Connect with us

Historia

Pedro Ponce de León, el primero y más famoso alanceando toros a caballo en 1530

Published

on

Pedro Ponce de León hermano del Duque de Arcos Luis Cristóbal Ponce de León pasó a la historia por ser uno de los mejores y más famosos de España en el toreo a caballo en 1530. El rejoneo se fue gestando en los últimos años del siglo XVI y los primeros del XVII, para alcanzar su cima durante el reinado de Felipe IV, cuando el espectáculo taurino nobiliario encontró en la Plaza Mayor de Madrid su coso emblemático. 

El entretenimiento por excelencia, aparte del teatro, fue el de los toros. La corrida se veía resaltada por el ceremonial barroco con la entrada y la salida de la plaza, por la música, por el colorido de trajes y adornos.

En los núcleos de población de mayor entidad, pese a correrse toros en otros ámbitos, se tendía a celebrar en la plaza mayor las funciones de mayor boato, controladas por los cabildos municipales, quienes muchas veces eran sus organizadores.  Los toros en la plaza mayor se convertían en un instrumento idóneo para la ostentación y la propaganda del poder.

Forzudo y valiente hasta la exageración, según Mariano de Cavia (Crónica Taurina -1901) Pedro Ponce de León ya alanceaba toros y por ello fue famoso en la España de 1530 y se hizo famoso por ser el mejor y más aplaudido de su época en este precedente del rejoneo. Participaba a menudo en fiestas y circos en tiempos de Carlos V. A la historia del toreo aportó la idea de tapar los ojos a los caballos para que no se espantaran de los toros.

Resultado de imagen de rejoneo

En la Edad Moderna la suerte de la lanzada se concibió dentro de una amplia gama estilística: rostro a rostro, al estribo o ancas vueltas. La más valorada de las tres fue la que se ejecutaba de frente al toro. Fernán Chacón manifestó que el primer gran artífice de la lanzada fue Pero Ponce de León, hermano de los duques de Arcos e hijo del marqués de Zahara. Le llamaron “el toreador” y daba la lanzada de modo infalible y seguro: se situaba en buen lugar de la plaza, le tapaba los ojos al caballo para que no viera nada por delante y no se espantara.

La lanza la tomaba el toreador con la mano derecha y la sostenía por encima del hombro, arrimando el brazo al cuerpo con el codo bajo. Había que balancearla para que sobresaliera más por la parte del hierro pero con un punto de equilibrio y firmeza.

En los torneos medievales  era tradicional la caza o persecución​ de un toro por decenas de picadores y lanceros. También de época medieval datan los encierros (1215, Cuéllar) y las corridas (1387, Barcelona). En Italia la suelta de toros se prohibió en 1332 por la muerte de centenares de personas en un encierro en Roma (Moratín).

Alancear toros era propio de nobles y reyes tanto en Castilla como en el califato de Córdoba. También se alanceaban jabalíes y en Africa, leones. El Cid alanceaba toros según Moratín, que indica que los andalusíes hacían variados festejos de toros aportando el arte de montar a la gineta, recogiendo las piernas en los estribos, costumbre africana. Carlos I de España alanceó un toro por el nacimiento de su hijo Felipe II (1527) en la Plaza Mayor de Madrid. Muerto el toro los encargados de desjarretarlo eran a menudo moriscos, mulatos o esclavos negros.

En el XVI nacen los encierros de varas, luego, corridas de rejones. Los nobles se ayudaban de peones y escuderos para distraer al toro que echaban mano del capote. Los asistentes del matadero de Sevilla aportaron arte y creatividad a la tarea de conducir ganado, atrayendo la atención de centenares de espectadores para los que se construyeron gradas.

Las lanzas se sustituyen por picadores dándole valor estético a la faena de capote, que servía para llevar el toro al picador.  Los nobles, a caballo, tenían el privilegio de matar al toro, pero si no podían, se lo pedían a sus peones.

