Connect with us

Historia

Video: Así sonaban las coplas del Carnaval de Marchena de hace cien años

Published

on

Antonio y Andrés Rueda, los conocidos Mayetes Rueda, escribían poemas, obras de teatro y letras de carnaval.  Escribieron letras para las agrupaciones en los años 20, 30 y 80 entre ellas las últimas de la dictadura y las primeras de la democracia, muy populares, especialmente las Viejas Ricas. Cuando salían a la calle por vez primera desde su casa, la calle San Sebastián, una multitud los esperaba.

RELACIONADO: 30.000 personas se dieron cita en Marchena para ver volar el primer avión en 1911

La calle más carnavalera era  Guillermo,. “Se llenaba de guasas y serpentinas al paso de las agrupaciones acompañadas de gran cantidad de muchachas” cuenta Antonio Rueda.

«El infierno de la suegra» fue inspirada por la oposición de la madre de una mujer a la que pretendía Antonio Rueda. Iban disfrazados de suegras capitaneados por un diablo. Las mesas de juego del Casino, que arruinaba a muchos hombres fueron criticadas en sus letras. El Alcalde les pidió que no hablaran mucho de los hermanos Manzano propietarios de las mesas de juego del Casino. «Bajo la sombra de estos manzanos que bien vivimos. Y ellos nos hacen de la existencia dulce el camino» denunciaron.

Andrés Rueda fue autor de la comedia musical «Un americano en Marchena» -1956- interpretada con éxito en los años en el Cine Planelles, pero ambientada en los años 30-40.  En esta obra hay un tanguillo de Carnaval: -Me llaman Frasquito El Lezna, soy Guardia Municipal. Coro: Siempre está metido en las tabernas. Por si me quieren convidar. No guervo más al cerote, (antes fue zapatero) aunque lo mande mi mare. Coro: Porque así vives de gañote. Pa algo me han dao a mí un sable. Me deben catorce meses, y pronto cobrarlo espero.  Coro: Te pagan con intereses, lo ha dicho Pepe Vaquero (jefe de la Policia Local en los años 30)».

Las murgas eran el alma de la fiesta. Tenían bombo, platillo, caja y pito de caña, y entre 6 y 15 miembros dirigidos por el maestro de la murga también llamado poeta en Fuentes.  En Marchena según fuentes orales las murgas se retaran a cantar coplas cuando se cruzaban por la calle. Tenían un abanderado que llevaba la voz cantante.

También habla de estudiantinas, con guitarras, bandurrias, panderetas, triángulo  similar a las tunas. Salían sobre todo a cortejar a las mujeres por lo que sus letras a menudo incluían piropos y llamadas para que ellas salieran a los balcones.

“Son las niñas marcheneras, de España entera la admiración. Por eso entusiasmado, yo les dedico esta canción. En el jardín de las flores, de la dalia y del jazmín, son las más bellas y lozanas, flores tempranas del mes de Abril. Y su mirada ardiente es. Al que lo mira una marchenera, enfermo queda del mal de amor. (Recopilada en Marchena. Su origen son los años 20 y 30).

Los Hermanos Rueda escribieron coplas para la primera agrupación de la democracia, “Los Democráticos” del año 83, cuando Conchi Sanchiz Puerto y su familia volvieron a hacer sonar por las cales las coplas de los hermanos Antonio y Andrés Rueda, reviviendo el alma del carnaval.

Advertisement

Actualidad

Josefa Alvarez, una mujer ganadera de Marchena premiada por los Duques de Montpensier en 1850

Published

on

Josefa Alvarez vecina de Marchena aparece en el listado de los ganaderos equinos de Marchena de 1859 según «El libro de los hierros o marcas» con datos reunidos por las remontas e impreso por Juan Zabala director general de caballería.  Fue premiada por los Duques de Montpensier en 1850. 

Foto de Portada: La Reina Victoria Eugenia amazona en la Feria. En la Caseta «Er 77». 

Duques de Montpensier | Infantas de españa, Personajes de la historia, Infante

Duques de Montpensier. 

