Connect with us

Cocina

Cuando los españoles descubrieron la medicina indígena ancestral mexicana

Published

on

La familia Juárez o Suárez pasó de Marchena a México en 1536, convirtiéndose en los primeros cirujanos de indias y aprendiendo de ellos el uso de las plantas medicinales, entre las cuales estaba el cacao, y el chocolate que fue estudiado por Bartolomé Marradón, médico y hermano mayor del Cristo de San Pedro.   

Los primeros cirujanos de Indias

Francisco Juárez fue un cirujano de Marchena que viajó con su mujer Catalina González y sus hijos (Baltasar, Catalina, Diego, Francisco, María, Melchor, Gaspar y Luis Juárez González) a Nueva España (actual México) en 1562 con la armada del general Lope de Armendáriz.

Francisco Juárez era hijo hijo del bachiller Juan de Alcaudete casado con Catalina González. Previamente -en 1536- habían viajado a México sus hermanos Luis Alcaudete y Leonor Alcaudete también hijos del licenciado Alcaudete y de Catalina González, naturales de Marchena. El licenciado Alcaudete tuvo una calle en Marchena desde el siglo XVII hasta el S. XIX cuando se le cambió el nombre por Padre Marchena.

La corona creó puestos de cirujanos en los barcos mercantes, en la Real Armada y en el ejército. Por este motivo el primer Real Colegio de Cirujía se instala en San Fernando, Cádiz.

Bartolomé Marradón, el médico que estudió el chocolate

Marradón por ser uno de los primeros médicos que viajó a México y Guatemala para estudiar el cacao y el chocolate y escribir libros sobre el tema fue citado por la mayor parte de tratados europeos sobre el tema y traducido a varios idiomas.

«Diálogo compuesto por Bartolomé Marradon, médico español de la villa de Marchena, impreso en Sevilla en el año 1618». Asi se llama la obra escrita por Bartolomé Marradón, hermano mayor del Cristo de San Pedro que dice que el chocolate era muy usado en las Indias y en España «y que estima mucho ser muy medicinal y muy a propósito de aprender sus virtudes. Yo probé el fruto del cacao y lo he degustado pero para deciros la verdad no me place» escibió el Médico marchenero en su «Diálogo del chocolate».

El tomate, la papa, el maiz, el cacao y chocolate y muchos otros alimentos llegados de América fueron rápidamente usados en España. Pero el cacao era la bebida de los dioses Mayas y es éste componente ritual lo que previno a los médicos españoles como Bartolomé Marradón.

Marradón decía que no se podía usar el cacao sin tener en cuenta que formaba parte de la cultura indígena que entonces, en pleno auge de la Inquisición, como todas las religiones no católicas, eran vistas como herejías por los españoles.

arbol del cacao

El libro «Cuestión moral si el chocolate quebranta el ayuno eclesiástico» de Antonio De Leon Pinelo, 1636 cita la descripción que Marradón hace de la melaza que sale de la semilla de cacao macerada.

«Si lo cueces más es arrope y si más es miel no de tan buen gusto como la de las abejas pero bastante a suplir su falta y con él ve bien los indios y el chocolate y en guisados y es muy sano aún más cocido se hace azúcar» describió Marradón.

Lo que más preocupaba a los curas y nobles españoles que fueron los primeros en tomar chocolate en Europa era si el chocolate rompía el ayuno, pues desconocían su naturaleza. «El chocolate ni se toma por medicinas ni por vicio ni por bebida contra la sed sino por sustento y nutrición del cuerpo para conservar la salud como efectos secundarios y que no es excusa en el precepto del ayuno» escribía Pinelo.

cacao

Y añadia «el cacao tostado y molido como hemos dicho poniendo su masa a fuego lento sale encima un licor mantecoso y graso de buen gusto y medicinal para inflamaciones quemaduras, ampollas de viruela, sarampión, labios, manos, mal de encías y otros juegos semejantes otros y otros juegos semejantes y aún las mujeres la usan para los labios cuarteados».

