Connect with us
Multigestion Publi

Historia

San Diego de Alcala, el santo milagroso que pasó por Santa Eulalia de Marchena

Published

on

El cuerpo ‘incorrupto’ de San Diego de Alcalá se expone cada 13 de noviembre en la Catedral de Alcalá de Henares.

 San Diego dio nombre a la ciudad homónima de California, en Estados Unidos, después de pasar por Santa Eulalia de Marchena procedente de su San Nicolás del Puerto natal y poner rumbo a las Islas Canarias y luego Francia y Roma.

El talento de San Diego de Alcalá fue descubierto en Santa Eulalia de Marchena por uno de los fundadores del convento marchenero y que en el futuro sería conocido como unos de los apóstoles de Canarias: Fray Juan de Santorcaz que sería su maestro y mentor.

En Marchena San Diego hacía una vida simple y ascética trabajando el huerto y rezando como solían hacer los frailes de dicho convento. Diego también pedía limosna por los pueblos de Sevilla, Córdoba y Cádiz para dárselo a los pobres.

Los dos frailes de Santa Eulalia viajaron como evangelizadores al convento de Betancuria en Canarias en 1441 donde está enterrado Juan de Santorcaz en cuya tumba se encontraron algunos manuscritos del propio fraile junto a libros de filosofía de Ramón LLul.

San Diego era, según Jose de Vera y Clavijo, lego y guardián del convento de Betancuria hasta donde llegó cargando una pesada cruz nada más desembarcar procedente de Marchena. Diego volvió a Andalucía en 1449.

San Diego fue tan famoso que Lope de Vega le dedicó un soneto “La verde yedra al tronco asida”, y el drama “San Diego de Alcalá”. Tenía fama de curar a los enfermos después de muerto.

A su muerte los Reyes Catolicos recibieron como regalo el corazón de Santorcaz que luego Felipe II coloca en El Escorial como reliquia. También el cuerpo de San Diego acabó en El Escorial.

Felipe II, mandó llevar al Escorial sus restos después de que el  príncipe Carlos, cayó por las escalreas del palacio en 1562 y se golpeó en la cabeza. Cuando el santo reposó junto al lecho del príncipe, este sanó. Este milagro motivó su rápida canonización.

El milagro más famoso es el de las rosas. Fray Diego robaba comida de los conventos donde pasaba  para dárselos a los pobres, pero fue descubierto. El dijo que llevaba flores bajo la túnica, y al abrirla, así fue, llevaba un ramo de rosas. En Roma con motivo del año jubilar de 1450 se declaró una peste y él se dedicó a cuidar y curar enfermos. La orden franciscana llevó su nombre a California y México donde es muy venerado.

Continue Reading
1 Comment

1 Comment

  1. MartaJuicy

    1 julio, 2018 at 5:31 pm

    I often visit your page and have noticed that you don’t update it often. More frequent updates will give your blog higher rank & authority in google.
    I know that writing posts takes a lot of time, but you can always help yourself with miftolo’s tools which will shorten the time
    of creating an article to a couple of seconds.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Historia

Jarabe de incienso, aceite de ruda y otras formas de curar un catarro, según los médicos de 1627

Published

on

By

El médico del Duque de Arcos Licenciado Alonso Fajardo de León natural de Marchena, escribió una obra sobre la curación de un catarro en 1627, obra impresa en Marchena por el impresor Luis Estupiñán en 1627. 

SANER MAS Diego Sánchez, un sabio del Renacimiento en la corte Ducal de Marchena

En realidad se trataba de justificarse y defenderse por la muerte de uno de sus pacientes que además era administrador del Duque de Arcos.  Fue en tiempos en que El Padre Luis de Tero, capuchino era “confesor de su excelencia el Duque de Arcos” y Pedro Sánchez de Ayala era criado del Duque.

Entre los productos que le recetaron para tratar la pulmonía estaban el Aguamiel, baño de brazos y piernas, dieta, sangrías, purgas, jarabe de incienso, aceite de ruda, entre otras. Todos productos del campo que se guardaban en botes en las boticas.

 El cabildo municipal de Marchena autoriza a Francisco de Medina -primer boticario de Marchena- a poner una tienda de botica el 7 de junio de 1535 poco después de llegar el famoso Doctor Diego Sánchez el 7 de julio de 1533 con 25-30 años para ejercer como médico contratado por los Duques, junto a un maestro y cátedra de gramática y un boticario.

A este paciente lo vieron Juan de Angulo, otro de los médicos del Duque de Arcos “que le curaba la purga y la destilacion” cuando “empezó el paciente a respirar con dificultad”. También lo vieron el licenciado Juan Gascón, el licenciado Fernando Enríquez, el licenciado Cristóbal Ponce, y el autor del libro Alonso Fajardo de León, autor del libro que era primer médico oficial del Duque.

