Connect with us

Cristo de San Pedro

Galería: Hermandad del Cristo de San Pedro 2018

Published

on

30

46

28

24

13

9
8

7

58

 

José Manuel Holgado, Director General de la Guardia Civil y ex juez en Marchena acompañó ayer al Cristo de San Pedro mientras que el jefe de la Comandancia de Osuna Pedro LLorens estaba en la presidencia de la Virgen de las Angustias.




 

Cocina

Bartolomé Marradón, el cristero que escribió un libro sobre el chocolate en 1580

Published

on

En 1580 el chocolate era un producto nuevo y desconocido en España que levantaba miedo y sospechas hasta el punto de que el médico de Marchena Bartolomé Marradón, hermano mayor del Cristo de San Pedro fue uno de los primeros en escribir sobre él. 

Marradón por ser uno de los primeros médicos que viajó a México y Guatemala para estudiar el cacao y el chocolate y escribir libros sobre el tema fue citado por la mayor parte de tratados europeos sobre el tema y traducido a varios idiomas.

«Diálogo compuesto por Bartolomé Marradon, médico español de la villa de Marchena, impreso en Sevilla en el año 1618». Asi se llama la obra escrita por Bartolomé Marradón, hermano mayor del Cristo de San Pedro que dice que el chocolate era muy usado en las Indias y en España «y que estima mucho ser muy medicinal y muy a propósito de aprender sus virtudes. Yo probé el fruto del cacao y lo he degustado pero para deciros la verdad no me place» escibió el Médico marchenero en su «Diálogo del chocolate».

El tomate, la papa, el maiz, el cacao y chocolate y muchos otros alimentos llegados de América fueron rápidamente usados en España. Pero el cacao era la bebida de los dioses Mayas y es éste componente ritual lo que previno a los médicos españoles como Bartolomé Marradón.

Catedral Metropolitana de la Ciudad de México

Cristo del Cacao, en la Catedral de México que fue pagado por los indios con semillas de cacao

Marradón decía que no se podía usar el cacao sin tener en cuenta que formaba parte de la cultura indígena que entonces, en pleno auge de la Inquisición, como todas las religiones no católicas, eran vistas como herejías por los españoles.

arbol del cacao

El libro «Cuestión moral si el chocolate quebranta el ayuno eclesiástico» de Antonio De Leon Pinelo, 1636 cita la descripción que Marradón hace de la melaza que sale de la semilla de cacao macerada.

«Si lo cueces más es arrope y si más es miel no de tan buen gusto como la de las abejas pero bastante a suplir su falta y con él ve bien los indios y el chocolate y en guisados y es muy sano aún más cocido se hace azúcar» describió Marradón.

Lo que más preocupaba a los curas y nobles españoles que fueron los primeros en tomar chocolate en Europa era si el chocolate rompía el ayuno, pues desconocían su naturaleza. «El chocolate ni se toma por medicinas ni por vicio ni por bebida contra la sed sino por sustento y nutrición del cuerpo para conservar la salud como efectos secundarios y que no es excusa en el precepto del ayuno» escribía Pinelo.

cacao

Y añadia «el cacao tostado y molido como hemos dicho poniendo su masa a fuego lento sale encima un licor mantecoso y graso de buen gusto y medicinal para inflamaciones quemaduras, ampollas de viruela, sarampión, labios, manos, mal de encías y otros juegos semejantes otros y otros juegos semejantes y aún las mujeres la usan para los labios cuarteados».

El «Tratado nuevo y curioso del café, té y chocolate» escrito por Philip Silvestre Dufour en Lyon  en 1685 utiliza como fuente las informaciones a Bartolome Marradón y añade al final de la obra el «Diálogo del chocolate entre un médico un indio y un burgués»  escrito por Marradón.

Continue Reading

Cristo de San Pedro

Se cumplen 76 años desde que se partió la cruz del Cristo de San Pedro

Published

on

Hace 76 años, en 1944 la Cruz del Cristo de San Pedro quedó enganchada a un cable y se partió poco antes de entrar en el templo, sin que le sucediera nada al Cristo. Esto originó el besapié del Cristo.

El Cristo de San Pedro estaba a unos metros de entrar en Santo Domingo cuando el remate de la cruz quedó enganchado en un cable de la feria que se había quedado allí instalado del año anterior. La feria en esa época comenzaba en Los Cantillos y terminaba en la Plaza Vieja.  El cable cruzaba la calle Rojas Marcos desde la muralla al templo.

Salida de la Hermandad del Cristo de San Pedro de Marchena ...

El problema es que el capataz y rector del Cristo de San Pedro, Antonio Jiménez González no vio el cable que quedó enganchado al cupulín o remate del dosel de la cruz, mientras  el paso avanzaba por en medio de la calle Rojas Marcos. Entonces se sintió  un fuerte impacto y la cruz de madera se partió por los pies del Señor, una talla de 500 años y de gran valor histórico y artístico.

El Cristo cayó lentamente sobre el monte de claveles, entre los gritos de los espectadores y las lágrimas de los hermanos.  Varios hermanos subieron al paso y entre lágrimas y llantos desclavaron la imagen de la cruz, la bajaron del paso y la trasladaron al interior del templo de Santo Domingo donde quedó expuesta en besapié.

El Cristo sufrió una grieta o abertura en la espalda y la imagen fue restaurada el Sábado Santo, es decir, al día siguiente de la caída por el escultor Sanjuan.