Advertisement

Actualidad

La expresión «que te den morcilla» y el truco judío para no ser descubiertos

Published

on

En los siglos XV y XVI, periodo de máxima persecución contra los conversos en España, la Inquisición temía que muchos judíos (y moriscos) siguieran practicando su religión en secreto, mientras se hacían pasar por cristianos.  Por eso una de las pruebas a las que se les sometía era darles a comer morcilla. Si no la comían eran judíos con toda certeza.

Resultado de imagen de morcilla

La morcilla tiene dos elementos muy prohibidos por la ley de la Kashrut o ley de la alimentación judía: tiene sangre y tiene carne de cerdo. La sangre es impura para los judíos por eso no es una comida Kosher, (apta para su consumo), que decide un rabino. Los animales destinados a consumo humano deben ser sacrificados de forma que se le corte la cabeza al pollo o pavo y se desangre de forma que no quede nada de sangre en el cuerpo.

Por eso surgió en Portugal un embutido de ave, llamado alehira, consumida por los cripto judíos o judíos que se quedaron tras la expulsión manteniendo sus leyes y normas y haciendo vida de cristianos. Como los judíos tiene prohibida la carne de cerdo y la morcilla lleva cerdo, inventaron los embutidos de ave con pimentón y otros ingredientes. De esta forma los judíos podían hacer ver a los cristianos que consumían y producían carne que a simple vista pareciera de cerdo y dejar así de ser sospechosos ante los ojos de todo el mundo.

Resultado de imagen de EMBUTIDOS judios en portugal

En Portugal, es notoria que la farinheira y la alheira fueron inventadas por los judíos para confundir a los inquisidores.

Las morcillas judías típicas de Portugal y zonas fronterizas españolas llevan pan, patata y carne de ave. Estas morcillas, exteriormente tenían toda la pinta de ser porcinas, pero se trataba de un engaño. Quienes las comían evitaban que recayera sobre ellos cualquier acusación de judaísmo, pero en realidad eran judíos que de esta manera no pecaban contra sus preceptos, al tiempo que evitaban ser perseguidos por negarse a comer cerdo. Estas morcillas recibían el nombre de alheiras y farinheiras en Portugal, farinato en Salamanca, androjas en Zamora.

Resultado de imagen de morcilla

Las leyes de la Kashrut marcan lo que un judío puede o no comer, la mayoría de las prohibiciones vienen de la «impureza» de algunos animales o de algunas parte del cuerpo de los animales, como la cloaca. Por eso las empresas que quieran producir alimentos para los consumidores judíos o que sigan esta cultura deben tener un certificado Kosher. Como se trata de una cuestión cultural es importarse formarse en esta cultura si se quiere exportar a los países con habitantes judíos para desmontar tópicos.

Plaza Ducal

Los Ponce de León acogieron a miles de judíos huídos de Sevilla en 1481 a Marchena y otros de sus pueblos. 

Continue Reading

Cocina

Cocinando con historia: Es tiempo de Habas con alcauciles, un plato de cuaresma

Published

on

Se acerca la cuaresma que da comienzo con el miércoles de ceniza el Miércoles 17 de Febrero y en nuestras mesas se llenan de guisos sin carne, como el bacalao o los alcauciles, o alcachofas, que no son lo mismo. 

El alcaucil era típico de Marchena cuando éramos niños y los hortelanos vendían en la plaza de abastos lo que cultivaban como atestiguan las fotos de la Plaza de Abastos de Marchena. 

COCINANDO CON HISTORIA: FRANCISCO JAVIER SEGOVIA. DOCENTE Y COCINERO. 

Las habas con alcauciles son una receta de la cocina andaluza que se consume en invierno, cuando estas hortalizas se encuentran en el mercado.  Las habas nos proporcionan proteínas vegetales, hidratos de carbono y fibra. También vitaminas B, A y C, ácido fólico, calcio, fósforo, hierro…. Las alcachofas contienen las mismas vitaminas y minerales que las habas y abundante fibra, muy beneficiosa para mejorar el tránsito intestinal y facilitar la digestión, muy indicada para diabéticos.

LA ALCACHOFA NO ES LO MISMO QUE EL ALCAUCIL

Puede ser una imagen de alcaucil

Desde finales de Enero y principios de Febrero las alcachofas y alcauciles llegan a los mercados y plazas de Abastos. No hay que confundir a los alcauciles con las alcachofas que se cultivan ya todo el año en invernaderos. Las alcachofas son más baratas y tienen menos sabor. Los alcauciles son mas tiernos y pueden costar seis euros el kilo y se aprovecha mucho más, que de las alcachofas, más duras. 

