Connect with us
Multigestion Publi

Historia

Martín Ruiz de Marchena, entre los conquistadores de Cartagena de Indias

Published

on

El Capitán Martín Ruiz de Marchena, natural de Marchena, Sevilla estaba entre los 150 militares que conquistaron Cartagena de Indias en junio de 1533 según relatan varias fuentes y él mismo en su listado de méritos y servicios que pude consultarse en el Archivo de Indias.

La ciudad Colombiana de Cartagena ha cumplido este año 2018, 486 años desde su fundación por las tropas capitaneadas por el madrileño Pedro de Heredia.

Martín Ruiz de Marchena, en el documento Méritos y servicios de Martín Ruiz de Marchena, fechado en la ciudad de Los Reyes Perú en 1564 afirma “tengo necesidad de hacer provanza de lo que se hizo a vuestra alteza (el rey) en estas
partes del reino”.

Dice que “hace treinta y cinco años poco más o menos llegué a la ciudad de Cartagena donde me hallé la conquista de ella con el gobernador Pedro de Iglesia hasta que se conquistó y pacificó”.

Además confiesa haber participado en la “conquista, población y pacificación del virreinato de Tierra Firme en 1535 donde tuve mi casa y asiento”, con capital en Panamá donde fue tesorero real y organizó las milicias ciudadanas que rechazaron el ataque de los hermanos Contreras y luego en la exploración y conquista de Perú y Ecuador donde vivió en varias ciudades ocupando varios cargos entre ellos Alcalde de Quito en 1576.

También se cita la presencia del Capitán Marchena en la conquista de Cartagena en la obra de Maria del Carmen Gómez Pérez, “Pedro de Heredia y Cartagena de Indias” de la Universidad de Sevilla.

“Hallamos a cada legua o a cada dos leguas pueblos muy grandes, con muy gran muestra de oro en ellos, porque no había indio que no trajese oro en cantidad”, según escribe el conquistador Pedro de Heredia en un texto hallado en el Archivo de Indias de Sevilla.

Tardaron seis meses en inspeccionar la región antes de fundar finalmente Cartagena de Indias el primero de junio de 1533. “Entró en esta provincia a 14 días de enero con una nao y dos carabelas y una fusta en que metería ciento cincuenta hombres de guerra y veintidós caballos…”, relata el conquistador y agrega que tan pronto llegó a la bahía se encontró con la fiereza de los indios turbacos. “(…) y yendo que íbamos topamos con un escuadrón de indios que a nuestro parecer sería número de ciento, poco más o poco menos, los cuales venían hacia donde nosotros íbamos, y en descubriéndonos, se pusieron en armas y comenzaron a flechar. Arremetimos a ellos…”.

“Y hallamos tantos pueblos que ninguna tierra de España ni de ningún cabo la hay tan poblada. Todos los más pueblos cuando llegábamos nos tenían aparejada tanta comida que aunque fuéramos mil hombres nos pudiera sobrar”.

Cultura

La amistad entre Pepe Marchena y el pintor cordobés Julio Romero de Torres

Published

on

By

Imagen relacionada

“Conocí a Julio Romero de Torres. Decía algunas veces que necesitaba el cante para inspirarse. ¡Cuántas noches de Córdoba nos han visto, cogidos del brazo cantándole yo por lo bajo, mientras él se transformaba en artista puro!. Le cantaba porque era lo que más le gustaba: el fandango clásico de la sierra de Córdoba”. Pepe Marchena en La Voz. Madrid. 10-12-1935.

Resultado de imagen de hermanos becquer y julio romero de torres

Ese año estrena un espectáculo basado en los cuadros de Romero de Torres escenificando “La buena ventura”, “Las dos Sendas”, “La chiquita piconera”, “Alegrías”, “La venus de la poesía”, “Rivalidad” y “Cante jondo” entre otros. En primavera de 1936 estrenó en Madrid Cante Jondo de Eduardo M. del Portillo basado en la obra de Julio Romero de Torres concluyendo el sábado de pasión con la presencia del hijo del pintor, Rafael Romero de Torres en Madrid para rendir honores al pintor cordobés con la lectura de un manifiesto de Manuel Machado.

