Connect with us

Historia

Cervantes, Marchena y los Ponce de León

Published

on

Marchena aparece en el Quijote de dos formas. Una, mencionada de forma directa,  en el Capítulo 57 de la segunda parte del libro, publicado en 1615 cuando Altisidora se burla del Quijote «Seas tenido por falso/ desde Sevilla a Marchena/ desde Granada hasta Loja/ de Londres a Inglaterra». Y otra de forma indirecta, en el capítulo de los leones, donde aparece Manuel (Ponce) de León, «El Valiente» glorificado como héroe medieval, quien estaba en guerra contra los marcheneros y su señor, Rodrigo por la herencia familiar.

Existen distintos documentos y cargos que sitúan a Cervantes llevando un total de 2000 arrobas de aceite de Marchena a Sevilla desde  septiembre de 1588 a julio de 1594 tal y como expuso Fernando Alcaide.

Un documento de 5 de septiembre de 1588 pide la justicia de la villa de Marchena, Alcaldes y regidores que colaboren con Cervantes bajo pena de 500 ducados, y lo mismo se ordenaba a los escribanos del Concejo. Cervantes tenía la potestad de embargar bienes particulares de los marcheneros y ponerlo a disposición de un fin público la monarquía y su política exterior consistente en la expansión a Indias y la guerra contra la Inglaterra protestante según Fernando Alcaide.

Marcheneros o propietarios ubicados en Marchena vendieron aceite a Cervantes . A Alonso Jiménez vecino de Marchena le compro 782 arrobas de aceite a 10 reales la arroba. El doctor Gonzalo Hernández, médico 220 arrobas. Fernando Gregorio vecino de Sevilla, 70 arrobas, Juana de Mendoza vecina de Sevilla, 566 arrobas,  Jorge Rodríguez portugués de Marchena, 225 arrobas, el doctor Diego de Madrid, 78 arrobas, Rodrigo Suárez Garrote vecino de Marchena a 112 arrobas de aceite. Fernando Gil arriero vecino de Marchena cobró 6608 maravedíes por el acarreo de 236 arrobas de aceite de Marchena a Sevilla.

José cabello cabello Núñez investigador y archivero de La Puebla de Cazalla ha documentado la actividad de Cervantes como proveedor de los galeones de la Flota real en Écija, Porcuna, Jaén, Utrera, Carmona, Marchena, Arahal, Paradas Puebla de Cazalla, Morón, Osuna y Villamartín Cádiz al servicio de Felipe II.

Además Miguel de Cervantes estuvo al servicio de los Ponce de León en 1572 tras perder el movimiento de la mano izquierda en la batalla de Lepanto.

En Archivo de Simancas se conservan los documentos del pago a Miguel de Cervantes donde se dice el 11 de febrero de 1573 se ordena a los oficiales de la Armada que liberen a favor de Miguel de Cervantes soldado de la compañía de don Manuel Ponce de León y escudo a cuenta de lo que se le debe y otras referencias similares.

Cervantes se incorpora entonces a la compañía del capitán Manuel Ponce de León en campañas militares como Navarino y La Goleta, con base en los cuarteles de invierno de Sicilia Cerdeña y Nápoles.

Manuel Ponce de León era hijo del conde de Bailén, sobrino de Lope de Figueroa, hombre de conciencia de don Juan de Austria, creador y capitán de los tercios de Granada Costa en la Alpujarra y Lepanto, primo de Luis Cristóbal Ponce de León, duque de Arcos.

Manuel Ponce de León en la Quinta Compañía de Lepanto con 80 soldados con base en las galeras españolas.  El tercio de Granada o de Lope de Figueroa siguió luchando en Flandes a las órdenes de Juan de Austria y en Portugal.

Manuel Ponce de León era primo del Duque de Arcos, señor de Marchena Luis Cristóbal Ponce de León y nieto de Manuel de León «El valiente», en quien se basó Cervantes para el episodio de los leones de El Quijote y que además aparece citado en obras de Lope de Vega y en el romancero tradicional por su valentía enfrentándose a leones y matando moros.

