Connect with us

Historia

Cómo el Estado controlaba la prensa en los tiempos del imperio español

Published

on

En 1625 apareció en Sevilla Avisos de Italia, Flandes, Roma, Portugal y otras partes. Estas Gacetas traían información comercial, sobre el estado de los caminos y los puertos y los precios de los productos en distintas partes del mundo tal y como se había popularizado desde el medievo. 

Cuando ya eran populares el Estado funda su propia gaceta con fines propagandísticos.  En 1661 Juan José de Austria contrató al flamenco Francisco Fabro para publicar la Gaceta de Madrid, que sigue hoy Boletín Oficial del Estado.

También hubo grupos disidentes fuera del control oficial que crearon sus propias publicaciones en español desde el extranjero para ser consumidas dentro y fuera de España.

Desde 1674 se publicaba la Gaceta Española de Amsterdam, editado por la comunidad sefardita, -descndientes de los expulsados de España- fundado por David de Castro Tartás que se conserva en la Biblioteca Real de Holanda y Hemeroteca de Madrid.

LA PRENSA COMO ELEMENTO PARA EDUCAR E INFLUIR

A través de la prensa entran en España ideas ilustradas en el XVIII como la necesidad de regular la actividad eclesiástica o mejorar la producción agrícola introduciendo nuevas técnicas que estaban dando buenos resultados en España y Francia. Para eso es fundamental que cualquiera en todo el impero español conozca los precios de los productos básicos.

Los «papeles periódicos» necesitaban autorización del Gobierno y de la censura eclesiástica. Además había una prensa oficial controlada por el Estado  -Gaceta de Madrid y el Mercurio histórico y político- y una prensa popular y comercial, prohibida en algunos momento por la corona como en 1791.

MARCHENA: EJERCITOS, PRECIOS DE LOS GRANOS Y DEL ACEITE

Marchena aparece en el Mercurio de Marzo de 1767 en un listado de municipios con colegios Jesuitas junto con el Decreto del Gobierno para expulsión de los Jesuitas, que también fue enviado al Ayuntamiento de Marchena, proyecto ilustrado del Gobierno.

El Correo Mercantil de España e Indias, publicación oficial del Estado para favorecer la información comercial con América, Marchena aparece como un referente de los precios de aceite y  cereal, productos más valiosos para el comercio de las campiñas sevillanas.  En Noviembre de 1793, el precio del cereal; trigo de 38 a 112 reales y cebada de 20 a 50. También aparecen publicaciones locales en España y América que difunden los precios agrarios de Marchena, como del resto de municipios.  Una arroba de aceite estaba a 38 reales en Marchena (Semanario de Salamanca. 19/1/1796).

También se informaba de asuntos militares como las aportaciones económicas a las guerras hispano francesas de vecinos de Marchena (Mercurio de España, Agosto 1793 y Gaceta de México de 19-0-1793) Manuel Diosdado  dona 400 reales 400 reales y el Ayuntamiento de Marchena 1200 reales del fondo de su pósito (Mercurio de Abril de 1794).

COMUNICACION ESTATAL CENTRALIZADA Y CONTROLADA

La comunicación estatal institucionalizada, propia de un Imperio, tanto escrita como gráfica tiene claros precedentes en Roma.

La comunicación oficial del Estado romano se canalizaba a través de las Actas Diurnas (59 A.C.) o Actas Senatoriales, que contaban lo más importante de cada día, que llegaba a las masas en las plazas y calles a través de los Praeco, funcionarios pregoneros y se distribuían a todos los rincones del imperio. Mientras las Acta diurna populi Romani, contaban los avisos de tribunales, subastas, nacimientos, bodas y muertes, divulgadas en el foro por los Diurnarii en el foro en forma de tablillas.  Los Albumes, eran muros blanqueados, -Alba- donde se escribían y dibujaban avisos comerciales.  Los anales eran Actas Anales resumiendo lo más importante de cada año.

Algunos senadores pagaban a personas -Subrostami- para que hablaran bien de ellos por la calle, quienes además entretenían al pueblo a cambio de unas monedas contando toda clase de chismes por lo que no eran muy reputados.  Además los Strilloni eran autónomos que cobraban por ofrecer de forma verbal comunicación comercial, tanto ofertas como productos nuevos.

