Connect with us
Multigestion Publi

Historia

Ruta por los castillos medievales de la campiña sevillana

Published

on

En Sevilla provincia podemos ver Castillos en Marchena, Mairena, Carmona, Morón, El Coronil, Utrera, Alcalá de Guadaira, El Gandul, Estepa o Pruna.

CASTILLO DE MORON

Conquistado por los cristianos en 1255 el Castillo de Morón pasa a la orden de Alcántara en 1279.  Fernando Pérez Ponce de León hijo del señor de Marchena,  fue regidor de Morón y maestre de la Orden de Alcántara 1346-1355. Vivió y murió en Morón donde se enterró en la iglesia de la Magdalena, ubicada en el Castillo y luego su cuerpo fue trasladado al convento de San Benito de Alcántara (Cáceres).

El 22 de julio es la Festividad de Santa María Magdalena, patrona de Arahal. María Magdalena era patrona de los templarios, Orden del Temple que había tomado el castillo de Galib, hoy cerca de Puerto Serrano donde hay una ermita y una romería anual a María Magdalena y en Morón daba nombre a la iglesia del castillo destruída por los franceses.

Era el tercer hijo de Pedro Ponce de León, V señor de Marchena y I conde de Arcos y Medellín.  El 1 de septiembre de 1437 en Guadalajara, el Rey Juan II, (1405-1454, rey de Castilla) legitima a Fernando Ponce de León, como hijo de Fernando Ponce de León, comendador del Castillo de Morón de la Frontera (Sevilla) por la Orden de Calatrava, y de Catalina González, soltera, tenido por tanto, fuera del matrimonio.

CASTILLO DE LA MOTA, MARCHENA

En 1510 la reina Juana I ordena a Pedro de Morales, alcaide de la fortaleza de Marchena, entregue la fortaleza y Castillo de la Mota en Marchena a frey Fernando Bravo, comendador de la Peña de Martos (Jaén), de la orden de Calatrava.

Pedro Girón fue comendador de la Peña de Martos y maestre de la Orden de Calatrava (1445-1466), destacado personaje de la corte de Enrique IV de Castilla, hermano de Juan Pacheco,, maestre de Santiago, marqués de Villena, y suegro de Rodrigo Ponce de León Señor de Marchena.

CASTILLO DE LUNA, MAIRENA DEL ALCOR

El castillo de Mairena fue entregado por el rey castellano Fernando III hacia 1246, a la orden de Calatrava, y en 1342 entregada como señorío por Alfonso XI a Pedro Ponce de León, II señor de Marchena , por los servicios prestados al rey tras la conquista de Algeciras en el año de 1342.

El factor clave para el crecimiento de Mairena fue el traslado de la feria de ganado de Marchena a Mairena en 1.431 por privilegio de Juan II.   El 20 de noviembre de 1342 Alfonso XI de Castilla donó a Pedro Ponce de León el Viejo, señor de Marchena, el señorío de Mairena del Alcor, segregando dicho municipio de la jurisdicción de Carmona.   En 1.449 Juan Ponce de León le traspasó en vida a su heredero todos sus estados con excepción de Mairena. Su hijo Don Rodrigo reparó los castillos de Mairena, Alanís y de Alcalá de Guadaira.

La imagen puede contener: cielo, nube, césped, exterior y naturaleza

CASTILLO DE MARCHENILLA

En el castillo de Marchenilla se celebraron en 1497 las negociaciones entre las familias Ponce de León y Guzmán, que culminarían con un acuerdo de paz que ponía fin a los enfrentamientos nobiliarios vinculados al ascenso al trono de Isabel I de Castilla.
Abre a las visitas los sábados de 10:00 a 14:00h.
Poblada desde hace 5000 años, incluido el área El Gandul-Marchenilla, dividida en dos por la A-92, el castillo y muralla se construye en el siglo XIII.
El «señorío de Gandul y Marchenilla», fue creado en 1369 a favor de Arnao de Solier, mercenario que había ayudado a Enrique II en su guerra civil contra Pedro I. Tiene una capilla llamada de San Isidro.