Luis Cristóbal Ponce de León nacido en 1510 en Marchena fue Capitán General de la Armada de Flandes, adonde llevó 600.000 ducados partiendo de Laredo, Asturias con 5.000 soldados según el nobiliario de los Ponce de León. Rehén de Francisco I Rey de Francia en 1529, el rey francés le regala valiosas joyas, luego embajador en EL París de la reina Catalina de Médicis. Vuelto a Marchena ayudó a sofocar la rebelión de los moriscos de Ronda de 1570, fue sepultado en Santo Domingo de Marchena.

GUERRA ENTRE MANUEL Y RODRIGO PONCE DE LEON

Este quijotesco Manuel de León «El valiente», llevó demasiado lejos la guerra por la herencia familiar, con su hermano el Señor de Marchena Rodrigo Ponce de León que concluyó con la cesión a sus nietos de la ciudad de Bailén.

Los marcheneros rechazaron y pusieron en fuga en Enero de 1573 a Manuel Ponce de León y sus hombres que se habían apoderado del Castillo de la Mota. Desde las almenas  Manuel pidió a los vecinos de Marchena que le reconocieran como señor a cambio de ventajas económicas pero los marcheneros prendieron fuego a las puertas del castillo y asaltaron la torre donde estaba y lo pusieron en fuga.

El mismo día que murió Don Rodrigo y para asegurar la toma de posesión de todas las ciudades, Enrique de Figueredo antiguo alcalde de Morón y otros 20 marcheneros a caballo y armados secuestró en Sevilla a don Manuel Ponce de León y lo recluyeron en el castillo de Mairena y luego en Zahara de la Sierra según Carriazo.

Francisca, hija de Rodrigo Ponce de León, recibió de su viuda Beatriz de Pacheco 400.000 maravedíes por manifestar públicamente en una venta de Marchena su fidelidad a la causa de su tío Manuel El Valiente antes que a la de los Pacheco.

Un enfrentamiento azuzado por los Reyes Católicos, según Carriazo, que dieron orden en secreto de fomentar el odio entre hermanos y alentar la rebelión contra los Ponce de León para quitarle la ciudad de Cádiz y así fortalecer la monarquía.

Los reyes envían en secreto a un emisario el bachiller Pedro Díaz de la Torre a la ciudad de Cádiz haciéndole pasar por responsable de la expulsión de los judíos, para estudiar la posibilidad de quitarle la ciudad a los Ponce de León. Le piden al bachiller que cuando vean a don Manuel le hablen como un duque y le recomienden que pida justicia real.

El escritor Gonzalo Fernández de Oviedo describe las hazañas caballerescas de Don Manuel como sus combates singulares en el norte de África para alcanzar el favor de una dama y sobre todo el conocido episodio de Los Leones según el cual se enfrentó a varios de estos animales en un corral que tenía el rey Enrique en palacio a petición de una dama.

Según Pablo J. García Martín lo más probable es que Cervantes se inspirara en la anécdota de Manuel de León.  Los ecos de esta historia y las hazañas de don Manuel de León fueron famosas y muy referidas por diversos autores de los Siglos de Oro, incluyendo al propio Cervantes y a Lope de Vega. Se explica, pues, la referencia del “autor de esta verdadera historia” al famoso personaje, advirtiendo que Don Quijote sería “segundo y nuevo don Manuel de León, que fue gloria y honra de los españoles caballeros”.

CABALLEROS LOCOS ENTRE LOS PONCE DE LEON

Durante toda su vida Juan Ponce de León tuvo que cuidar a su hermano Diego, por estar loco. Diego Ponce de León, hijo de Pedro Ponce de León, abuelo de Rodrigo y Manuel y bisabuelo de Roldán, estuvo casado con Aldonza Portocarrero hija de Luis Méndez Portocarrero.

Aunque no se menciona que fuese loco, en el testamento, su padre no le deja bienes y ordena a sus hermanos que lo mantengan. «Por ende mando que el dicho don Diego no aya cosa alguna de los dichos mis bienes”. Al primogénito y sucesor -don Juan Ponce de León, padre de Manuel- le encomienda “que tome e reçiba en su cargo al dicho don Diego mi hijo, su hermano, e lo tenga en el logar e por la vía e
manera que él entendiere e más cumpla, e lo mantenga e vista e calçe segund le pertenesçiere en quanto el dicho don Diego hubiere”.

Manuel El Valiente tuvo un hijo que pasó la mayor parte de su vida preso por ser un loco peligroso según Fernández de Oviedo.