Ese año el Domingo de Resurrección se cantó un solemne Te Deum en acción de gracias porque la imagen milagrosamente no sufrió daño alguno de consideración y la imagen quedó expuesta en besapié, costumbre que se viene repitiendo cada mañana de Domingo de Resurrección desde entonces hace 74 años.

Miles de personas acudieron ese año al besapié donde se regalaba una estampa del Cristo y un lazo rojo en la solapa.  Todas las hermandades hicieron acto de presencia y fue un domingo histórico para la Hermandad.  La cruz partida se conserva desde entonces en el interior del templo de Santo Domingo, a la que se le han colocado unas placa metálicas para conservar el estado en que quedó la cruz original para que se comprobase que se trataba de un hecho bastante insólito. Este hecho aparece relatado en el libro de Rafael López Fernández de Apuntes Históricos de las Hermandades de Marchena.

 

Continue Reading

Actualidad

Un Viernes Santo cualquiera, una de aquellas tardes de tradición cristera

Published

on

María Cristina Sánchez Hidalgo. 38 años. Hermana del Cristo de San Pedro.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie y exterior

La imagen puede contener: 1 persona

Es tarde de Viernes Santo y el cielo también lo sabe, la tarde ya va cayendo, los rayos de sol de una gloriosa mañana vivida en Marchena se alejan para dar pasos a las tinieblas y el luto de una tarde que va “muriendo”.
Hoy quiero rememorar un Viernes Santo cualquiera, una de aquellas tardes de tradición cristera.


Almorzamos bacalao y espinacas marcheneras, y se invitan a los amigos respetando la vigilia de los viernes de Cuaresma.
¡Que no falte el arroz con leche, las torrijas y los dulces de estas fechas que preparan con esmero las madres y las abuelas!. Porque hoy es un día grande, es Viernes Santo en Marchena.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

La imagen puede contener: interior

La imagen puede contener: interior

La calle ya está en silencio, atrás ya ha quedado el bullicio del gentío, los sones de cornetas de una centuria romana y los cantos de saetas a Nuestro Padre Jesús Nazareno por las calles y plazuelas.

La imagen puede contener: interior

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

La tarde sigue avanzando, la hora ya se acerca y con nervios me revisto con mi túnica cristera. Me pongo cíngulo y guantes para la estación de penitencia, y con paso apresurado salgo a una calle desierta.  Reguero de nazarenos con compostura perfecta, ya llegan a Santo Domingo a su cita cofradiera.

La imagen puede contener: interior

La imagen puede contener: 1 persona

Muchedumbre penitente en el templo se concentra, que con sobriedad y fervor oraciones allí rezan.

La imagen puede contener: una o varias personas, noche y exterior

La imagen puede contener: 1 persona, cielo y exterior

Recogimiento absoluto, que ya se abre la puerta, ya está la Cruz de Enagüilla encarando la cancela. Pero este año es distinto, demasiado diferente, y no puedo
ver a mi Cristo con cuerpo rígido y rostro inerte, no puedo verte pausado con lentitud solemne entrando en Santo Domingo sobre las doce del Viernes.

La imagen puede contener: 1 persona, interior

La imagen puede contener: 1 persona, tabla

Volverán los Viernes Santo, y los cristeros a verte, volverá el olor a incienso, las quintas penitentes y el rachear de alpargatas al compás del miserere.
¡Santísimo Cristo de San Pedro, TÚ que todo lo puedes!. Protege a tu pueblo oprimido de esta enfermedad implacable, libéranos de este yugo para que el sufrimiento ya cese, tu misericordia infinita nos llegue y con penitencias futuras te daremos gracias siempre.

La imagen puede contener: calzado e interior

La imagen puede contener: 1 persona

La imagen puede contener: 2 personas

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

Continue Reading

Cristo de San Pedro

Historia de amor entre el Cristo de San Pedro y las monjas de San Andrés

Published

on

Monjas de San Andrés queridas, vuestro esposo os ha visitado y os ha dicho que de este claustro, iréis al reino del amado.

Esta es la letra de una cuarta del Cristo de San Pedro que cantó anoche un nazareno al paso de la hermandad por el Convento. Las monjas de San Andrés tienen un especial vínculo con la hermandad del Cristo de San Pedro, según la documentación que conservan en su archivo. Relatan supuestos hechos milagrosos del Cristo con las monjas del Convento.

El Convento edita una revista que se llama Vínculum Caritatis donde cuentan su historia y actualidad. La madre Isabel María Micaela de San Pablo, profesó a la edad de 22 años, el 4 de marzo de 1714. 

Nuestra lectora María José Gavira nos cuenta la siguiente historia extraída de los anales -libros de resumen de los hechos anuales más notables de dicho convento.

«Devota de la imagen del Cristo de San Pedro, nunca miró por una ventana que existe en el coro alto para dar luz al mismo, y que está preparada de forma que se puedan ver las procesiones, sin ser vistas de los seglares las religiosas. 

Un año sintió especial impulso que le impedía salir del coro dónde se encontraba en oración particular. Llevada del mismo marchó al jardín para consolarle oyendo el rumor del personal que acompañaba y el Canto del clero, que por ser la Imagen de Cristo muerto, emplean salmos todo el itinerario.

Arrodillada y encendida en amor a Jesús muerto por ella, El la consoló -como El sabe hacerlo- obrando el prodigio de que lo pudiera ver por encima de la cerca del Convento de siete metros de altura.»

Continue Reading

TURISMO

Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!