Connect with us
Multigestion Publi

Historia

Pedro Ponce de León, el primero y más famoso alanceando toros a caballo en 1530

Published

on

Pedro Ponce de León hermano del Duque de Arcos Luis Cristóbal Ponce de León pasó a la historia por ser uno de los mejores y más famosos de España en el toreo a caballo en 1530. El rejoneo se fue gestando en los últimos años del siglo XVI y los primeros del XVII, para alcanzar su cima durante el reinado de Felipe IV, cuando el espectáculo taurino nobiliario encontró en la Plaza Mayor de Madrid su coso emblemático. 

El entretenimiento por excelencia, aparte del teatro, fue el de los toros. La corrida se veía resaltada por el ceremonial barroco con la entrada y la salida de la plaza, por la música, por el colorido de trajes y adornos.

En los núcleos de población de mayor entidad, pese a correrse toros en otros ámbitos, se tendía a celebrar en la plaza mayor las funciones de mayor boato, controladas por los cabildos municipales, quienes muchas veces eran sus organizadores.  Los toros en la plaza mayor se convertían en un instrumento idóneo para la ostentación y la propaganda del poder.

Forzudo y valiente hasta la exageración, según Mariano de Cavia (Crónica Taurina -1901) Pedro Ponce de León ya alanceaba toros y por ello fue famoso en la España de 1530 y se hizo famoso por ser el mejor y más aplaudido de su época en este precedente del rejoneo. Participaba a menudo en fiestas y circos en tiempos de Carlos V. A la historia del toreo aportó la idea de tapar los ojos a los caballos para que no se espantaran de los toros.

Resultado de imagen de rejoneo

En la Edad Moderna la suerte de la lanzada se concibió dentro de una amplia gama estilística: rostro a rostro, al estribo o ancas vueltas. La más valorada de las tres fue la que se ejecutaba de frente al toro. Fernán Chacón manifestó que el primer gran artífice de la lanzada fue Pero Ponce de León, hermano de los duques de Arcos e hijo del marqués de Zahara. Le llamaron “el toreador” y daba la lanzada de modo infalible y seguro: se situaba en buen lugar de la plaza, le tapaba los ojos al caballo para que no viera nada por delante y no se espantara.

La lanza la tomaba el toreador con la mano derecha y la sostenía por encima del hombro, arrimando el brazo al cuerpo con el codo bajo. Había que balancearla para que sobresaliera más por la parte del hierro pero con un punto de equilibrio y firmeza.

En los torneos medievales  era tradicional la caza o persecución​ de un toro por decenas de picadores y lanceros. También de época medieval datan los encierros (1215, Cuéllar) y las corridas (1387, Barcelona). En Italia la suelta de toros se prohibió en 1332 por la muerte de centenares de personas en un encierro en Roma (Moratín).

Alancear toros era propio de nobles y reyes tanto en Castilla como en el califato de Córdoba. También se alanceaban jabalíes y en Africa, leones. El Cid alanceaba toros según Moratín, que indica que los andalusíes hacían variados festejos de toros aportando el arte de montar a la gineta, recogiendo las piernas en los estribos, costumbre africana. Carlos I de España alanceó un toro por el nacimiento de su hijo Felipe II (1527) en la Plaza Mayor de Madrid. Muerto el toro los encargados de desjarretarlo eran a menudo moriscos, mulatos o esclavos negros.

En el XVI nacen los encierros de varas, luego, corridas de rejones. Los nobles se ayudaban de peones y escuderos para distraer al toro que echaban mano del capote. Los asistentes del matadero de Sevilla aportaron arte y creatividad a la tarea de conducir ganado, atrayendo la atención de centenares de espectadores para los que se construyeron gradas.

Las lanzas se sustituyen por picadores dándole valor estético a la faena de capote, que servía para llevar el toro al picador.  Los nobles, a caballo, tenían el privilegio de matar al toro, pero si no podían, se lo pedían a sus peones.

En Marchena el matadero estuvo hasta el XVIII junto a la fuente de San Antonio donde existió la puerta del Matadero, en la zona de la Fuente o Plaza de la Constitución.

La Plaza Ducal tenía una puerta o arco llamado del Toril por donde entraba el ganado bravo directamente del campo. Esta puerta del toril hoy ha sido convertida en cochera y se situaba justo frente a la calle Pasión que lleva a la Plaza de la Cárcel.