En el testamento de Manuel Ponce de León, dado en Sevilla el 9 de Julio de 1515 queda constancia de este hecho.  «Y digo que porque el dicho don Roldán Ponce de León mi hijo es menguado de juicio por razón de lo cual él no puede regir y administrar sus bienes y Hacienda como dejo el hombro por tutora y curadora de su persona y bienes a Isabel Ponce de León mi hija».

 Roldán Ponce de León «siendo mancebo fue algo tolerable su locura. Pero cuanto más fue entrando en edad, tanto más perdido y desatinadamente loco. Fue tanto que lo tenían con graves prisiones porque era muy peligroso y muy recio y de muy gran fuerza» dice Oviedo.

Gonzalo Fernández de Oviedo cuenta que Don Roldán se soltó un día de prisión en que estaba «y traía en la mano una espada desnuda y se encontró casualmente con un caballero en el patio de la casa  y le dijo «aquí mi espada Tizona qué fue del Cid Ruy Díaz mi tío y no hay tal espada en el mundo y quiero cortar la cabeza de un golpe limpiamente cómo lo hacía don Roldán mi abuelo».

El caballero amenazado le respondió «Vuestro abuelo no una sino dos o tres cabezas cortaba de un tajo o de un revés. Espere aquí vuestra merced y entraré a llamar uno o dos vecinos y así podrá cortarnos vuestra merced las cabezas de un golpe como lo hacía a vuestro abuelo». Y de esta forma el caballero huyó.

Los cronistas de su tiempo compararon a su tío Rodrigo Ponce de León con el Cid Rui Díaz de Vivar.  Andrés Bernáldez cuenta que los propios reyes compararon a Don Rodrigo con el Cid Ruy Díaz cuando murió «porque los moros le temían tanto que dondequiera que sabían que iba, huían». El loco Roldán era en efecto sobrino del Cid pero del Cid andaluz.

Además el nombre de Roldán viene porque durante siglos los Ponce de León habían creído descender del propio Roldán, vinculado con el linaje de Pedro Ponce de Minerva.

Cuando Don Quijote busque sin éxito el enfrentamiento con los Leones Cervantes lo convertirá en segundo y nuevo don Manuel de León que fue gloria y honra de los españoles caballeros.

Sancho Panza invita a su señor a realizar lecturas más provechosas que las de los libros de caballería y como alternativa le recomienda las hazañas de históricas de Manuel Ponce de León según dice en el trabajo enfrentamiento con un león en la literatura española de Pablo José García Martín.

El Romance de Manuel Ponce de León habla de cómo las cabezas de varios moros cortó en Marruecos.

MARCHENA, PLAZA FUERTE MILITAR EN TIEMPOS DE CERVANTES

Vecinos de Marchena lucharon en el tercio de Lope de Figueroa como Diego de Angulo, Alférez en Sicilia en 1591 en la compañía del capitán Zapata. Angulo pide licencia para pasar a Perú después de haber servido de Su Majestad en la isla de San Miguel y en la isla de Terceira, Azores, luchando contra portugueses. Su hijo escribe lo siguiente «yo Miguel de Angulo, hijo de Diego de Angulo, mi padre, que está sirviendo en el Reino de Sicilia. Soy casado y tengo 4 hijos» por lo que pide irse al rico Perú donde tenía familiares.

Mientras los famosos tercios españoles luchaban en la Europa de los Austrias el Rey obliga a los pueblos, entre ellos Marchena a defender el país en la guerra con Portugal. Las milicias de Marchena pagadas por el Ayuntamiento lucharon en Elvas y Badajoz y participaron en la conquista de Olivenza a los portugueses.

Además los marcheneros que no iban a la guerra, estaban obligados a darle cama, luz, vela, fuego, agua sal y aderezo además de paja para los caballos a todos los soldados que pasarán por el pueblo. El Ayuntamiento pagaba este alojamiento de las tropas en los mesones de la Plaza Vieja, como mesón de los caballeros del Duque de La Ventilla. Otras veces se les daba un refresco consistente en pan vino y queso.

Actualidad

Las moriscas trabajaban la seda en la Marchena del siglo XVI

Published

on

La costumbre de criar gusanos de seda que aun conservan muchos niños viene de antiguo. El cultivo de la seda se llama sericultura y es una tradición de Andalucía desde tiempos andalusíes. 