 

Historia

Los Cansino una familia de judeoconversos en la campiña sevillana de donde surgió Rita Hayworth

Published

on

España no redescubrió a los sefarditas hasta 1903 cuando el senador Ángel Pulido conoció al profesor Haim Bejerano, director de la escuela sefardí en Bucarest, en un barco por el Danubio e inició una campaña de acercamiento del gobierno español con las comunidades sefarditas. Previamente las Cortes de Cádiz reclamaron el papel de españoles para los descendientes de Sefarditas.

Uno de los más afectados por aquel descubrimiento de los españoles sefarditas fue el escritor sevillano Rafael Cansino(s) Assens, quien en sus memorias dejó constancia de la impresión que le produjo conocer a Angel Pulido, en 1904.

Resultado de imagen de rafael cansinos assens y el judaismo pdf

Cuando visitó a Pulido, Cansinos conoció también el origen sefardita de su apellido de la mano de José Farache, judío de Gibraltar afincado en Madrid, quien le confirmó que en Gibraltar aún se conservaba el apellido Cansino como sefardita según el propio Cansinos publicó en su obra «Los judíos en Sefarad». El resto de su vida lo dedicó a escribir sobre el tema y se convirtió al judaísmo.

Lo que acerca Cansinos al mundo judío es primeramente su facultad de «descifrador» de lenguas y símbolos que impresionó a Borges quien declaró ser discípulo de este
gran maestro «judeo-andaluz.»

Del encuentro entre Cansinos y el mundo judío, surgen tres libros, en 1914 «El candelabro de los siete brazos. «España y los judíos españoles:el retorno del éxodo», una sección de La novela de un literato (1921) y «Las luminarias de Januca de 1924», y la más crítica del movimiento Los judíos en Sefarad.

MARGARITA CANSINO

Joaquin Cansino Espinal, era criador de caballos en Paradas descendiente de sefarditas y familia del escritor Cansinos Assens. Se casó con María del Rosario Avecilla Ojeda y tuvo varios hijos, entre ellos el  bailaor y guitarrista Juan Antonio Cansino Avecilla, que nació  en Paradas en 1865, y que dio origen a una saga de flamenco y se casó con  Carmen Reina, y tuvo nueve hijos, muchos de ellos bailaores flamencos, entre ellos Eduardo Cansino padre de la famosa actriz Margarita Cansino -la inolvidable Rita Hayworth.  Juan Antonio Cansino fue primero bailarín y luego, guitarrista, tuvo academia en Sevilla y Madrid escribe el crítico flamenco Manuel Bohorquez.

Margarita Cansino nació en Brooklin, Nueva York en 1918, hija de Eduardo Cansino, nacido en Castilleja de la Cuesta y Volga Hayworth, inglesa de ascendencia irlandesa.

Según Radio Sefarad, la familia Cansino sefardita llegó de Asturias con Fernando III el Santo, ya convertidos al cristianismo. Algunos de esta familia fueron Abraham ben Jacob Cansinos, Isaac Cansino y Jacob Cansino.

LOS CANSINO EN PARADAS EN EL SIGLO XVIII

En 1712 Juan Cansinos de Prados tenía una tahona en la calle Real de Paradas con su mujer Ana Gutiérrez Bascón, según documento de pleito tenido con el duque de Arcos, Joaquín Ponce de León que finalmente adquirió  a través de un tercero dicha tahona el 4 de marzo de 1713 al precio de 9500 reales «por haber quedado a deber a S.E. los dichos Cansinos y su mujer 26.341 reales por arrendamiento del donadío de Paterna y de dos años de cosecha cumplidos por fin y muerte de los dichos Juan Cansinos de Prados y Ana Gutiérrez Bascón».

Se citó a Josefa Cansino hija de los dichos casada con Diego de Mendoza «y no habiéndose puesto en virtud de apremio se sacaron dichas casas tahonas al pregón habiendo sido apreciadas en doce mil ochocientos cuarenta reales». Finalmente las casas fueron cedidas al Duque por quien las había comprado. 1712-10-2 / 1713-4-3.