El alcaucil es el fruto del cardillo y tiene dos variedades, el “romano”,  de color más morado y el “blanquillo”, que florece antes. Los primeros cardillos nacen octubre o noviembre y en febrero dan sus frutos y se producen hasta final de Semana Santa cuando cae su demanda. 

En la provincia de Cádiz y en Marchena es tradicional que el alcaucil es propio de la cocina de Cuaresma por la  prohibición de la Iglesia de consumir carne durante esta época y especialmente los viernes, lo que hizo que la carne fuera sustituida por pescado, principalmente bacalao y verduras. 

Puede ser una imagen de comida

Los dos ingredientes principales que confirman este plato, las habas y las alcachofas, son ideales para esta temporada, que es cuando las encontramos más frescas y mejores a nivel organoléptico. Además se caracterizan por ser alimentos muy nutritivos: las habas, típicas de nuestro mediterráneo nos aportan fibra, proteínas y carbohidratos de absorción lenta; mientras que las alcachofas nos aportan minerales, fibra y son ampliamente conocidas por sus propiedades diuréticas.

Puede ser una imagen de comida e interior

Habas y alcachofas con chorizo de mi pueblo

Puede ser una imagen de 1 persona y alcaucil
Ingredientes:
Aceite de oliva virgen extra
5 dientes de Ajos
1 Cebolla
1 kg Habas tiernas, son cáscaras
8 Alcachofas alcauciles
Chorizo o jamón 150 gr
Pimentón
Sal y Laurel
Caldo de verduras.

Puede ser una imagen de comida

Elaboración
Pelar las habas y alcachofas
Cocerlas en ollas separadas
Calentar el aceite y dorar los ajos y después el chorizo en taquitos.
Añadir la cebolla, sal y pimentón rehogar
Añadir las verduras y seguir rehogando
Cubrir del caldo de cocción y dejar cocer 10 minutos.
A mi me gusta añadirle al final hierbabuena

Continue Reading

Cocina

Potajes y otros guisos que tienen como origen la adafina judía

Published

on

COCINANDO CON HISTORIA/ Francisco Javier Segovia. Cocinero y profesor de cocina. 

Degustar guisos tradicionales es uno de los grandes placeres sencillos, sin gran coste económico y con importantes aportes de nutrientes. Pero estos guisos como los potajes de garbanzos, potajes de chícharos, tienen además mucha historia ya que proceden de la Adafina, un guiso preparado por los judíos para dejarlos listos de cara a consumirlos los días en que no podían cocinar como el sábado. No es el único plato de influencia sefardí en Marchena. También tenemos las tortas de manteca, comida tipica  de la España medieval, que hoy encontramos como tradición de Izmir, Turquía, llevada allí por los judíos expulsados de España en 1492. 

SABER MAS DE COCINA SEFARDI

RECETA DEL POTAJE DE CHICHAROS

Todos los Ingredientes son de Marchena, como el  cultivo ecológico  y las legumbres empaquetadas por la asociación de discapacitados de Marchena, ADISMAR. 

INGREDIENTES:   3 dientes de ajos , 1 cebolleta fresca , Medio pimiento rojo, Aceite de oliva virgen extra, Chicharos: 80 gramos por persona  Chorizos de rosario: 1 por persona . Sal 

Laurel y Pimentón dulce. 

Elaboración : Rehidratar los chicharos 1 hora al menos.  Hacer un sofrito con los ajos laminados.

Cebolleta y pimiento cortado en brunoise. Añadir todo junto en una olla o marmita. Desespumar y dejar hervir 20 minutos. Rectificar de sazonamiento. Se le puede añadir zanahorias, Judías verdes patatas en cachelo o triscadas.

UNA HISTORIA JUDIA

Este y casi todos las ollas, potajes, cocidos, escudellas, potes, fabadas etc. son descendientes directos de la olla podrida o poderida cuya Madre se puede decir que la, adafina, cocina sefardita del siglo XV que se sepa.  Se preparaba este cocido el viernes antes del sabat sin carne de cerdo que no pueden consumir los judíos y con garbanzos, Judías, cordero y algunas hortalizas como los nabos.