JRT - Leonor Leal

 

Romero Torres recibió formación musical en el Conservatorio de Córdoba compaginando sus estudios de solfeo y pintura. Coetáneo y conocedor de músicos como Manuel de Falla, Isaac Albéniz y Enrique Granados, su pasión musical estaba dirigida al flamenco en todas sus expresiones, tocaba la guitarra y era amante del cante, al punto de haber querido poseer la cualidades para ello, gran parte de la obra de Romero Torres pintor por excelencia del flamenco.

 

UN ANUNCIO DE BODA EN 1935

“Sí, señor. Me caso. He encontrado una mujer en mí camino. Usted ya se hará cargo. La vida que nosotros llevamos es a propósito para que las mujeres vengan a uno. Pero cuando pasa una mujer que se planta y nos mira por encima del hombro, la cosa no tiene remedio. Eso me ha pasado a mí. —¿Quién es esa mujer?. Una primera actriz de teatro. No quiera usted saber más. Pero Palmita, el activo Palmita, nos sopla por lo bajo: —Ponga usted que se va a casar con la primera actriz de su compañía: con María Fernanda Gascón”. Naturalmente la boda nunca tuvo lugar. Una de sus técnicas de márketing era lograr que cada día los periódicos siempre hablaran de él ante cualquier excusa, aunque fuera falsa como en este caso.

JRT - Ursula López

“No sé leer nada”

“No sé leer nada. Escribir… tan sólo me sale bien mí nombre. Me costó un trabajo muy grande; pero era necesario para poder firmar los cheques y los contratos. Con este motivo me ha pasado una cosa graciosa. Al principio recibía yo muchas cartas de mujeres. Claro que me las tenían que leer. Este favor se le puede pedir a un amigo. Lo que ya no se puede hacer es pedirle que también las contesten. Por eso las admiradoras se han cansado”. Entrevista en La Voz Diciembre 1935

Continue Reading

Historia

Porqué el cultivo del olivar no se extendió en Marchena hasta el siglo XIX

Published

on

By

30.000 fanegas de tierra de Marchena controlaban en el antiguo régimen el clero, el ducado y el Ayuntamiento hasta el XIX, según informa María Parias en el estudio de las haciendas del olivar de Marchena. En esta estructura económica el olivar ocupaba un papel secundario, siendo nuestro campo principalmente cerealista.

Los cambios sociales y la parcelación de las tierras con la llegada de nuevos propietarios tras la desaparición del monopolio de molienda del Ducado favorecen el auge del olivar de los siglos XVIII y XIX. Es en 1868 cuando los propietarios privados entran en el negocio del olivar. Además la Desamortización saca a la venta las tierras de la iglesia.


El olivar ocupaba el 3% de las tierras en el XVIII y un 22% en el siglo XX según Parias con unas 33 haciendas del olivar.  El Molino de Mariano Sanz es el único molino antiguo que actualmente se conserva en Marchena, aunque ya sin la enorme viga que se disponía bajo la torre. Mariano Sanz su actual propietario, nos informa de que fue su abuelo Mariano Sanz Pevidal-que se instala en Marchena procedente de La Rioja- el que lo compró, pero ya existía con anterioridad. Estuvo funcionando hasta los años 40 y tenía una capacidad de unos 3000 kilos.

Tiene una almazara integra, con dos tipos de prensa hidráulica, tinajas (de 10 a 15), correas y bombas de transmisión. Cuenta además con cuadras, pajares, corral para orear el trigo, hueco para alpechín, alfarge con piedra asimétrica. Tinaja para remojar y limpiar los capachos y un pozo.
Mariano Sanz recuerda que en los años 40 existían en Marchena los molinos de Cortés (Calle Santa Clara), Miguel Moreno (Vallisco), José Aguilar Barea (junto a los depósitos de agua en la carretera), Cesáreo García Rubio en la calle Duarte justo al lado del molino de Mariano Sanz.

Antonio El Granaíno tenía un molino en la calle Pernía.  Pepe Romero tenía otro molino frente a la Industria Aceitunera Marciense. Mercedes de Sal y Sanz tenía otro molino frente a la iglesia de Santa Isabel y otro en la finca La Cobatilla.  En el mapa de 1826 aparecen los Molinos de San Andrés y de Terneros, Molino de Guardaplata y Molino de Montiel.