MAIRENA Y OSUNA

Joaquín García Cansino era presbítero de Mairena del Alcor en 1869, que había comprado unas casas en la calle Ancha de Mairena que luego pasan al Duque de Osuna. También en el Estado de Arcos Manuel Cansino de Mendoza, fue corregidor de las villas de la serranía de Villaluenga en 1705 con jurisdicción sobre Ubrique, Benaocaz, Grazalema  y Villaluenga del Rosario.

También encontramos el apellido Cansino en Osuna, donde Fernando Cansino era Cobrador y administrador de rentasen 1646. Hoy el apellido Cansino se conserva en Paradas y en Osuna. En 1573 Juan Cansino,era vecino y regidor de la villa de Carmona y aparece en un pleito en el que unas esclavas indias le piden ser liberadas.

ORÁN

En el primer tercio del XVII, los Cansino eran una de las familias dominantes de la comunidad judía de Orán, junto con los Zaportas, con quienes estaban enfrentados.

En 1631, cuando se planteaba la expulsión de los judíos de Orán, ciudad que había sido tomada por España en 1509, el gobernador de la ciudad Francisco de Andía concede licencia a un miembro de la comunidad judía Yaho Zaportas, para poder rezar en su casa y así no tener que acudir a la sinagoga con la familia Cansino.

Tras la revuelta antijudía de 1391 en Sevilla  muchos judíos optaron por cruzar a África, y establecerse en ciudades como Orán para poder practicar su religión y evitar que los obligaran a convertirse al cristianismo. Serían los españoles quienes tras la toma de la ciudad de Orán plantearían expulsar a los judíos de la ciudad de Orán en 1631. Poco después la ciudad cayó en manos turcas.

Fuente: Pleito de competencias entre el Gobernador de Orán y el Comisario del Santo Oficio. 1631.

 

 

 

 

 

 

Continue Reading

Historia

El documento que cita la existencia de un enterramiento de judeo-conversos en 1525 en Marchena

Published

on

Un documento de Diego Becerril Vicario de Marchena fechado 25 de Enero de 1525 confirma la existencia de un enterramiento de huesos «confesunos», es decir un enterramiento de judeo-conversos. 

Los dominicos se instalan en Marchena en Santo Domingo en torno a 1530 aunque ya venían a Marchena desde finales del siglo XV por su trabajo al frente de la Inquisición que en ese tiempo estaba centrado en el control de judaizantes y moriscos.

Becerril dice que el dominico Fray Alonso de Zayas,  hizo público que los Duques les habían dado en Marchena, un huerto propiedad de la Iglesia de Santa Maria -no especifica el lugar exacto- para construir el futuro monasterio dominico y se le pide a Zayas que entregue como vicario las citadas tierras a los dominicos.

Recibida del Duque la orden de entregar la huerta a los dominicos el Vicario se queja «porque yendo allí la orden de los Predicadores a quien la Santa Inquisición fue dada lo primero que hicieran fuera desenterrar los huesos confesunos que allí están enterrados y desterrar las hisopadas de agua que viene a echar un sastre en este pago de terreno sobre las sepulturas de sus antepasados. Y pues por no perder el templo y cobranza del huerto y las limosnas, sacerdotes y gentiles y conversos han hecho promesa (…) sobre quitarme la cera».

Los expertos explican que los enterramientos de judios o judeo conversos se ubicaban a la salida de la muralla. Por los datos que indica este documento podría tratarse del solar donde en 1530 se construye en convento dominico de San Pedro Mártir. 

El documento muestra el enfrentamiento entre el Vicario de la villa, máxima autoridad religiosa, y los dominicos que acababan de llegar a la ciudad para instalarse en el nuevo convento de San Pedro Mártir y muestra a los conversos como un grupo importante de la localidad.  Los conversos o cristianos nuevos eran mirados con desconfianza por los cristianos viejos.

Añade que «un niño que me sirve la misa algunas veces nieto del mesonero Vela, truxo el otro dia a unos rufianes de Gómez, que estaban en el huerto de San Miguel y cuando le preguntó porqué estáis aquí respondió uno que le dicen Benjumea dijo porque no nos vea el viejo ruín de tu amo».

Sigue diciendo «un cofrade dijo a Sánchez el carpintero que me dijese que me quitase de demandar la capilla y huerto si no temo que un dia me echen un rufián que me mate». «Hace año y medio que andan bramando contra mí por aventarme de los cristianos viejos que me oyen de buena gana».