En 1528 en Marchena ya se criaba seda y lino, según las ordenanzas municipales firmadas por Diego Núñez de Prado. Los moriscos trajeron la seda a Andalucía y la controlaban incluso después de su expulsión siendo una de sus principales fuentes de financiación. 

Durante tres mil años, la seda solo se producía en China bajo total secreto, estaba prohibido sacar gusanos de seda del país bajo pena de muerte. Los griegos y romanos compraban mucha seda pero desconocían su origen, solo sabían que la seda salía de un árbol pero no sabían cómo se producía.

En 552 el emperador bizantino Justiniano recibe los primeros huevos de gusanos de seda, traídos por monjes desde China y en el VII los árabes aprenden la técnica de los persas y la transmiten a Andalucía. Al principio  fue Almería la capital de la seda con 800 telares con tejidos que conservaban sus nombres persas.

Ya en el siglo IX, Córdoba, Almería y Granada ofrecen una primacía sedera que se prolongará durante toda la edad moderna. La riqueza que generó, hizo posible la
defensa de Granada, alentó la sublevación de los moriscos contra Felipe II, y permitió que su sola Renta eximiera al Reino de Granada del pago del servicio ordinario.

Cuando se descubre América la seda morisca se lleva al nuevo continente y aparecen nuevos tejidos como  terciopelos, damascos, rasos, sargas, tafetanes y fustedas. Córdoba era uno de los principales núcleos sederos con 2000 telares.

En 1519, tenía Sevilla 16.000 telares que ocupaban 130.000 personas.  En los siglos XVI y XVII ya tenemos Juntas de sederos de Sevilla, y el reformismo borbónico favoreció el fomento la seda. En Ecija hubo un gremio de la seda con una casa palacio que aún se conserva.

La principal prueba y la más antigua de que los moriscos de Marchena trabajaban la seda es el pleito de la seda que tuvo la villa de Marchena con el deán y Cabildo de la Santa Iglesia Catedral de Sevilla.
En varias ocasiones la Catedral de Sevilla había intentado cobrar el diezmo de la seda en Marchena hasta que me 1731 inicia un pleito contra el Concejo Municipal de Marchena por el cobro del diezmo de la Seda cerdos y bellotas.

 

El Concejo de la villa se quejaba de que el Deán de la Catedral quisiera cobrar dichos díezmos en contra de lo que hasta entonces había tenido por costumbre, asegurando que jamás se habían tenido ni pagado y dice que en 1530 la Catedral ya intentó lo mismo sin conseguirlo.

 

El bachiller Juan Hernández y el regidor Antón Gil testificaron en Sevilla y la sentencia se dio el 10 de mayo de 1587 favorable al Ayuntamiento de Marchena según el notario Esteban de Rojas secretario del Cabildo.

La respuesta del Arzobispado dicen que sí se había pagado «de cinco años esta parte» y uno de los el testigos del Arzobispado dice «hace cuatro años vio pagar el diezmo de la seda en uno de ellos a unas moriscas que lo criaban en Marchena».

 

Los gusanos de seda se alimentan de hojas del árbol de la mora o moral.  En Marchena la calle del Moral iba desde la Plaza Arriba a la finca del parque justo antes de que a principios del XVI se construyese encima el convento de Capuchinos. Para producir seda hacen falta muchas moreras o morales por lo que no siempre había una cantidad suficiente de moreras.

 

Continue Reading

Historia

La calle Del Moral iba de la Plaza Ducal a la finca el Parque

Published

on

En la desaparecida calle Del Moral había casas cedidas por el Duque a  hermandades como la Veracruz y Animas de San Juan (hoy fusionadas) aunque el mayor propietario de la zona era el Conventos de San Francisco y en menor medida Santo Domingo. Sus casas se tomaron para construir el convento de Capuchinos.

Rodrigo Ponce de León en 1649 escapó de milagro a la rebelión de Massaniello siendo Virrey de Nápoles (1647).

Por temor a las clases populares compró las casas de la barriada Puerta Ecija que lindaban con el Palacio para eliminarlas y construir en parte del solar resultante el Convento y Huerta de Capuchinos sobre solares de las casas de la calle Del Moral y otras en 1650.

