Connect with us
Multigestion Publi marchenasecreta_2844x676 (1)

Historia

Martín Ruiz de Marchena, entre los conquistadores de Cartagena de Indias

Published

on

El Capitán Martín Ruiz de Marchena, natural de Marchena, Sevilla estaba entre los 150 militares que conquistaron Cartagena de Indias en junio de 1533 según relata él mismo en su listado de méritos y servicios que pude consultarse en el Archivo de Indias.

La ciudad Colombiana de Cartagena ha cumplido este año 2019, 487 años desde su fundación por las tropas capitaneadas por el madrileño Pedro de Heredia.

Martín Ruiz de Marchena, en el documento Méritos y servicios de Martín Ruiz de Marchena, fechado en la ciudad de Los Reyes Perú en 1564 afirma «tengo necesidad de hacer provanza de lo que se hizo a vuestra alteza (el rey) en estas
partes del reino».

Dice que «hace treinta y cinco años poco más o menos llegué a la ciudad de Cartagena donde me hallé la conquista de ella con el gobernador Pedro de Iglesia hasta que se conquistó y pacificó».

Además confiesa haber participado en la «conquista, población y pacificación del virreinato de Tierra Firme en 1535 donde tuve mi casa y asiento», con capital en Panamá donde fue tesorero real y organizó las milicias ciudadanas que rechazaron el ataque de los hermanos Contreras y luego en la exploración y conquista de Perú y Ecuador donde vivió en varias ciudades ocupando varios cargos entre ellos Alcalde de Quito en 1576.

También se cita la presencia del Capitán Marchena en la conquista de Cartagena en la obra de Maria del Carmen Gómez Pérez, «Pedro de Heredia y Cartagena de Indias» de la Universidad de Sevilla.

«Hallamos a cada legua o a cada dos leguas pueblos muy grandes, con muy gran muestra de oro en ellos, porque no había indio que no trajese oro en cantidad”, según escribe el conquistador Pedro de Heredia en un texto hallado en el Archivo de Indias de Sevilla.

Tardaron seis meses en inspeccionar la región antes de fundar finalmente Cartagena de Indias el primero de junio de 1533. «Entró en esta provincia a 14 días de enero con una nao y dos carabelas y una fusta en que metería ciento cincuenta hombres de guerra y veintidós caballos…”, relata el conquistador y agrega que tan pronto llegó a la bahía se encontró con la fiereza de los indios turbacos. “(…) y yendo que íbamos topamos con un escuadrón de indios que a nuestro parecer sería número de ciento, poco más o poco menos, los cuales venían hacia donde nosotros íbamos, y en descubriéndonos, se pusieron en armas y comenzaron a flechar. Arremetimos a ellos…”.

“Y hallamos tantos pueblos que ninguna tierra de España ni de ningún cabo la hay tan poblada. Todos los más pueblos cuando llegábamos nos tenían aparejada tanta comida que aunque fuéramos mil hombres nos pudiera sobrar”.

En 1558 se le concede Real cédula a Martín Ruiz de Marchena para pasar a Indias 8 esclavos y esclavas, negros.

Hermandades

Cuando el Palacio Ducal de Marchena se convertía en protagonista del Viernes Santo

Published

on

By

Varios autores de principios del siglo XX aseguran que Jesus Nazareno era llevado al Palacio Ducal cumpliendo la función de palacio de Poncio Pilatos y allí era prendido y apresado. Luego bajaba por el tiro pasando por la Puerta de Marchena y era expuesto ante la multitud en la Plaza Ducal.

De esta forma el Palacio Ducal era el escenario idóneo para representar la Pasión de Cristo y Marchena se transformaba en Jerusalén por unas horas gracias al protagonismo de su arquitectura.

Dice Muñoz y Pavón en su artículo «Misterio de redención de una saeta» en «La lectura dominical»  (Madrid) el 8 de abril de 1905 que Jesús Nazareno era apresado por la cohorte romana y encerrado en el Palacio de los Duques (se han abierto las puertas de Palacio) así empieza el Mandato sale luego a la Plaza Arriba donde le esperaba una muchedumbre como la que invadió Jerusalén para la fiesta de la Pascua.