Dice el Vicario Becerril que los Dominicos son «tan contrarios a lo que yo expreso en esta iglesia», que «han conspirado y declinado jurar diciendo que a San Pedro Mártir, que aunque fue hijo de judíos herejes, por santo y enemigo de ellos, ellos le mataron en asechanza». Añade que «no cesan de infamarme donde quiera que me tienen devoción en esta villa diciendo que eche estos sancteros de aquí por meterme en esta casilla que tenían».

Le pide al Duque: «Si algo le fueren a decir de mi que dañe mi honra no me condene sin ser oído» y añade «dos se ofrecieron y dijeron a un cofrade que acabaría con que vuestra excelencia me echase de San Miguel y aún de Marchena».

FUENTE: Dos cartas dirigidas al [I] duque de Arcos, [Rodrigo Ponce de León], tratando aspectos relacionados con esta Iglesia, con la capilla, el huerto, y la obligación de asistencia de los curas y clérigos a la misa que se hacía los miércoles a la «Limpia Concepción de Nuestra Señora». Marchena, a 20 y 21 de agosto de 1525. OSUNA,C.171,D.4-10. AHN. Archivos Estatales de España.

 

 

Continue Reading

Cristo de San Pedro

Bartolomé Bonilla, el clérigo que se arruinó por fundar el convento de Santo Domingo

Published

on

Bartolomé Sánchez de Bonilla, clérigo presbítero y fundador del primer convento de Dominicos de Marchena en la Plaza de la Fuente -Plaza Alvarado- «aficionado a los religiosos de la Orden Dominica» donó 70.000 maravedíes, sus casas y unas rentas sobre el cortijo de Paterna, para esta fundación. Viviendo el fundador tomó la Orden Dominica sus bienes.

«A sus religiosos como a hijos hospedaba en su casa cuando venían a Marchena.  Por acomodarlos había quedado pobre y «murió sin hacer testamento y donando al convento su hacienda que era considerable».

Los dominicos solían venir «muchas veces a Marchena por negocios del tribunal como Ministros del Santo Oficio y del Santo Tribunal de la Inquisición que tenían en el convento de San Pablo de Sevilla» según la «Historia de la Provincia de Andalucía de la Orden de Predicadores» escrita por Fray Juan Antonio de Lorea Amezcua en 1683.  Alonso Díaz escribano público entregó acta de fundación el 27 de agosto de 1517.

A cambio de «decir todos los días por su alma la misa primera y por la de sus padres y ánimas del Purgatorio y todos los años en la octava de Todos los Santos le hace el convento sus honras poniendo un túmulo alto manifestando en esta memoria su agradecimiento».

10

El Vicario fray Domingo de Baltanás aconsejó al I Duque de Arcos Rodrigo Ponce de León, quien tenía necesidad de un heredero que no llegaba, hacer un voto a San Pedro Mártir. Si llegaba el hijo que esperaba prometió reconstruir el convento en un mejor sitio y mantener 20 religiosos.

«Hizo el Señor Duque las oraciones al Santo Mártir y acudió al duque dándole un hijo: Luis Cristóbal Ponce de León segundo duque de Arcos».  El Duque firmó entonces una cédula refrendada por su secretario Hernán Ramírez de Cartagena a Primero de Mayo de 1520.

14

Además el Duque edificó un nuevo edificio junto a la Puerta de Morón «con la magnificencia de un rey que su iglesia claustro y oficinas es de lo mejor que tiene la provincia».

Imagen relacionada

Por testamento de 5 de abril de 1530 el Duque dispone que su entierro y el de su familia y herederos en la capilla mayor de Santo Domingo de Marchena que él había edificado.  Entregó 520.000 maravedís para las obras del convento y 20 cahíces de trigo de renta anual para mantener los frailes y con lo que sobrase mandó fundar y edificar el convento dominico de Rota para 12 frailes mas otros 22.500 maravedíes a cobrar después de su muerte.

Murió el Duque, y la obra del convento nuevo no se había acabado y los frailes ya habían abandonado la Plaza de la Fuente, siendo su sucesor, Luis Cristóbal un niño.