En Marchena el matadero estuvo hasta el XVIII junto a la fuente de San Antonio donde existió la puerta del Matadero, en la zona de la Fuente o Plaza de la Constitución.

La Plaza Ducal tenía una puerta o arco llamado del Toril por donde entraba el ganado bravo directamente del campo. Esta puerta del toril hoy ha sido convertida en cochera y se situaba justo frente a la calle Pasión que lleva a la Plaza de la Cárcel.

En 1540 el Duque de Arcos paga por carreras y garrochas para la lidia de unos toros que se soltaron en Marchena. En 1549 el Duque de Arcos compra unas garrochas «y otras cosas de sus toros que se lidiaron en Marchena».  En 1576 el Duque de Arcos recibe fondos por el daño que sufrieron cuatro toros que se llevaron de Lora para correr en Marchena  y se paga un corral en Marchena para encerrar los toros que se corrieron.

En 1600 hay documentos de pago por dos toros que corrió con garrocha (herramienta para guiar el ganado bravo) el Duque de Arcos. En esta época la garrocha se usaba para saltar a los toros en el famoso salto de la garrocha. También se conservan recibos del precio de los balcones y palcos para presenciar tales diversiones en nuestra localidad.

En 1656 en Marchena ya hubo corrida de toros en el Corpus cuando era tradicional contratar encierro de vacas, toros de cuerda, toros de fuego y toros enmaromados que terminaban con capeas improvisadas y el sacrificio de los animales y reparto y venta de carne.

En los núcleos de población de mayor entidad, pese a correrse toros en otros ámbitos, se tendía a celebrar en la plaza mayor las funciones de mayor boato, controladas por los cabildos municipales, quienes muchas veces eran sus organizadores

En 1761  José de Rus se ofrece en Los Palacios a rejonear unos toros que regaló el propio Duque de Arcos. En Marchena había fiestas de toros en Feria, Corpus, la patrona o cualquier otra fiesta singular, casi siempre en la Plaza Ducal.

 

El marchenero ilustrado Gutierre Vaca de Guzmán (Marchena, 1733 – Madrid, 1804) Ministro del Consejo de Castilla fue uno de los primeros ministros españoles en criticar la fiesta de los toros por su crueldad en la obra literaria satírica Los  Viajes de Wanton .

«Por uno de sus costados le entraba una punzante espada con que le atravesaba el corazón, quedándose el bárbaro sonriendo al ver el borbotón de sangre». Continúa «éste era el punto en el que el público se llenaba de alborozo y saciaba su  vista como con un pasatiempo gustosísio y deleitable fiesta viendo a aquella infeliz fiera en su sangre» escribe Gutierre Vaca de Guzmán.

También hubo en Marchena tradición de soltar toros de cuerda, el último de los que tenemos constancia fue en  El 4 de mayo de 1884 se soltó el último toro de cuerda de que se tiene noticia escrita en Marchena dejando numerosos heridos entre ellos un cura. 

Tratados antiguos sobre el rejoneo y el arte de torear a caballo. 

Tractado de la cavallería de la gineta Fernán Chacón Sevilla 1551 r Tratado de cavallería a la gineta Hernán Ruíz de Villegas (Córdoba) 1572. Tractado de la caballería de la gineta. Pedro de Aguilar. Sevilla. 1572. Libro de la montería. Gonzalo Argote de Molina. Sevilla 1582. Libro de la gineta de España. Pedro Fernández de Andrada. Sevilla 1599.   Libro de la gineta. Luis de Bañuelos (Córdoba), 1605. Nuevos discursos de la gineta. Pedro Fernández de Andrada. (Sevilla) 1616. Discurso de la caballería del torear. Pedro Mesía. Córdoba, 1653. Tratado de la gineta (Anónimo). Sevilla 1678.  Advertencias para torear Juan Núñez de Villavicencio (Cádiz) 1682. 