El 18 de abril de 1847 se inaugura la Feria de Sevilla y la primera corrida de toros de la Feria de abril precedida  un dia antes por la exposición de ganado en La Maestranza. 

En 1848 se instalaron en Sevilla los duques de Montpensier, D. Antonio de Orleans y la Infanta María Luisa Fernanda de Borbón, hijo menor del Rey de Francia y hermana de la Reina de España quienes tuvieron un papel destacado en el impulso y mantenimiento de la Feria, apoyo a la Semana Santa en especial a la Hermandad del Santo Entierro, las Romerías del Rocío y de Valme, o el impulso al Santuario de la Virgen de Regla.

Los Bécquer y Juan Ramón Jiménez en la Alquería del Pilar, el palacete de Antonia Díaz

José de Lamarque, marido de Antonia Díaz se relacionó con los Duques de Montpensier, fue cónsul del imperio austrohúngaro, diputado por Sevilla, banquero, propietario del periódico El Eco de Andalucia, dio forma a la Romería de la Virgen de Valme, hermano mayor de la Soledad de San Lorenzo desde 1874 y secretario de la Carretería.

Compraron el Palacio de San Telmo, considerado entonces una segunda Corte, y residieron en él hasta la muerte de la Infanta en 1897. En 1853 se inaugura la primera carpa particular, la de los duques de Montpensier, en la que se realizaban rifas benéficas para el asilo de mendicidad de San Fernando.

En 1850 el éxito de la feria obligó a aumentar las zonas de pasto para el ganado y se expidieron 150 licencias para puestos de venta. Los tratantes ya se empezaron a quejar porque la fiesta dificultaba el trato comercial. 

El 23 de Abril de 1850, el diario La Epoca informa de la exposición ganadera celebrada en la Plaza de Toros de Sevilla presidida por los Duques de Montpensier, donde la vecina de Marchena María Josefa Alvarez recibió el tercer premio en categoría de ganado equino. 

«SS. A A. reales se dignaron asistir a esto acto, y el señor Duque de Montpensier, acompañado del capitán general y del jurado de calificación, estuvo examinando las
cualidades de los caballos y potros, después do haberse decidido la adjudicación. El gobernador de la provincia estuvo entretanto arempañando á S. A. la Infanta en el palco de la presidencia».
Los cinco mil reales del primer premio fueron a José Gutiérrez, vecino de Sevilla, el de tres mil reales a Pedro Moreno, vecino de Arcos y  el de dos mil reales, por no haberse presentado caballo extranjero, fue adjudicado al caballo propiedad de Doña
María Josefa Alvarez, vecina de Marchena.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

En ese momento los principales criadores de caballos de Marchena eran los grandes capitales del municipio como Ildefonso Perez de Vargas, Pedro Sanz, José Díez de la Cortina, José de la Concha, Lorenzo Cortina, Pedro José de Torres, Juan Ternero Olmo, Rosa Civico, Viuda de Ibarra, Tomás de Morales, Baltasar Sainz, Manuela Ternero, Antonio Lopez Olmo, Fernando y Juan Martínez, José Vázquez Navarro, Francisco Lorenzo Platero, Pastora Conejero, Josefa Alvarez, Juan Fernández, Francisco Galindo, Manuel Covano, Josefa Diosdado, Juan Manuel Vergara,  Carlos Montiel, Francisco de la Concha, Manuel Salvador Gallardo, José Marcos, José Rivera, Mariano Ternero Benjumea y Fernando Martínez. 

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Continue Reading

Historia

Cuando Juan Navarro y Cristóbal de Morales coincidieron en la corte ducal marchenera

Published

on

Juan Navarro nació en Marchena en 1530 pero fue apodado en Castilla Hispalensis, el sevillano. Fue alumno de Cristóbal de Morales y el primer maestro del afamado Tomás Luis de Victoría, genio de la polifonía y un referente en el mundo al que conoció en Avila.

Pronto adquirió fama como cantor en varias catedrales andaluzas, entre ellas las de Jaén y Málaga y también en la corte ducal de Marchena. 

Se sabe que dos de los más grandes maestros de su tiempo Cristóbal de Morales y su alumno Juan Navarro,  coinciden en Marchena en 1549 bajo el mecenazgo de Luis Cristóbal Ponce de León.