El Padre Baltanás pidió autorización a Isabel la Católica dada en Madrid a 29 de diciembre de 1535 para que don Juan de Saavedra tutor del Duque y gobernador de su estado pagarse 27.000 maravedíes y otros 48.000 maravedíes para terminar la obra.

En agradecimiento  al duque fundador, los frailes prometen decir misa todos los días por su alma y la de sus sucesores y nombraron como prior del convento «a los sujetos más grandes de la Provincia Dominica para darles también gusto aquellos señores que tanto merecido lo tienen por el amor que siempre han tenido a esta casa».

5

Continue Reading

Actualidad

Publicado un nuevo libro sobre Beatriz Cabrera Villalobos, la mujer de Murillo

Published

on

‘Murillo, vecino de Pilas’, es la obra de Francisco Miguel Ruiz Cabello, que acaba de ver la luz y que aclara las conexiones familiares de Bartolomé Esteban Murillo con el municipio de Pilas, localidad natal de su mujer, Beatriz de Cabrera y Villalobos. Ha sido editado por la Diputación de Sevilla. 

Francisco Miguel Ruiz Cabello es docente y licenciado en Historia y Ciencias de la Música por la Universidad de Salamanca y diplomado en Magisterio por la Fundación Universitaria CEU-San Pablo, en la especialidad de Ciencias Humanas. En la Universidad de Sevilla obtuvo en 2006 el Diploma de Estudios Avanzados, y ha formado parte del grupo de investigación Museum en el Departamento de Escultura e Historia de las Artes Plásticas de la Facultad de Bellas Artes.

Se cubre así una faceta del famoso artista sevillano que hasta ahora «permanecía inexplorada», en la que se considera su implicación en el ámbito rural, y se ofrecen algunas revelaciones sobre los vínculos entre el pintor y la localidad, «más allá que fuera el lugar de procedencia de su mujer, desmintiendo la idea de que Murillo invirtierasus ganancias en este municipio o que se lucrara en el lugar».

EL DOCUMENTO DE DOTE DE LA ESPOSA DE MURILLO

Publicado por Barbara Rosillo doctora en Historia del Arte.

 “Yo Tomás de Villalobos, familiar del Santo Oficio de la Inquisición de esta ciudad de Sevilla y vecino de ella en la collación de la Magdalena, … en favor de Bartolomé Esteban Murillo, pintor de imaginería, vecino de esta ciudad en la dicha collación, natural de la dicha ciudad, hijo legítimo de Gaspar Esteban y de doña María Murillo, difuntos, naturales de esta dicha ciudad.

«Que case legítimamente según orden de la santa madre Iglesia de Roma con doña Beatriz de Cabrera Sotomayor y Villalobos, doncella natural de esta ciudad [sic], hija legítima del capitán Juan de Cabrera Sotomayor y de doña Lorenza de Villalobos, mi hermana, difuntos; y porque dicho casamiento se hace con mi acuerdo, voluntad y consentimiento, se ha hecho luego de presente los dineros de contado y bienes en los precios y en la manera siguiente:  (Relación de los bienes y patronazgos de los cuales publicamos los segundos).

  Ytem, un dote de patronazgo que fundó doña Guiomar de Anaya que es para parientes de su linaje. Y por serlo la dicha doña Beatriz, lo ha de cobrar. Que monta cuatro mil reales, el cual paga el canónigo Antonio de Villagrán como patrono que es del dicho patronazgo de quien se ha de cobrar.

Bartolomé Esteban Murillo. Muchacha con flores. 1665-1670. Dulwich Picture Gallery. Londres
Bartolomé Esteban Murillo. Muchacha con flores. 1665-1670. Dulwich Picture Gallery. Londres

Otro dicho del patronato que fundó Alonso Díaz de Villegas, tío de la dicha doña Beatriz de Cabrera, de ochocientos reales los cuales ha de cobrar de la casa de la Misericordia de esta ciudad y de los señores hermano mayor y hermanos de ella como patronos del dicho patronazgo.

– Ytem, otra dote que da la cofradía de Nuestra Señora del Rosario, cita en el convento de San Pablo el Real de esta ciudad, de cincuenta ducados, de patronazgo que fundó doña Catalina de Villegas, los cuales ha de cobrar de la dicha cofradía y de quien lo deba pagar. Los cuales dichas dotes montan cinco mil y trescientos y cincuenta reales.