 

Actualidad

 Diego López de Arenas fue bautizado en San Sebastián como Diego García

Published

on

 Diego López de Arenas fue bautizado en San Sebastián como Diego García según investigación de Manuel Antonio Ramos Suárez, en la Revista Archivo Hispalense.

REVISTA ALMAGACEN. Francisco Javier Gutiérrez Núñez. 

Cuando alguien hoy día tiene que hacer o restaurar un artesonado tiene que leer a Diego López de Arenas.  López de ArenaS escribió el primer tratado de Carpintería de lo Blanco que se convirtió en fuente para el estudio de futuros aprendices y maestros del gremio de carpinteros y permitió perpetuar las estructuras mudéjares durante el barroco y llevarlas hasta América según expone Rafael López Guzmán en el trabajo «Carpintería y arquitectura mudéjar tras la expulsión de los moriscos» en las actas del Simposio Internacional de mudejarismo de Teruel.

Resultado de imagen de Lopez de Arenas

REVISTA ALMAGACEN. Francisco Javier Gutiérrez Núñez. 

Mientras que para algunos expertos Diego López de Arenas recogió la sabiduría de los musulmanes para hacer armaduras y que lo dejó por escrito, otros autores dicen que esa carpintería no era musulmana porque ya existía antes en la península ya que los visigodos ya trabajaban las techumbres y esa tradición la mantuvieron los Reinos cristianos. Ambas tradiciones mudéjar y cristiana parece pudieron fusionarse tal y como atestigua el Alcázar de Sevilla.

Convento de Santa Paula (Sevilla). Armadura de par y nudillo (1617-1623). Diego Lopez de Arenas

Toajas Roger apùnta que trabajaría para los Duques en el Palacio Ducal.  Sabemos que su famoso tratado, cuyos contenido y alcance ha sido desvelado recientemente por Enrique Nuere, realizando unos modelos informáticos, fue impreso por Luis Estupiñán, impresor sevillano que trabajó para la Casa Ducal de Arcos.

Apologia medicinal en la curacion de una catarral destilación al pecho / por el licenciado Alonso Fajardo de León.

La mayor parte de las obras de Estupiñán son sermones, libros de medicina y relaciones de hechos de la guerra de Flandes. Imprimió en Marchena un libro del médico del Duque Alonso Fajardo de León en 1627. En Marchena imprimió el  sermón predicado en las honras que la villa de Carmona hizo la muerte del rey Felipe III en 1621 escrito por Antonio de Miranda.

El Breve Compendio de la Carpintería de lo Blanco y Tratado de Alarifes Sevilla, de Diego López de Arenas fue impreso por Luis Estupiñán en 1633 en la calle de Las Palmas de Sevilla.También publicó el Teatro de las Religiones del padre Valderrama prior del convento de San Agustín de Sevilla, uno de los conventos más ricos de Sevilla que estuvo pagado y patrocinado y dedicado al Duque de Arcos Rodrigo Ponce de León e ilustrado por miniaturas del grabador Francisco Heylan (1584- 1635).

REVISTA ALMAGACEN. Francisco Javier Gutiérrez Núñez. 

En Écija imprimió el libro de Luis de Andrés Florindo médico en 1633 sobre la orina y el embarazo dedicado a Don Rodrigo Ponce de León y carta de Luis de Aguilar Ponce de León, caballero de la orden de San Juan sobre «Desagravios a la virginidad de María sobre los libelos que el un hebreo habría puesto en Granada».

REVISTA ALMAGACEN. Francisco Javier Gutiérrez Núñez. 

DATOS DE NACIMIENTO DE DIEGO GARCIA O DIEGO LOPEZ ARENAS

Según la carta de dote de Juana Bautista su primera mujer dada en Sevilla a 19 de enero de 1602 se sabe que los padres de Diego López de Arenas fueron Pascual García y Beatriz González.

REVISTA ALMAGACEN. Francisco Javier Gutiérrez Núñez. 