Una de estas casas, la sexta era de María de la Cruz, «que paga a la cofradía de la Vera Cruz 30 reales y al convento de san Pedro, 9” casa valorada en 660 reales. Vicente Baeza, lacayo del Duque, pagaba anualmente diez reales y un cuartillo al convento de San Francisco por unas casas en la calle del Moral por escritura otorgada ante el escribano Francisco Xuares.

Lindaba la casa del convento de San Francisco con otra de Maria Pérez y otra de la Cofradía de la Veracruz «por escritura de venta ante Diego Núñez, escribano público que fue de esta villa en 1599.

El 21 de enero de 1620 Luis Guillermo de Fuentes, escribano de cámara del Duque de Arcos y «rector que soy de la Cofradia de Animas del Purgatorio de la iglesia de  San Juan»  redime las rentas de unas casas propiedad de dicha cofradía en la calle del Moral, a Diego Garcia de Montemayor y Maria Alfonso su mujer.

OTRAS CALLES PERDIDAS EN EL CALLEJERO DE MARCHENA

CALLE GULIARDO

Una de las calles perdidas o no localizadas de Marchena se llamó calle Guliardo no se sabe si en referencia a un apellido registrado en Marchena en 1613 (Luisa Guliardo) en un pasaje a Indias, o por el término Goliardos que eran unos frailes y estudiantes medievales pícaros que vivían para divertirse, como el propio San Francisco antes de abrazar la Fe, aunque no se conoce que en España recibieran el mismo nombre que en Europa: Goliados.

La vida de los Goliardos queda reflejada en la pieza «In taberna cuando sumus», típica canción de Goliardos, popular en el siglo XI, tradición oral recogida por Carl Orff en el Siglo XIX en Carmina Burana, la mas famosa recopilación de música medieval.

CALLE PERNÍA

Aunque no se sabe el porqué del nombre de la calle Pernía sabemos que Luis de Pernía fue un Alcaide de Osuna que estuvo con Rodrigo Ponce de León en su primera batalla, la del Madroño, que ganó con 15 años.

Su muerte fue muy sentida al ser muy querido por las muchas batallas que ganó a los musulmanes y porque murió en 1472 en Carmona «de una espingardada» en las batallas entre Ponces y Guzmanes.
Además Pernía es el pueblo y comarca más al norte de la provincia de León.
Otro Luis de Pernía fue ayudante de campo del Gran Capitán llamado «El Pernía» participando en 1503 en varias batallas como la de Ceriñola (Italia). La calle Pernía recibe este nombre desde el siglo XVI.

Continue Reading

Historia

Porqué el cultivo del olivar se extendió en el siglo XIX en los pueblos Andaluces

Published

on

Los cambios sociales y la parcelación de las tierras con la llegada de nuevos propietarios tras la desaparición del sistema señorial feudal favorecen el auge del olivar de los siglos XVIII y XIX. Hasta 1868 los propietarios privados no entran al negocio del olivar. La Desamortización saca a la venta las tierras de la iglesia.

30.000 fanegas de tierra de Marchena controlaban en el antiguo régimen el clero, el ducado y el Ayuntamiento hasta el XIX, según informa María Parias en el estudio de las haciendas del olivar de Marchena. En esta estructura económica el olivar ocupaba un papel secundario, siendo nuestro campo principalmente cerealista.


El olivar ocupaba el 3% de las tierras en el XVIII y un 22% en el siglo XX según Parias con unas 33 haciendas del olivar.  El Molino de Mariano Sanz es el único molino antiguo que actualmente se conserva en Marchena, aunque ya sin la enorme viga que se disponía bajo la torre. Mariano Sanz su actual propietario, nos informa de que fue su abuelo Mariano Sanz Pevidal-que se instala en Marchena procedente de La Rioja- el que lo compró, pero ya existía con anterioridad. Estuvo funcionando hasta los años 40 y tenía una capacidad de unos 3000 kilos.

Tiene una almazara integra, con dos tipos de prensa hidráulica, tinajas (de 10 a 15), correas y bombas de transmisión. Cuenta además con cuadras, pajares, corral para orear el trigo, hueco para alpechín, alfarge con piedra asimétrica. Tinaja para remojar y limpiar los capachos y un pozo.
Mariano Sanz recuerda que en los años 40 existían en Marchena los molinos de Cortés (Calle Santa Clara), Miguel Moreno (Vallisco), José Aguilar Barea (junto a los depósitos de agua en la carretera), Cesáreo García Rubio en la calle Duarte justo al lado del molino de Mariano Sanz.