A falta de literatura científica los médicos tenían por costumbre exponer sus casos y opiniones, e imprimirlos en forma de libro para compartir casos, ensalzar el buen nombre y prestigio de los médicos, a atacar a otros médicos rivales y a defenderse a sí mismos.

 El paciente y víctima, murió sin ser curado y era un hombre de 67 años, rubio “siempre muy bien mantenido en cantidad y calidad” que no hacía ejercicio físico y que estaba “demasiadamente ocupado en negocios de papeles y gobierno a un Príncipe con sumo cuidado”.

Enfermó en primavera con los síntomas de un catarro, dolor de cabeza y úlceras en la espalda y murió cuarenta días más tarde de unas complicaciones de la pulmonía que le afectaron a órganos vitales, después de haber sido tratado por los mejores médicos que tenía el Duque.

El doctor Bartolomé Núñez Guillén que trató a este enfermo, no salió contento del tratamiento que le habían puesto por lo que imprimió una “docta apologia” contra la actuación del médico del Duque en Marchena que había hecho este tratamiento terminado en muerte.

Se sabe que ser médico de Marchena era un cargo prestigioso porque tenía que tratar a los Duques y al Hospital de Marchena (Misericordia) y porque este puesto estaba entre los mejor pagados del país. Los médicos nacidos aquí y los que pasaron por Marchena, estaban entre los mejores de Andalucia.

Continue Reading

Actualidad

Una ruta por la arquitectura funeraria ducal de Sevilla, Osuna y Marchena

Published

on

By

A veces se olvida que los grandes monumentos, aquellos que dan fama a nuestros pueblos y ciudades son en realidad grandes panteones funerarios que sirven como enterramiento a grandes familias, gobernantes y nobleza. 

Ocurre con la Colegiata de Osuna donde está el panteón de los Duques de Osuna, que llegaron a tener en vida mucho dinero y poder, y también con los conventos de San Agustín de Sevilla y Marchena y el templo de Santo Domingo de Marchena.

CONVENTO DE SAN AGUSTIN DE SEVILLA

El convento de San Agustín de Sevilla fue el primer lugar de enterramiento de la familia Ponce de León en Sevilla hasta Don Rodrigo, finales del siglo XV. A partir de entonces los panteones ducales se trasladan a Marchena.

Dicho edificio está hoy en ruinas pero sabemos cómo era por José Manuel Montero de Espinosa cronista que escribió en 1817 un libro de antigüedades del convento San Agustín y de la imagen del Santo Crucifijo que en el se veneraba. El convento de San Agustin de Marchena fue contruido a imagen del de Sevilla, es decir como gran panteón ducal de los Ponce.

Los agustinos llegaron a Sevilla con el Rey San Fernando en 1249 desde Córdoba y se instalaron en unas casas de la Puerta de Carmona. Una serie de señores entre ellos los Carranza beneficiaron al convento hasta que por fin los Ponce de León se convirtieron en sus patronos principales.

En el panteón bajo el altar mayor estaban enterrados todos los Señores de Marchena hasta el Marqués de Cádiz, tumbas luego trasladadas a la cripta de La Anunciación, hoy Facultad de Bellas Artes tras la invasión francesa. A partir de Luis Cristóbal Ponce de León empiezan a enterrarse en Marchena en el convento de San Pedro Mártir

SAN AGUSTIN DE MARCHENA

El cuerpo de Don Manuel Ponce de León que había sido trasladado desde la parroquia de San Ginés de Madrid, donde estuvo sepultado desde 1693 a la iglesia vieja de San Agustín de Marchena el 29 de Agosto de 1696 y depositado provisionalmente en un “nicho en la pared por la parte del claustro, arrimado a la sala de Profundis, como un tramo a la mano derecha”, luego sería enterrado en la sacristía nueva del templo que tanto deseó concluir, el 14 de enero de 1766.

La esposa de Manuel Ponce de León se separó de su marido y destinó los fondos previstos por su marido para gastarse en San Agustin de Marchena en su propio panteón, que es el mas importante del Monasterio de Gudalupe, Cáceres.

Su propio hijo y otros descendientes de la familia Láncaster en Marchena estaban enterrados en la cripta del convento de Capuchinos de la Plaza Ducal y posteriormente fueron llevados a San Juan menos los de la platriarca Doña Guadalupe que fueron llevados al monasterio guadalupano de Cáceres.

SANTO DOMINGO DE MARCHENA

El Vicario fray Domingo de Baltanás aconsejó al I Duque de Arcos Rodrigo Ponce de León, quien tenía necesidad de un heredero que no llegaba, hacer un voto a San Pedro Mártir. Si llegaba el hijo que esperaba prometió reconstruir el convento en un mejor sitio y mantener 20 religiosos. Construyó entonces el convento de Santo Domingo en el centro de Marchena y allí mandó que se enterraran su familia y descendientes incluido el propio Rodrigo y su hijo Luis Cristóbal y sus esposas e hijos que eran varios miembros de la familia Téllez Girón. El templo también fue sede de la Inquisición.