El 3 de febrero de 1576 el bachiller Cristóbal García Colorado bautizó en la parroquia de San Sebastián de Marchena a un niño llamado Diego hijo de Pascual García Calvillo y Beatriz González sus padrinos fueron Francisco Jiménez hijo del Pedro González Román y Leonor de Baeza mujer de Francisco Jiménez.

El bachiller Alonso Díaz casó el 2 de octubre de 1570 en San Juan siendo padrinos de casamiento Juan García Calvillo y su mujer María Jiménez y de testigos sus padrinos y los clérigos Hernando De Vega y Mateo Jiménez.

Su madre Beatriz González se bautizó en San Sebastián el 15 de enero de 1543 siendo sus padres Diego López Gavira y Marina García.  Su padre García Calvillo fue bautizado en la misma parroquia el sábado 2 de marzo de 1532.

La presencia de Marina García madrina de Pascual García Calvillo, confirma que ambas familias se conocían y se trataban confirmando la ascendencia marchenera del carpintero Diego López de Arenas en ambas generaciones.  Todo apunta a que el niño recibió el nombre de Diego en recuerdo de su abuelo materno y cambió el apellido de su padre por el de su abuelo Diego López, siendo hasta ahora una incógnita de dónde tomó el Arenas ya que se desconoce si Arenas formaba parte del apellido de sus abuelos. Sí se sabe que Arenas es un apellido y apodo tradicional del barrio de San Miguel.

REVISTA ALMAGACEN. Francisco Javier Gutiérrez Núñez. 

OBRAS DE DIEGO LOPEZ DE ARENAS

Sacristía nueva de la Iglesia de San Pedro, Sevilla, 1606-1608; Armadura del coro del convento de Santo Domingo de Portacoeli, Sevilla, 1608 (desaparecida); Reforma y reparo de dos casas (un mesón en la collación de la Magdalena y una casa en la calle de la Costanilla), propiedad del Hospital de San Cosme y San Damián, Sevilla, 1610-1611.

REVISTA ALMAGACEN. Francisco Javier Gutiérrez Núñez. 

Rehabilitación de las casas del presbítero Pedro Fernández de Salinas, propiedad del Hospital de San Cosme y San Damián, Sevilla, 1613; Carpintería de una tienda de pastelería en la calle Ancha de la Feria, en el barrio de Omnium Sanctorum, Sevilla 1614; Carpintería para la reforma de la iglesia de Mairena del Alcor (armadura de uno de los brazos del crucero, de una capilla, dos alfarjes en la sacristía, varias puertas, ventanas y diversas labores y aparejos de madera para la fábrica), Sevilla, 1614; Armadura de la capilla de San Onofre en el compás del convento de San Clemente, Sevilla, 1616.

Armaduras para el convento de Santa Paula (coro principal, iglesia, escalera del claustro y alfarje del coro alto), Sevilla c. 1617-1620; Reacondicionamiento de un edificio anejo a la iglesia de San Martín, Sevilla, c. 1619; Rehabilitación de la casa del licenciado Felipe Tovar en la Calle.

Continue Reading

Actualidad

En 1885 dejó de celebrarse la Feria de Marchena por la epidemia de cólera

Published

on

El Ayuntamiento de Marchena solicitó a la Corona permiso para celebrar una feria en 1829, pero se aprobó en 1832, año en que comenzó la epidemia de cólera, aunque no se celebra hasta 1836, por falta de fondos.

Justo cuando entró en España la epidemia de cólera el gobierno autorizó la feria de Marchena como una forma de reactivar las maltrechas economías locales. La misma feria dejó de celebrarse en 1885 por la epidemia de cólera que estaba prevista que se celebrará del 1 al 3 de septiembre. En agosto y noviembre se instalaron «tiendas de campaña y salones provisionales formados por berlingas» junto a la estación de Renfe, sitio de La Laguna, como lazareto provisional «para la observación de viajeros procedentes de puntos con infección».  

El Lazareto era un lugar para el aislamiento de enfermos contagiosos como lepra o tuberculosis las más comunes a principios del XIX.