En el libro de 1904 «Representaciones populares dramáticas en Andalucía», Luis Montoto dice que «la procesión se dirige al lugar llamado las columnas romanas (que era el patio de la montería) de Palacio Ducal donde se organiza la cofradía». El libro sobre historia del Mandato escrito por Manuel Antonio Ramos hace una exhaustivo resumen de todas las referencias antiguas al Mandato y un análisis documentado sobre sus principales elementos.

«Uno de los cofrades de mando pasa lista y nombra por orden a los «pasos» en total 138 y se dirigen luego a la plaza del Ayuntamiento» (Plaza Ducal), es decir que bajaba el tiro de Santa María pasando por la puerta de Marchena.

«Al pasar por delante del viejo palacio perteneciente al duque de Osuna salen hombres que representan a los sayones judíos que prendieron al Cristo y hacen cómo que prenden a Jesús, encerrando el paso en aquel vetusto, edificio mientras las imágenes de la Virgen y de San Juan van a la Plaza Ducal».

Llevar a Jesus Nazareno al cerro de la Mota tiene supone convertir a Marchena en Jerusalén por unas horas. Jesús se llevaba al Palacio para presentarlo ante la máxima autoridad terrenal, como se hizo en Jerusalén frente a Poncio Pilato, en un escenario además rodeado de columnas romanas, que según los historiadores fueron traídas del yacimiento romano de El Lavadero. Hay además más estructuras romanas en la zona de La Mota necesitadas de una investigación y excavación más profunda.

El castillo o Palacio Ducal era la sede del poder terrenal y lugar donde residía la autoridad, que había mandado apresar a Jesús.  Primero lo prenden y detienen en el Palacio Ducal y luego lo exponen ante la muchedumbre en la Plaza Ducal, que era parte del mismo Palacio como sucedió en Jerusalén.

 Con la desaparición física del edificio del Palacio Ducal desapareció además esta rica simbología,  y quedó la Plaza Ducal con la función de suplir al propio palacio ya inexistente.

Continue Reading

Hermandades

Tomás Galindo, párroco y Juan Torres, fraile, escribieron las primeras reglas de la Humildad en 1821

Published

on

By

La Hermandad y Paciencia son dos hermandades en una, la del Señor de la Humildad -1820- y la congregación de servitas de la Virgen de los Dolores, que vestían de negro -1821-. Ambas fundadas por los franciscanos en el convento de San Francisco y este año cumple sus primeros 200 años de vida. 

El señor y la Virgen de los Dolores hacían vía crucis anual el Jueves Santo desde San Francisco hasta Santa Clara que concluía con un sermón de pasión.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie y exterior

Tomás Galindo párroco de San Miguel y Fray Juan Torres, fraile franciscano escriben sus primeas reglas que se aprueban en 1821. La hermandad se funda tras encontrar la imagen del señor escondida en un pajar, oculta ante la invasión francesa de 1808.

Todos los miércoles los hombres hacían cultos y meditaciones en San Francisco y las mujeres cada sábado o lunes rezaban los ejercicios de la Madre Antigua, monja de Santa Clara, escritora, poeta mística, seguidora de San Juan de la Cruz enterrada en Santa María con fama de santa.

La imagen puede contener: exterior

Tras el hundimiento del convento de San Francisco en 1846 convertido en Real Fábrica de Salitre por los franceses para fabricar pólvora en 1810, la hermandad fue acogida por las clarisas de Santa Clara que le ofrecen un altar para sus imágenes y unas habitaciones en el patio para los enseres.

 

La Virgen quedó en San Francisco por unos años y fue cedida a Lucas Fernández cuyas hijas la trasladan a Santa Clara donde se fusionan las dos corporaciones. El convento de Santa Clara fundado en 1498 desapareció en 1975 tras varios intentos del Ayuntamiento de mantenerlo. Hoy solo queda su iglesia propiedad de la hermandad.

Según informa la hermandad el Señor de la Humildad es una imagen hecha por Mayorga Patroni para un retablo en torno a 1600 fecha de la policromía al templa más antigua.  Posteriormente la imagen fue retallada en varias ocasiones, la última en 1996 cuando se le coloca un pelo más arcaico.

