Connect with us
Multigestion Publi

Hermandades

La Hermandad de la Soledad procesionaba la imagen de un resucitado

Published

on

Uno de los elementos distintivos del Domingo de Resurrección marchenero es el ambiente de fiesta que se vive en las capillas e iglesias que permanecen abiertas de par en par a miles de visitantes que recorren todas las estaciones o sedes de hermandades.

Imagen de portada: Resucitado de la Magdalena de Sevilla, obra de Jerónimo Hernández. 

En las iglesias y capillas se venden recuerdos, se inscriben los hermanos nuevos y en las trastiendas y casas de hermandad siempre hay comidas y convites. Pero esto no es nada nuevo y particular, es la reminiscencia de la gran Fiesta de la Resurrección que se vivía en Marchena en el Barroco.

La Fiesta de la Resurrección en 1600

El Domingo de Resurrección se celebraba la procesión y fiesta más importante de la hermandad de la Soledad, la Pascua de Resurrección sacando en procesión desde San Juan un  Resucitado que no se conserva.

Toda la fiesta estaba rodeada del esplendor propio de la Casa Ducal que siempre pagó y formó parte de la cofradía de la Soledad, según nos informa Vicente Henares en su libro sobre la Historia de la Hermandad de la Soledad citando los libros de cuentas y reglas de la Hermandad. 

En 1600 el Santo Entierro era portado por clérigos escoltado en los flancos por los armaos de etnia gitana que portaban lanzas y espadas y seguido por el palio de respeto con sacerdotes seguidos de frailes de las órdenes franciscanas y agustinos. Un grupo de ministriles acompañaban a la Soledad. Detrás de la Virgen, cruz parroquial y ciriales para abrir el tramo de caperos grupos de hasta cincuenta sacerdotes de la matriz de San Juan.

El Viernes Santo, tras la procesión del Santo Entierro, el Cristo Yacente había quedado depositado en el túmulo funerario colocado frente al monumento eucarístico de San Juan  y las imágenes de la Soledad y San Juan usados en la ceremonia del Descendimiento del Viernes Santo, -antes de la salida de la Hermandad- habían vuelto a Santa María.

La talla databa de 1575. El Resucitado salía desde San Juan hasta Santa María pasando por la Plaza del Cabildo o Plaza Ducal acompañado el muñidor, la seña, una capilla de trompetas o ministriles.

Ya en Santa María el Resucitado era colocado al lado de la Virgen de la Soledad ya vestida de blanco y se realizaba una misa con procesión y música. Luego se preparaba un banquete con cordero asado pagado por la hermandad de la Soledad.

Ese día el duque regalaba a sus caballeros 20 carneros. El martes de pascua se realizaba el cabildo para valorar los actos organizados. En ocasiones se organizaba otra comida el Martes de Pascua para invitar a los que habían ayudado a adornar la capilla de la hermandad con un monumento efímero colgaduras, frutas y hierbas frescas como naranjas, mirtos y limones para dar buen olor y toda clase de adornos.

La propia Soledad salía tres veces al año,  Viernes Santo, Domingo de Resurrección y la festividad de la Virgen en Septiembre, dos veces como Virgen de Gloria lo que explicaría que los cofrades decidiesen dejarle la ráfaga todo el año.

Domingo de Resurrección de 1844

La crónica  de El Católico de 1844 explica que en la mañana del Domingo de Pascua, a las tres de la madrugada, se iniciaba con un general repique de campanas.

«Ya entonces aparecen abiertas todas las iglesias de la villa, todas ellas iluminadas con millares de luces en retablos , adornados con colgaduras, flores, pabellones, cuadros , jaulas de canarios, y otras cosas. Pagadas por las hermandadcs sacramentales, las músicas se reparten para que en ningún tiemplo falten sonidos melodiosos y patéticos que estimulen la devoción».

Las gentes van visitando las iglesias y adorando al Salvador resucitado, reunida cada familia, rezando devotamente por las calles de estación en estación.

También esta crónica cuenta que los preparativos en las cofradías comenzaban el Lunes Santo y que las propias hermandades repartían en las casas de los cofrades la cera puerta por puerta.

Las seis cofradías visitaban los santos sagrarios el Jueves Santo noche, llevando cada una reunidos y colocados en dos filas todos sus hermanos con cirios encendidos «llenando una estensión que se pierde de vista, rezando en alta voz por las calles en el silencio de la noche».

En  1844 el orden de las cofradías era Jueves Santo Dulce Nombre, Veracruz y Humildad y Viernes Santo Jesús Nazareno, Cristo y Soledad.

Cada una de las hermandades realizaban a la salida un Sermón de Pasión relativo a los hechos de ella que representa, con pregones análogos y un orador  «dándole cierta viveza, que arranca abundantes lágrimas al inmenso auditorio».

La devoción que inspiran las saetas entonadas casi sin interrupción , «cuya letra y tono en estremo patéticos transportan la imaginación a los tiempos de Jesús».