Antes de existir la estación de Renfe, en aquella zona se ubicó el Lazareto de los Ternero  tal y como refleja el plano de 1828. 

Ese año la Corporación autorizó al Alcalde a comprar material desinfectante para sanear las calles y plazas de Marchena por la epidemia de cólera que afectó a España desde 1832 en distintas oleadas cobrándose 800.000 vidas a lo largo de cuatro pandemias. 300 000 muertes en el periodo 1833-1834, unas 236 000 muertes en 1854-1855, unas 120 000 en 1865 y otras 120 000 en 1885.

El traslado de los enterramientos desde las iglesias y conventos al cementerio municipal se agilizó precisamente por la cantidad de muertes en este periodo.

El Alcalde escribe a la Hermandad de la Caridad en 1875.  «La Real Orden de 15 de febrero de 1872 prohíbe se verifiquen exequias de cuerpo presente en las iglesias donde se celebre culto por cuya razón espero de V. que al traerse por la Hermandad de su presidencia algún cadáver de los caseríos de este término, lo depositen, mientras dicho acto religioso tiene lugar, en la capilla del cementerio municipal».

Se aplicaron algunas medidas como creación de cordones sanitarios, cuarentenas en los lazaretos, aislamiento sectorizado de la población, y habilitación de hospitales provisionales. Se mejoraron las condiciones higiénicas limpiando con más frecuencia las calles.

El Ayuntamiento ordena «que suministren medicinas solo a los que puedan salvar sus vidas y no a los enfermos crónicos e incurables». 

La comisión municipal de Sanidad fue dando ayudas y medicinas a los marcheneros hasta que los fondos escasearon y entonces se hace una llamada de atención sobre los abusos que algunos estaban haciendo de la Beneficencia y avisan a los médicos «que suministren medicinas solo a los que puedan salvar sus vidas y no a los enfermos crónicos e incurables» tal como recoge Fernando Alcaide en su obra sobre el XIX.

En agosto de 1885 un grupo de marcheneros dirige un escrito al Alcalde pidiendo «que el Ayuntamiento, en representación del pueblo se consagrase al Divino Corazón de Jesús para que con su poderoso valimiento, proteja y defienda esta villa del contagio que está diezmando a diferentes poblaciones de España» recoge el libro 47 de Actas Capitulares del AHMM, tal y como expone Fdo Alcaide.

El Ayuntamiento aprobó consagrarse al Corazón de Jesús contra el contagio, (devoción impulsada por los jesuitas)  costeando cada año una función religiosa «en el Domingo que cayese dentro de la novena que todos los años se celebra en la Parroquia de San Miguel» asistiendo la Corporación. Esta devoción arraígó entre la población y en 1926 se llevó una imagen del Sagrado Corazón al Ayuntamiento. 

Además se costeó novena a San Roque, que da nombre a nuestro cementerio, protector ante la peste y toda clase de epidemias,  y San Sebastián para que librara a la población del contagio y la Hermandad Sacramental de San Juan convocó una misa la misma finalidad.

El cólera llegó a Europa en 1817 y hasta 1884 el doctor Robert Koch no descubrió el bacilo causante de la enfermedad y el doctor Jaume Ferran ensayó una vacuna en 1885.

Cada país trató de solucionar el problema por sí mismo, sin intercambio de ayuda, ni información y al no haber autoridad central sanitario cada médico aplicaba el tratamiento que mejor le parecía.

En julio de 1834, la psicosis de la población por el cólera se convirtió en histeria colectiva que les llevó a cometer matanzas de frailes en diversos puntos de España, acusándolos de envenenar las aguas. La sospecha se extendió a los aguadores, los farmacéuticos, los médicos…. ​

Otra epidemia que causó muertes en Marchena fue la viruela. Un informe del Ayuntamiento en 1870 pide convoca la Junta Local de Sanidad y enviar un informe a Diputación sobre «el notable número de defunciones que esta enfermedad está causando en párvulos y adultos permitiendo el mal como un azote sin que su influencia degenere por la alteración de las estaciones ni ninguna otra circunstancia» recoge Fdo. Alcaide en su obra sobre el S. XIX.