TORRE DE LOPERA, UTRERA 

El castillo de Lopera se encontraba en plena Banda Morisca junto a los castillos de Cote, Morón, Aguzaderas, El Coronil y la torre del Bollo. La torre de Lopera sería una de las atalayas o fortalezas que defenderían el reino de Sevilla de la frontera con el reino de Granada.

Torre Lopera 2

El castillo de Lopera se encontraba en plena Banda Morisca junto a los castillos de Cote, Morón, Aguzaderas, El Coronil y la torre del Bollo. La torre de Lopera sería una de las atalayas o fortalezas que defenderían el reino de Sevilla de la frontera con el reino de Granada. Es famosa esta torre por la importante victoria que obtuvieron los cristianos ante el reino árabe de Granada en sus inmediaciones, en 1484.

La propiedad de la torre fue motivo de disputa en el siglo XV entre el marqués de Cádiz y el almirante de Castilla, don Alonso Enrí­quez.

El almirante de Castilla, Alonso Enríquez, entregó la Dehesa y Torre de Lopera, a Rodrigo Ponce de León, en 1477. En un pleito de 1498 se afirma que dicha torre perteneció «a un hereje, el judío Juan Alemán» y como tal debía ser considerada como bienes confiscados por la Inquisición.

CASTILLO DEL HIERRO DE PRUNA

Conquistado por Alfonso X, luego lo cede a la Orden de Calatrava. En el año 1482 Pruna fue vendida a don Rodrigo Ponce de León. El castillo del Hierro se alza sobre un cerro rocoso de 663 metros desde donde se ve Olvera y de Vallehermoso.

Los cristianos al no poder hacerse con la villa debido a la gran resistencia de los musulmanes, se retiraron hacia el monte de los Alcornocales y allí se hicieron de machos cabríos a cuyos cuernos ataron antorchas, llevándolos al pie del Castillo, donde éstas fueron encendidas. Asustados por el fuego prendido en sus astas, subieron enloquecidos por las peñas e irrumpieron de noche en el Castillo incendiando todo lo que hallaban a su paso. Los moradores huyeron despavoridos al lado opuesto de la fortaleza donde se despeñaron por un tajo.

CASTILLO DE LAS AGUZADERAS, EL CORONIL

El castillo de Las Aguzaderas a tres kilómetros de El Coronil está en una vaguada, debido a que su misión era la de defender el manantial de agua de la fuente de las Aguzaderas o la Abuzadera. Su fundación definitiva data del siglo xiv, habiendo sido modificado en los siglos XV y XVI y restaurado en 1960.  Su línea defensiva estaba compuesta por las torres son las de Cote, el Bollo, Lopera, del Águila, Alocaz y Llado.

Los castillos de Carmona, Utrera y Marchena los trataremos en una segunda entrega.

 

Historia

Dos estatuas de Coullaut Valera que se convirtieron en símbolos de El Salvador

Published

on

By

En 1924 Lorenzo Coullaut Valera termina dos estatuas para Gobierno de El Salvador que fueron colocadas ese año en la fachada principal del Palacio Nacional de San Salvador cuyos bocetos originales están en el Museo Coullaut Valera de Marchena.

En 2016 Las estatuas de Cristóbal Colón e Isabel la Católica, frente al Palacio Nacional, amanecieron pintadas de negro, lo que podría considerarse un acto de vandalismo, enmarcada en la retirada de varias estatuas de Colón en Los Angeles y Buenos Aires. Las culturas indígenas están impulsando el cambio del dia de Colón o Día de la Raza por el dia de la cultura indígena en varios puntos de América.

Resultado de imagen de isabel la catoli9ca palacio nacional de san salvador

Las dos esculturas miden dos metros de alto cada una, y fueron elaboradas en bronce y mármol por el escultor Lorenzo Coullaut Valencia, en su taller madrileño por encargo de Alfonso XIII para donarlas al pueblo salvadoreño, instaladas en el palacio de Gobierno de San Salvador el 12 de octubre de 1924 con la asistencia de las mas altas autoridades.

Imagen relacionada

En 1924 el diario La Prensa de El Salvador publicó entrevista con el escultor marchenero realizada por Raúl Contreras.