Antonio El Granaíno tenía un molino en la calle Pernía.  Pepe Romero tenía otro molino frente a la Industria Aceitunera Marciense. Mercedes de Sal y Sanz tenía otro molino frente a la iglesia de Santa Isabel y otro en la finca La Cobatilla.  En el mapa de 1826 aparecen los Molinos de San Andrés y de Terneros, Molino de Guardaplata y Molino de Montiel.

Condena al Duque de Arcos  por fraude

En 1767 Francisco Sarmiento denuncia que el Conde de la Roca y el Duque de Arcos la reclamaban respectivamente cuatro y doce maravedíes por arroba en concepto de fiel medidor del aceite y vino, cuando solo uno podía cobrarlo. El juicio se celebró en la Audiencia de Sevilla que condenó al Duque de Arcos a una multa de cien ducados por cobrar de forma ilícita dichas rentas y cometiendo fraude a todos los vecinos de Marchena y el resto de sus municipios.

Se determinó que José Benjumea y Rios nombrado por el Conde de la Roca ya era el fiel medidor de Marchena lo que suponía que nadie más podía nombrar medidores ni pesadores. José Perea llegó a Marchena pretendiendo ser medidor nombrado por Diego de Arratia Administrador del Estado de Arcos con grave daño para los intereses del Conde de la Roca porque muchos vecinos se negaban a pagar «por la confusión que ocasiona este abuso».

Se demostró que Vicente de Vera y Aragón, Conde de la Roca y coronel de Badajoz había comprado en 1643 los derechos de fiel medidor de Marchena al Duque de Arcos que los vendió por “causa onerosa”. El Duque de Arcos se defendió diciendo que desde1541 poseía los derechos de correduría y se los reclamó al iniciador del pleito, Francisco Sarmiento, que se libró de pagar el impuesto del fiel medidor pero no el de correduría “deteniendo los despachos de la ventas hasta que les pagasen».
1767-12-23. OSUNA,C.175,D.95.

Evolución y número Molinos aceiteros (Marchena)

En 1808 había 19 molinos aceiteros, en 1837 aumenta hasta alcanzar los 20, en 1861 ya había 35, baka a finales de siglo y en 1875 quedaban 19, en 1901 vuelven a subir hasta los 23, de los que en 1930 quedaban 13 y hoy quedan 2. 

Continue Reading

Historia

Bastardos famosos que heredaron el Señorío de Marchena

Published

on

Don Rodrigo Ponce de León se casó en 1492 con Beatriz Pacheco, hija del maestre de la orden de Santiago e influyente personaje de la corte, Juan Pacheco sin embargo tuvo tres hijas con la hija del regidor de Marchena. 

El propio Rodrigo Ponce de León era un hijo bastardo que heredó el ducado de su padre Juan Ponce de León tenido de una unión ilegítima con Leonor Núñez de Prado.

Don Juan Ponce de León tuvo 23 hijos, ninguno de su unión con Doña Leonor de Guzmán.  Tuvo nueve hijos de su unión sentimental con Doña Leonor Nuñez de Prado, -criada de su esposa legítima «una mora de Yébenes» según aparece en la documentación del pleito por el ducado-, (OSUNA,C.205,D.1-55)  todos ellos ilegítimos pero legitimados por mercedes reales. Uno de ellos fue el fundador del convento de San Francisco Diego Núñez de Prado.

Don Rodrigo fue el segundo de este lote. Además tuvo otros siete hijos más con Catalina Gonzalez de Oviedo, con la que no casó, que fueron igualmente legitimados.

Poco antes de la conquista de Granada en 1492 se casaron en secreto Don Rodrigo y Doña Beatriz Pacheco -después de vivir juntos veinte años-, en la iglesia de Santa María de la Mota en una ceremonia íntima oficiada por el capellán del duque Alonso Sánchez y Juan Rodríguez el sacristán de Beatriz Pacheco.

La ceremonia se ofició antes del amanecer y con la sola presencia de dos niños de seis años y los dos curas mencoinados. Los dos niños que portaban cirios eran de las familias de confianza del duque, Francisco de Aguilar y Leonor de Saavedra.