Franceses y españoles se peleaban por conquistar Europa y en 1538 Francisco I de Francia y Felipe II de España deciden firman una paz temporal con la mediación del papa. Para conmemorar esta Paz de Niza el Papa de Roma encarga al compositor sevillano que luego viviría en Marchena Cristóbal de Morales que componga una música especial (El motete Jubilate Deo, 1538).

En 1545 Morales se cansa de Roma y decide volver a España aceptando el cargo de  maestro de capilla en la catedral de Toledo, donde aceptó al joven Francisco Guerrero (1528-1599) como aprendiz.

Cristóbal de Morales; el primer compositor español de fama internacional

 

En esa época el Duque de Arcos Luis Cristóbal Ponce de León protector de Morales, era embajador, militar y hombre de confianza de los reyes español y francés. Entre las joyas más valiosas del Palacio Ducal marchenero estuvo durante siglos una montura de plata y otras joyas regaladas al Duque de Arcos por el Rey francés Francisco I.

Desde mayo de 1548 hasta febrero de 1551 Morales sirvió al Duque de Arcos en Marchena y desde noviembre de 1551 hasta su muerte en 1553 fue maestro de capilla en la Catedral de Málaga.

 Tras alcanzar la gloria en Roma y Toledo decide servir en Marchena al Duque de Arcos en las capillas musicales del Palacio Ducal y la Iglesia de San Juan.

El uno de Enero de 1548 se conservan dos recibos sobre Morales en Marchena, el uno para compra de un clavicordio en Sevilla, y el otro para pago de Pablo de Soto.

En 1549-08-10, Luis Cristóbal Ponce de León firma un recibo en Marchena para la compra de un traje «al celebre músico religioso, Cristóbal de Morales, compra de un traje».

Otro documento relativo a Juan Navarro lo ubica ese mismo año como cantor en Marchena. Se conserva una carta del Duque «al cantor Juan Navarro, recibo de este y libramiento del Duque de Arcos. 1549-09-06, conservada en el Archivo Histórico Nacional, OSUNA,CT.616,D.79.

Debió ser una época de gran actividad musical pues se conservan más recibos ducales en pago a otros cantores como un recibo a Alonso Verdugo, y libramiento del Duque de Arcos fechado en 1569-09-16 y otro recibo de pago a otro cantor llamado Nicolás Velasco con fecha de 1549-12-04.

Juan Navarro decide en 1554 opositar a la plaza de maestro de capilla de la catedral de Málaga vacante tras la muerte de su maestro Cristóbal de Morales aunque fue rechazado por el cabildo catedral malagueño y diez años después consigue la ansiada plaza tras enfrentarse a Francisco Guerrero.

En 1564 consigue ser nombrado Maestro de Capilla de la catedral abulense, lugar donde sería maestro del polifonista español por excelencia Tomás Luis de Victoria. Dos años más tarde, fue nombrado Maestro de Capilla de la catedral salmantina donde conoce a Francisco de Salinas y el rondeño Vicente Espinel, precursor del sexto orden en la vihuela, el cual alabaría la labor del maestro marchenero. Luego trabajó en la Catedral de Santa María en Ciudad Rodrigo.

El cénit de su carrera sería su labor en la Catedral de Palencia, donde fue nombrado el 17 de Octubre de 1578 Maestro de Capilla de la catedral y allí moriría justo dos años más tarde.

La Iglesia de Santiago de Valladolid en su Códice de Santiago fechado en 1616 recoge la mayor colección de motetes conservada del marchenero Juan Navarro, en total doce composiciones.

En música profana Navarro compuso varias piezas diseminadas en dos archivos, el de la Catedral de Valladolid y el de la Casa de Medinaceli conservándose piezas como  “O mar, o mar fiel de mis ojos“; “Vuelve tus claros ojos“; “Ay de mi sin ventura“; “Sobre una peña“; “Siendo míos“; “Ay soledad amarga“ o “Ribera sacro Darro“.