Los ingredientes de la adafina deben ser kosher de acuerdo con las normas judaicas y por esta razón se incluyen los garbanzos acompañados de otros ingredientes como las alubias, arroz y la carne de cordero (tratada convenientemente a la manera kosher. 

Los judíos ponían los garbanzos en remojo desde el jueves, y dejaban la olla o pote al fuego de leña toda la noche para tenerlo listo el sábado por la mañana ya que el sábado, día sagrado de los judíos, es el día en que está prohibido trabajar y cocinar. 

La palabra Adafina tiene como origen la palabra árabe dafīnah (الدفينة) que significa tesoro escondido. En la «Crónica de los Reyes Católicos» Andrés Bernaldez el cura de Los Palacios y cronista que escribió varios libros al servicio de Rodrigo Ponce de León menciona que: «Nunca perdieron en el comer la costumbre juadica de manjares y olleta adefina» en el que aparece una clara relación entre este plato y la cultura culinaria sefardí​. 

La adafina se sirve caliente y tiene el denominado rito de los tres vuelcos (similar en otros cocidos) en el que primero se toma la sopa y posteriormente la carne y la verdura. 

VARIANTES POR TODA ESPAÑA, EUROPA Y MARRUECOS

En la cocina madrileña uno de los herederos de este plato es el Cocido madrileño, de la misma forma el puchero andaluz, la Olla podrida, Cocido morañego o maragato de Castilla y León, el pote gallego y asturiano, etc.

En Francia el tradicional Pot au feu. En Alemania en la cocina de Baja Sajonia el tradicional Steckrübeneintop, en Marruecos se sigue preparando una variante del mismo nombre, y con seguridad herencia de los españoles expulsados y refugiados allí.

Continue Reading

Actualidad

¿Cómo llegaron las tortas de manteca de Marchena a ser un plato popular en Turquía?

Published

on

Saben parecido, tienen el mismo aspecto pero se llaman de forma diferente. En Marchena las llamamos tortas de manteca y son uno de esos platos que forman parte de la identidad local, y en Izmir, Turquía, se llaman boyoz, y tanto su nombre como su origen son claramente españoles y sefarditas.

Los boyoz turcos son una comida típica de la región del egeo, llevadas allí por los judíos sefardíes españoles instalados en el imperio turco tras su expulsión de España en 1492.

Los boyoz  de Izmir se venden en panaderías y en puestos ambulantes por toda la ciudad y son una de las comidas más populares de la ciudad. No son un dulce, sino que se comen durante toda la mañana. Aún hay panaderías en Izmir propiedad de judíos sefarditas elaborando este producto.

El boyo tradicional sefardita de Izmir puede estar relleno de espinacas, patata o pisto de berenjena y calabacín o dulce de membrillo.  Tanto la espinaca, como la berenjena son comidas típicas de judíos sefarditas en varias partes del mundo.

Los dos sitios más tradicionales de Izmir para comprar boyoz son la Patisserie d’Oret y el clásico Alsancak Dostlar Firini.

 Turquía, Inglaterra y Holanda, acogieron de buen grado a los judíos recién expulsados por los Reyes Católicos. El sultán Beyazid II envió a Kemal Reis a rescatar a los sefardíes de la Inquisición en 1492, y les concedió el permiso para establecerse en su Imperio. Hubo una emigración masiva desde España a tierras  turcas otomanas del mediterráneo coomo Rodas, Salónica, y dentro de Turquía, Estambul e Izmir.

Imagen relacionada

Tortas de manteca de Marchena

IGUAL QUE LAS TORTAS DE MARCHENA PERO SIN MANTECA DE CERDO

La masa para preparar los boyoz turcos es una mezcla de harina, levadura, aceite de girasol y un poco de tahina, una pasta hecha de semillas de sésamos molidas.  La masa marinada en aceite vegetal adquiere la consistencia de las milhojas. En Izmir se hace cada año un popular festival gastronómico que tiene a este alimento como su principal atractivo. 