La congregación servita de la Virgen de los Dolores

 

Los terceros eran seglares que participaban en la vida del convento de San Francisco de Marchena desde su fundación. Diego Núñez de Prado Alcaide de la Villa de Marchena y su mujer, fundadores, eran Terceros en 1530.

La imagen puede contener: 4 personas, interior

Fray José Luis de la Fuente Tercero de San Francisco de Marchena y alto cargo en dicha orden es el creador de los servitas de Marchena para dar culto a la Virgen de Los Dolores en 1819 con el título de Siervos de María,  Orden Tercera de Servitas en San Francisco donde tenía su propio altar. Los servitas de Marchena vestían un hábito y escapulario negro tal y como mandan las reglas  de la Congregación de Siervos de María Santísima Dolorosa y obedecían a los frailes franciscanos.

virgen

El Provincial de los Terceros Fray Pedro Ximénez que residía en Santa Eulalia de Marchena autoriza a los Servitas de los Dolores en 1819 y el Arzobispado en 1821.

Cada viernes realizaban procesión por el interior del convento con la Dolorosa como antes lo hacían los frailes Terceros de dicho convento. Los Viernes de Dolores hacían procesión y rezo de la corona dolorosa  con un estandarte de la Virgen de los Dolores. Gran similitud tienen las imágenes servitas de los Dolores de la Humildad con la Dolorsa de los Servitas de Los Palacios, donada por unos sacerdotes de la localidad.

señor_1

Lucas Fernández, síndico del convento de San Francisco solicita al Provincial la donación de la capilla, altar e imagen de Nuestra Señora de los Dolores, para labrar una cripta a los pies del retablo para el enterramiento tanto de sí mismo como de sus hijos y descendientes. Sus hijas María de la Purificación, Antonia e Incolaza Fernández costearon el traslado del retablo de la Virgen a Santa Clara, tras el desplome de la bóveda de la iglesia de S. Francisco destruyendo el coro y la sillería.

La Marchena franciscana

En Marchena había cuatro conventos franciscanos Santa Eulalia, Santa Clara, Angeles Custodios (Capuchinos) y La Concepción (Santa María) todo fundados por los Ponce de León.

La imagen puede contener: tabla e interior

En 1632 Don Rodrigo Ponce de León pagaba anualmente doscientos ducados mensuales a San Francisco (Marchena) según documento de fray Juan de Luna Tamariz, guardián de dicho convento y además pagaban «para las congregaciones capitulares intermedias de San Francisco en Andalucía» siendo el duque su patrón.

El convento de San Francisco tenía altares a San Diego (cuya techumbre está en los juzgados), San Antonio, La Veracruz, la Virgen de los Dolores, la Virgen de los Angeles, donde trabajó Gaspar del Aguila justo antes de hacer la imagen de Soledad.

Una Virgen de los Angeles aparece como  titular de la hermandad de Jesús Nazareno, antes de la llegada de Las Lágrimas en el XIX, según Rafael Lopez Fernández.

 

Continue Reading

Hermandades

La Virgen de los Dolores, primera y única virgen de Marchena en llevar frisos de azahar en su paso

Published

on

By

En 1995 la Virgen de los Dolores se convirtió en el primer palio de Marchena  y único hasta ahora que llevó flores de azahar cogidas de los naranjos de Marchena. Ese año la diadema de la virgen se aflojó por lo que hubo que quitársela en la calle Guillermo. 

1995 fue el primer año en el que el paso de la Virgen de los Dolores llevaba flores de azahar de los naranjos de Marchena en los frisos de todo el paso lo que daba al paso una fragancia única. Jorge Baeza Alvarez florista profesional de Flores Azahar confirma que la Virgen de los Dolores ha sido la primera y única en llevar flor de azahar y que esta flor no se comercializa como flor cortada en el mercado.

9877

El azahar representa la simbología de la pureza de la Virgen, abre con la primera luna llena de primavera, y lo lleva cada año en Sevilla la Virgen de la Concepción de la Hermandad del Silencio procedente de la finca de un hermano que lo dona a la hermandad. Se reparte el Domingo de Resurrección en la misa del azahar en la capilla de San Antonio Abad.