Continue Reading

Hermandades

Tradiciones y hermandades perdidas de nuestra Semana Santa

Published

on

-La Hermandad del Dulce Nombre de Santo Domingo.

 

Tras perder los Dominicos el Pleito con la hermandad del Dulce Nombre en 1593 los frailes crean otra hermandad del Dulce Nombre en Sto.  Domingo, informa Rafael López Fernández en su obra sobre la Historia de las Hermandades. En 1716 la hermandad pide al Obipado salir en procesión el Jueves Santo a mediodía (el Dulce Nombre de San Sebastián salía a las tres).  El Arzobispo no lo concede y salen por vez primera ese año el Miércoles Santo a las tres. En 1718 la Hermandad de San Sebastián inicia pleito contra la de Santo Domingo por el uso del nombre para pedir limosnas porque creaba confusión.

-La Procesión del Resucitado

El Domingo de Resurrección la Soledad sacaba en procesión un Resucitado desde San Juan hasta Santa María pasando por la Plaza Ducal cuya imagen no se conserva según informa Vicente Henares en su libro sobre la Historia de la Hermandad de la Soledad.

La talla databa de alrededor de 1600 y fue restaurada por Francisco Fortez (autor del Nazareno de Paradas) y lo acompañaba el muñidor, la seña, una capilla de trompetas o ministriles. En Santa María el Resucitado era colocado al lado de la Virgen de la Soledad ya vestida de blanco y se realizaba una misa con procesión y música. Luego se preparaba un banquete con cordero asado pagado por la hermandad de la Soledad.

-Los hermanos de horquilla

Los hermanos de horquilla se cree eran encargados de portar los pasos y formaban grupos dentro de todas las hermandades desde finales del XVIII informa Rafael Lopez Fernández. Pagaban cuotas y tenían derecho a dos entierros uno para sí y otro para su esposa o familiar cercano, además de misas y cirios. La de Jesús data de 1797, de 1812 la de la Soledad y Veracruz desde 1859 con su propio libro de cuentas.

romanos

Esta costumbre dejó cuotas impagadas y gastos para las hermandades. En el XIX se reducen sus derechos a solo un entierro, las esposas debían inscribirse como hermanas y pagar 10 reales.  En torno a 1940 las hermandades suprimen los hermanos de horquilla y sus derechos pasando al sistema actual de panteones.

-Hermandades fusionadas.

Los Servitas de la Virgen de los Dolores se unen a la del Señor de la Humildad ya en el templo de Santa Clara en el XIX. La Hermandad de la Santa Cruz se fusiona con la Soledad en el XVIII.

456

La Hermandad de la Virgen de las Lágrimas tenía sus propias reglas y Junta independiente de la de Jesús con la que se fusiona en el XIX según Rafael López Fernández. También en el XIX se fusionan a las cofradías actuales las hermandades Sacramentales de las parroquias y las de Animas. Se cree que el nombre de la calle Animas guarda relación con la cofradía de Animas del barrio.

nazarenos 2

-La Hermandad de San Pedro o de Sacerdotes

La Hermandad de San Pedro o hermandades de los sacerdotes de Marchena se encargaba de dar enterramientos a los mismos. Para ello se conserva en el templo de San Juan sus propios enseres y ajuares de enterramiento. Tuvo intensa actividad hasta el XX cuando el número de sacerdotes en Marchena se reduce de casi el centenar hasta quedar en los tres curas párrocos actuales más los frailes de San Agustín.

-Las procesiones de gloria de la Soledad

LaVirgen de la Soledad salía tres veces al año;  Viernes Santo, Domingo de Resurrección y la festividad de la Virgen en Septiembre, dos veces como Virgen de Gloria lo que explicaría que los cofrades decidiesen dejarle la ráfaga todo el año.

-Nazarenos a cara descubierta

Desde 1765 y hasta 1900 los nazarenos salieron en Marchena sin antifaz a raiz de la prohibición en toda España para evitar altercados en las procesiones de madrugada. En 1765 los Jesuítas que asistían a los presos de la cárcel y en ocasiones liberaban presos estaban enfrentados con el Cabildo y resto de órdenes.