En Marchena se le añade manteca de cerdo, que tenían prohibido comer moriscos y judíos y es uno de esos platos que forman parte de la identidad del municipio y que sigue haciendo de forma artesanal la familia Corpas, que tiene una pastelería en la Avenida Santos Ruano.  La familia Corpas vino a Marchena procedente de Rute, Córdoba, donde hay gran tradición de hojaldres. 

Tortas de miel de Artesanos Corpas. Foto: Cosasdecome

Torta de miel de Marchena. 

Artesanos Corpas tienen actualmente tres tiendas en Marchena, Arahal y La Puebla y realizan este producto de forma tradicional, desde hace varias generaciones, pero añadiéndole miel. Las tortas de manteca son tradicionales de Marchena, por lo que fuera, en los pueblos de la Campiña solo se han conocido cuando se le ha añadido miel y se han empezado a vender fuera hace pocos años.

En Izmir los boyoz son uno de los aperitivos más populares para comer en la calle. Se comen los boyoz acompañados de huevo duro para darle mas consistencia y poder alimenticio. La palabra boyoz viene del español y según algunos investigadores la palabra bollos viene de su forma de bula y a su vez de su similitud con las bulas, que tenían unos sellos papales redondos.

JUDIOS EN MARCHENA

Por primera vez en la historia el año pasado descendientes de judíos sefarditas volvieron a Marchena, siendo el primero Kenneth de Marchena, que este año tiene pensado volver en feria de Marchena, acompañado de otros miembros de la familia De Marchena, muy extendida por el Caribe y unida a través de grupos de Facebook para rastrear sus orígenes.

Pocos días después de que los dos primeros inquisidores de Castilla, los dominicos  Miguel de Morillo, y Juan de S. Martín., llegaran a Sevilla, tres mil familias judías, asustadas por los acontecimientos, salen de  inmediato de la ciudad rumbo a Portugal, Francia, Imperio Turco o norte de Africa.

Según el cronista Bernáldez ocho mil judíos se asentaron en las poblaciones de Rodrigo Ponce de León como Mairena, Los Palacios y Marchena, donde la justicia estaba en manos del Duque y no del Rey que amparaba a los Inquisidores. Según Juan Gil algunos judíos notables de Sevilla como los Alcázar, o los Susán vinieron a Marchena.

Los dos inquisidores de Sevilla, piden al Señor de Marchena que no dé cobijo en sus tierras y villas a judíos conversos, so pena de excomunión y confiscación de bienes, además de privaciones.

El apellido De Marchena, que según las guías de Turismo Sefardita de Diputación procede de nuestro pueblo y es propio de judíos sefarditas, salió del entorno de Sevilla a finales del Siglo XV, pasó por Portugal, -existen datos escritos en Castelo Da Vide- continuó hasta Amsterdam donde tienen enterramientos, y de allí, con los  comercios de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, se estableció en la isla de Curacao, el primer enclave judío de América. Hoy el apellido Marchena es uno de los más populares en el Caribe americano.

DOCUMENTOS SOBRE LOS JUDIOS DE MARCHENA

Continue Reading

Cocina

Siete formas de guisar la Berenjena: cocinando con historia

Published

on

La alboronía es uno de los siete guisos de berenjena que se describen en una popular canción sefardí y que se nutre de la gran tradición judía de comer solo verdura en algunas festividades. Es el origen de guisos como el pisto.

Nuestro medio de comunicación lleva cinco años informado con independencia de lo que más te importa. Lo más cercano. No recibimos financiación alguna de ningún organismo público o privado y nos mantenemos con la publicidad. Ahora añadimos un enlace para que los lectores aporten la cantidad que deseen, cuando lo deseen de forma segura y sencilla. Si quieres que sigamos investigando nuestra cultura y tradiciones. Si quieres que se mantenga este nexo de unión con la tierra de tus ancestros, apóyanos donando fondos. HAZ CLICK AQUÍ. 

“Pues boronía ¿no sabía hacer?: ¡por maravilla! Y cazuela de berenjenas mojíes en perfición, cazuela con su ajico y cominico, y saborcico de vinagre, ésta hacía yo sin que me la vezasen”. La lozana andaluza.

