Con el Papa Pío V el Rosario adquiere una difusión universal, que la historiografía ha relacionado con la Batalla Naval de Lepanto (1571) en que la gran victoria de la Armada cristiana sobre el ejército Turco fue, al parecer, atribuida a la milagrosa intervención de la Virgen del Rosario. El hecho fue que en 1573 el Papa Gregorio XIII expidió un Breve estableciendo el primer domingo de octubre como festividad de la Virgen del Rosario a celebrar en aquellos lugares donde hubiera altar o capilla dedicada a esta advocación.

En el caso particular de Fuentes, conocemos que por escritura otorgada ante el escribano público Juan de Moya por el «cura de la Iglesia mayor de la villa de Fuentes y mayordomo de la Fábrica de ella» Juan Caro, en virtud de licencia del Provisor y Vicario General del Arzobispado de Sevilla, el 9 de junio de 1573 don Álvaro de Fuentes y Guzmán, Señor de Fuentes, obtuvo licencia para levantar bajo su mecenazgo una capilla dedicada a la advocación mariana del Santo Rosario, con tribuna propia abierta hacia la Capilla Mayor, desde donde la familia del Señor asistía a las celebraciones litúrgicas.

Este dato corrobora la presencia de la advocación del Rosario en Fuentes desde la segunda mitad del siglo XVI, estimándose la creación de la Cofradía del Rosario en fechas posteriores a la construcción de la Capilla.
El profesor Romero Mensaque ha contabilizado en sus estudios el culto documentado al Rosario en 81 pueblos de la provincia de Sevilla, en el que por fecha de aparición aproximada Fuentes (1573) ocupa el séptimo lugar en antigüedad detrás de Écija (1518), Carmona (1522), Burguillos (1547-1549), Castilleja de la Cuesta (1550), Osuna (1552-1554) y Utrera (1562).

Junto con la propia Orden de Predicadores, la devoción al Rosario fue muy fomentada a lo largo de todo el siglo XVII por los arzobispos hispalenses e incluso a nivel real, pues en 1655 Felipe IV promulga un edicto por el que hace un llamamiento a los obispos para la promoción de esta práctica devocional en sus respectivas diócesis, así como el Papa Inocencio XI en 1679 confirma las muchas gracias e indulgencias que desde el siglo XV habían sido concedidas a las Cofradías del Rosario y todos sus cofrades.

En el caso de la Cofradía fontaniega, el 27 de agosto de 1672 el fraile dominico Tomás Ruiz, lector de Teología del Convento de Santo Domingo de Málaga, por comisión que tuvo de fray Tomás de la Reina, prior de San Pedro Mártir de Marchena, se personó en Fuentes para renovar la citada Cofradía del Santo Rosario.

En este acto, en presencia del clero y varias personas de todas clases y estados, le hizo entrega a los cofrades de las constituciones propias de las cofradías dominicas, dejando constancia de que anualmente el mayordomo de la Cofradía tenía que presentar sus libros de matrícula de hermanos al prior del Convento dominico de Marchena, por ser el más cercano de la Orden de Predicadores, para la aprobación por parte de éste.

Años más tarde, el 8 de junio de 1687, volvió de nuevo fray Tomás Ruiz a Fuentes, esta vez con facultades de fray Manuel de Santo Tomás, Vicario General y padre provincial de la Orden, al mismo efecto de renovar la Cofradía.

Según consta en las constituciones otorgadas, los cofrades tenían la obligación, para poder ganar las gracias e indulgencias concedidas, de rezar semanalmente los quince misterios del Santo Rosario y dar de limosna lo que buenamente pudiera para contribuir al aumento y fiestas de la Cofradía.

Continue Reading

NOTICIAS ANTIGUAS

enero 2021
L M X J V S D
« Dic    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!