En 1540 el Duque de Arcos paga por carreras y garrochas para la lidia de unos toros que se soltaron en Marchena. En 1549 el Duque de Arcos compra unas garrochas «y otras cosas de sus toros que se lidiaron en Marchena».  En 1576 el Duque de Arcos recibe fondos por el daño que sufrieron cuatro toros que se llevaron de Lora para correr en Marchena  y se paga un corral en Marchena para encerrar los toros que se corrieron.

En 1600 hay documentos de pago por dos toros que corrió con garrocha (herramienta para guiar el ganado bravo) el Duque de Arcos. En esta época la garrocha se usaba para saltar a los toros en el famoso salto de la garrocha. También se conservan recibos del precio de los balcones y palcos para presenciar tales diversiones en nuestra localidad.

En 1656 en Marchena ya hubo corrida de toros en el Corpus cuando era tradicional contratar encierro de vacas, toros de cuerda, toros de fuego y toros enmaromados que terminaban con capeas improvisadas y el sacrificio de los animales y reparto y venta de carne.

En los núcleos de población de mayor entidad, pese a correrse toros en otros ámbitos, se tendía a celebrar en la plaza mayor las funciones de mayor boato, controladas por los cabildos municipales, quienes muchas veces eran sus organizadores

En 1761  José de Rus se ofrece en Los Palacios a rejonear unos toros que regaló el propio Duque de Arcos. En Marchena había fiestas de toros en Feria, Corpus, la patrona o cualquier otra fiesta singular, casi siempre en la Plaza Ducal.

 

El marchenero ilustrado Gutierre Vaca de Guzmán (Marchena, 1733 – Madrid, 1804) Ministro del Consejo de Castilla fue uno de los primeros ministros españoles en criticar la fiesta de los toros por su crueldad en la obra literaria satírica Los  Viajes de Wanton .

«Por uno de sus costados le entraba una punzante espada con que le atravesaba el corazón, quedándose el bárbaro sonriendo al ver el borbotón de sangre». Continúa «éste era el punto en el que el público se llenaba de alborozo y saciaba su  vista como con un pasatiempo gustosísio y deleitable fiesta viendo a aquella infeliz fiera en su sangre» escribe Gutierre Vaca de Guzmán.

También hubo en Marchena tradición de soltar toros de cuerda, el último de los que tenemos constancia fue en  El 4 de mayo de 1884 se soltó el último toro de cuerda de que se tiene noticia escrita en Marchena dejando numerosos heridos entre ellos un cura. 

Tratados antiguos sobre el rejoneo y el arte de torear a caballo. 

Tractado de la cavallería de la gineta Fernán Chacón Sevilla 1551 r Tratado de cavallería a la gineta Hernán Ruíz de Villegas (Córdoba) 1572. Tractado de la caballería de la gineta. Pedro de Aguilar. Sevilla. 1572. Libro de la montería. Gonzalo Argote de Molina. Sevilla 1582. Libro de la gineta de España. Pedro Fernández de Andrada. Sevilla 1599.   Libro de la gineta. Luis de Bañuelos (Córdoba), 1605. Nuevos discursos de la gineta. Pedro Fernández de Andrada. (Sevilla) 1616. Discurso de la caballería del torear. Pedro Mesía. Córdoba, 1653. Tratado de la gineta (Anónimo). Sevilla 1678.  Advertencias para torear Juan Núñez de Villavicencio (Cádiz) 1682. 

 

Historia

Porqué el vicario de Marchena temía por su vida en 1525

Published

on

By

Diego Becerril Vicario de Marchena  escribe una carta al Duque de Arcos el 25 de Enero de 1525 en la que afirma que teme por su vida y explica sus enfrentamientos con los Dominicos. 

Los dominicos se instalan en Marchena en Santo Domingo en torno a 1530 aunque ya venían a Marchena desde finales del siglo XV por su trabajo al frente de la Inquisición que en ese tiempo estaba centrado en el control de judaizantes y moriscos.

Becerril dice que el dominico Fray Alonso de Zayas,  hizo público que los Duques les habían dado en Marchena, un huerto propiedad de la Iglesia de Santa Maria para monasterio y se le pide a Zayas que entregue como vicario las citadas tierras a los dominicos.