Tan popular era la berenejna para los sefarditas que en los manuales de cocina de esta época se conservan decenas de recetas con berenjena y la canción más popular de los sefardíes se llama Los Guisados de Berenjena y aún hoy se canta como ejemplo  de la música de esa época. Los sefardíes tenían la costumbre de no comer carne en la fiesta del Yom Kippur, día del perdón que se celebra en septiembre por lo tanto la Alboronía se comía especialmente en esa fiesta que «alegraba el alma» según las fuentes sefardíes.

En la España del S. XVI la berenjena se consideraba «comida de judíos y moros.» En una novela anterior al Quijote, la protagonista le dice a alguien «Yo no soy de esos que comen berenjena.»

La alboronía es un plato muy tradicional en algunos pueblos de nuestro entorno como Carmona donde le añaden garbanzos fritos. Para prepararla se neceitan medio kilo de berenjkenas, lotro tanto de pimientos verdes, tomates y 250 gramos de calabaza. Además de cebolla, aceite de oliva, pimentón, vinagre y sal.

Es un plato fácil de preparar y que además encierra mucha sabiduría e historia. Pelamos las berenjenas y la calabaza y las cortamos en dados. Lavamos y cortamos los pimientos en tiras. Picamos la cebolla y los tomates sin piel ni pepitas. Pochamos en primer lugar el pimiento y la cebolla, añadimos la calabaza, seguidamente las berenjenas y los tomates. Sazonamos y añadimos el pimentón. Damos un último toque con un chorrito de vinagre cuando el plato esté casi terminada.

UN GUISO DIGNO DE UN SULTÁN

Es un guiso cocinado y aprecido por igual por musulmanes, judíos y cristianos.

Los musulmanes creen que la receta procede del califa de Bagdad del Siglo X Al Mamum. Cuando fue a casarse con la princesa Burán (de ahi procede su nombre árabe al-buruniya) le pidió a sus cocineros que ideasen alguna receta especial para esta ocasión poniendole como requisito que fuese endiamantada, es decir lujosa y al mismo tiempo afrodisíaca.

Del nombre de la princesa Burán proviene el nombre de los guisos de berenjenas: “Al Baraniya”, “Al Buroniye”, y en Persia todavía se llama “Burán”.

La receta aparece  en el libro de cozzina árabe Kitab Al –Tabihk, que fue scrito en el siglo XIII por Iben Muhammad Al Hassan Al Bagdadi y se piensa que con la llegada de los musulmanes se extendió por España.

Este texto tradicional sefardí escrito en el dialecto jaquetía nos cuenta cómo se las ingeniaron los cocineros:

«Lberenjena era una verdura muy endiamantada, y tamién tenía el buen nombre de ser una verdura afrodiziacá.  Wa que cudía ser mejor alimentación pa la noche de boda si no un plato con esa clase dichozza de verdura.  Loz cozzineros  fueron volando hatta la India, trucheron laz berenjenas dezde ahí, y sacaron sacadas de un guizado endiamantadoMenoz mal que el uen nombre de la berenjena, junto con el sabor ueno del guizado, lozgustó a todos, y la cabesa de loz cozzineros se quedo en su sitio, za’ama sobre el pescuezo»

El Jaquetía es un dialecto del castellano que se hablaba en el norte de Marruecos tras la expulsión de España de musulmanes y judíos. Su base es el castellano antiguo del siglo XV),  sobre el que se añaden hebraísmos y los arabismos utilizados en España y Portugal.

Las hortalizas procedentes de América enriquecieron el plato, la ida y vuelta entre América y Andalucía hizo posible que hoy en día un conocido plato de la gastronomía colombiana sea la boronía, en este caso con su plátano maduro.

Continue Reading

Actualidad

Adobo, bizcocho y otros sabores que salieron de Andalucía y dieron la vuelta al mundo

Published

on

El Adobo es uno de los sabores que cruzaron los océanos en tiempos de la primera vuelta al mundo, tal y como muestran los documentos de los archivos españoles evidenciando la primera globalización de los sabores entre España, América y Asia. 