FUENTES: Marchena de la Revolución a la Restauración en el XIX. Fernando Alcaide Aguilar. 

Continue Reading

Ciencia

Los vasos campaniformes sirvieron también para beber cerveza

Published

on

La relación entre cerveza y la cultura campaniforme es objeto de estudio por Daniel García profesor del departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Sevilla. Los vasos campaniformes no se hicieron para beber solamente cerveza sino que contuvieron todo tipo de bebidas, y así se sabe por los restos encontrados y estudiados de forma científica. 

España es el cuarto productor de cerveza de la Unión Europea por detrás de Alemania Reino Unido y Polonia con tres millones de hectolitros en el 2012 y un consumo por cabeza de 47,5 litros de cerveza por persona y año. En la provincia de Sevilla se elaboran actualmente unos 20 municipios que se muestran en la feria cerveza artesanal de Diputación.

Los celtas producía cerveza en el norte y centro de Europa trayendo este conocimiento  cuando se extendieron por la Península Ibérica mientras que los romanos la consideraban bebida de salvajes y preferían el vino.

El vaso campaniforme es una cultura que se extendió por toda Europa Occidental a partir del año 2900 antes de Cristo y hasta 1800 antes de Cristo. Varios de ellos se han encontrado en Marchena que junto con Carmona y Ecija son las zonas del sur de España abundantes en este tipo de hallazgos.

En Marchena se han encontrado dos vasos campaniformes en San Ginés, dos en la loma de la lombriz, Cerro del maravilloso y en La Conejera  y algunos restos en la base de la muralla de la Barbacana en el conjunto del núcleo histórico de Marchena y otros en el cortijo de Montemolín.

El vaso campaniforme de Marchena hallado junto a la Fuente y Ermita de San Ginés, se conserva en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid desde 1917. Lo encontraron unos obreros al sacar piedra para hacer la carretera a la Puebla de Cazalla. Jorge Bonsor visitó poco después el lugar e hizo un croquis de la estratigrafía del yacimiento, publicada por Mélida.

Se descubrieron cincuenta fosas de inhumación cubiertas de lajas de piedra con los muertos en posición encogida y ajuares formados por cerámica , hachas de piedra pulimentada y hojas y puntas de piedra tallada. El mismo museo de Madrid tiene otros vasos similares de Marchena encontrados en 1940.

Resultado de imagen de vaso campaniforme Marchena

Los investigadores Juan Pérez Heras y Matamala han encontrado en los últimos años restos de cerveza mezclados con otros productos en muchos vasos de cerámicas campaniformes peninsulares por ejemplo en Almenara de Adaja (Valladolid), cerveza con miel, en Loma de la Tejeria, Albarracín, cerveza con sustancias alucinógenas, en Amposta Tarragona.

Hidromiel en Toledo (Valle de Las Higueras) o en el dolmen toledano de Azután.  En el valle de Ambrona  han encontrado en 2007 cerveza de trigo y en la tumba de Los Dolientes, restos de jugo de sidra o pera.

El pan y la cerveza van de la mano y aparecen en el 6000 antes de Cristo. En  2011 se encontraron vasijas de cerveza en  Luxor, Egipto  del año 1500 antes de Cristo en unas tumbas dentro del Proyecto Djehuty y en 2015 aparecen vasijas egipcias de 5000 AC en Tel Aviv.  En Egipto no se conocía el proceso de fermentación de la cerveza por lo que se le consideraba parte de la magia.

Imagen relacionada

Los restos de cerveza más antiguos de España están en Can Sadurní, Begas, Barcelona, datada en el 5500 antes de Cristo. La cerveza se hacía de cereales y malta y el lúpulo era  conservante y aromatizante dándole sabor amargo a la vez que favorece su conservación.