Condena al Duque de Arcos  por fraude

En 1767 Francisco Sarmiento denuncia que el Conde de la Roca y el Duque de Arcos la reclamaban respectivamente cuatro y doce maravedíes por arroba en concepto de fiel medidor del aceite y vino, cuando solo uno podía cobrarlo. El juicio se celebró en la Audiencia de Sevilla que condenó al Duque de Arcos a una multa de cien ducados por cobrar de forma ilícita dichas rentas y cometiendo fraude a todos los vecinos de Marchena y el resto de sus municipios.

Se determinó que José Benjumea y Rios nombrado por el Conde de la Roca ya era el fiel medidor de Marchena lo que suponía que nadie más podía nombrar medidores ni pesadores. José Perea llegó a Marchena pretendiendo ser medidor nombrado por Diego de Arratia Administrador del Estado de Arcos con grave daño para los intereses del Conde de la Roca porque muchos vecinos se negaban a pagar “por la confusión que ocasiona este abuso”.

Se demostró que Vicente de Vera y Aragón, Conde de la Roca y coronel de Badajoz había comprado en 1643 los derechos de fiel medidor de Marchena al Duque de Arcos que los vendió por “causa onerosa”. El Duque de Arcos se defendió diciendo que desde1541 poseía los derechos de correduría y se los reclamó al iniciador del pleito, Francisco Sarmiento, que se libró de pagar el impuesto del fiel medidor pero no el de correduría “deteniendo los despachos de la ventas hasta que les pagasen”.
1767-12-23. OSUNA,C.175,D.95.

Evolución y número Molinos aceiteros (Marchena)

En 1808 había 19 molinos aceiteros, en 1837 aumenta hasta alcanzar los 20, en 1861 ya había 35, baka a finales de siglo y en 1875 quedaban 19, en 1901 vuelven a subir hasta los 23, de los que en 1930 quedaban 13 y hoy quedan 2. 

Continue Reading

Cocina

Comer bacalao, una tradición documentada en Sevilla desde el siglo XV

Published

on

By

COCINANDO CON HISTORIA

La abstinencia de carne obligaba a comer pescado y verdura, -principalmente bacalao- que era antiguamente comida de pobres.

No se podía comer carne, ningún viernes del año, ni en toda la Cuaresma, y no se podía comer nada sólido el Miércoles de Ceniza ni el Viernes Santo.  El ayuno ha pasado de ser una penitencia a una práctica cada vez más valorada porque supuestamente mejor la salud. Los ricos pagaban bula papal para comer alimentos prohibidos en los días clave como Luis Cristóbal Ponce de León que en 1564 recibió autorización del nuncio del Papa para comer carne y leche en los días prohibidos.

Imagen relacionada

Hay datos de que los escoceses pescaban bacalao en el siglo V y a España llega traído por portugueses en el siglo X con quienes los vikingos intercambiaban sal por bacalao durante siglos.  La flota bacaladera portuguesa con base en Aveiro -la Venecia de Portugal- se extendió desde el S. XIII por el Mar del Norte, a Inglaterra y Noruega y Groenlandia, descubriendo y dando nombre a Terra Nova dos Bacalaos en 1473. Desde 1337 los pescadores del norte de España, gallegos y vizcaínos traían el bacalao del mar de Escocia e Irlanda.

Resultado de imagen de cocinas medievales

El consumo de bacalao llega a Sevilla en el XV cuando hay constancia de que los monjes de la Cartuja de Sevilla ya consumían bacalao, detectado en excavaciones arqueológicas por Fernando Amores, de la Universidad de Sevilla, en los años 1988-89 según el artículo de Arturo Morales y otros autores.

CONVERTIR UNA TRADICIÓN EN UN NEGOCIO PROSPERO

Resultado de imagen de restaurante el bacalao sevilla

Los hermanos marcheneros Antonio y José Baco han sabido convertir una tradición sevillana en un prospero negocio y hoy dan trabajo a más de cien personas.

En 1984 montaron su propio negocio y hoy son dueños de tres restaurantes y un hotel en la plaza Ponce de León número 15. En este restaurante tienen hasta 50 platos con un elemento fundamental, el bacalao que traen directamente desde las aguas del norte de Europa.  La carne de bacalao es carne fina, magra, digestiva, energética, reparadora y muy apreciada por su sabor.