 

Fritada , mechado, caldereta, menudo, empanada, adobo, longaniza,… La riqueza de la gastronomía filipina está unida al legado español. La exposición «Sabores que cruzaron los océanos» difunde este legado cultural común a través del patrimonio documental. Actualmente se puede visitar en Sanlúcar de Barrameda.

RELACIONADO: El marchenero Francisco Montilla Ponce de León fue de los primeros españoles que exploraron China, Filipinas y el sureste asiático

No hay casa filipina que no disfrute de un plato de adobo. Ya sea de cerdo, de pollo o incluso de pescado, se trata de una elaboración tradicional que hunde sus raíces en la historia gastronómica de la región. Un marinado de vinagre, laurel, pimienta, ajos, salsa de soja y algo de azúcar de caña, con distintas variantes.

La paciencia tiene su recompensa

Foto: El pollo en adobo es una de las recteas tipicas filipinas

«El término adobo es español y adoptado por los Filipinos, la técnica del marinado también. Borja Sánchez es un chef español que está actualmente en Filipinas con un proyecto de investigación sobre este tema y los dos junto con el chef Chele González estamos ahora mismo en un proceso de investigación histórica y gastronómica sobre los adobos en la gastronomía española y filipina» explica el comisario de la muestra «Sabores que Cruzaron el océano» Antonio Sánchez de Mora.

 

En los barcos de la expedición de Magallanes iban bizcochos realizados en Sevilla con trigo de la campiña de Carmona, Marchena, Utrera que se procesaba en molinos como los de Alcalá de Guadaíra.

 

El bizcocho era una torta dura y seca que resultaba de una doble cocción del pan, hecho con harina y poca o ninguna levadura, capaz de aguantar más de un año y hasta dos si las condiciones eran adecuadas. Era la dieta básica de los viajes oceánicos, junto con el vino, y por eso se embarcaron 2.174 quintales y 3 arrobas de bizcochos en la expedición de Fernando de Magallanes que partió rumbo a las islas de las especias.

El bizcocho de la fotografía es el resultado de una investigación de Antonio Sánchez de Mora y reproduce fielmente la receta de los bizcochos del siglo XVI.

Relacionado: Bartolomé Marradón, marchenero pionero en viajar a México para escribir sobre el chocolate 

Antonio Sánchez de Mora ha encontrado un registro de navío que nos habla de la preparación y consumo de estas carnes adobadas a comienzos del siglo XIX. Así se especifica en el rancho de una goleta que partió de Binondo, el barrio chino de Manila, en 1812. 

Relacionado: Cuando un cajón de canela valía más que la vida de un hombre

La exposición «Sabores que cruzaron océanos» comisariada por Antonio Sánchez de Mora ilustra el impacto de la llegada de los españoles a Filipinas, así como el cambio radical en los hábitos alimenticios en Filipinas y el resto del mundo como resultado del crecimiento cada vez mayor de los intercambios entre Asia, las Américas y Europa, propiciado por el Galeón de Manila.

 

Se exhiben en la muestra del Archivo de Indias reproducciones de calidad de facsímiles que son fuentes singulares del patrimonio documental y cultural que conservan los archivos españoles. Los navegantes españoles impulsados por la búsqueda de las especias llegan a Asia en el XVI , dan la vuelta al mundo, con Magallanes y descubren nuevas rutas y un Nuevo Mundo. Gracias a la conexión entre el comercio de galeones, -galeón de Manila- se produce la primera globalización de los sabores y se fusionan por vez primera sabores de tres continentes América, Asía y Europa.

Relacionado: Los primeros marcheneros en Filipinas

La fusión de sabores de tres continentes en la gastronomía filipina, está sirviendo como inspiración para la creación de nuevos sabores y recetas de la mano del chef Chele González.

El comisario de esta exposición, el historiador y archivero Antonio Sánchez de Mora cuenta que la exposición ofrece una experiencia participativa, sensorial y gustativa. Su participación como orador principal en el congreso gastronómico internacional Madrid Fusión Manila 2016, permitió dar a conocer al público este proyecto organizado por la Embajada de España en Manila.

Relacionado: De dónde vienen las especias que tienes en tu cocina

 

Continue Reading

NOTICIAS ANTIGUAS

mayo 2021
L M X J V S D
« Abr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!