Imagen relacionada

El 6 de julio de 1924 fue el acto de entrega oficial, con la presencia del dictador Miguel Primo de Rivera, presidente del Directorio Militar que gobierna España; el encargado de Negocios de la Embajada de El Salvador en Madrid, Ismael Fuentes, y su esposa; y, en representación del rey Alfonso XIII,su secretario particular, el marqués de las Torres de Mendoza.

Resultado de imagen de isabel la catoli9ca palacio nacional de san salvador

Coullaut Valera expresa que tiene un cariño especial a estas obras, ya que son las primeras de este tamaño en las que combina bronce y mármol como materiales.

«Ni el paso de los años hará que estas obras pierdan su color» dice Coullaut Valera que entonces acababa de ganar el concurso del Monumento a Cervantes en la madrileña plaza de España. Contreras expresa en su crónica que “El Salvador poseerá, sin duda, las más bellas estatuas de Isabel la Católica y Cristóbal Colón que hasta ahora se hayan hecho por manos de artista alguno”.

Cristóbal Colón e Isabel la Católica seguirán, casi un siglo después, frente al Palacio Nacional de San Salvador, en el mismo lugar en el que los ubicaron el 12 de octubre de 1924, expuestos al vandalismo y a la incultura –han sido restauradas en varias ocasiones–, y sin que nadie entre las miles de personas que cada día pasan a sus pies sepan que un día, antes de emprender su viaje en barco hacia América fueron un boceto que se conserva en el Museo de Marchena.

Continue Reading

Cultura

Cuando los alfareros estaban instalados en la calle de los Cantareros para evitar molestias

Published

on

By

Los alfareros y ceramistas marcheneros estaban instalados tradicionalmente en la calle Cantareros. Así se recoge en un documento del Asistente de Marchena en 1719. 

En 1719 los alfareros de Marchena estaban instalados en varias calles céntricas, causando molestias a los vecinos por los humos que desprendían sus hornos, por lo que el Asistente de la Villa, un cargo del Ayuntamiento se propone sacarlos del centro y reubicarlos en las afueras, tal y como estuvieron en el siglo XV.

El 12 de agosto de 1719 el asistente de la villa afirma en un documento que poco a poco los alfareros se habían ido trasladando al centro del pueblo y ponían «sus casas y hornos para cocer en distintas calles públicas muy dentro del centro de este pueblo de lo que se sigue grave daño a la salud pública».

Resultado de imagen de horno de alfarero

Señala que hay quejas de templos y del hospital causando perjuicio «a los pobres enfermos del hospital» que entonces estaban en la Caridad y en La Milagrosa exponen Francisco Javier Gutiérrez Núñez y Juan B. Carpio Elias en su trabajo «Vida y poder municipal de Marchena en el reinado de Felipe V. (1700-1720).

También indica como posible remedio trasladar los hornos a las afueras del pueblo o concentrarlos todos en una calle tal y como sucedía antiguamente. «Antiguamente se mantenían todos juntos en una calle que llamaban de los Cantareros».

Imagen relacionada

Se acordó notificar a todos los alfareros que antes del día de San Juan de 1720 deberían ir  buscando sitios y hornos donde labrar y cocer las obras de sus fábricas «fuera del casco de esta villa en los arrabales de ella y que no lo abran nuevos hornos en las casas que estuviera en el centro» pues sería multado con 50 ducados aplicados a gastos de Obras Públicas. Sin embargo ante las quejas de los alfareros ante el Duque este acuerdo quedó sin efecto.

Resultado de imagen de alfareros de marchena

En el S. XIX había en Marchena cuatro alfarerias (Madoz). En los rellenos de alfarería de las bóvedas de la iglesia de San Juan (nave lateral) se encontraron 17 formas distintas de vasijas que datan de 1556. Incluían cántaros, cantimploras, lebrillos, fuentes, morteros, queseras. En las naves del ábside (1490) había grandes tinajas, tinas y lebrillos.

Resultado de imagen de horno de alfarero

En los 80 aun vivía Francisco Perea Lozano, hijo del último alfarero que ejerció en la localidad.  A principios del S. XX habia muchos alfares pero solo dos familias hacían cacharros de barro y una ladrillería, la de Juan Matas. La familia de Manuel Vicente, conocidos como los Perea, familia de tradición alfarera de siglos atrás, con un taller en la carretera de El Palomar. 