Recibida del Duque la orden de entregar la huerta a los dominicos el Vicario se queja. «Con gran dolor me quejo a Dios de estos que tan mal me quieren sin tener razón para ello». Ppido que (ambos) comparezcamos delante de usted y dijesen la queja que tienen de mi y porque me quieren tan mal pues yo les quiero bien. Pluguiere a Dios que los frailes aceptaran su ruego».

La queja viene «porque yendo allí la orden de los Predicadores a quien la Santa Inquisición fue dada lo primero que hicieran fuera desenterrar los huesos confesunos que allí están enterrados y desterrar las hisopadas de agua que viene a echar un sastre en este pago de terrerno sobre las sepulturas de sus antepasados. Y pues por no perder el templo y cobranza del huerto y las limosnas, sacerdotes y gentiles y conversos han hecho promesa (…) sobre quitarme la cera».

 Ocho dias hay que los espero a penitencia y conformidad después que v.s. se fue y no viene hombre a cumplir lo que v.s. mandó. Como la otra vez, que los mandó con Pedro de la Barrera que me quedé esperando y nunca me lo dieron ni me dijeron.

Añade que «un niño que me sirve la misa algunas veces nieto del mesonero Vela, truxo el otro dia a unos rufianes de Gómez, que estaban en el huerto de San Miguel y cuando le preguntó porqué estáis aquí respondió uno que le dicen Benjumea dijo porque no nos vea el viejo ruín de tu amo».

Sigue diciendo «un cofrade dijo a Sánchez el carpintero que me dijese que me quitase de demandar la capilla y huerto si no temo que un dia me echen un rufián que me mate». «Hace año y medio que andan bramando contra mí por aventarme de los cristianos viejos que me oyen de buena gana».

Dice el Vicario Becerril que los Dominicos son «tan contrarios a lo que yo expreso en esta iglesia», que «han conspirado y declinado jurar diciendo que a San Pedro Mártir, que aunque fue hijo de judíos herejes, por santo y enemigo de ellos, ellos le mataron en asechanza». Añade que «no cesan de infamarme donde quiera que me tienen devoción en esta villa diciendo que eche estos sancteros de aquí por meterme en esta casilla que tenían».

Le pide al Duque: «Si algo le fueren a decir de mi que dañe mi honra no me condene sin ser oído» y añade «dos se ofrecieron y dijeron a un cofrade que acabaría con que vuestra excelencia me echase de San Miguel y aún de Marchena».

FUENTE: Dos cartas dirigidas al [I] duque de Arcos, [Rodrigo Ponce de León], tratando aspectos relacionados con esta Iglesia, con la capilla, el huerto, y la obligación de asistencia de los curas y clérigos a la misa que se hacía los miércoles a la «Limpia Concepción de Nuestra Señora». Marchena, a 20 y 21 de agosto de 1525. OSUNA,C.171,D.4-10. AHN. Archivos Estatales de España.

 

 

Continue Reading

Historia

Porqué una medida de peso, la arroba, acabó usándose en los correos electrónicos

Published

on

By

La arroba es una medida de peso castellana que equivale a 11,502 kg. Es palabra árabe hispánica que viene de ruba (que significa la cuarta parte) que viene de arba, cuatro.

El símbolo @ usado en los correos electrónicos fue creado por copistas de la Edad Media para representar la preposición latina ad (a, ante, contra, hacia). En el Renacimiento los mercaderes lo usaron en sus facturas para indicar el precio por unidad de un producto. Se hizo popular en todo el mundo al incluir este signo en las primeras máquinas de escribir de EEUU en el XIX y luego copiada por Ray Tomlinson, inventor del email, que lo usó para separar el nombre de usuario del nombre del proveedor de correo.

La foto es un detalle en unas anotaciones marginales de un documento de 1614, que dice  «Una arroba [de] çerezas, Una arroba [de] guindas». Procede del Archivo de la Real Chancillería de Granada.

Fuente: Ricardo Soca «La fascinante historia de las palabras», 2004.

Continue Reading

Actualidad

Ruta de las letras: libros, escritores e impresores que hicieron época

Published

on

By

Cervantes, Pío Baroja, Camilo José Cela y muchos pasaron por Marchena a lo largo de los siglos dejando sus impresiones en libros de viajes o en inmortales novelas. Los escritores de raza y los antiguos viajeros venían a Marchena a pié o a caballo con la actitud de aprender mezclándose con el labriego y la gente sencilla, de comer en su mesa y de aprender de ellos. En estas rutas literarias y de viajeros, los mesones eran el lugar ideal para su trabajo.