Pero como el matrimonio no tuvo hijos y el Duque de Cádiz deseaba tener desencendia para poder transmitir en herencia el ducado y señorío de Marchena,y así evitar que se lo llevara todo su propio hermano, tuvo una hija con una empleada del Palacio Ducal.

La elegida para concebir a la futura Duquesa de Arcos y dueña del Señorío de Marchena y a dos hermanas más fue Inés Pérez de Becerril que era hija del hombre de mayor confianza del duque en Marchena. Rui Jiménez de Becerril, que fue en 1500 Alcaide de Marchena.

Con Inés Pérez de Becerril, el Duque de Cádiz concibió tres hijas, Doña Francisca Ponce de León, sucesora de sus estados, legitimada por acuerdo con los Reyes Católicos en 1476 además de Doña María y Doña Leonor, según Madoz. Finalmente para terminar de restaurar la línea sucesoría de forma legítima y así parar los intentos de Manuel Ponce de León de hacerse con sus estados, Doña Francisca se casa con su primo Luis Ponce de León Marqués de Villagarcía en Extremadura bisnieto del primer Conde de Arcos, según Madoz.

De Ruy Jiménez de Becerril, vecino y regidor de Marchena, sabemos que su esposa Magdalena Jiménez fue secuestrada por su propio padre. Un auto pedía  a las justicias de Gibraltar, la devolución  de su esposa, el 30 de mayo de 1500. Madoz en su diccionario geográfico indica que Rui Jiménez tuvo otra esposa llamada Doña Juana de la Fuente. Ruy Jiménez de Becerril, aparece como el más fiel defensor de Don Rodrigo cuando Don Manuel intentó sin éxito tomar la villa por la fuerza.

Continue Reading

Historia

Los Reyes perdonaron el señor de Marchena a cambio de que entregara los castillos de Jerez y Alcalá

Published

on

En 1476 los Reyes Católicos perdonaron al Señor de Marchena Don Rodrigo Ponce de León por apoyar a sus enemigos en la guerra por el trono de Castilla de la mano de su suegro el maestre de Santiago Juan Pacheco.

Fuente: Beatriz pacheco y la Andalucia de los Reyes Católicos. Juan Luis Carriazo Rubio.

A contraluz en el Salón de los Embajadores

Sucedió de noche en el Alcázar de Sevilla y los reyes confirmaron al Señor de Marchena todas sus posesiones.   Antes había mediado en su favor ante la Reina Isabel el propio Obispo de Cádiz, Alonso de Solis.

Los cronistas dicen que Don Rodrigo acudió a la entrevista con los Reyes movido por el miedo, de noche de forma imprevista, desde su fortaleza el Castillo de Alcalá de Guadaira.

Arco de la Puerta de Sevilla o llamado también Arco de la Rosa-Marchena (Sevilla)

Poco antes había la ocupado por la fuerza al igual que el Alcázar de Jerez en el contexto de la Guerra Civil que asolaba Andalucia enfrentando a los Ponce con los Guzmanes (Duque de Medina Sidonia). Don Rodrigo, al igual que el otro bando había asolado y asesinado a miles de personas en Sevilla, Utrera y muchas otras ciudades. Había sido acusado por el duque de Medina Sidonia de «grandes crímenes y delitos» en tiempos de Enrique IV.

Marchena - Sevilla

Don Rodrigo fue acompañado de su hombre de confianza el doctor Andrés de Villalón, Juan de Guzmán Señor de Teba y Pedro de Avellaneda. Además Don Rodrigo no le había hecho a la reina Isabel las reverencias a que estaba obligado como súbdito por lo que la Reina enfadada había planeado arrebatarle la ciudad de Jerez. Pese a todo la Reino lo perdonó y el Señor de Marchena se convirtió desde entonces en su más fiel defensor en la Guerra de Granada.

Dos vistas de la Puerta de Marchena

Según Hernando del Pulgar «estando de noche la Reina en su cámara con sus doncellas y oficiales el marqués de Cádiz llegó a la puerta de su cámara» y le dijo.  «Védesme aquí, reina muy poderosa, en vuestras manos, executad sobre mí vuestra ira e indignación en que mis contrarios con sus malas informaciones os han puesto contra mí. No vengo a decir palabras sino a mostrar obras». Y luego le entregó a la Reina las fortalezas de Jerez y Alcalá de Guadaíra.