10

PANTEON DE LA FAMILIA CASANOVA, GENOVESES

El panteón de la familia genovesa Casanova es uno de los más llamativos del Cementerio de Marchena. Su símbolo es un ángel con una estrella en la frente. Se trata de una familia genovesa que vivió en Marchena en los siglos XVIII y XIX. Desde entonces no viven en nuestro pueblo pero aquí se conserva su panteón.
La capilla de San Roque es la parte más antigua del cementerio ya que existe desde la época medieval cuando se hizo popular construir ermitas a santos católicos a la entrada de los pueblos. Es decir la capilla existía antes que el cementerio. Antes del XIX todos los enterramientos estaban en las iglesias.

Pedro Casanova y Fauria procedente de Francia se instaló en Marchena -calle Santa Clara- entre los años 1751-1756, y tenía varias rentas. Tuvo un solo hijo D. Francisco de Casanova, en 1776 era Alcalde ordinario por los hijosdalgo.

En Cádiz y en Marchena los genoveses fueron comerciantes, prestamistas y banqueros al servicio de los Ponce de León desde el XVI. Agustín de Pradola (1524) -OSUNA,C.148,D.45-62- Constantín Gentil (1524), ambos comerciantes y Domingo Gentil, fue prestamista en 1482.

COLEGIATA DE OSUNA Y RUTA POR LA ARQUITECTURA FUNERARIA

En la Colegiata de Osuna están enterrados los Duques de Osuna.  El Ayuntamiento de Osuna a través de las áreas de Turismo y Cultura, organiza la ruta sobre la “Arquitectura de la muerte en Osuna. Visita a los espacios funerarios”.

Resultado de imagen de colegiata de Osuna

Una iniciativa con la que se pretende mostrar otra forma de entender la festividad de Todos los Difuntos, por lo que se trata de ofrecer al visitante, local o foráneo, un recorrido histórico y cultural por los diferentes espacios funerarios de Osuna.
En esta ocasión se visitarán el Panteón Ducal de la Capilla del Santo Sepulcro de la Colegiata y el cementerio municipal, un espacio funerario producto de las reformas liberales del siglo XIX.
La reserva de plazas para estas visitas se realizan en la Oficina de Turismo, ubicada en el Museo de Osuna (Tfn: 954 815 732).

La imagen puede contener: texto

Continue Reading

Cristo de San Pedro

Bartolomé Bonilla, el clérigo que se arruinó por fundar el convento de Santo Domingo

Published

on

By

Bartolomé Sánchez de Bonilla, clérigo presbítero y fundador del primer convento de Dominicos de Marchena en la Plaza de la Fuente -Plaza Alvarado- “aficionado a los religiosos de la Orden Dominica” donó 70.000 maravedíes, sus casas y unas rentas sobre el cortijo de Paterna, para esta fundación. Viviendo el fundador tomó la Orden Dominica sus bienes.

3

“A sus religiosos como a hijos hospedaba en su casa cuando venían a Marchena.  Por acomodarlos había quedado pobre y “murió sin hacer testamento y donando al convento su hacienda que era considerable”.

20
6

Los dominicos solían venir “muchas veces a Marchena por negocios del tribunal como Ministros del Santo Oficio y del Santo Tribunal de la Inquisición que tenían en el convento de San Pablo de Sevilla” según la “Historia de la Provincia de Andalucía de la Orden de Predicadores” escrita por Fray Juan Antonio de Lorea Amezcua en 1683.  Alonso Díaz escribano público entregó acta de fundación el 27 de agosto de 1517.

A cambio de “decir todos los días por su alma la misa primera y por la de sus padres y ánimas del Purgatorio y todos los años en la octava de Todos los Santos le hace el convento sus honras poniendo un túmulo alto manifestando en esta memoria su agradecimiento”.

10

El Vicario fray Domingo de Baltanás aconsejó al I Duque de Arcos Rodrigo Ponce de León, quien tenía necesidad de un heredero que no llegaba, hacer un voto a San Pedro Mártir. Si llegaba el hijo que esperaba prometió reconstruir el convento en un mejor sitio y mantener 20 religiosos.

6

“Hizo el Señor Duque las oraciones al Santo Mártir y acudió al duque dándole un hijo: Luis Cristóbal Ponce de León segundo duque de Arcos”.  El Duque firmó entonces una cédula refrendada por su secretario Hernán Ramírez de Cartagena a Primero de Mayo de 1520.

14

Además el Duque edificó un nuevo edifico junto a la Puerta de Morón “con la magnificencia de un rey que su iglesia claustro y oficinas es de lo mejor que tiene la provincia”.