Al paso de la procesión del Dulce Nombre por la cárcel, el Ayuntamiento dio orden de disparar si algún penitente del Dulce Nombre intentaba liberar algún preso.  Los soldados que estaban bebidos según los Jesuitas dispararon contra la multitud, hubo muertos y heridos, se creó el pánico y los soldados se encierran en el castillo de La Mota.

Hubo un juicio y en 1767 los jesuitas son culpados de estos hechos y expulsados de Marchena. Estos hechos los conocemos por un pergamino pegado a una escultura en el interior de Santa Isabel. Este fue el incidente que más pesó a nivel local para prohibir las caras cubiertas en las procesiones. Hasta 1900 seguían saliendo los nazarenos sin antifaz según los fotos de 1900 del fondo Azpiazu.

 

Hermandad de Misericordia

Fundada a finales del siglo XV en el Hospital de la Misericordia formaba parte de la junta rectora de dicho hospital y daba enterramiento a los difuntos de dicha institución.

Continue Reading

Cultura

Salvador Azpiazu; el vasco que retrató la feria de Marchena y Sevilla de 1900

Published

on

Salvador Azpiazu, (1867-1927) dibujante, ilustrador y fotógrafo Vasco afincado en Madrid pasará a la historia por ser el autor de la más famosa y antigua serie de fotos históricas tomadas en Marchena y Sevilla, fechadas a finales del XIX y principios del XX nieto de Carlos Imbert, escultor francés afincado en Vitoria.

Amigo del escultor Lorenzo Coullaut Valera llegó a Marchena y Sevilla en varias ocasiones y fotografío la Feria de Sevilla, Marchena y la Semana Santa marchenera de 1900.

Funcionario del Catastro para el Ministerio de Agricultura viajó por toda España, Francia e Italia haciendo fotos y dibujos destacando por plasmar paisajes y costumbres de las regiones que visitaba, y siempre llevaba cuadernos de dibujo donde detallaba con el lápiz y a veces con la acuarela las impresiones recibidas.

Colaboró para La Ilustración Artística de Barcelona y en La Esfera de Madrid, así como en otras publicaciones europeas hoy, por desgracia, difíciles de rastrear. Una selección de sus dibujos más interesantes, un total de 121, fue recogida por los hermanos comediógrafos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, amigos del vitoriano, para ilustrar el libro La bendita Tierra. Esta obra devino realmente en un homenaje póstumo al dibujante, pues se publicó en Barcelona a los pocos meses de su muerte.

En las últimas décadas dos han sido las exposiciones monográficas dedicadas a este artista en la ciudad que le vio nacer: la primera se celebró en agosto de 1967 (Salones de Olaguíbel, Caja Municipal), y la segunda, algo más reciente, en abril de 1989 (Sala Luis de Ajuria, Caja Municipal). En marzo de 1992, los descendientes de Azpiazu procedieron a la donación de más de un centenar obras, entre dibujos y acuarelas, al Museo de Bellas Artes de Álava.

El Museo de Bellas Artes de Álava acogió en marzo-mayo de 2005 bajo el título Itinerarios y figuras de un artista alavés 198 obras entre retratos en acuarela, dibujos de sus cuadernos de apuntes y fotografías, todo un legado de memoria histórica que abarca desde sus primeros paisajes fechados en 1887 hasta el último, de 1925.

 

 
Continue Reading

Cultura

Los Reyes Católicos conspiraron para quitarle poder a los Señores de Marchena

Published

on

Carriazo desvela un documento secreto que no fue destruído, que muestra cómo los Reyes Católicos dieron orden en secreto de azuzar el enfrentamiento entre hermanos y alentar rebeliones contra los Ponce de León para quitarles poder a los señores feudales así fortalecer la monarquía.

Don Rodrigo Ponce de León se dedicó a luchar toda su vida contra distintos enemigos. Primero contra el Duque de Medina Sidonia, llevando la guerra a las ciudades, y luego contra los musulmanes, pero sin duda su peor enemigo fue su propio hermano Manuel Ponce de León que le reclamaba toda la herencia familiar.