Pocos años después el mismo Jorge Baeza colocó algunos detalles de azahar en el frontal del palio de la Virgen de la Palma de los naranjos del patio de San Agustín. Explica que el azahar apenas se usa para Semana Santa por su dificultad en encontrarlo y su fragilidad.  Casi tan difícil de trabajar es el nardo, que se colocó en el paso de la Virgen de la Esperanza el día de su coronación, llevando 10.000 flores de nardo, colocados por la ayuda de 60 voluntarios.

Fue una decisión del Prioste y florista de la Virgen, José María Vega, hoy residente en Holanda que optó ese año por colocar claveles blancos en las jarras con forma de grandes esferas que hastaron 160 docenas de claveles blancos.

opp

Finalmente se optó por adornar los frisos del paso de la Virgen con azahar de los naranjos de Marchena debido a que ese año el Martes Santo, los naranjos del pueblo estaban completamente florecidos y las flor de azahar estaba en su justo punto para que no se estropeara en el paso.

dolroes

Un considerable grupo de hermanos trabajó durante toda la noche del Martes Santo recogiendo el azahar de los naranjos marcheneros, principalmente de las calles que rodean al templo de Santa Clara, terrenos de la feria, Plaza Alvarado y barrios aledaños.

El trabajo más difícil fue quitar las ramas y hojas sobrantes,  cortar los cabos colocándole unas varillas metálicas en el cabo para así poderlo pinchar en las esponjas verdes del paso. Finalmente se roció a las flores con un espray fijador para evitar que la flor se deshiciera.  Un grupo de hermanos de la hermandad estuvo toda la noche trabajando para colocar este friso de azahar.

Al día siguiente Miércoles Santo cuando el paso de la Virgen de los Dolores salió de la capilla de Santa Clara rápidamente la gente se dio cuenta del olor a azahar recién abierto y recién cortado que llevaba la Virgen, que inundaba las calles al paso de la virgen.

Un aroma muy apropiado para el aire conventual que tiene la Virgen de los Dolores, que en varias ocasiones se ha vestido de monja. El azahar duró hasta el Domingo de Resurección cuando los visitantes de Santa Clara pudieron llevarse entre sus recuerdos un poco de azahar en recuerdo de la primera y única vez que un paso de Marchena llevó azahar.

LA VIRGEN SIN LA DIADEMA

En la diadema de la Virgen de los Dolores se fue desenroscando poco a poco por el movimiento del paso, especialmente en la difícil en la salida, cuando la presea de plata dorada colocada en la sien de la Virgen comenzó a moverse  más de lo deseable.

Por ese motivo se deicidó quitarle la diadema a la Virgen a la altura de la calle Niño de Marchena y un nazareno la llevó en sus manos durante todo el recorrido un momento que fue inmortalizado por Quino Romero en una fotografía.

La Hermandad estuvo valorando las posibilidades que tenía y finalmente decidió quitarle la diadema para evitar que se le cayera así que siguió haciendo todo el recorrido sin la diadema aunque la Virgen estaba igual de guapa.

La diadema de la Virgen de los Dolores es una característica destacable de su aspecto en Semana Santa y siempre se viste con diadema porque le da realce y belleza, siendo además la única virgen en llevar diadema, hasta que la Virgen de la Merced empezó también a usarla.

Continue Reading

Cristo de San Pedro

La familia de saeteros más antigua de Marchena suma 145 años de tradición

Published

on

By

Antonio Sánchez era el verdadero nombre del  Tuerto Pollo, el saetero más antiguo de Marchena del que tenemos datos escritos. Es el exponente más famoso de una familia saetera señera, con cuatro generaciones de saeteros. 

Tuerto Pollo era un republicano y hermano del Cristo de San Pedro que en torno a 1873 se arrodilló y le cantó una saeta ante el Cristo de San Pedro en Los Cantillos y así logró que lo readmitieran en la hermandad, según Muñoz y Pabón. Roberto Narváez, de la Escuela de Saetas, confirma que Tuerto Pollo es sin duda el saetero más antiguo del que tenemos datos escritos en Marchena.