Resultado de imagen de restaurante el bacalao sevilla

EL BACALAO, UN ALIMENTO RICO EN VITAMINAS

Hoy, cada vez se recomienda comer menos carne, y más bacalao  cuyo aceite tiene Omega-3 y vitamina A y D y es desde hace siglos el pescado más consumido en Europa, el llamado ternera del mar.

Espinacas con garbanzos y bacalao es un plato que ayuda a recuperar energías después de la Semana Santa y que además es bajo en calorías. La espinaca facilita la eliminación de toxinas mejorar la vista tonifica los músculos a mismo tiempo el garbanzo también tiene proteínas.

Los tres elementos, garbanzo bacalao y espinacas juntos son un plato para personas activas y deportivas. Todos los alimentos son propios de nuestra tierra y se consiguen en el mercado de abastos de Marchena.

 

 

Continue Reading

Historia

Pedro Ponce de León, el primero y más famoso alanceando toros a caballo en 1530

Published

on

By

Pedro Ponce de León hermano del Duque de Arcos Luis Cristóbal Ponce de León pasó a la historia por ser uno de los mejores y más famosos de España en el toreo a caballo en 1530. El rejoneo se fue gestando en los últimos años del siglo XVI y los primeros del XVII, para alcanzar su cima durante el reinado de Felipe IV, cuando el espectáculo taurino nobiliario encontró en la Plaza Mayor de Madrid su coso emblemático. 

El entretenimiento por excelencia, aparte del teatro, fue el de los toros. La corrida se veía resaltada por el ceremonial barroco con la entrada y la salida de la plaza, por la música, por el colorido de trajes y adornos.

En los núcleos de población de mayor entidad, pese a correrse toros en otros ámbitos, se tendía a celebrar en la plaza mayor las funciones de mayor boato, controladas por los cabildos municipales, quienes muchas veces eran sus organizadores.  Los toros en la plaza mayor se convertían en un instrumento idóneo para la ostentación y la propaganda del poder.

Forzudo y valiente hasta la exageración, según Mariano de Cavia (Crónica Taurina -1901) Pedro Ponce de León ya alanceaba toros y por ello fue famoso en la España de 1530 y se hizo famoso por ser el mejor y más aplaudido de su época en este precedente del rejoneo. Participaba a menudo en fiestas y circos en tiempos de Carlos V. A la historia del toreo aportó la idea de tapar los ojos a los caballos para que no se espantaran de los toros.

Resultado de imagen de rejoneo

En la Edad Moderna la suerte de la lanzada se concibió dentro de una amplia gama estilística: rostro a rostro, al estribo o ancas vueltas. La más valorada de las tres fue la que se ejecutaba de frente al toro. Fernán Chacón manifestó que el primer gran artífice de la lanzada fue Pero Ponce de León, hermano de los duques de Arcos e hijo del marqués de Zahara. Le llamaron “el toreador” y daba la lanzada de modo infalible y seguro: se situaba en buen lugar de la plaza, le tapaba los ojos al caballo para que no viera nada por delante y no se espantara.

La lanza la tomaba el toreador con la mano derecha y la sostenía por encima del hombro, arrimando el brazo al cuerpo con el codo bajo. Había que balancearla para que sobresaliera más por la parte del hierro pero con un punto de equilibrio y firmeza.

En los torneos medievales  era tradicional la caza o persecución​ de un toro por decenas de picadores y lanceros. También de época medieval datan los encierros (1215, Cuéllar) y las corridas (1387, Barcelona). En Italia la suelta de toros se prohibió en 1332 por la muerte de centenares de personas en un encierro en Roma (Moratín).

Alancear toros era propio de nobles y reyes tanto en Castilla como en el califato de Córdoba. También se alanceaban jabalíes y en Africa, leones. El Cid alanceaba toros según Moratín, que indica que los andalusíes hacían variados festejos de toros aportando el arte de montar a la gineta, recogiendo las piernas en los estribos, costumbre africana. Carlos I de España alanceó un toro por el nacimiento de su hijo Felipe II (1527) en la Plaza Mayor de Madrid. Muerto el toro los encargados de desjarretarlo eran a menudo moriscos, mulatos o esclavos negros.