Imagen relacionada

Por testamento de 5 de abril de 1530 el Duque dispone que su entierro y el de su familia y herederos en la capilla mayor de Santo Domingo de Marchena que él había edificado.  Entregó 520.000 maravedís para las obras del convento y 20 cahíces de trigo de renta anual para mantener los frailes y con lo que sobrase mandó fundar y edificar el convento dominico de Rota para 12 frailes mas otros 22.500 maravedíes a cobrar después de su muerte.

15

Murió el Duque, y la obra del convento nuevo no se había acabado y los frailes ya habían abandonado la Plaza de la Fuente, siendo su sucesor, Luis Cristóbal un niño.

El Padre Baltanás pidió autorización a Isabel la Católica dada en Madrid a 29 de diciembre de 1535 para que don Juan de Saavedra tutor del Duque y gobernador de su estado pagarse 27.000 maravedíes y otros 48.000 maravedíes para terminar la obra.

12

En agradecimiento  al duque fundador, los frailes prometen decir misa todos los días por su alma y la de sus sucesores y nombraron como prior del convento “a los sujetos más grandes de la Provincia Dominica para darles también gusto aquellos señores que tanto merecido lo tienen por el amor que siempre han tenido a esta casa”.

5

Continue Reading

Historia

Luis Colón: El nieto polígamo del descubridor de América

Published

on

By

El nieto de Colón, Luis Colón y Álvarez de Toledo (Santo Domingo, 1522 – Orán, 1572) heredó de su padre Diego Colón numerosos títulos y riquezas y  no conoció las penurias de su abuelo.

001

Probanza de que el hijo de Luis Colón, Cristóbal, era ilegítimo.

Pleiteó contra la monarquía pidiendo más títulos -virrey o gobernador de Indias- pero el Rey lo desterró y encarceló en Orán por haberse casado con varias mujeres cuando aún no habían conseguido la nulidad eclesiástica de sus matrimonios anteriores.  También pleiteó sin éxito contra el clero por la propiedad de la biblioteca colombina, que su tío Hernando Colón donó al cabildo catedralicio hispalense.

Imagen relacionada

En 1554 intentó vender el primer diario de a bordo de su abuelo el Almirante, pero no lo logró. Vendió la Historia del Almirante Cristóbal Colón, escrita por su tío Hernando, a Baliano de Fornari, quien la publicó en Venecia.

Imagen relacionada

Fue I duque de Veragua, I duque de la Vega, II marqués de la Jamaica, III almirante de las Indias, y gobernador de la Capitanía General de Santo Domingo entre 1540 y 1543 y como todos los descendientes de Colón disfrutó de unas rentas reales de 10.000 ducados anuales hasta finales del siglo XIX. Además heredó de su padre Diego Colón una azucarera en La Española (isla de Santo Domingo) y el rey le dio quince mil pesos de oro por méritos militares.

Su dinero no le libró de la cárcel de  Orán por bígamo y polígamo, al tratar de casarse con cinco mujeres sin esperar la nulidad eclesiástica de sus matrimonios anteriores.

En 1554 trató de casarse con Ana de Castro Osorio, hija de los condes de Lemos, pero no pudo porque aún no tenía la nulidad de su matrimonio con María de Orozco. Tampoco fue legal su matrimonio con María de Mosquera. Roma se niega a concederle la nulidad y fue acusado de bigamia, juzgado y encarcelado soportando largos pleitos que le condenaban a no casarse.

Resultado de imagen de diego colon

No perdía el tiempo. Pisó las cárceles de Arévalo, Medina del Campo y Simancas donde San Francisco de Borja, lo convence para reconocer a María de Mosquera como su única mujer. Condenado a destierro en Orán apela al Rey, pero antes de irse a Africa, tuvo tiempo de burlar a los guardia reales que lo tenían confinado en la cárcel madrileña y casarse en 1563 en el mes de septiembre por cuarta vez con Ana de Castro y ser nuevamente encarcelado.

Imagen relacionada

Pero aquí no acaban sus matrimonios. Antes de su encarcelamiento se casó por quinta vez con Luisa de Carvajal a quien dejó embarazada.   Luis Colón se casó con ella, de forma clandestina, el 26 de mayo de 1565, día en que nació un hijo, bautizado con el nombre de Cristóbal Colón. Luis Colón partió hacia el destierro de Orán en 1567, acusado de polígamo, donde murió cinco años después siendo enterrado en el convento de San Francisco de Orán.

Imagen relacionada

Continue Reading
Advertisement

5000 PERSONAS AL DIA Y 80.000 AL MES

  • Email
  • Teléfono
    ANUNCIATE CON NOSOTROS 955845142-744486390
  • Dirección
    Compañia 8 A Bajo Izda, Marchena, Sevilla.

Categorías de los productos

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!