MIGUEL DE CERVANTES

Cervantes estuvo en Marchena recaudando aceite para la Armada real entre 1588 y 1593 y sirvió tras Lepanto para Manuel Ponce de León, nieto de El Valiente y primo de Luis Cristóbal Ponce de León, Señor de Marchena y capitán del ejército de Flandes.

Durante toda su vida Juan Ponce de León, padre del Marqués de Cádiz tuvo que cuidar a su hermano Diego, por estar loco. Diego Ponce de León, hijo de Pedro Ponce de León, abuelo de Rodrigo, Marqués de Cádiz y Manuel El Valiente estuvo casado con Aldonza Portocarrero hija de Luis Méndez Portocarrero.

Imagen relacionada

Marchena aparece en el Quijote de dos formas. Una, mencionada de forma directa,  en el Capítulo 57 de la segunda parte del libro, publicado en 1615 cuando Altisidora se burla del Quijote «Seas tenido por falso/ desde Sevilla a Marchena/ desde Granada hasta Loja/ de Londres a Inglaterra». Y otra de forma indirecta, en el capítulo de los leones, donde aparece Manuel (Ponce) de León, «El Valiente» glorificado como héroe medieval, quien estaba en guerra contra los marcheneros y su señor, Rodrigo por la herencia familiar.

Cuando Don Quijote busque sin éxito el enfrentamiento con los Leones Cervantes lo convertirá en segundo y nuevo don Manuel de León que fue gloria y honra de los españoles caballeros.

Apologia medicinal en la curacion de una catarral destilación al pecho / por el licenciado Alonso Fajardo de León.

LUIS ESTUPIÑAN, IMPRESOR 

Luis Estupiñan, uno de los impresores más importantes en la Sevilla de su tiempo que en total eran unos 25. Relacionado con la casa del Duque de Arcos imprimió en Marchena un libro del médico del Duque Alonso Fajardo de León en 1627. Imprimió unos diez sermones en este periodo.

También en Marchena imprimió el  sermón predicado en las honras que la villa de Carmona hizo la muerte del rey Felipe III en 1621 escrito por Antonio de Miranda.

Apologia medicinal en la curacion de una catarral destilación al pecho / por el licenciado Alonso Fajardo de León.

El Breve Compendio de la Carpintería de lo Blanco y Tratado de Alarifes Sevilla, de Diego López de Arenas nacido en Marchena también fue impreso por Luis Estupiñán en 1633 en la calle de Las Palmas de Sevilla.

También publicó el Teatro de las Religiones del padre Valderrama prior del convento de San Agustín de Sevilla, uno de los conventos más ricos de Sevilla que estuvo pagado y patrocinado por los Ponce de León.  El libro se publica en 1612 se imprimió en Sevilla  por Luis Estupiñán y está dedicado al Duque de Arcos Rodrigo Ponce de León e ilustrado por miniaturas del grabador Francisco Heylan (1584- 1635)  grabador e impresor de Amberesque trabajó en Andalucía. Entre sus grabados en esta obra  aparece un gran escudo de los Ponce de León y de la orden agustina.

Imagen relacionada

BARTOLOME MARRADON

En 1580 el médico de Marchena Bartolomé Marradón, hermano mayor del Cristo de San Pedro, escribe «Diálogo compuesto por Bartolomé Marradon, médico español de la villa de Marchena, impreso en Sevilla en el año 1618». Asi se llama la obra escrita por Bartolomé Marradón, hermano mayor del Cristo de San Pedro que dice que el chocolate era muy usado en las Indias y en España «y que estima mucho ser muy medicinal y muy a propósito de aprender sus virtudes. Yo probé el fruto del cacao y lo he degustado pero para deciros la verdad no me place» escibió el Médico marchenero en su «Diálogo del chocolate».

SOR MARIA DE LA ANTIGUA

La venerable Sor María de la Antigua,  era una hija de labradores nacida en 1566 en Cazalla de la Sierra (Sevilla) y murió el 21 de septiembre 1617 y luego su cuerpo fue trasladado al convento de Santa María de Marchena en cuyo coro está enterrada.