En el XVI nacen los encierros de varas, luego, corridas de rejones. Los nobles se ayudaban de peones y escuderos para distraer al toro que echaban mano del capote. Los asistentes del matadero de Sevilla aportaron arte y creatividad a la tarea de conducir ganado, atrayendo la atención de centenares de espectadores para los que se construyeron gradas.

Las lanzas se sustituyen por picadores dándole valor estético a la faena de capote, que servía para llevar el toro al picador.  Los nobles, a caballo, tenían el privilegio de matar al toro, pero si no podían, se lo pedían a sus peones.

En Marchena el matadero estuvo hasta el XVIII junto a la fuente de San Antonio donde existió la puerta del Matadero, en la zona de la Fuente o Plaza de la Constitución.

La Plaza Ducal tenía una puerta o arco llamado del Toril por donde entraba el ganado bravo directamente del campo. Esta puerta del toril hoy ha sido convertida en cochera y se situaba justo frente a la calle Pasión que lleva a la Plaza de la Cárcel.

En 1540 el Duque de Arcos paga por carreras y garrochas para la lidia de unos toros que se soltaron en Marchena. En 1549 el Duque de Arcos compra unas garrochas “y otras cosas de sus toros que se lidiaron en Marchena”.  En 1576 el Duque de Arcos recibe fondos por el daño que sufrieron cuatro toros que se llevaron de Lora para correr en Marchena  y se paga un corral en Marchena para encerrar los toros que se corrieron.

En 1600 hay documentos de pago por dos toros que corrió con garrocha (herramienta para guiar el ganado bravo) el Duque de Arcos. En esta época la garrocha se usaba para saltar a los toros en el famoso salto de la garrocha. También se conservan recibos del precio de los balcones y palcos para presenciar tales diversiones en nuestra localidad.

En 1656 en Marchena ya hubo corrida de toros en el Corpus cuando era tradicional contratar encierro de vacas, toros de cuerda, toros de fuego y toros enmaromados que terminaban con capeas improvisadas y el sacrificio de los animales y reparto y venta de carne.

En los núcleos de población de mayor entidad, pese a correrse toros en otros ámbitos, se tendía a celebrar en la plaza mayor las funciones de mayor boato, controladas por los cabildos municipales, quienes muchas veces eran sus organizadores

En 1761  José de Rus se ofrece en Los Palacios a rejonear unos toros que regaló el propio Duque de Arcos. En Marchena había fiestas de toros en Feria, Corpus, la patrona o cualquier otra fiesta singular, casi siempre en la Plaza Ducal.

 

El marchenero ilustrado Gutierre Vaca de Guzmán (Marchena, 1733 – Madrid, 1804) Ministro del Consejo de Castilla fue uno de los primeros ministros españoles en criticar la fiesta de los toros por su crueldad en la obra literaria satírica Los  Viajes de Wanton .

“Por uno de sus costados le entraba una punzante espada con que le atravesaba el corazón, quedándose el bárbaro sonriendo al ver el borbotón de sangre”. Continúa “éste era el punto en el que el público se llenaba de alborozo y saciaba su  vista como con un pasatiempo gustosísio y deleitable fiesta viendo a aquella infeliz fiera en su sangre” escribe Gutierre Vaca de Guzmán.

También hubo en Marchena tradición de soltar toros de cuerda, el último de los que tenemos constancia fue en  El 4 de mayo de 1884 se soltó el último toro de cuerda de que se tiene noticia escrita en Marchena dejando numerosos heridos entre ellos un cura. 

Tratados antiguos sobre el rejoneo y el arte de torear a caballo. 

Tractado de la cavallería de la gineta Fernán Chacón Sevilla 1551 r Tratado de cavallería a la gineta Hernán Ruíz de Villegas (Córdoba) 1572. Tractado de la caballería de la gineta. Pedro de Aguilar. Sevilla. 1572. Libro de la montería. Gonzalo Argote de Molina. Sevilla 1582. Libro de la gineta de España. Pedro Fernández de Andrada. Sevilla 1599.   Libro de la gineta. Luis de Bañuelos (Córdoba), 1605. Nuevos discursos de la gineta. Pedro Fernández de Andrada. (Sevilla) 1616. Discurso de la caballería del torear. Pedro Mesía. Córdoba, 1653. Tratado de la gineta (Anónimo). Sevilla 1678.  Advertencias para torear Juan Núñez de Villavicencio (Cádiz) 1682. 

 

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!