Resultado de imagen de cerveza y pan

En España el vino sustituyó a la cerveza con los romanos hasta que el Rey Carlos primero de España y quinto de Alemania que trajo consigo maestros cerveceros de Alemania a lugares como Yuste.  Era entonces un producto de otoño-invierno ya que no se sabía conservar y con el calor se estropeaba.

 

Algunas cervezas antiguas se hicieron remojando panes fermentados cocidos en agua y dejando fermentar. La fermentación produce alcohol y desinfecta el agua obteniéndose una bebida limpia de contaminación bacteriana. En Baviera se llama la cerveza hasta hoy pan líquido.

Continue Reading

Arte

La custodia de Marchena, una joya de 2,5 millones de maravedíes (de 1586)

Published

on

La Custodia de Marchena es la obra maestra del platero cordobés Francisco  de Alfaro (1548-1610) hecha entre 1575 y 1580 , una de las principales obras de la platería española.

Los franceses fueron verdaderos expoliadores de arte y llegaron a Marchena en 1812 con datos extraídos de la más famosa guia artística de la época obra de Juan Agustín Ceán Bermúdez, que cita como principales joyas artísticas de nuestra localidad la Custodia de Alfaro y la colección de pinturas de Francisco de Solís que estaban en el claustro de Santo Domingo, y que desde entonces  desaparecieron, según explica Manuel Antonio Ramos en su obra sobre la ocupación francesa de Marchena.

hfghgfh

La Custodia se libró de ser expoliada porque se ocultó. Sus piezas fueron desensambladas y repartidas en los domicilios particulares de vecinos del barrio con un documento por escrito.

Desde entonces cada vez que hay inestabilidad o peligro social, la custodia es retirada del culto o escondida y durante muchos años ha estado conservada tras la puerta blindada del museo de la parroquia.

ghu8

Abre un modelo que el mismo autor usa para las custodias de Carmona y
Ecija, copias de la de Marchena. Recoge todo el saber humanista y renacentista de la época con influencias de los principales maestros italianos.

Mercedes Valverde informa que Francisco Alfaro comenzó a ayudar a su padre desde muy joven. Firmó como testigo en una escritura de 1571 para comprar una tienda en la calle de la  Platería de Córdoba. Concluyó y cobró las obras de su padre tras su muerte en 1573 y fue nombrado tutor
de sus tres hermanos.

relieve1

Desde 1572 Francisco de Alfaro trabajaba para la parroquial de San Juan
Bautista de Marchena, donde realizó obras durante veinticinco arios, informa Pilar Nieva Soto en su publicación sobre las obras de Alfaro en Jerez.
El 8 de noviembre de 1583, Francisco  de Alfaro fue nombrado platero de la Catedral donde hizo el sagrario de la capilla mayor y era el orfebre más famoso de aquella época en Sevilla y España.

En 1600 marchó a Toledo donde permaneció hasta su muerte en 1610 como tesorero del cardenal Sandoval y Rojas.

Francisco Alfaro otorgó carta de pago en 1586 ante Diego Sánchez, escribano público de la villa de Marchena, de 2.543.409 maravedís, que se le entregó por el importe de la Custodia de San Juan. Esa cifra de maravedíes en moneda corriente se traduce aproximadamente en 468.000 euros, -80 millones de pesetas- sin contar el valor artístico por ser una pieza única.

hfghgfh

La Giralda como modelo del remate

Los expertos señalan que el remate del cuerpo superior de la Custodia de Marchena tiene como modelo el de la Giralda tomado porHernán Ruiz II de la linterna que Bramante hizo para el Vaticano tal como señalan Ravé y Manuel Varas Rivero.

Alfaro y Jerónimo Hernández tuvieron relación profesional en el trabajo de retablos importantes. Por eso se sabe que Alfaro aprendió de Hernández las últimas novedades del manierismo italiano y las influencias de Miguel Angel.

Continue Reading

TURISMO

Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!