Que todo el dicho dinero de contado y bienes aquí mencionados … suman y montan dos mil ducados y de esta dicha cantidad entran y se comprenden los doscientos y cincuenta ducados que el padre fray Antonio de San Buenaventura de la orden de San Diego, que en el siglo se llamaba Antonio de Barahona, le mandó para ayuda a su casamiento, como parece por su testamento que otorgó al tiempo de su profesión ante Miguel de Velasco, escribano público de Sevilla.

Y de esta cantidad me han de pasar carta de pago el dicho Bartolomé Esteban Murillo y la dicha doña Beatriz de Cabrera. Y me obligo … para que cobraran las dichas dotes sin dilación alguna, para cuya firmeza obligo mi persona y bienes, habidos y por haber.

Bartolomé Esteban Murillo. La sagrada familia del pajarito. Hacia 1650. Museo del Prado. Madrid.Bartolomé Esteban Murillo. La sagrada familia del pajarito. Hacia 1650. Museo Nacional del Prado.

          Y yo el dicho Bartolomé Esteban Murillo, que presente soy, otorgo y conozco que acepto los susodichos y recibo por dote y conocido caudal de la dicha doña Beatriz de Cabrera, que ha de ser mi mujer, los dichos dos mil ducados, los dieciséis mil y seiscientos y cincuenta reales de ellos en el dicho dinero de contado y bienes y ajuar luego de presente, cuyos precios ratifico y apruebo porque se ha hecho con mi acuerdo y por los presentes, una puesta por mi presente y otra por la dicha doña Beatriz, la cual estaba luego de presente, por lo que a este efecto comparecían ante el escribano público y por medio de esta carta, del cual entrego y recibo por todo lo dicho … doy fe, porque se hizo en mi presencia y de los dichos testigos y ser en poder de mí el dicho Bartolomé Esteban Murillo, de que me doy por entregado…

Y los dichos ocho mil y ochocientos y dieciocho reales de vellón los recibo en seis mil y seiscientos y ochenta reales, que es mitad en reales de plata, y otra que, a razón de treinta y dos por ciento como anda y corre la dicha plata, montan los dichos ocho mil y ochocientos y dieciocho reales, y de los dichos dieciséis mil ciento y cincuenta reales que monta dicha dote.

Porque de los cinco mil y trescientos y cincuenta reales que montan las dichas dotes a su tiempo de otorgar carta de dote en favor de la dicha mi mujer, la otorgo de presente con más quinientos ducados que le mando en arras propter nuncios y por honra de su persona y deudo, los cuales deslajo que corren en la forma presente de mis bienes, y en caso que no quepan les hago donación de ellos con las renunciaciones y exenciones de leyes, fueros … para su validación necesarias, … puestas y referidas de palabra a palabra. La cual dicha dote y arras quería que la dicha doña Beatriz de Cabrera, que ha de ser mi mujer, las haya y tenga (…)

Continue Reading

Cultura

Gitanos, moriscos y judíos en el Romancero de Marchena, que sigue sin publicarse desde los años 80

Published

on

Aunque ella apenas recuerde romances, Concepción Sánchez Puerto es la única persona con vida de las que participaron en el estudio del «Romancero de Marchena» realizado en 1981 por el profesor de Literatura Juan Pablo Alcaide como parte de su tesis doctoral presentada en la Universidad de Sevilla en 1983.

En el Romancero de Marchena hay Amor infiel (La Muerte Oculatada, o la Boda Estorbada o Romance de La Malcasada), esposas desdichadas (Casada en tierras lejanas), mujeres forzadas (Carmela deshonrada, Inés María o Crimen), Incestos, (Tarquino),  aventuras amorosas (Gerineldo, Dama y Rústico Pastor, Conde Olinos, Riserda), amor (La novia ultrajada, La Doncella y San Antonio), religión (El Niño Perdido, San Antonio Campesino), Cautivos (Don Bueso, Las Tres Cautivas), Huérfanos (Dos hermanos huérfanos, Huérfano y Padre, Huérfano y madre) gitano (Un gitano fue a la iglesia), guerras (Mambrú), y otros temas varios (Don Gato) La Baranda del Cielo, Barco de la Amargura o Peñaflor.