Poco antes de la conquista de Granada en 1492 se casaron en secreto Don Rodrigo y Doña Beatriz Pacheco -después de vivir juntos veinte años-, en la iglesia de Santa María de la Mota en una ceremonia íntima oficiada por el capellán del duque Alonso Sánchez y Juan Rodríguez el sacristán de Beatriz Pacheco. La ceremonia se ofició antes del amanecer y con la sola presencia de dos niños de seis años y los dos curas mencionados. Los dos niños que portaban cirios eran de las familias de confianza del duque, Francisco de Aguilar y Leonor de Saavedra.

Mencía de Provenza servidora de la duquesa hizo las veces de maestra de ceremonias y extendió el velo entre los duques en la ceremonia de velaciones.

Veinte años antes, el miércoles 13 de enero de 1473 a las nueve de la mañana, Don Manuel Ponce de León y algunos pocos hombres fieles a su causa entraron en Marchena y se apoderaron del Castillo de la Mota. Desde las almenas Don Manuel pidió a los vecinos de Marchena que le reconocieran como Señor a cambio de ventajas económicas. Pero los marcheneros prendieron fuego a las puertas del castillo, asaltaron la torre donde estaba y lo hicieron huir.

Muerto Don Rodrigo y para asegurar que la toma de posesión de todas sus ciudades y tierras por parte de su viuda Beatriz Pacheco, se verificara con normalidad y así asegurar la continuidad del linaje, un grupo de marcheneros secuestró a Don Manuel en el castillo de Mairena según informa Carriazo en su obra Beatriz Pacheco y la Andalucía de los Ponce de León.

Pocos días antes de morir Rodrigo en agosto de 1492 por unas heridas en la toma de Granada, emisarios de beatriz Pacheco se reunieron con él para conocer sus intenciones, que eran reclamar su derecho a la sucesión.

La víspera del fallecimiento de Don Rodrigo, Don Manuel fue abordado en Sevilla por un vecino de Marchena Enrique de Figueredo antiguo Alcaide en Morón y otros veinte marcheneros a caballo armados y lo llevaron engañado al Castillo de Mairena. Le quitaron hasta el caballo y le dieron una mula de Pedro Gonzalez, yerno del Alcaide de Marchena y lo encarcelaron en el castillo de Mairena vigilado por veinte hombres armados.

En ese momento Don Manuel pensó que lo iban a matar «por el gran odio que le tienen». Al día siguiente con Don Rodrigo agonizante, los criados de Don Manuel avisaron a la Inquisición o Santa Hermandad que rodeó la villa de Mairena para pedir la liberación del preso que había sido secuestrado por los marcheneros.

El Alcaide de Mairena, decide llevar al preso Don Manuel a la fortaleza de Zahara por orden de la duquesa, mientras el cuerpo de Don Rodrigo recorría en procesión las calles de Sevilla alumbrado por más de doscientos cirios y acompañado por otros tantos frailes y sacerdotes desde el Palacio Ponce de León en Santa Catalina hasta su última morada en el convento de San Agustín en la Puerta de Carmona.

Mientras tanto hasta Marchena habían llegado tropas amigas para defender la capital del Estado de Arcos y a su Duquesa en caso necesario lo que provocó el enfado de los marcheneros que lo veían como una ocupación militar. Francisca hija de Don Rodrigo comentó en una posada «no piensen los Pacheco que han de mandar la tierra del Duque mi padre, que de Don Manuel mi tío es, y venga mi tío que es señor de esta tierra». Para asegurarse su fidelidad la duquesa paga a Francisca 400.000 maravedíes.

Dos días más tarde la Inquisición dispuesta a «prender a los que defiendan a los malhechores» interroga a los marcheneros responsables del secuestro, Alfonso de Aguilar y Pedro Portocarrero responden: «prendednos a todos».

La inquisición se dirige a Mairena a pedir que le entregasen al secuestrado pero le responden que ya era tarde pues no estaba allí. El 11 de septiembre de 1492 el Rey ordena al Alférez Mayor de Sevilla que se castigue a los hombre del Señor de Marchena que habían secuestrado a Don Manuel, que lo liberen y que se pacifique la comarca y manda a dos hombres a buscar al preso a Zahara.