Según nos cuenta Ana Rueda, profesora de Lengua y Literatura en Madrid, y hermana de la Hermandad del Cristo de San Pedro como su antepasado, Antonio Sánchez, «Tuerto Pollo», era hermano de su bisabuela y pertenecía a la familia de los «Pollo» que era el apodo familiar tal y como lo cuenta Muñoz y Pabón en La Lectura Dominical del 8 de Abril de 1905.

Cantaor y saetero «que ponía los pelos de punta» a decir de las viejas hasta el punto de que se decía de él que tenía «un coro de ángeles metido en aquel pecho»  fue expulsado de la Hermandad del Cristo de San Pedro por apoyar a la República de Castelar (1873-74).

«La multitud vio un hombre corriendo como loco hacia el Cristo. Un hombre desarrapado que rechazaba bruscamente a los que intentaban detenerlo, avanzando entre negras filas de penitente, se quitó el sombrero y cayó de rodillas con los brazos en cruz frente al Cristo de San Pedro en los cuatro Cantillos.

Derramando lágrimas cantó una lastimera saeta con una voz tan profunda que hizo conmover a las piedras de Los Cantillos.  «Cristo que te estás muriendo, de calentura y de sed, qué lástima que mis lágrimas, no las pudieras beber».

Tan bien y tan emocionadamente cantó que las mujeres envueltas en sus trajes de manto y saya lloraban y los hombres tenían que morderse los labios para no hacerlo y los niños se agarraban a las faldas de sus madres al ver a la oveja descarriada volviendo al redil de su padre.

«Efectivamente se llamaba Antonio Sánchez. Tenía muchos hermanos, una de ellos era mi bisabuela. El Tuerto Pollo era tío de mi abuela. Los pollos debían cantar muy bien, yo intuyo que por ahí vendría el mote» cuenta Ana Rueda que nació y vive en Madrid. «Mi abuela Patrocinio Maqueda Sánchez, se casó con Matías Rueda y yo soy hija de Luis Rueda Maqueda, hombre de campo nacido en la calle Harina. La madre de mi abuela era Purita Sánchez o Purita la del Pollo».

Luis Rueda Maqueda, Luis de Marchena

Ana Rueda recuerda que su padre Luis Rueda Maqueda «le grabó las saetas marcheneras antiguas a Roberto Narváez, de la Escuela de Saetas Señor de la Humildad para que las enseñara en su escuela, porque ya no las cantaba nadie».

Roberto Narváez explica que  Luis Rueda Maqueda, «Luis Matias», conocido en el flamenco como Luis de Marchena «aportó a nuestra escuela conocimientos de la saeta marchenera antigua que deriva de la carcelera del preso, junto a otros saeteros como Antonio Martin, Niño de la Viuda que cantaba muy bien y ayudó a conservar la saeta marchenera antigua».

La familia de Ana Rueda es la más antigua documentada de la rica tradición saetera de Marchena, cuatro generaciones de saeteros, cristeros y cantaores que sigue viva pues la propia Ana Rueda, a pesar de vivir en Madrid, ha cantado muchas saetas marcheneras y el año próximo promete venir el Viernes Santo a Marchena para cantarle al Cristo de San Pedro.

Ana Rueda recuerda que «mi abuela cantaba y su padre no la dejaba porque estaba muy mal visto en la época. Pero sus hijos salieron todos cantaores. Mi padre cantó profesionalmente con el nombre de Luis de Marchena; mi tío José como Matías el Marchenero. Y los demás también, aunque no profesionalmente. Les decían los Matías, por el nombre de mi abuelo. Y en los años 30 se juntaban todos los hermanos cantando saetas y la gente iba tras ellos. La guerra lo truncó todo y la mayoría se vino a Madrid. Mi tío José y mi padre vivieron del cante».

Ana Rueda es la última descendiente de Tuerto Pollo y como él, es del Cristo y ha cantado muchas saetas en Marchena.

Otro de los hermanos e fue a vivir a Paradas.  «Mi tío Manolo se fue a vivir a Paradas, y todos los años iba a cantarle a Jesús, hasta que le dio un ictus. Cantaba en la calle Estudio (San Miguel), con una voz muy aguda».

Ana Rueda aún conserva primos en Marchena Rafael, Manuel y José Antonio Pliego Moreno y volverá el próxima junio para exhumar los restos de su padre.

 

 

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!