Real Alcázar - Seville - gardens - Jardines del Marqués de la Vega-Inclán - Marchena Door - sculptures

Desde entonces los dos grandes señores andaluces los Ponce y Los Guzmanes, rinden pleitesía a los monarcas y compiten en cortesías a los Reyes. Después de bajar el Guadalquivir en barco son agasajados en Sanlúcar por los Guzmanes y en el Castillo de Rota por los Ponce.

Allí fue recibida por Don Rodrigo junto a su esposa Beatriz Pachecho que pocos años antes pudo haberse convertido en esposa del Rey Fernando el Católico, debido a la gran influencia de su padre Juan Pacheco. En el Castillo de Rota se hizo un gran banquete con un lujo desconocido hasta entonces y de allí pasaron a Jerez, donde Don Rodrigo les entregó la fortaleza y firmó las capitulaciones.

Castillo de Alcalá de Guadaira

Por su parte los Reyes confirman todas las posesiones de Don Rodrigo, les autoriza a continuar con el comercio de cereales de la campiña sevillana por el puerto de Cádiz rumbo a Italia. De esta forma los Reyes pacificaron Andalucía.

Por este motivo muchos cronistas de la época llaman a Don Rodrigo el nuevo Cid ya que sus victorias en la frontera le procuraron el perdón definitivo de los reyes a los que salvó la vida en dos ocasiones. Una vez muerto los Reyes obligan a su viuda a entregar la ciudad de Cádiz.

Su participación en la Guerra de Granada lo conirtió en un modelo de vasallo y caballero ideal al servicio de los Reyes.

Alcázar de Jerez

 

 

 

 

 

Continue Reading

Cultura

Salvador Azpiazu; el vasco que retrató la feria de Marchena y Sevilla de 1900

Published

on

Salvador Azpiazu, (1867-1927) dibujante, ilustrador y fotógrafo Vasco afincado en Madrid pasará a la historia por ser el autor de la más famosa y antigua serie de fotos históricas tomadas en Marchena y Sevilla, fechadas a finales del XIX y principios del XX nieto de Carlos Imbert, escultor francés afincado en Vitoria.

Amigo del escultor Lorenzo Coullaut Valera llegó a Marchena y Sevilla en varias ocasiones y fotografío la Feria de Sevilla, Marchena y la Semana Santa marchenera de 1900.

Funcionario del Catastro para el Ministerio de Agricultura viajó por toda España, Francia e Italia haciendo fotos y dibujos destacando por plasmar paisajes y costumbres de las regiones que visitaba, y siempre llevaba cuadernos de dibujo donde detallaba con el lápiz y a veces con la acuarela las impresiones recibidas.

Colaboró para La Ilustración Artística de Barcelona y en La Esfera de Madrid, así como en otras publicaciones europeas hoy, por desgracia, difíciles de rastrear. Una selección de sus dibujos más interesantes, un total de 121, fue recogida por los hermanos comediógrafos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, amigos del vitoriano, para ilustrar el libro La bendita Tierra. Esta obra devino realmente en un homenaje póstumo al dibujante, pues se publicó en Barcelona a los pocos meses de su muerte.

En las últimas décadas dos han sido las exposiciones monográficas dedicadas a este artista en la ciudad que le vio nacer: la primera se celebró en agosto de 1967 (Salones de Olaguíbel, Caja Municipal), y la segunda, algo más reciente, en abril de 1989 (Sala Luis de Ajuria, Caja Municipal). En marzo de 1992, los descendientes de Azpiazu procedieron a la donación de más de un centenar obras, entre dibujos y acuarelas, al Museo de Bellas Artes de Álava.

El Museo de Bellas Artes de Álava acogió en marzo-mayo de 2005 bajo el título Itinerarios y figuras de un artista alavés 198 obras entre retratos en acuarela, dibujos de sus cuadernos de apuntes y fotografías, todo un legado de memoria histórica que abarca desde sus primeros paisajes fechados en 1887 hasta el último, de 1925.

 

 
Continue Reading

NOTICIAS ANTIGUAS

noviembre 2020
L M X J V S D
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!