Resultado de imagen de horno de alfarero

Los oficios artesanos alfareros fueron recuperados hace algunos años por la Escuela de las Artes, donde aprendió Jesús Perea, nieto del último alfarero y un taller, San Cristóbal, de Juan Rafael Lora, se dedica a la azulejería comercial. Entre los restos de cerámica más antiguos está el Vaso de los Toros Montemolín, S. VI AC hoy en Museo el Arqueologico de Sevilla.

El estudio de las cubiertas de la iglesia de San Juan, recubiertas de cacharros de barro para aligerar peso, es la que mas datos ha arrojado sobre la alfarería en los últimos 500 años.

marcas de alfareros1

Existen más de 20 formas propias de vasijas locales, como cantimploras, lebrillos, morteros, queseras. En las bóvedas de nervaduras del presbiterio y altares laterales, de 1490 se han hallado grandes piezas, cuyo tamaño iba variando en función de la altura, desde tinajas, lebrillos, gonzalos, etc según el libro barros populares de Sevilla y provincia de Domingo Ramos y Gabriel Calvo.

Resultado de imagen de horno de alfarero

Grandes sagas familiares en Marchena fueron alfareros, aunque Francisco Perea Lozano, es citado en esta obra como el último descendiente de los alfareros de Marchena, que se perdieron en torno a los años 50. El último taller en activo fue el de Francisco Perea Carrero, el apellido Perea, estuvo ligado en Marchena a esta tradición artesana. También la familia de José Vaquero, procede de aquel arte. Nombres del callejero como Cantareros son suficientemente elocuentes.

Resultado de imagen de alfareros de marchena

En el siglo XIX había en Marchena varios alfares, aunque solo dos hacían cacharros, el resto se dedicaba a hacer tejas y ladrillos. Una de las ladrillerias mas antiguas era la de Juan Matas. La familia de Manuel Vicente, -de la saga de los Perea- era conocida por la elaboración de cacharros, en su cantarería de la carretera del Palomar, en la que trabajaban sus dos abuelos, Francisco y Manuel, de los hijos de ellos dos, solo siguió el oficio el hijo de Francisco, que llegó hasta 1957, año en que cerró el último alfar marchenero.

En la calle Compañía número cuatro estaba instalado el taller de Andrés El Alfarero en los años cincuenta.

Los alfareros de Marchena extraían el barro blanco, también llamado Vícar, de los cerros o barreros de las inmediaciones del pueblo, camino de Fuentes Alto. También se extraía el barro para las ladrilleras del pueblo de la carretera de Lantejuela, junto al puente Mamedra que hubo hasta los años setenta como Martín el Ladrillero ubicado en la finca El Parque.

Continue Reading

Cultura

Cuando Pepe Marchena sonaba en medio de las balas de la Guerra Civil

Published

on

By

Antonio Bocio Vargas, campesino y poeta de La Puebla de Cazalla y soldado en la Batalla de Madrid describe en su libro «Memorias de un zagalillo andaluz» cómo las melodías de Pepe Marchena sonaban en los gramófonos del bando republicano en la Guerra Civil en 1937 en las trincheras de la Ciudad Universitaria durante la Batalla de Madrid.

«De noche se formaban unos tiroteos de trinchera a trinchera» sólo el banco republicano tenía luz eléctrica y tenían un altavoz muy fuerte y una de aquellas noches me acuerdo que era en enero con una luna muy clara hubo un tiroteo con bajas. Era muy trágico porque veíamos a compañeros heridos, otros que  morían».

la ropa de pepe

Cuando acabó el tiroteo la noche quedó en silencio y en el bando republicano pusieron en el altavoz La Rosa de Pepe Marchena, que comienza con unas estrofas diciendo «era un jardín sonriente, era una tranquila fuente de cristal».

7

La música amansa fieras y apacigua los ánimos. Mientras sonaba La Rosa cantada por Pepe Marchena, poco a poco fueron apaciguándose los llantos por los difuntos, los gritos de los heridos en las trincheras mientras eran curados por los médicos de campañ ay los insultos de los de un bando al otro.

Y en medio de esa batalla nocturna surgían los versos de los Alvarez Quintero que adaptados por Pepe Marchena fueron la melodía favorita de los españoles de su época y que convierteron a La Rosa en un símbolo de la época y en un emblema del éxito de Pepe Marchena que figura en su propia tumba y en el monumento.