Resultado de imagen de sor maria de la antigua

Pese a ser iletrada y carecer de estudios sus poesías están a la altura de los mejores poetas de su siglo. La Biblioteca Nacional de España los incluyó en una exposición sobre poesía femenina junto a Sor Juana Inés de la Cruz y Santa Teresa de Jesús.

Su escritura era revelada, -así lo decretaron todos los jueces eclesiásticos de todas las órdenes que vieron los textos- tenía visiones, veía y hablaba con muertos y veía a Jesús y la Virgen, la primera vez, en un descampado junto a Santa Clara, donde se puso la cruz de hierro que hoy está en uno de los patios del convento de la Concepción. El convento también conserva sus reliquias además de su tumba.  Su beatificación sigue adelante desde el XVII, a la espera de que alguien notifique algún favor o milagro.

ANTONIA DIAZ 

Antonia Díaz (1827-1892), nació en Marchena, hija de un médico afincado en Sevilla. Desde muy joven leía a los poetas clásicos castellanos y sevillanos.

El matrimonio de poetas, católicos y monárquicos y amigos de los hermanos Bécquer, Antonia Díaz, nacida en Marchena en 1827 y José Lamarque de Novoa se instaló en un Palacio de Dos Hermanas llamado La Alquería del Pilar donde eran famosas sus tertulias de artistas sevillanos y extranjeros. 

La propia Antonia Díaz diseñó los edificios y jardines de este «lugar de ensueño» donde ella misma se reservó una torre sobre una gruta con una virgen donde escribió sus libros. «Flores marchitas: baladas y leyendas» (1877-1882), «Poesías líricas» (1893), «Aves y flores: fabulas morales» (1890).

PIO BAROJA

En 1935, había pasado por Marchena Pío Baroja para realizar una serie de trabajos literarios sobre la ruta del General Gómez, carlista, por los caminos de España, cuyo testimonio gráfico aparecen en la revista Estampa (380, del 27 de abril de 1935).

La gran tradición carlista marchenera, encabezada por varios generales de la familia Díez de la Cortina, atrajo a Pío Baroja, que escribió varias obras sobre dichas guerras.

CAMILO JOSE CELA 

Camilo José Cela, premio Nobel y escritor comió un potaje de garbanzos en la Posada de los Caballeros que se ubicaba en la Plaza Vieja, en el número uno de la calle de los Mesones con la calle San Miguel. De esta posada conservamos una fotografía al paso de la Virgen de la Palma que salió por vez primera en 1970.

Camilo José Cela que dejó escrito en su libro «Primer Viaje Andaluz» 1959, sus impresiones de su paso por Marchena alojándose en la posada de Los Caballeros o de los Baena. Cela venía andando desde Ecija hasta Marchena, cruzó el Corbones recorrió sus calles a pie y luego se fue para Carmona. En su libro dice que pasó miedo, porque los campos entre Marchena y Carmona estaban llenos de toros.

Somerset Maugham

Somerset Maugham fue uno de los grandes narradores del siglo XX y lo consiguió haciendo lo que más le gustaba; observar y contarlo de forma directa y sin juicios morales. Esto le permitió ser el escritor más rico y famoso del mundo en los años 20 y 30. 

Sus libros de viajes por Andalucía se publicaron en España hasta 2005 en RB editores, llamado «Andalucía 1930» donde describe en doscientas páginas ciudades, caminos, costumbres, personas, oficios e iglesias como las de Ecija y Marchena.

Tras finalizar sus estudios  de Medicina en Londres en 1897, Maugham viaja a Andalucía recorriendo Ronda, Córdoba, Sevilla, Écija, Marchena, Granada, Jerez y Cádiz antes de embarcar de regreso a Inglaterra. Durante su estancia en esta tierra escribiría La meticulosidad de Don Sebastián. A Sevilla volvió muchas veces en la década de 1940.

Los apuntes de sus viajes por Andalucia los imprimió en 1930, con el título de Andalusia. Sketches and impressions en la que se basó Miles Davis para su disco Sketches from Spain.

Continue Reading

Historia

Cuando el Señor de Marchena fundó el monasterio de Regla en Chipiona

Published

on

By

La primitiva Virgen de Regla fue descubierta en el siglo XIII en la Catedral de León, un templo que lleva por nombre Santa María de la Regla, por la regla de San Benito.

Un documento notarial fechado en 1365 da fe de que la imagen de la Virgen de Regla, de 62 centímetros de altura, se encontraba ya entonces en Chipiona, pero su presencia podría remontarse a muchos años antes.