Los hombres del Rey encuentran en Zahara al Alcaide Figueredo con diez jinetes de Marchena en el mesón de abajo y le muestran una carta del Rey pidiendo que liberen a Don Manuel, pero responden que sin papeles de la Duquesa Doña Beatriz, no lo haría. Cuando por fin le muestran la orden de Doña Beatriz acceden a liberar al preso.

Aprovechando la debilidad de la duquesa viuda y una vez liberado Don Manuel, los Reyes envían en secreto a un emisario, el bachiller Pedro Díaz de la Torre a la ciudad de Cádiz, haciéndose pasar por responsable de la expulsión de los judíos para que estudie las posibilidades de quitarle la ciudad a los Ponce de León.

Le piden al bachiller que cuando vean a Don Manuel le hablen como a un Duque y le recomienden que pida justicia a la corte real, es decir los Reyes avivaron el enfrentamiento o guerra interna entre los Ponce de León para debilitarlos y afianzar la monarquía.

Para lograr sus fines, los Reyes pretendían incluso alentar una rebelión de los gaditanos contra su Duquesa según documento secreto que se conserva en el Archivo de Simancas y que debía haber sido destruído siguiendo la orden de los Reyes pero nunca se destruyó.

 

 

 

 

Continue Reading

Historia

El oratorio público de la Inmaculada de la puerta de Osuna existe desde 1640

Published

on

El oratorio público de la Inmaculada Concepción de Marchena estaba ubicado en la puerta de Osuna desde 1640 cuando fue  aprobado por  licencia por D. Gaspar de Borja y Velasco. 

La licencia fue prorrogada por Fray Pedro de Tapia en 1654 y luego por  el visitador Ambrosio Ignacio Spínola y Guzmán el 25 de agosto 1675.

Estos datos aparecen en el Estudio de los Oratorios domésticos y Capillas privadas en los siglos XVII y XVIII  del Arzobispado de Sevilla,  de Rosalía María Vinuesa Herrera.

En 1880 se inicia el derribo de la Puerta de Osuna, o Puerta de la Concepción, que estaba al final de la calle Carreras por orden del Ayuntamiento. Se componía de una doble torre y un arco central de herradura sobre el que se ubicaba un lienzo de la Inmaculada.

En 1873 varios vecinos piden al Ayuntamiento la cesión de varios torreones de la muralla en la calle Las Torres, entonces San Pedro para instalar habitaciones auxiliares. En diciembre de 1880 el Ayuntamiento confirma el derribo de la Puerta de Osuna o Arco de la Concepción” acordada en la sesión del dos de mayo según aparece en la obra “De la Revolución a la Restauración”. Crónica de los hechos políticos, económicos y sociales en Marchena durante los años 1868 a 1885”. de Fernando Alcaide Aguilar.

El Gobernador Civil envía un escrito de protesta al Ayuntamiento el 28 de octubre de 1880 pidiendo explicaciones por la demolición de los arcos “de la Carrera y San Francisco más algunos torreones de la muralla” de espaldas a la Comisión Provincial de Monumentos.  Otros vecinos se habían apropiado de los torreones construyendo terrazas y azoteas “sin derecho ni título alguno”. En 1860 se destruyó el arco de la Tomiza o del Berral.

El Alcalde Arcenegui explica que el arco de San Francisco se derribó por la corporación anterior. Justifica el derribo de Puerta Osuna en la mejora del tránsito, ruina y facilitar el paso “de procesiones en Semana Santa”.

Un arco de herradura de época almohade y procedente de la muralla de Marchena se encuentra en la Hacienda Ibarburu de Dos Hermanas, propiedad privada según nos informa Fernando Begines, historiador del arte.

Dicho arco fue comprado por la familia Pickman e instalado en la Hacienda en la reforma hecha en los años 20 según informa Begines.  El arco procede de Marchena según Hernández Díaz que lo publicó en el catálogo histórico-artístico de Sevilla y provincia en los años 30 en cuatro tomos.

Continue Reading

NOTICIAS ANTIGUAS

abril 2021
L M X J V S D
« Mar    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!