15

Un gallego que estaba al lado mía en la trinchera me dijo: «Bocio, tu que eres andaluz, de quién es esa letra y esa voz del canto. Y le dije la letra es de los Alvarez Quintero y la voz de Pepe Marchena. Y respondió. Joder y dicen que en Andalucía sólo nacen toreros, que poetas y que cantaores más enormes».

Pepe Marchena vivió el inicio de la Guerra Civil en Cartagena, zona republicana y sede de la marina de guerra republicana y luego estuvo viajando por levante y refugiándose en casa de algunos amigos de  Murcia, Linares, La Carolina y Jaén.

batalla de ciudad universitaria Madrid

Batalla de ciudad universitaria. Madrid. 1936

Continue Reading

Historia

Cuando un grupo de matones asaltó la escuela de niños pobres creada por los masones

Published

on

By

El Boletin Oficial del Gran Oriente Español, máximo órgano de expresión de los masones españoles publicaba la noticia de la creación por parte de la logia marchenera Martia, núm. 85, de una Sociedad llamada Amigos del Estudio.

Esta logia se proponía regenerar la vida social y política local después de constatar que el marchenero se había convertido en un «parásito estacionario e ignorante de que tuviese deberes que cumplir y derechos que pedir» y que destacaba por su «fanatismo y superstición».

Fue en agosto de 1891.  Según este documento el fundador de la logia Martia era el Venerable Maestro Julio Pirón, y ésta se ubicaba calle Sevilla, número 10, de Marchena.

La Logia Martia 85 (1887-1896) fue la más importante de la provincia de Sevilla según el investigador Leandro Alvarez Rey tuvo cien miembros y funcionó diez años. Sus fundadores Julio Pirón y Alfred Coullaut eran altos cargos de la compañía de ferrocarriles, por lo que la mayor parte de los integrantes eran sus empleados. En 1892 parte de los integrantes de la logia Martia se separan para fundar una logia en Paradas con el nombre de Triángulo Invencible.

Editaron el Semanario El Distrito de Marchena en 1890 probablemente la publicación más antigua, denunciaron los juegos ilegales, crearon una escuela para hijos de obreros pobres y atacaron a los caciques provocando que dichos caciques les atacasen sus locales a través de matones y denunciaron por injurias a algunos de sus miembros.

La Sociedad de Amigos del Estudio registrada en el Gobierno Civil de la provincia de Sevilla, tenía una pionera escuela laica para hijos de obreros sin recursos y una biblioteca con libros donados por el Ministerio de Fomento con clases de primera y segunda enseñanza con una inversión de 1670 pesetas.  La institución tenía carácter anticlerical y pacifista como muestran los temas de debate, como la influencia de los jesuitas, y de las órdenes religiosas.

Dicha Sociedad de Amigos del Estudio «ofrece á los profanos instrucción mutua por discusión y trabajo intelectual, enseñanza profesional entre los obreros agrícolas é industriales, conferencias públicas, biblioteca y, en fin, cuantos medios pueden emplearse para llevar la ilustración y el progreso hasta las más modestas clases sociales, entregadas hoy generalmente en brazos del oscurantismo».

Dicha publicación hace un llamamiento a los masones de España a apoyar dicha iniciativa «la Masonería española debe ayudarla en esta excelente labor. Somos todos los masones entusiastas defensores de la difusión de la enseñanza».

El Gran Oriente Español, manifiesta en dicha publicación: «Felicitar clamorosamente á la Logia Martia, núm. 85, por este trabajo verdaderamente masónico. Declarar de utilidad masónica la asociación Amigos del Estudio, de los valles de Marchena.  Recomendar á todas las logias de la Federación contribuyan a los gastos de instalaeión que se originen á la Logia Martia, bien sea remitiendo alguna cantidad en una sola vez, bien «suscribiéndose» por una suma mensual, cualquiera que esta sea, pues aun la más corta aliviará seguramente á la Logia fundadora de las cargas que trae consigo el sostenimiento de una institución de esta índole».

 

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Facebook

LO MAS LEIDO

error: Content is protected !!