Concepción Sánchez Puerto, y su madre Carmen Puerto aportaron al estudio algunos romances como «Las señas del marido» que en el Romancero de Marchena aparece bien conservado con influencias de la versión judeo española. Aunque el más popular en Marchena es el Romance de Gerineldo.

También participaron Francisca Baranco, Antonia Romero Martín, Amparo Rodriguez Núñez, Encarnación Ayora Castro, Maria del Carmen Puerto Sevillano, Mercedes Tagua Pérez, Maria Jesús y concepción Carmona Alvarez aún recordaban romances medievales en 1981.

 Mujeres de campo que no sabían leer ni escribir pero que aprendían a cantar Romances de pequeñas mientras realizaban faenas del hogar, tal y como sucedía con los romances conservados por los judíos españoles y luego llevados por ellos al norte de Marruecos donde también se han conservado.

El cancionero mas antiguo el de Martín Nucio, fue impreso en Amberes en 1550. 

En 1993-94 Alcaide colaboró con el Proyecto «Literatura Oral» de la Consejería de Educación junto a profesores del IES «La Campiña» de Arahal recogiendo 102 versiones, de 54 temas, que publicó  en el Romancero de Arahal y el Romancerillo de Paradas.

Los más populares eran los romances de ciego que iban de pueblo en pueblo recitándolos, mientras que los romances tradicionales eran algo más cultos sin dejar de ser populares.

Sin saberlo estas mujeres que no sabían leer y escribir han conservados piezas de la literatura y poesía medieval castellana nacidos en el siglo XIV y expandidos de boca en boca por juglares, trovadores y ciegos.

La mayor parte de los 34 romances recogidos en el «Romancero de Marchena» están influenciados por las versiones canarias y extremeñas, lo cual se explica por la cercanía geográfica, pero hay otros, también conservados en Marchena, de influencia judeo española, tal y como señala en su análisis el autor del texto.  Se conserva una sola copia del «Romancero de Marchena» en la Biblioteca de Marchena, mecanografiado y que no ha sido publicado.

En el estudio histórico previo se dice que ya existía judíos en Marchena en 1147 según la obra «El repartimiento de Sevilla» de Julio González, tomo 1 página 401.  También se dice en dicha obra que en Marchena convivieron judíos, muslmanes y cristianos, hasta la rebelión de los musulmanes de 1264 cuando se van los musulmanes, aunque vuelven en el XV protegidos por los Duques a cambio de pactos y entrega de villas en la serranía de Ronda, situación que se repite en el XVI tras el levantamiento de los moriscos en  Ronda y Alpujarra.

A principios  del XVI llegan los gitanos a Marchena.  Todo ello crea en Marchena el caldo de cultivo idóneo para el surgimiento y conservación de los romances y el folclore popular.

Hay romances escritos para cantar gestas de vecinos de Marchena como Rodrigo Ponce de León cuando tomó Alhama, (Ay de mi Alhama) y otros escritos para su hermano Don Manuel El Valiente (Romance de don Manuel Ponce de León) S. XV.

Muchos romances antiguos fueron conservados por los gitanos. Bartolomé José Gallardo, que apresado por la monarquía absolutista en 1825, oyó el romance de Gerineldo por boca de unos gitanos de Marchena en el patio de la Cárcel de Sevilla. Este hecho fue tomado como muestras de la permanencia de la tradición oral del Romancero, tras el largo período de silencio.  (Menéndez Pidal, 1953: 276-365 y Catalán, 1979: 217 y ss.).

También hay romances que mencionan en sus temas a Marchena como el «Romance de una modista y un albañil» del que la Biblioteca Digital de Andalucia posee Grabación sonora, recitada por María Pérez Madrid, una campesina de Bogarre (Granada) en 1930.

El tema de este romance que menciona Marchena no es otro que avisar del daño que hacen los falsos rumores.  Por un rumor falso, un padre se marchará a trabajar en la construcción desde Marchena a Segovia perdiendo de vista a su hija. Años después, el padre y su hija Isabel se reencuentran casualmente en Segovia y recuperan el contacto.