«Extraordinaria animación se observa en todas las gentes y que les hace no descansar un momento en los dias santos y en sus noches sin tener reposo ni para aderezar la comida con que han de alimentarse , teniéndola de intento preparada de antemano para tomarla , como los israelitas comían el Cordero Pascual, en pie y con el báculo en la mano».

Save

Save

206 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Actualidad

Galería: Velá de San Agustín de la Hermandad de la Borriquita

Published

on

By

 

Continue Reading

Actualidad

La presidenta de Manos Unidas Sevilla ofrecerá una conferencia en Marchena este viernes

Published

on

By

 María del Carmen Albendea Solís ofrecerá una conferencia en el Aula de Formación Permanente 2019, de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Marchena.

El próximo viernes 28 de junio a las 21,00 horas en la Capilla Sacramental de la Hermandad de Jesús, Dª. María del Carmen Albendea Solís, Presidenta-Delegada de Manos Unidas Sevilla, disertará sobre “UN MUNDO NUEVO ES POSIBLE”, en el marco del aula de formación permanente de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que este año desarrolla la temática “el laicado Cofrade y su misión en la Sociedad y la Iglesia”.

El Arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, nombró a Carmen Albendea Presidenta de Manos Unidas Sevilla, estando al frente de la Delegación Diocesana de esta ONG de Desarrollo de la Iglesia Católica que promueve la sensibilización y la cooperación al desarrollo de los países del Tercer Mundo, desde julio de 2018.

María del Carmen Albendea (Bilbao, 1968) está casada y tiene cuatro hijos. Es abogada, máster en Pastoral Familiar por el Instituto Pontificio Juan Pablo II, catequista de preparación para los distintos sacramentos y de adultos, y ha sido directora de Cáritas en la Parroquia sevillana de San Lorenzo. Forma parte de la Delegación Diocesana de Familia y Vida y ha participado en las Misiones Populares, en colaboración con la Vicaría para la Nueva Evangelización. Acompañó el nacimiento del Centro de Orientación Familiar de Triana, participa en el Proyecto Raquel y es profesora de las Escuelas Diocesanas vinculadas al Instituto Superior de Ciencias Religiosas.

Continúa de esta forma el aula de formación permanente de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno, ciclo de encuentros y conferencias que tienen lugar los últimos viernes de cada mes. Más información en: https://jesusnazareno.org/

Continue Reading

Cultura

La Tarasca: El paso alegórico que procesionaba en el Corpus de Marchena desde 1568

Published

on

By

Según la leyenda  fue Santa Marta quien acabó con la Tarasca a su paso por Aix (Sur de Francia) con Magdalena y Maximino (primer Obispo de Aix). 

Santa Marta, sin miedo, solo preguntó dónde se encontraba ese famoso dragón. Le mostraron un pequeño bosque cercano hacia donde se dirigió sin ninguna defensa y sola donde dice la leyenda que acabó con la bestia por medio de plegarias. Apareció victoriosa subida en su lomo, cruzando así la ciudad, glorificando el nombre del Cristo que es como se la representa en el Corpus.

Cada Jueves de Corpus salía en Marchena hasta el siglo XVIII La Tarasca, una mujer con una custodia sobre un dragón alado con siete cabezas según explica Ramón Ramos en su investigación sobre el Corpus Barroco en Marchena.  Costumbre introducida en las cortes españolas en tiempos de los Reyes Católicos y que aún se conserva en las calles de Granada.

 

La Tarasca salía en Marchena desde 1568, acompañada por unos diablillos llamados «mojarrillas» simbolizando los pecados con trajes grotescos y coloridos portando vejigas llenas de piedras para armar ruido.

Iban acompañados por danzas de gitanos y turcos, gigantes y cabezudos. El Ayuntamiento de Marchena contrataba para la procesión del Corpus varios grupos de danzantes desde 1578 llamados danzas de turcos, danzas de gitanos, danza de cascabeles y danzas de mojarrillas, todos grupos locales.

En torno a 1600 existían grupo de danzas de Diego López, Bartolomé del Olmo, Urbano Benitez, Diego Fernández, Pedro de Aguilar, todos maestros de danzas.

También había maestros de danzas gitanos como Sebastián García, Beltrán Bustamante, Diego Salguero, Francisco Heredia, Baltasar de los Reyes, Alfonso Nicolás Montoya, y María Parla.

Los ministriles tocaban desde el balcón principal del Ayuntamiento mientras se tiraban fuegos artificiales en las vísperas.  Barriles con pez iluminaban las plazas y torres, y hachas alumbraban las fachadas principales.

La Tarasca no es otra cosa que una alegoría del triunfo del bien sobre el mal, de la belleza sobre lo monstruoso. Proviene de la región francesa de Tarascón, en la Provenza, donde se originó en el siglo XIV.  Desde allí la tradición se extendió por muchas otras ciudades tanto francesas como españolas, sobre todo por la franja mediterránea.

Continue Reading

Actualidad

Galería: Diez años de la comisión del Corpus de la calle Orgaz

Published

on

By

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!