 

El leonés Alonso Pérez de Guzmán llamó «Castillo de Regla» a la fortaleza que levantó cuando obtuvo estas tierras por donación de Fernando IV, en 1295.  Con posterioridad a 1297, Chipiona fue repoblada por Alfonso Pérez de Guzmán con unas 700 familias procedentes de Marchena, Arcos y otros lugares.

En 1303 Fernán Pérez Ponce de León, que unos años más tarde sería el primer señor de Marchena, casó con una hija de don Alfonso Pérez de Guzmán, “el Bueno”, doña Isabel de Guzmán, la cual llevaba en dote, entre otros bienes, las futuras villas de Marchena, Rota y Chipiona.

La ermita ya existía desde el siglo XIV, y fue donada por los Ponce de León, primero a unos canónigos de la tierra natal de su familia, León, Fray Antonio Aracil y Fray Roque Martínez, que dejan la ermita a fines del siglo XIV según la Reseña Histórica-Descriptiva del Santuario y Convento de Ntra. Sra de Regla, Barcelona, 1909. La ermita pasó luego a  Fray Gonzalo de Córdoba y a la Orden de San Agustín, cuyos conventos eran los lugares de enterramiento primitivos de los Ponce en Sevilla y luego en Marchena.

Según los padres Antonio Aracfl y Roque Martínez, el fundador concedió al monasterio toda la tierra que hay desde el camino de Rota hasta los pinares, y por la parte opuesta toda la que hay desde el camino de Chipiona hasta el torrente. Asimismo donó dos corrales de pesquería en Chipiona. De este mismo linaje procede la donación de toda la tierra situada en el promontorio de la Ballena, dentro del término de Chipiona, cedida al convento por Rodrigo Ponce de Léon, duque de Arcos

Sobre esa fortaleza, Pedro Ponce de León Señor de Marchena fundó en 1399 el Monasterio de Nuestra Señora de Regla, según Antonio Moreno Ollero. 

Imagen relacionada

Por orden del Señor de Marchena el nuevo monasterio llevaría el nombre de Santa María de Regla; en la capilla mayor se enterrarían él y sus descendientes. La donación se realizó ante Juan Rodríguez, escribano público de Sevilla, el 22 de abril de 1.399. El arzobispo de Sevilla, don Gonzalo, dio licencia para reedificar el cementerio, campanario y todo aquello propio de un monasterio. Esta devoción mariana fue llevada a Cuba por los frailes agustinos en el XVII y desde 1714 es patrona de la bahía de La Habana.

¿PORQUE LA VIRGEN ES NEGRA?

Pilar González Serrano explica que el culto a las piedras negras, muchos de ellos, meteoritos, es muy antiguo y está extendido en todas las culturas y religiones. Los meteoritos han sido objeto de veneración como piedras caídas del cielo (diopetes) y, por lo tanto, “cratofanías” (manifestaciones de poder) de la diosa madre.

El carácter sacro de las “divinas piedras negras” propició  que las primeras efigies de las vírgenes cristianas tuvieran el rostro y las manos negras o de color moreno, como muestra de su antigüedad.

El culto a las piedras negras fue introducido en Roma a principios del siglo III por Marco Aurelio Antonino y luego todas las diosas madres paganas fueron absorbidas por la figura de la Virgen María.

Uno de los focos primitivos de vírgenes negras es Chipre cristianizada por San Pablo y visitada según la tradición por la propia Virgen María. Una isla conquistada por los templarios en 1191. De ahí procede la iconografía románica de vírgenes negras sedentes, en cuya talla los templarios hacían incrustar un trozo de meteorito negro.

A partir de estos hechos, los templarios contribuyeron a la difusión del culto a las
vírgenes negras que proliferaron por toda Europa, siempre custodiada por frailes.

En el siglo XIII ya existen muchos iconos bizantinos negros por toda Europa atribuidos a San Lucas y procedentes de Constantinopla.  El más venerado es la Virgen de Vladimir, pintado sobre tabla, del siglo XII, dio origen a la Virgen del Perpetuo Socorro. Las más antiguas son Salus Populi Romani, patrona de la ciudad Roma, del siglo I, o la Virgen de Czestochova (Polonia) del año 67.  Las esculturas de Virgenes negras son también atribuidas a San Lucas y son de pequeño tamaño.

 

 

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!