 

Continue Reading

Historia

Los pecados de Baltanás, el provincial dominico que fundó el convento de Santo Domingo de Marchena

Published

on

El diez y siete de Febrero de 1561 con 71 años el que fuera prior de los dominicos andaluces y fundador de Santo Domingo Padre Baltanás fue encarcelado por la Inquisición de Sevilla acusado de tocamientos deshonestos a monjas, por 70 testigos, 13 frailes y 57 monjas.  

Fray Domingo Baltanás (1488-1567) fue el máximo responsable de la Orden Dominica en Andalucía y como tal uno de los responsables de la Inquisición en Andalucía y el encargado de que se hiciera realidad la construcción del Convento de Santo Domingo de Marchena junto con el Duque de Arcos.

Siendo Vicario de la Orden Dominica fray Domingo de Baltanás aconsejó al I Duque de Arcos Rodrigo Ponce de León, hacer un voto a San Pedro Mártir de fundar un convento dominico en Marchena si llegaba el heredero que tanto ansiaba.

«Hizo el Señor Duque las oraciones al Santo Mártir y acudió al duque dándole un hijo: Luis Cristóbal Ponce de León segundo duque de Arcos».  El Duque firmó entonces una cédula refrendada por su secretario Hernán Ramírez de Cartagena a Primero de Mayo de 1520. Entonces el Duque edificó un nuevo edifico junto a la Puerta de Morón.

Cinco años más tarde en 1530 el Duque dispone que su entierro y el de su familia y herederos fuese en la capilla mayor de Santo Domingo de Marchena que él había edificado.  Entregó 520.000 maravedís para las obras del convento y 20 cahíces de trigo de renta anual para mantener los frailes y con lo que sobrase mandó fundar y edificar el convento dominico de Rota para 12 frailes más otros 22.500 maravedíes a cobrar después de su muerte.

Murió el Duque, y la obra del convento nuevo no se había acabado y los frailes ya habían abandonado la Plaza de la Fuente, siendo su sucesor, Luis Cristóbal, un niño.

El Padre Baltanás pidió autorización a Isabel la Católica dada en Madrid a 29 de diciembre de 1535 para que Juan de Saavedra tutor del Duque y gobernador de su estado pagarse 27.000 maravedíes y otros 48.000 maravedíes para terminar la obra según la «Historia de la Provincia de Andalucía de la Orden de Predicadores» escrita por Fray Juan Antonio de Lorea Amezcua en 1683.

JUICIO DE LA INQUISICION CONTRA FRAY DOMINGO BALTANÁS

Según recoge el documento «Relación de los méritos sacados del processo de Fray Domingo Baltanás», que se encuentra en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, sección «Inquisición», legajo 4519, él  «creía y afirmaba que los besos y tactos y todas las cosas que suelen pasar entre los casados de besos y abrazos y tocamientos habían pasado entre Nuestra Señora y José» (…) «y que no era pecado mortal dejarse una mujer conocer carnalmente por un varón sin corromperla».

Estando en el mismo acto de confesión «las tenía puestas las manos en los pechos y en las partes vergonzosas y que tenía de costumbre cuando comulgaba alguna de las religiosas ponerle la mano debajo de la barba y meter la mano en los pechos y que asimismo tenía de costumbre abrazar y besar muchas religiosas y tocarle con las manos en las partes vergonzosa genitales y les decía que aquello no era malo ni pecado ni ofensa de Dios sino que lo hacía por el amor que las tenía».

Decía que las tocaba «como a unas santas y ángeles del cielo y como esposas y por hermanas y por mujeres y qué acabado de hacer dichas torpezas celebraba y decía misa» diciendo que «no creía que Dios se ofendiera con dicha conversación» y si alguien se molestaba diciéndole que era malo y pecado «decía y afirmaba que no lo era. Que no se escandalizarse de ello que no era pecado porque la había pedido licencia al papá para poderlo hacer y para desposarse y casarse con la religiosa».

«Y creyendo la dicha religiosa que le decía la verdad se juntaba con él carnalmente y tocando a las mujeres en su miembro genital, les hacía la señal de la cruz y decía Christus Vincit; Christus Regnat y estando con ellas les decía sois mi hija sois mi esposa».

Continue Reading

NOTICIAS ANTIGUAS

agosto 2020
L M X J V S D
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

TURISMO

Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!